Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, miércoles, 12 de diciembre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores

Alberto Acosta: "La Constitución está prácticamente lista"

2008-06-24 15:45:21
Documentos
3659

Texto y versión en audio de la intervención del presidente saliente de la ANC

Por considerar de alta importancia histórica para el país, el periódico electrónico Ecuadorinmediato.com entrega el texto de dicurso del economista Alberto Acosta, emitido este martes 24 de junio en el seno de la Asamblea Nacional Constituyente, al presentar su renuncia, y en el que da cuenta del avance total de la redacción de la nueva Constitución Política de Ecuador.

Crónica de la Sala de Prensa "José Peralta"

Como siempre Alberto Acosta llegó puntual. A las 09h00 se sentó en la silla del Presidente y le pidió al secretario que constate si hay quórum reglamentario. A las 09h06 ordenó que se tome lista.

A las 09h20 pidió que se lea el Orden del Día. Le informaron que hay 3 solicitudes del cambio del Orden del Día. Los miembros de la oposición solicitaron que cierre la sesión debido a que la sesión extraordinaria del sábado no concluyó y que debía agotar los puntos de aquella para dar paso a una nueva sesión. Pero él respondió que la sesión continuaba tal cual.

Se votaron los tres cambios del Orden del Día fueron apoyados por la mayoría. Antes de que incie la sesión varias veces se repitió la votación del último cambio al Orden del Día. El bloque de la oposición realizó una protesta por que no les entregaron los textos para votar sobre los derechos civiles, del debido proceso y derechos políticos.

Finalmente el presidente Alberto Acosta se colocó a las 09h50 en el podio y pidió respeto para su última intervención: “Este es un momento para mí, duro y difícil, que lo asumo con toda la responsabilidad del caso, quiero recordar que en mi intervención de la instalación de la Asamblea expresé convencido que quienes construyen la historia son lo pueblos, dije también que está Asamblea Constituyente es la oportunidad única de cambio”. Texto del discurso completo.

____________________________________


Montecristi, 23 de junio de 2008
Compañeros y compañeras asambleístas:
Este es para mi un momento duro, difícil, que lo asumo con toda la responsabilidad del caso. Por las razones que expondré más adelante, debo retirarme de la Presidencia de la Asamblea.

Pero antes quiero recordar que en mi intervención, con ocasión de la instalación de la Asamblea Constituyente, expresé convencido, que quienes construyen la historia son los Pueblos.

Dije también que esta Asamblea Constituyente es una oportunidad única de cambio, un cambio sentido y reclamado, por todo el pueblo ecuatoriano, que depositó en nosotros su esperanza de construir un Estado, no solo garante de la noción del “bien común” deseado sino efectivamente establecido, para que podamos realizar el BUEN VIVIR, el ALLY KAUSAY.

Un BUEN VIVIR como condición para alcanzar una verdadera calidad de vida, trascendiendo la sobrevivencia, dejando a un lado la opulencia y el consumismo insaciable, del que, como es que conocido, se aprovechan unos pocos.

Este BUEN VIVIR, enunciado y aprobado por esta Asamblea, tiene como fundamento el respeto y el reconocimiento del otro. Pone por lo tanto en práctica aquel principio básico de la libertad, de que mi libertad tiene como límite la libertad del otro. De ese otro con el que constituimos una comunidad social, además de política, en tanto procesamos nuestros acuerdos y desacuerdos. Pero también con ese otro diferente, que pertenece a otra forma o comunidad de vida, que no nos puede ser ajena y debemos respetar.

Todas estas formas de entender la vida, sin embargo, no son posibles sin la base de su origen:
la Naturaleza.

De ahí que, la libertad en el BUEN VIVIR, solo es realizable con el otro en igualdad de condiciones y oportunidades, con los otros, con los que mantenemos horizontales relaciones sociales, sin que sobre ellos se ejerza ninguna forma de poder que los niegue y domine, y con la Naturaleza de la que somos parte.

La Constitución, fruto del trabajo de todos y todas, al afirmar el BUEN VIVIR, además de dar paso a las nuevas institucionalidades creadas y afirmar que nuestros derechos han de ser efectivos y no nominales, significa un hito histórico: un antes, en el que el imperio de la ley, de unos, era el fundamento del orden; por un después, en el que cimentamos la construcción de un nuevo modelo de desarrollo, un proyecto de vida creativo, armonioso,
en paz, necesario universalmente. Asi, hacemos posible la esperanza, la realización de las utopías sin cuya búsqueda la humanidad no es posible y mas aún su futuro incierto.

