Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, sábado, 21 de octubre de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores
urgente

SANDRA CORREA ACUSA, TRAS 10 AÑOS DE SILENCIO: "ASESINARON MI IMAGEN"

2007-08-07 18:05:41
Entrevistas
8372

ECUAMEX / FHA

Envuelta en un laberinto político jurídico que comenzó hace más de una década, Sandra Correa León, ex ministra de Educación de Ecuador, rompió su silencio. Presa hace 14 meses, se siente 'secuestrada' desde hace once años por un 'enredo macabramente fallado y mediáticamente sostenido', de lo que acusa al actual Secretario de la CAN, Freddy Ehlers, a la ex vicepresidenta Rosalía Arteaga y a Diario Hoy, al tiempo de declararse abandonada por Bucaram y del movimiento femenino. Disminuida en su estado físico insiste en su inocencia, dando su testimonio, a momentos desgarrador, en exclusiva con el periódico electrónico Ecuadorinmediato.com, como una alternativa para que se publique su verdad.

Lo primero que Sandra Correa habla y acusa es que ha sido sometida a un acoso moral y otro acoso de tipo mediático, entre varias agresiones en su contra, y se declara víctima de su propia ingenuidad al haber ingresado en el resbaladizo mundo de la política ecuatoriana en una de las décadas más conflictivas e inestables del país. La ex ministra, acusada de plagio de una tesis y de peculado, asegura ser inocente de ambos casos y para ello dice tener pruebas obtenidas, incluso, gracias a la Guardia Civil Española.

El caso de Correa ha creado jurisprudencia, pero ella teme que intereses ocultos se esmeren en alargarlo, manteniéndola 'secuestrada' en un caso en el que ya otra docena de personas fueron declaradas inocentes, pero parece que todo está camino al olvido para la memoria colectiva, porque fue elevado a la categoría de escándalo nacional en un momento cumbre de 1996 y ahora nadie habla o no quiere acordarse de ello; los pocos con los que se puede conversar me dicen, entre congojas o arrepentimientos, que la “pobre” fue víctima de las circunstancias y que la creen inocente.

Autor: ECUAMEX |  Descripción:  Portada ANTECEDENTES

¿Como empezó todo? Pues fue nombrada un 10 de agosto de 1996 Ministra de Educación del Gobierno de Abdalá Bucaram, había llegado a ese cargo de la mano de Rosalía Arteaga, la Vicepresidenta de la República de ese entonces. A partir de esa fecha fue acusada de haber plagiado su tesis doctoral en derecho a una compañera, Irene Pesantez, y le persiguió ese supuesto delito, por el que fue “juzgada” ante la opinión pública con reportajes del programa La Televisión y con análisis comparativos del diario Hoy, con su columna “la República del papel… carbón”.

Seis meses duró su conflicto permanente en los medios: censurada, insultada y ofendida, cayó con Bucaram.

Pero eso no fue suficiente: tras el golpe de Estado de la “camioneta” de febrero de 1997 se le acusó de un contrato perjudicial por el programa “Mochila Escolar”, con un supuesto perjuicio con su acción por más de $40 millones de dólares. Se abrió el juicio, en el mismo se le sindicó tanto a ella como al ex Secretario de Administración, Miguel Salem y al propio ex presidente Abdalá Bucaram.

Sandra Correa salió del Ecuador en ese mismo febrero, desde entonces callo, guardó silenció, obligada por la misma justicia a huir. Se refugió en Chile en un inicio, pero luego volvió a Ecuador en el 2005, cuando la Corte Suprema de Justicia, presidida por Guillermo Castro Dáger, declaró nulo ese caso con la intención de que retorne el ex presidente Abdalá Bucaram. Eso provocó otro golpe de Estado en abril de ese año, el de “los forajidos”, y tras una serie de extraños sucesos, fue detenida en un restaurante en Quito, el 12 de junio del 2006.

Lo dice con dureza y nostalgia, su encierro ha sido muy difícil. Lo que nadie sabe es que entró en un shock “postraumático” como fruto del estrés; ha perdido el 25% de su peso normal, tiene un segundo grado de desnutrición y deshidratación. Fue ingresada en emergencia al Hospital Pablo Arturo Suárez, sin recursos, tras diez años de no haber podido ni siquiera trabajar; hoy no tiene un solo recurso de su patrimonio, y tan solo la apoya su familia.

El síndrome de estrés postraumático ha ido avanzando gravemente, y es que el mal no se soluciona si lo causa el acoso persistente, y eso a la postre va degenerando en fibromialgia (parálisis), el cual puede hacerse cáncer o desembocar en el suicidio. Lo grave es que ahora que se le ha presentado un endurecimiento de todas sus extremidades, especialmente sus piernas, puede quedar postrada, y vive otra lucha diaria para no degenerar mas esa temible fribromialgia, con severos indicios de ello, que son acalambramiento y entumecimiento de los músculos.

Con ese estado grave tuvo que refugiarse en una casa de salud estatal, porque no tiene recursos para una clínica particular, pero desde ese lugar los médicos y empleados han tenido que defenderla, porque la intención de justicia de trasladarla a un hospital psiquiátrico para declararla “enferma mental” es una amenaza constante.


