Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #5231 |  Ecuador, sábado, 23 de febrero de 2019 |  Ver Ediciones Anteriores
urgente

EN MEDIO DE APLAUSOS SE VA PACO MONCAYO DE LA ALCALDÍA DE QUITO

1358

Quito.gov.ec


Tal como estaba previsto, pasadas las 10h30, de este jueves 29 de enero, en Sesión de Concejo, Paco Moncayo Gallegos renunció a sus funciones de Alcalde de Quito, las cuales desempeñó durante ocho años y medio, cargo al que llegó por elección popular en dos períodos consecutivos.

Tal como estaba previsto, pasadas las 10h30, de este jueves 29 de enero, en Sesión de Concejo, Paco Moncayo Gallegos renunció a sus funciones de Alcalde de Quito, las cuales desempeñó durante ocho años y medio, cargo al que llegó por elección popular en dos períodos consecutivos.

El Alcalde Paco Moncayo, en compañía de su esposa, Martha Miño y de sus hijos, recibió un sonoro aplauso de parte de concejales y público presente, quienes le desearon éxito en su futuro político.

La Secretaria del Concejo, María Belén Rocha, por pedido del Alcalde Paco Moncayo, dio lectura a la renuncia cuyo texto es el siguiente:

Ante el Concejo, el más alto organismo de gobierno del Distrito Metropolitano de Quito, después de ocho años y medio de desempeñar el muy honroso cargo de Alcalde de nuestra hermosa, próspera y vibrante ciudad, con hondo pesar, a la vez que guiado por mi profunda convicción democrática, presento la renuncia al cargo que, por voluntad mayoritaria del pueblo quiteño, tuve el privilegio de desempeñar durante dos períodos consecutivos de gobierno.

Mi renuncia se produce por dos motivos: hacer posible la alternabilidad democrática y ofrecer mis servicios al país desde la tribuna legislativa y fiscalizadora. Las autoridades elegidas por el pueblo no deben perpetuarse sino dar paso a nuevas generaciones, que con ímpetu renovado y modernas visiones consoliden el progreso de la ciudad y continúen mejorando la calidad de vida de su gente, que siempre es una tarea inacabada.

En ésta, como en cada ocasión que he dejado un cargo o función, tengo una sola certeza: la de haber realizado mis mejores esfuerzos, con la mayor dedicación y honestidad, procurando servir con  excelencia a los intereses de mi país, inspirado en el ejemplo de los grandes de la Patria, para
cumplir los sagrados deberes asumidos frente al pueblo.

Fiel a mis convicciones, resultantes de una vida de estudio, de análisis serio de la historia, de reflexiones largas y tranquilas sobre la naturaleza humana, la sociedad, la economía, el poder político y las relaciones internacionales, he orientado cambios en la acción del gobierno local para superar las lacras de la marginalidad, la injusticia social, la discriminación y la exclusión.

A tales fines he aportado con la creación de una cultura de paz, convencido de que es la injusticia la que abre los cauces a las reacciones violentas; por eso, he sido un Alcalde de todos y para todos,
integrando tanto geográfica como socialmente a la mayoría de ciudadanos, en un esfuerzo concertado de desarrollo y he sido especialmente un servidor dedicado a las causas de los sectores  populares, tradicionalmente los menos atendidos por las instituciones públicas, logrando así que la familia quiteña no se desgaste en confrontaciones estériles que solamente habrían significado su ruina y la hipoteca de su futuro.

He tomado decisiones que implicaron riesgos; siempre he actuado así, porque los cobardes o pusilánimes nunca fueron actores determinantes en el desarrollo de los pueblos. Hay ocasiones en las que el daño mayor consiste en no decidir; pero, por supuesto, a los indecisos no los juzgan ni persiguen manipulados contralores, pues aquellos jamás emprenden proyectos importantes. Por eso el Ecuador ha dejado de hacer aeropuertos, refinerías, centrales hidroeléctricas y grandes autopistas
que habrían asegurado su progreso.

En el caso del nuevo aeropuerto, los grandes beneficios para el desarrollo de Quito, al haber atraído una gran inversión extranjera en las más adversas circunstancias sociales, económicas y políticas del país, generadas por la grave crisis financiera, justificarán ante la historia mi perseverancia y tenaz insistencia.

Alerto al pueblo quiteño a no dejarse derrotar por la conspiración que durante varios años ha buscado con furor detener el avance de este vital proyecto. Por mi parte, seguiré luchando por su culminación, porque de ella depende en gran medida el logro de los objetivos de prosperidad y grandeza que nos hemos trazado quiteñas y quiteños, pensando especialmente en las futuras generaciones.

El desempeño de las funciones públicas es muy complejo, requiere que se pongan en juego todos los esfuerzos y las mejores capacidades, además de las más sanas intenciones. Y por eso es imposible lograr y fatuo atribuirse la infalibilidad, jamás al alcance de los seres humanos; por lo que acepto con humildad que habré cometido equivocaciones; sin embargo, es justo decir en mi descargo, que jamás tomé una decisión pensando en obtener algún beneficio en mi favor o de alguien cercano a mi persona; que siempre decidí sobre la base del mejor saber y entender,
respetando los derechos de mis conciudadanos.

He representado internacionalmente con la mayor dignidad al país y a nuestra maravillosa ciudad. El liderazgo nacional e internacional de Quito ha sido evidente. Me ha correspondido, gracias al apoyo de los gobiernos de la región y del mundo desempeñar las presidencias del Centro Iberoamericano de Planificación Estratégica Urbana, de la Oficina de las Naciones Unidas para apoyo a los gobiernos locales (UNACLA) y de la organización mundial de ciudades (CGLU) para la que fui reelegido por voluntad unánime de los miembros de la Asamblea General, en Jeju, Corea
del Sur. Todas estas funciones las he desempeñado con el aprecio y reconocimiento de mis colegas de todos los continentes.

Haría falta muchísimo tiempo para expresar mi gratitud a todos quienes hicieron posible que la gestión de la Alcaldía haya tenido el mérito que los quiteños quieran atribuirle; por esa razón, deseo dirigirme de manera general al principal actor de este proceso de cambio que ha sido el
pueblo organizado, los miles de dirigentes comunitarios, los trabajadores, empleados y funcionarios municipales, las instituciones sociales, culturales, empresariales y religiosas, los gobiernos parroquiales, la prefectura de Pichincha, la Asociación de Municipalidades, el gobierno nacional, los medios de comunicación social y a ustedes, el Concejo Metropolitano, de cuyo trabajo honesto y esforzado como legisladores y fiscalizadores, doy fe y felicito.

Quiero expresar mis votos más sentidos por el éxito en el desempeño de la Alcaldía al señor concejal Andrés Vallejo, digno Vicepresidente de este Organismo. En los meses que faltan para que termine nuestra gestión, la Alcaldía estará en buenas manos. Deseo, así mismo, que el voto ciudadano entregue el mandato a una persona honesta y trabajadora que continúe la tarea, cambie lo que sea necesario, pero mantenga el ímpetu de desarrollo que Quito ha alcanzado.

Convoco al pueblo quiteño a respaldar al nuevo Alcalde, a no dejarle solo en su trabajo, a estar junto a él en sus luchas, exigiéndole el cumplimiento de sus deberes, pero también reconociendo sus desvelos; que pasadas las naturales confrontaciones de la contienda política, el elegido pueda trabajar con todos y todas, para todos y todas, mejorando todavía más, mucho más lo que en mi administración hemos alcanzado. Quito se merece una respuesta de alto civismo de los nuevos administradores quienes, estoy seguro, estarán a la altura del reto que esperan asumir.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.