Cumpliendo con el plan de gobierno de Acuerdo País y con nuestros compromisos electorales, enriqueciéndolos con los valiosos aportes de todos los grupos representados en esta Asamblea, hemos avanzado en la creación de un NUEVO ORDEN. Los textos constitucionales aprobados y en discusión, comienzan a delinear en la nueva Constitución, un proyecto de vida en común elaborado entre todos y todas.
Un proyecto con historia, que se nutre de las luchas y las movilizaciones a Montecristi de tantas mujeres y hombres, indígenas, afroecuatorianos, cholos, montubios, mestizos, jóvenes, estudiantes, trabajadores, campesinos, maestros, jubilados, emigrantes, ecologistas, amas de casa, empleados, profesionales, comunicadores sociales, artesanos, pescadores, artistas, investigadores, pequeños, medianos e incluso algunos grandes empresarios que han apostado por el país y su crecimiento. Por lo tanto, no podemos desconocer esta valiosa memoria acumulada y que está a punto de plasmarse en una nueva Constitución.

En esta ocasión, sin agotar todos los puntos de quiebre transformador, quisiera mencionar los siguientes:
- A través del reconocimiento de la plurinacionalidad nos reencontramos en un Estado, que siendo único en su soberanía y territorialidad, reconoce e incorpora las distintas naciones originarias y ancestrales que forman parte del Ecuador.

- Reafirmamos entonces, que esa convivencia, sin relaciones coloniales de poder, supone un permanente proceso de interculturalidad.

- Desde las juntas parroquiales, las ciudades, las provincias y las futuras regiones, invitamos a la sociedad a instalar un verdadero régimen autonómico, superando una cuestión pendiente desde inicios de la república y que ha atravesado nuestra historia. Inauguramos la descentralización real, afirmando que es posible y
necesario potenciar las capacidades y anhelos de los habitantes de las distintas ciudades, provincias, regiones y pueblos del país. Clarificamos y dejamos explícitas las competencias para los distintos niveles de gobierno, clave para la buena organización y convivencia del Ecuador, y fijamos los recursos financieros
necesarios para su cristalización.

- Fortalecemos las capacidades del gobierno central, impulsando una centralidad fuerte, sin la cual la descentralización es una falacia. Así, se restituye al Estado la capacidad de manejo y orden de las finanzas públicas, las funciones de planificación como eje rector de la gestión de lo público, a la que deben adscribirse
los presupuestos con perspectiva plurianual a ser aprobados por la Legislatura.

- La supremacía del Estado Constitucional de Derechos, estará asegurada por la nueva Corte Constitucional, como instancia de control constitucional, autónoma y diferenciada de los demás poderes y funciones.

- Nuestro país será un territorio de paz, libre de la presencia de tropas extranjeras, es otro de los compromisos cristalizados en la nueva Constitución.

- La demanda sentida y vivamente proclamada por el pueblo ecuatoriano, recuérdese aquel grito: “que se vayan todos”, expresión de la ira popular, al permanente chantaje y sometimiento en la nominación de autoridades de control y administración de la justicia, por parte de pequeños grupos de interés, parapetados en ciertos partidos políticos, ha sido positivamente recogida con la instauración del Poder Ciudadano. Y la Función Electoral será totalmente independiente, transparente, diferenciando la administración electoral de lo contencioso electoral.

- Haremos realidad el establecimiento de un Estado capaz de afirmar las oportunidades de todos y todas, impulsando sus capacidades y redistribuyendo sus recursos, profundizando los derechos a la educación, la salud y la seguridad social.

- La Naturaleza es sujeto de derechos, sus ciclos vitales deben ser respetados, garantizados, instaurando la institucionalidad necesaria para su defensa y procesos de reclamación. Esto es algo inédito y de un gran valor real y simbólico, constituyéndose en un aporte novedoso y pionero a la legislación mundial. Como un punto especial en este ámbito, hemos declarado que el derecho al agua es un derecho humano fundamental.