LA ENTREVISTA

Irónicamente, hace exactamente diez años Sandra Isabel Correa León se calló; no pudo volver a hablar, ante la avalancha de hechos que la “sentenciaron” ante la opinión pública. Por eso, en las súplicas de su madre, que implora que le escuche la verdad de su hija, me propuse entrevistarla, accedí a charlar con una persona que la considero amiga de hace años atrás, y que se ha enfrentado a una cruda condición de persecución.

Lo difícil fue llegar y verle en persona, tras diez años de no haber podido hacerlo. Su fisonomía es impactante: está sumamente delgada, pero se mantiene firme en sus convicciones y su tono de voz es claro. El diálogo es fluido, firme, es directo y personalizado, y por ende fácil al tratarnos de tu a tu, pero esta cambiada: Sandra Correa habla ahora con mucha convicción y frontalidad, no da vueltas ni giros al lenguaje, tal como le puede recordar el público hace diez años, cuando se defendía atropelladamente ante una prensa que le exigió todas las respuestas que no pudo dar.

Las condiciones del cuarto de hospital no son malas, confortables quizás para quien está en tratamiento, pero de todas formas, al ser este el caso una extensión de la cárcel, siempre la situación será complicada. Sandra Correa dice su verdad. Tras diez años de estigma y silencio, es momento de escucharla, por lo que planteo que usted las lea y juzgue por si mismo, a fin de cuentas ese es el objetivo final del periodismo: alimentar el espíritu crítico de toda la colectividad, haciendo con esto la historia del día a día.

EL HECHO JURíDICO

FHA: Sandra: ¿Cuál es la situación jurídica en la que estás? ¿Qué conoces de lo que está pasando?

SCL: Jurídicamente mi caso está para que se resuelva la apelación que yo hice a la sentencia de tres años modificada que me dio el presidente de la Corte Suprema cuando me condena por
beneficiar a terceros, no porque yo me he beneficiado de dineros del Estado, como inicialmente fue el auto cabeza de proceso, sino porque he beneficiado a terceros y los terceros son la empresa con la que yo suscribí el contrato, esto es Promotora Intercambio S.A. Es ilógico que un beneficiario como Promotora Intercambio sea ilícito en mi caso, y pasa a ser muy lícito cuando lo suscribe el ministro que me sucede, que es el doctor Mario Jaramillo y, por otro lado, la misma Promotora ha presentado un alegato señalando que el contrato que suscribió conmigo el 11 de noviembre del 96 quedó sin efecto cuando el 16 de febrero del 98 se suscribió como contrato transaccional otro contrato por parte del gobierno de Alarcón, y que por tanto es un contrato que no existe; por un contrato que no existe ni tuvo efecto jurídico no se puede sentenciar a una persona y más insinuando que les ha beneficiado a ellos en algo.

FHA: De la situación que tú recibiste como sentencia del doctor Velasco Dávila, ¿cuál es ahora el reclamo, por qué reclamas tú o apelas esa sentencia?

SCL: Primero, porque la considero injusta y no basada en derecho ni en la realidad procesal. Más me parece un fallo firmado por él, no elaborado por él y que tiene un sinnúmero de irregularidades de orden jurídico y cronológico, porque por decir: me sentencian por firmar un contrato en el 66 cuando tenía 4 años, por firmar un contrato en el 97, en marzo 27, cuando yo no era ministra -por ir a las de forma- y, por ir a las de fondo, porque desconoce los informes de Contraloría, desconoce toda la prueba que he presentado de que no existe sobreprecio en el contrato, la ignora campantemente y como argumento de él cita a personas que ya tienen sobreseimiento de inocencia. Este contrato tiene 12 implicados inocentes declarados, y quedamos los que no, entre ellos yo, que no se nos quiere reconocer la inocencia.

FHA: En lo que se refiere a las fallas de forma, ¿has pedido nulidad del proceso? Porque por ejemplo es inadmisible que se le incumple a una persona por la edad, cuando tiene 4 años no puede firmar por razones obvias un contrato, ¿alegaron, impugnaron eso?

SCL: No, desde ese orden no, en la apelación hemos mencionado uno a uno los errores hallados y esa apelación cayó en la primera sala de conjueces de lo penal, pero el doctor Velasco sigue señalando como un hecho consumado la sentencia que me ha dado, lo cual me dice que no da paso a mi apelación. La sala en la que cayó fue desmantelada, no tengo manera de que alguien responda a mis escritos; entiendo que se ha llamado a concurso, debo esperar el nombramiento de los conjueces correspondientes y ahí empezar otra vez la lucha para que se resuelva. Ahora, extraoficialmente a nosotros se nos ha hecho conocer que el doctor Velasco siempre tiene comunicación con los conjueces y jueces y en mi caso particular pide que esperen un poco, que aún no resuelvan y así fue como infamemente se perdió la oportunidad de que, habiendo tres conjueces, dos permanentes y un ocasional, no haya podido resolverse el caso que a mí ya me lleva seis meses de espera.

FHA: La sentencia hasta tanto sigue corriendo en el tiempo porque se sentenció tu caso para tres años. ¿Cuánto tiempo vas detenida?