- En cuanto a beneficios y avances más tangibles e inmediatos, la nueva Constitución reconoce con iguales derechos y garantías toda forma de trabajo, incluidas las de auto sustento, las autónomas, las de cuidado humano, y por supuesto las dependientes de patrono.

- El salario digno debe propender a ser equivalente al costo de la canasta básica familiar. No habrá más sobreexplotación del trabajador, se ha eliminado toda forma de subcontratación y trabajo precario. Todo trabajador debe ser contratado directamente, con el goce a la estabilidad y demás derechos laborales.

- La educación superior y universitaria, será gratuita, como también la preescolar, la escolar y la secundaria.
El acceso a la justicia, también será gratuito. Los recursos para sufragar los gastos en educación, salud, nutrición, justicia, y otras necesidades básicas, al ser considerados como gasto permanente, dejarán
de depender de ingresos extras, pasando a ser prioritarios, y deberán fijarse obligatoriamente en el Presupuesto General del Estado. El presupuesto para la  educación y la salud se incrementará progresivamente cada año hasta alcanzar al menos el cuatro y seis por ciento del Producto Interno Bruto, respectivamente.

- Ahora más que nunca, cuando la crisis por los elevados precios de los alimentos a nivel mundial golpea también a nuestro país, ratificamos nuestro compromiso con la soberanía alimentaria.

- Los ahorros y depósitos del Pueblo ya no podrán ser confiscados. Tampoco podrán ser financiadas con recursos públicos las quiebras de los bancos privados.

Los banqueros serán banqueros, nada más que banqueros…

- Respetamos la propiedad privada, prohibiéndose expresamente toda forma de confiscación. Esto no implica que se tolerará la propiedad mal habida o la creciente concentración de la riqueza en pocas manos. Reconocemos la variedad de formas de propiedad existentes: la pública, la privada, la comunitaria,
cooperativa, asociativa. Buscamos una sociedad de propietarios productores, mas no de siervos.

- Los ecuatorianos y ecuatorianas que viven en el exterior podrán participar activamente en las elecciones; a más del derecho al voto, tendrán representantes políticos en el poder legislativo y participación en todas aquellas decisiones que sean sometidas a consulta popular.

Hasta el momento el proyecto de texto constitucional cuenta con
- 57 artículos finales aprobados,
- 29 con informe, pendientes sólo de votación final,
- 11 en las subcomisiones de elaboración de textos para la votación final,
- 83 listos para el segundo debate,
- 69 en proceso de elaboración de informes para segundo debate,
- 48 con informe para primer debate y
- alrededor de 225 artículos en trámite para primer debate a través de
Secretaria.

Tenemos ya alrededor de 500 artículos en diferente fase de tramitación, que podrían reducirse en número a través de los necesarios ajustes y recortes. Es decir, en la práctica la totalidad del nuevo texto constitucional está listo.

El trabajo de esta Asamblea, la nueva Constitución, estoy seguro merecerá la entusiasta aprobación de todo el pueblo ecuatoriano. Estamos cumpliendo.

Son ustedes, compañeros y compañeras asambleístas, actores y testigos de arduas jornadas, intensos debates, profundos análisis de las iniciativas y propuestas, verbales y escritas, formuladas en los foros, mesas itinerantes, manifestaciones públicas, medios de comunicación, mesas constituyentes y sesiones del Pleno.

No hemos escatimado el tiempo para el trabajo. Todo lo contrario, concientes de los límites temporales, hemos
sacrificado incluso el necesario descanso, en función de la profundidad conceptual, la apertura para que todas las voces sean oídas y la oportunidad de explicitar las diferentes opiniones y los disensos, y la búsqueda, siempre que sea posible, de acuerdos e incluso de consensos entre distintas visiones.

La democracia tiene como condición intrínseca fundamental, que todos y todas puedan escuchar y ser escuchados. Y para hacerlo fue necesario contar con instancias en las que el diálogo y el debate permitieran identificar a los actores, a todas las fuerzas políticas y a los distintos intereses, para alcanzar el bien común, el de las mayorías de ecuatorianos y las ecuatorianas.

La Asamblea Constituyente ha sido y es el espacio democrático por excelencia, como señalé en la exposición de instalación de la misma. Es precisamente el mismo proceso constituyente en sí: es decir el camino recorrido y por recorrer hasta su definición, y el modo en que se dé su efectiva instrumentación, y no solo el texto que se apruebe, lo que hace que esta nueva Constitución trascienda y llegue a ser importante para la vida de
todos los habitantes de nuestro Ecuador. Insisto en que la sociedad será democrática sólo
si su proceso de construcción es democrático.