SCL: Yo voy detenida 14 meses, como estoy siendo juzgada con el código de 1983, se aplica todo lo correspondiente a él, por tanto, de 36 meses, la primera rebaja es 18 meses, de 18 meses, a 10 días por mes de detenida, estoy cerca de 18 días para cumplir la pena, así esté suspendida por mi apelación, en 20 días yo debería de salir ya libre pero no tengo quien resuelva nada.

FHA: ¿Porque no hay los conjueces?
SCL: No hay los conjueces.

FHA: Recientemente ha citado el presidente de la Corte Suprema al concurso para integrar la sala y en base a ello que puede decidirse que venga el caso o se traslade el caso a dicha sala o para ratificar la sentencia o para rectificarla. Bajo ese concepto entonces, el tiempo va a transcurrir y hasta tú ya puedes haber prescrito la causa. ¿No es demasiado tiempo?

SCL: Es un juego perverso, porque no hay posibilidad de defensa, menos de inocencia, no existe acceso a la administración de justicia, menos independencia de la justicia; se juega tan perversamente que así sea para terminar dándote la razón te hacen cumplir una pena que no mereces. Yo señalo abiertamente que yo no estoy presa, ni recluida, yo estoy secuestrada, pero no por 14 meses: yo estoy secuestrada por 11 años debido a un error judicial macabramente forjado y mediáticamente sostenido. Yo solamente invoco que se inicie una investigación o se hable o se dé una versión periodística alternativa porque entiendo que el principio de veracidad dice debe haber por lo menos dos versiones sobre un mismo hecho. Yo pregunto: ¿Qué otra versión existe sobre el caso de Sandra Correa? Ninguna otra; existe el desierto de una sola versión y esa única versión es la que me condenó. Yo pido una versión periodística basada en la verdad jurídica del caso.

FHA: De esto que tú estás planteando, tú dices “no estoy detenida, estoy secuestrada”. ¿Asumo entonces que se cometió un error contigo en términos legales, que no se quiere asumir ese error ahora?

SCL: Absolutamente. El error que se cometió conmigo se ha dado tanto a nivel de función judicial como de ciudadanía y distintos sectores, digo esto porque me hacen llegar los mensajes constantemente.

FHA: ¿Quién?

SCL: La serie de actores sociales, (que dicen) de que soy un chivo expiatorio, de que en realidad soy inocente pero por tal o cual razón las circunstancias fueron desfavorables o contrarias a mí. Yo solo necesito que esa inocencia que se la reconoce ya en el silencio de los corredores, de una conversación, de otra conversación, que llegue a la valentía de alguien que tenga el coraje, no solo probidad judicial, sino el coraje para ponerlo en un papel y admitan que el error fue de iniciarme un juicio por un delito que no existe y, al no haber un cuerpo del delito no existe el delito, y eso yo lo he probado por largos 10 años en la función judicial. Mi defensa ha sido estrictamente judicial, lo cual consideran también que ha sido un error, pero yo no soy política, por tanto yo en el espacio político jamás me he defendido, porque no tengo ningún nexo con el sector político.

FHA: Hablemos de eso: tú te ausentas por 10 años y no se te puede presentar ante la justicia. ¿Esa fuga no fue un error?


SCL: Yo jamás me fugué. Yo salí del Ecuador un 17 de febrero del 97, no tenía ni un juicio ni una orden de prisión, mi objetivo era descansar un mes después de la contumaz persecución que tuve vía medios de comunicación y regresar a mi país, pero en marzo 27 me iniciaron un proceso sin orden de prisión, lo cual me daba posibilidad de venir a declarar. Así fue como yo lo concebí, mas para el día de mi testimonio indagatorio, 23 de abril, me sacaron una orden de prisión, por tanto fue imposible que yo venga a declarar porque iba a ser tomada presa.

Tuve que esperar pacientemente que exista un ambiente un poquito menos desfavorable en el cual mi palabra tuviese alguna posibilidad de ser escuchada. Y fueron pasando los años. 97, 98. Agosto 6: se cierra sumario y se llama a plenario 4 días antes que suba Jamil Mahuad. Yo esto lo cito porque siempre me he ocupado de ver la relación política de este caso. En agosto de 98, llamado a auto de plenario con el gobierno de Mahuad, las condiciones del país tampoco favorecían. Luego le derrocaron, vino el feriado bancario, luego otro derrocamiento. Nunca estuvo en calma el país como para tener un mínimo de garantías, para venir a declarar, hasta que pasaron los años y se cerró el proceso por nulidad. Yo retorné, traté de retornar a la normalidad, luego lo reabrieron al juicio y me detuvieron.

FHA: ¿Cuál es el proceso de nulidad que se cierra? ¿El que cita Guillermo Castro Dáger?

SCL: Sí. Yo jamás he perseguido ni de que se declare nulo ni de que prescriba el proceso sino que se emita un fallo basado en derecho: esa ha sido la lucha de Sandra Correa.

FHA: O sea, ¿que te declaren inocente?

SCL: Que reconozcan el error y que me declaren inocente, porque soy inocente por hecho y por derecho, y como soy abogada también me he encargado de desmenuzar el caso y de probar fehacientemente que no existe sobreprecio en la contratación de los bienes para el programa mochila escolar. Me respalda la existencia de 12 sobreseimientos de inocencia, entre ellos, el del ex Ministro de Finanzas, Pablo Concha, que es el que manejó todo el financiamiento del programa; el del Secretario General de la Administración, Miguel Salem, que fue quien aceptó la propuesta; el de miembros de la comisión que fueron quienes estudiaron la propuesta; el del Contralor o Procurador que fueron quienes me autorizaron como aval jurídico firmar el contrato; pero resulta que yo no puedo haber cometido un delito siendo a la vez contralora, procuradora, secretaria, ministra, subsecretaria, etc. Y yo reclamo mi inocencia, porque por derecho me corresponde, pero existe la idea de que si me declaran inocente yo voy a demandar al Estado por daños y perjuicios y en qué quedan ellos y me culpan por haber pensado mal de mí.

FHA: ¿Cómo tomaste tú la declaración, la confesión o las expresiones de Jaime Velasco Dávila en la conversación con Roldós al referirse a tu caso y a la sentencia que él emitió?


SCL: Primero que no me sorprende, porque yo creo que si más grabaciones saldrían, en muchas de ellas encontraríamos que hablan de mi caso.

FHA: ¿Como qué: como inocente, como error o como qué?

SCL: Hablan, preguntándose entre ellos: ¿Cómo salimos de este problema que tenemos?

FHA: ¿Para ellos es un problema?

SCL: Pienso que sí. Cuando las personas han errado, voluntaria o involuntariamente, por mala fe o por ignorancia y no están dispuestas a corregir, les es un problema. Para quien está dispuesto a corregir no, porque como señal es lindo decir “hoy soy más sabio que ayer; ayer me equivoqué, pues ahora no”. Y como se lo dije al doctor Velasco viéndole a la cara la única vez que se me ha permitido declarar, el 17 de agosto: “Justo no es aquel que nunca comete una injusticia, sino que pudiendo cometerla no lo hace, aspiro que usted no la vuelva a cometer”, pero de nada sirvió, es más, tuvo muchas presiones.

'ESTOY PRESA POR PRESIONES Y PREJUICIOS'



FHA: ¿Presiones de quiénes, de qué estamos hablando?

SCL: Yo al comienzo tenía absoluta oscuridad al respecto; yo no sé qué más existe en este juego que se armó, qué es lo que temen que yo diga o deje de decir. No entiendo, me parece una locura.

FHA: ¿Será que tienes algo que callar o tienes algo que decir? ¿Qué es?

SCL: Lo que tengo que decir, por decir lo menos, les incomoda, porque muestra el andamiaje de un juicio. Sí, es un complot para acusar.

FHA: ¿Para tumbar a Bucaram y a todos los que estaban al lado?

SCL: Y de paso culpar y secuestrar a una inocente, porque yo no tengo nada que ver con el escenario político de ese tiempo; yo lo único que hice fue jugarme por servir. Fue mi error ver si el escenario era o no el adecuado y si hubiese tenido la madurez para darme cuenta que el escenario no me iba a dejar consumar mi sueño de servir, no estaría a lo mejor en este problema. Pero también asumo con frontalidad mi error de haberme jugado, tanto así que en 10 años no he cesado de luchar por un programa que yo sí lo sustancié pedagógicamente con el sueño de que sirva a 1’200.000 escolares.

No sé si para otras personas fue un negocio, para mí no, para mí ha significado una acción por la cual he debido ya 11 años estar secuestrada y lo único que yo he podido conseguir es que esos bienes que se adquirieron no sean destruidos en una bodega sino sean entregados así sea de una manera destartalada, parcelada y coyuntural y clientelar.


! SE NEGOCIÓ LA VERDAD...¡

FHA: Siempre has hablado es de un “Acoso mediático”, ¿Porqué dices eso?


SCL: Yo no sabía ni qué era acoso mediático cuando me sucedió esto en el 96. Fue después que descubrí el modus operandi del acoso mediático.

FHA: ¿Que consistía en…?

SCL: En denigrar al blanco de ese acoso por lo menos una vez semanal durante seis meses seguidos que es el condicionante jurídico que existe para poder dictaminar que ha habido un acoso. En mi caso, cuando lo estudiaron grupos de la Unión Europea, llegaron a encontrar hasta 300 adjetivos descalificativos diarios en mi contra, cosa que les horrorizó.

FHA: ¿De quién?
SCL: Dados a través de los medios de comunicación por diferentes personas.

FHA: ¿En los medios o por los medios?

SCL: Yo no sé la diferencia de fondo pero en los medios aparecen los adjetivos y tal vez en espacios de opinión o editoriales; vendría a ser por los medios, porque entiendo que ahí ellos se hacen cargo de lo que escriben. Ahora, se tuvo que abrir una nueva clasificación dentro del “acoso moral” con mi caso porque el acoso moral se distingue por ser subterráneo, no visible, y ahí surgió la clasificación del “acoso mediático”.

FHA: ¿Quién tuvo que abrir?