Con este proceso me he comprometido. Esta ha sido mi opción y he buscado que todas mis opiniones y actos estén enmarcados en ella. También afirmaba entonces, y me ratifico hoy, que debemos buscar y obtener un verdadero pacto social en el que las grandes mayorías pero también las minorías, se reconozcan y reconcilien: no debemos excluir. Añadí, y estoy convencido de ello, que tenemos la necesidad de un cambio en la forma de hacer política, rescatando la política y repolitizando la sociedad; teniendo presente a cada momento que la democracia es para todos y para todas. Rechazando en los hechos, y no sólo en los discursos, las viejas y desgastadas prácticas de la partidocracia.

Con estas urgencias sociales y políticas, que van más allá de aquellas temporales, me comprometí y aspiro haber cumplido. Por eso no creo que se deba sacrificar el debate, la deliberación, la apropiación e identificación con el proceso, la claridad y calidad de los textos, a la premura de los tiempos. No nos hemos distraído de nuestras tareas, lo prueba lo hecho hasta ahora. Asumo los errores cometidos, que bien pueden ocurrir cuando se busca hacer un camino incluyente y democrático.

Esta disposición y posición personal, de no sacrificar el debate por la premura del plazo, no es compartida en sus alcances y con lo que ello significa en tiempos, por la mayoría de la cúpula de Acuerdo País, movimiento al cual pertenezco y al que reafirmo mi adscripción. Desde allí, al retirarme de facto su apoyo, me solicitaron dar paso a otra dirección que apresure la aprobación de los textos para cumplir con la fecha tope del 26 de julio.

Respeto su posición.

Por ello, teniendo presente que lo fundamental es la nueva Constitución, más allá de legítimas posiciones ganadas con la votación popular, sin intentar siquiera provocar como en otras épocas una pugna de poderes o dar paso a la más mínima división del bloque de Acuerdo País, presento ante ustedes mi renuncia irrevocable a la función de Presidente de la Asamblea.

Mi renuncia no significa dejar la delegación con la que me honrara el pueblo ecuatoriano. No significa alejarme de mi compromiso con el plan de gobierno de Acuerdo País y con nuestros compromisos electorales. Continuaré como asambleísta, como lo que siempre quise ser, fiel a mis principios, dispuesto al diálogo, atento a las controversias y participante del bloque de Acuerdo País.

Todos podemos hacer posible que el sueño de los ecuatorianos y las ecuatorianas se realice, y que contemos con una Constitución que refleje sus reivindicaciones y anhelos por un mundo mejor, justo y en paz. Y si para ello hay que sacrificar posiciones personales, hagámoslo.

Aprendí mucho de ustedes. Siento que el ejercicio de la autoridad, responsable con quienes le designan, respetuosa del mandato encomendado, ennoblece. Lo contrario, el ejercicio del poder por el poder, embrutece. Ese riesgo no me lo correré, prefiero seguir siendo fiel a mis principios, aún cuando mi renuncia pudiera no ser adecuadamente comprendida.

Mi gratitud a mis compañeros y compañeras asambleístas de todas las bancadas, a mis asesores y asesoras, a los edecanes, designados por nuestras Fuerzas Armadas, al personal administrativo, a los miembros de la Guardia de la Policía Nacional, al personal de servicios, a los representantes de los medios de comunicación, a MI FAMILIA y a todos aquellos que hicieron posible los avances logrados hasta ahora para construir un proyecto liberador y tolerante, sin prejuicios ni dogmas. Un proyecto de vida, equilibrado entre todos los individuos y de la colectividad con la Naturaleza.

Al rememorar estos momentos vividos en Montecristi, los recordaré con cariño y respetuoso afecto.

Hoy más que nunca cobra vigencia el mensaje de Eloy Alfaro:

¡TODO PARA LA PATRIA, NADA PARA NOSOTROS!

MUCHAS GRACIAS.
Alberto Acosta
PRESIDENTE DE LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE

Escuche el audio haciendo click  en

http://www.ecuadorinmediato.com/radio/descargas/renuncia.mp3

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.