SCL: La socióloga Marina Paré Sóliva, tuvo que dar recién un concepto de “acoso mediático” en el 2005. Obviamente, la tecnología hace que los delitos se tengan que seguir tipificando de otra forma.

FHA: ¿O aumentando…?
SCL: O aumentando.!

FHA: ¿Ante quién presentó ese informe?

SCL: Ante el SEDISEM, que es el Servicio Europeo de Información sobre Mobbing y además porque en el acoso mediático se ve un flagrante delito de trato degradante; en el código penal español en el artículo 173 tipifica el delito de trato degradante y yo fui degradantemente tratada durante seis meses de manera continua, diaria y brutal.

FHA: ¿Crees que fue abiertamente por todos los medios o hay uno en particular?

SCL: Cada uno tiene un papel dentro de este operativo. Lamentablemente me hicieron “carga-montón”, hubo unanimidad, no por mí, sino por el presidente que querían derrocar y si existió disenso o no lo hizo alguno, pues fue de uno, dos o tres medios, la voz de ellos fue tapada por la voracidad de los que en cambio sí se encarrilaron, y en esto existe una voz cantante y voces repetidoras; entonces hay reportajes estrella que luego son repetidos por los otros medios y otros periodistas, pero son la punta de lanza digamos del ataque y en esto hay una clara identificación a nivel de televisión y a nivel de prensa, por los que “asesinaron mi imagen”.

FHA: A nivel de televisión, ¿quién?

SCL: El señor -yo lo llamo “hábil” de la comunicación-, Freddy Ehlers, (Actual Secretario de la Comunidad Andina CAN y ex Director del programa La Televisión”) tanto en los dos casos en los que existe una unidireccionalidad de versión: en el de la copia y en el de la mochila escolar. No me dio derecho a la defensa, menos a la inocencia ni al debido proceso; el señor armó dos reportajes televisivos que fueron luego repetidos por todos y con eso consumó lo que se llama un “fallo mediático” o un “fallo fáctico”, dado en un NET de televisión, por un juez llamado un “hábil de la comunicación”.

FHA: ¿Freddy Ehlers terminaría de candidato presidencial después de tu caso?


SCL: Exactamente. Ahora la historia cuenta, porque el tiempo es el mejor aliado de la verdad. Definitivamente, él, en el 98, se lanzó de candidato a la presidencia y perdió, pero la plataforma pretendió hacérsela pisoteando a una inocente, en este caso, yo.

FHA: ¿Y en cuanto a prensa escrita?

SCL: Bueno, llevó la voz cantante en esa época el Diario Hoy, con “La República del Papel Carbón” y el resto de diarios simplemente eran “cajas de resonancia” de lo que estas dos puntas de lanza sacaban. Es más, no se entiende cómo una noticia contra mí pudo haber estado en los medios de comunicación durante seis meses seguidos, en primera página, segunda, tercera página, no variaba. Entonces los que saben esto dicen que debió haber existido financiamiento porque no es -en términos transparentes-, posible mantener una noticia tanto tiempo en primeras líneas.

FHA: ¿Por qué sientes que fueron injustos contigo desde el Diario Hoy si lo que se hizo fue revelar esa versión sobre la tesis tuya y la tesis de Irene Pesantez?

SCL: Siento que tuvieron una consigna, no buscaron la verdad, sino que lo que ellos dijeron sea declarado verdad. Yo pedí que se haga un análisis científico-técnico a los manuscritos que sirvieron para mi libro, porque la acusación, no digo acusación, la sentencia empieza hablando de un libro que yo escribí, no de una tesis y mi libro, que estaba debidamente registrado en derechos de autor. La señora Pesantez no escribió un libro ni ha registrado en derechos de autor, pero como no les interesó avocar el caso por el lado del derecho, nada de esto se dijo.

FHA: ¿Qué me estás diciendo? ¿Que el caso de una copia de tu tesis de grado fue una falsedad, no fue cierto? ¿Entonces de qué fue lo que se te acusó?

SCL: A mí se me sentenció, no se me acusó, porque acusar significa que al menos uno tiene posibilidad de decir “no es así”. A mí de una me sentenciaron porque “había copiado un texto”. El texto era uno que decía una señora que me había dado a mí en el año 88; yo pedí al gobierno de esa época que se haga un análisis de mis manuscritos para establecer la edad de ellos y la autenticidad de ellos. Ese examen lo hizo la policía nacional, determinó mínimo de antigüedad 8 años pero que no tenían tecnología para dar mayor precisión. Se mandó a la Guardia Civil Española, y de allí se señaló que habían sido escritos entre el 83 y el 85, o sea cuando yo tenía entre 20 y 23 años, esto es de 5 a 3 años antes de lo que decían yo había recibido unos escritos. Ese informe, que era como la prueba del ADN de un varón cuando le acusan de que es padre de una criatura, no sirvió de nada.

FHA: ¿Por qué no sirvió de nada? ¿Nunca se conoció ese informe, no lo pudiste entregar, no lo pudiste difundir?FHA: ¿Quién lo hizo extraviar?

SCL: Yo pienso que en eso estuvie
ron las fuerzas del gobierno de ese tiempo.

FHA: ¿El propio Bucaram? ¿Le estás culpando a él?

SCL: Yo más que culparle a él, no soy inquisitorial, no me gusta dar nombres, quiero señalar acciones Yo pienso que en el Ecuador se han habituado a negociar la verdad y en mi caso se negoció la verdad en esa época y se ha negociado la verdad después. Compruebo señalando que ni el gobierno de esa época (Abdala Bucaram 96-97), ni el presidente de esa época, ni la oposición, ni los medios, han dado paso a que salga esa versión que se oculta, y que yo la tengo porque tengo documentos de los informes que se mandaban a hacer, que es tan simple como recuperar una copia de aquellos en la dirección de la Guardia Civil Española y de toda la documentación del caso mochila está ahí, para que alguien con valor lo vuelva una versión.

FHA: ¿Quieres decirme con eso que eres inocente en el caso de la tesis? Esa no es una versión creíble si no tuviese un sustento. ¿Cuál es el sustento para tú decir “soy inocente en el caso de la tesis”?


SCL: Primero que yo parto de un terreno absolutamente minado por culpabilidad a mí, por tanto ya no se sabe ya dónde está la inocencia y dónde está la culpa. Yo estoy estigmatizada como culpable de copia y frente a un estigma es difícil, por no decir imposible, defenderse. Sin embargo, por principio a mí, por lealtad a mí como ser humano, cumplo con poner a disposición mi prueba de inocencia, lo que luego suceda ya depende de la conciencia de quienes me estigmatizaron o colaboraron para estigmatizarme. Primero me acusaron de haber robado un texto, luego de haber robado dinero, en los dos casos yo soy inocente y tengo prueba, pero mientras mi prueba no sea tomada en cuenta, sigue declarándose como verdad lo que es mentira, porque en este caso, de Sandra Correa, se informó mintiendo, falseando la verdad, ¿para qué?, para robarme fama y honor y para robarme fama y honor tenían que pretender descalificarme intelectualmente por tanto declararme que había copiado porque no era capaz ni de producir un texto, pero en la Guardia Civil reposan las pruebas científicas de que mis manuscritos, cuándo fueron escritos y eso por sí solo muestra la verdad de un hecho que fue ocultado.

FHA: Hablemos de quiénes rodearon este caso. ¿Qué ha dicho Bucaram sobre tu caso, qué te ha dicho a ti, has podido conversar con él? ¿No hay ninguna vinculación luego de que cae y que tú tienes que refugiarte prácticamente en la clandestinidad hasta ahora?

SCL: Yo con él nunca he hablado de este caso.

FHA: ¿Hablaste entonces con él?

SCL: Me hizo hablar su hermana (Elsa), que me fue a ver en la cárcel, y él estaba muy preocupado, me decía de ver unas mejores comodidades para mí y mi respuesta fue que yo estaba luchando por mi libertad, no por mi comodidad y que yo defendería hasta lo último la verdad. Me dijo que no se trataba de la inocencia o no sino que era un tema político. Yo le dije perfecto: tú lucha en lo político yo lucho en lo jurídico, no veo por qué las dos cosas no se puedan reunir.

FHA: ¿Sientes que Bucaram te traicionó? A una persona que le presta un servicio que actúa en consonancia con él en su gobierno, ¿le dejó abandonada?

SCL: Siempre pienso que las personas dan lo que llevan dentro, no se les puede pedir otra cosa y de ahí mi manera de ver la vida. Siento que él es una persona habituada a hacer política de esa manera, no es con dedicatoria hacia mí que omitió o accionó cosas, pero siento que no se ubicó qué clase de ministra tuvo, una ministra que se jugaba por lo que yo les escuché decir en tarima al presidente, al candidato a la presidencia y al candidato a la vicepresidencia, en este caso Bucaram y Arteaga, luego en el poder, y ahí sí me permito citar a Saramago que dice que: “No sabe por qué somos hombres y mujeres y que el poder agrega un -tercer género-, porque la gente cambia cuando llega al poder”. Vi a un presidente que dejó de trabajar o trabajó menos por lo que ofreció en tarima y vi a una vicepresidenta que se dedicó a trabajar hasta horas extras para ocupar el sillón presidencial. En ese ambiente, fue muy difícil para Sandra Correa poder trabajar en el Ministerio de Educación. A pesar de eso, lo hice, y sí, muchas de las consecuencias que tengo es producto de esa decisión de trabajar más allá del ambiente.

FHA: Hablas de Rosalía Arteaga: ¿El rompimiento es con ella? ¿El conflicto es con ella? ¿Qué ha pasado después de estos 10 años?

SCL: Yo a Rosalía no la he vuelto a ver nunca más, jamás ha llamado a mis padres, ni por humanidad, menos por solidaridad o por curiosidad de saber qué sucedió; solo sé que yo mientras estuve apoyándola lo hice con absoluta transparencia y esto era cumplir en la educación que era el sueño, no usar a la educación para ascender a otros espacios. Como Ministra de Educación jamás recibí el respaldo de ella, más bien todo lo contrario, boicoteó de todas las maneras que le fue posible, ahora puedo verlo con mayor claridad y distancia lo que era la acción mía, y aunque parezca extraño, no tengo conflicto ni con ella ni con Bucaram, simplemente respeto su forma de ser y de hacer y de estar en la política del Ecuador, pero no es la mía, eso sí lo tengo muy claro.

FHA: Tu crees que fue ella la que promovió todo este incidente en contra tuya, me refiero al caso tesis de Irene Pesantez: siempre se habló de una vinculación al respecto, ¿Tuvo algo que ver con ello? ¿Viste algo que podría relacionarse con eso o no?

SCL: Yo me negaba totalmente. Me lo advirtieron, me lo dijeron, me señalaron día y hora, personas, lugares donde se habían reunido, nada de eso yo creía porque es típico de los que somos víctimas sociales de “mobbing” o acoso moral no creer que exista tanta maldad, ese es uno de nuestros debilidades digamos o vulnerabilidades. Nunca di crédito a eso, sin embargo, cuando a mí me tocó estudiar las declaraciones de prensa para poder dar el sustento que requerían para la clasificación de mi caso como acoso mediático, pude ir estudiando el hilo conductor de las declaraciones de diferentes personajes y, para mí fue un momento muy duro, súper duro darme cuenta, de manera total, el andamiaje que tenía cada declaración de ella (de Rosalía) y en ese sentido tuve que dar crédito a lo que me había negado a darlo, que es que si ella fue la que me entregó en bandeja a una oposición a cambio de que esa oposición le hiciera presidente del Ecuador.

FHA: ¿Estas afirmando que tuvo que ver con Irene Pesantez la doctora Rosalía Arteaga?

SCL: A mí me informaron que tuvieron una reunión en Cuenca y que la frase fue: “tu le pones la cáscara, yo le empujo”. Cuando hablo de estos últimos años, uno de los personajes de las cuestiones políticas de este país me supo decir una propuesta de la señora (Irene Pesantez), que decía que ella nunca me había querido atacar ni hacer nada, que todo lo organizó Rosalía y que estaba dispuesto a decirlo si es que a cambio le daban un puesto en ese tiempo, cosas que ha ido el tiempo nada más mostrando. Yo, más que detenerme en eso que el tiempo lo va a sacar, yo lo único que presento es mi prueba de inocencia que es la antigüedad de lo que yo escribí que no puedo sino asirme a eso como un examen de ADN.

FHA: ¿Qué ha pasado con Irene Pesantez, nunca contactó contigo después de todo el escándalo, no han tenido ninguna relación ni vinculación?

SCL: No. Ella, primero que jamás fue mi compañera como hicieron aparecer, jamás. Ella se educó en un colegio diferente al que yo me eduqué, en un paralelo diferente al que yo tuve en la universidad, por tanto, una mentira más que queda al descubierto. Nunca contactó conmigo, nunca ha querido llamarme, que yo sepa, y realmente me da pena porque alguien que se dice defender la no violencia contra la mujer fue desleal con ese principio y ahí sí yo debo señalar que veo que se ha normalizado el no honrar la palabra, yo soy un ser que honro, por educación de mis padres, la palabra, la escrita y la dicha por eso es que cuando Irene a mí me atacó por la cuestión del libro de no violencia hacia la mujer, jamás, ellos sabían, Rosalía sabía y todos sabían que yo jamás iba a recurrir a la violencia para defender la autoría de un texto de no violencia, porque pienso que la mejor manera de defender lo que uno escribe o habla es ser, no decir, y veo que se ha normalizado totalmente la eficiente teoría del bla bla bla y de ahí no se pasa, cuando es el dejar de ser teoría lo que cambia a los pueblos y a las naciones.
SCL: Lo hicieron extraviar justo para cuando yo debía comparecer al Congreso Nacional.

'MEDITANDO CON FREDDY'

FHA: ¿Qué ha pasado con Freddy Ehlers? ¿Se interesó después por ti en este caso, te ha entrevistado, te ha buscado?

SCL: Con Freddy Ehlers yo me encontré por dos o tres ocasiones.

FHA: ¿En dónde?

SCL: Me encontré en un centro de crecimiento espiritual, meditamos juntos.

FHA: ¿En qué año fue eso?


SCL: En el año 2006.

FHA: ¿Previo a tu detención?

SCL: Previo a mi detención; como no había el juicio, no tenía mayor problema aunque si hubiera querido sí me lo hubiera podido hacer. Alguna vez desayunamos juntos pero es como si no hubiera existido nada.

FHA: ¿Conversaste con él, nunca admitió que él cometió un error?


SCL: Nunca. Nada absolutamente nada, más bien conversamos de otros temas y para mí se convirtió en un laboratorio observarlo, porque un “acosador” no cambia su patrón, un acosador vive para disfrutar de inferir daño moral al otro y no tiene el remordimiento de conciencia que llamamos los cristianos, porque eso no es cuestión de decir “soy estoica o no estoica”, sino “soy cristiana o no lo soy”, así de simple, y nunca él hizo mención de nada; con personas allegadas a él sí trata del tema pero él es como que nunca hubiese existido.

FHA: Sorprende el dato respecto a Freddy Ehlers; si estuvieron juntos, si se sentaron a desayunar juntos, aunque tú no lo quieras admitir pero en términos jurídicos tú estabas en condición de prófuga de la justicia. ¿Qué hacía él reuniéndose con una prófuga de la justicia, eso nunca lo reflexionó ni lo pensó?


SCL: No era solamente los dos, estábamos en un lugar con más personas y yo no estaba con orden de prisión porque estaba anulado el proceso por el doctor Castro Dáger. Sí, era una situación un poco compleja, era una situación irregular, es más, como anécdota, yo estaba con unas amigas argentinas y él empezó a hablar “que los medios de comunicación, se vendía solo violencia en los medios de comunicación… esto y aquello”; y era una especie de discurso en torno a aquello y que la crónica, roja, y en fin, hablaban todas las personas de ahí y yo solo lo escuchaba, entonces mis amigas le preguntaron: ¿Y cómo tú denigras tanto a los medios de comunicación si tú vives de ellos? porque tú tienes un programa en la televisión, ¿o no?”. Y él dijo, “sí”. Entonces, no es cuestión de que los medios de comunicación sean los malos sino el uso que les des tú a los medios de comunicación.

FHA: ¿Y no citaron tu caso?

SCL: No, no citamos mi caso, porque no era el ambiente ni el momento, y yo no salía de mi asombro de ver la …-no se qué adjetivo poner- no me gusta poner adjetivos, pero, con qué cara fría, una persona como él, o no se ubica lo que hizo cuando me sacó el reportaje, o si se ubica lleva a ese grado el cinismo de ni siquiera inmutarse que a mí la ligereza, por decirlo menos, me ha significado 11 años de persecución, porque la credibilidad que él tenía en el año 97 y 96 -que no la tiene ahora- la invirtió para asesinar la imagen de una persona, y eso es un delito, pero lamentablemente en el Ecuador se cree que se asesina solamente el cuerpo.

FHA: ¿Que pasó luego con Diario Hoy?


SCL: Con Diario Hoy no he tenido ninguna vinculación.

FHA: ¿Ni con sus directivos ni periodistas?

SCL: No, con ningún directivo ni ningún periodista no he tenido para nada ningún contacto. Mi única visión es que un día se equivocaron, está bien, pero sería bueno que tengan el talante para enmendar y enmendar;eso no es venir a decirme todo lo contrario a mí, sino simplemente venir a escuchar lo que se negaron a escuchar y que sea la gente que lea, la gente que escucha la que se haga un criterio.Obviamente un ataque sistematizado, sistemático de seis meses no se puede borrar con una entrevista o con un reportaje, tiene que haber una especie de presencia balanceada para poder deshacer la maldad quehicieron.

FHA: ¿Y eso es lo que tú estás reclamando ahora del Diario Hoy?


SCL: Yo reclamo por lo menos que se cuente lo que se ha callado, que es la verdad jurídica del caso de la mochila escolar y en el caso de la copia; simplemente, que se remitan a la Guardia Civil Española que les dará los informes y ahí dirá qué antigüedad tienen los manuscritos que sirvieron de base para mi libro. Simplemente eso. Pero si eso no se hace, yo no quiero entrar en dimes y diretes: “esto me dijeron, aquello no me dijeron”, porque todo ya está como contaminado, está demasiadamente contaminado, intoxicado como para poder hacer una asepsia. Se tiene que simplemente contar lo que no se ha contado y de lo suyo, porque tengo absoluta certeza de que Dios trabaja así, sacada la verdad, lo demás ya vendrá por añadidura.

FHA: En el caso del Diario Hoy, queda por escrito para la historia. ¿Tú le ves posible que se pueda desmentir todos esos escritos? Tú sabes que eso es imposible. ¿Optarías por una opción legal en contra del Diario?


SCL: Sinceramente yo no tengo intención de litigio alguno, solo quiero retornar a poder hacer una vida normal. El mismo Diario ha tenido que darse cuenta; yo veía, cuando salió el caso de plagio de Sánchez Parga, ya, y algunos otros, y el mismo periódico ha tenido que recibir escritos en donde hay que gentes que les dijo: “¿Cómo así se dio este trato para el caso de Sandra Correa y cómo así este otro trato es para el caso de Sánchez Parga?”, por citar un ejemplo.

FHA: ¿Por qué crees que se dio eso?

SCL: Según yo leía un artículo, en una carta de los lectores, se razonaba que este trato se dio porque Sánchez Parga es hombre y Sandra Correa es mujer y el machismo se mantiene, decía un señor que escribía. Después, que somos unos acomplejados, también decía en su reclamo, porque Sánchez Parga es español y Sandra Correa es ecuatoriana y tercero, decía, porque Sánchez Parga pertenece a un sector de izquierda, en el que les enarbolan lo que dicen y Sandra Correa era ministra del “Bucaramato”. O sea, tres cosas tan sutiles, pero que fueron tan determinantes según este señor para que exista esa diferencia de trato.



'NO CONTÉ CON EL APOYO DE LAS MUJERES'

FHA: Si es que existe en este momento la opción de que se dé la sentencia, se proceda a rectificar tu caso, ¿qué harías tú? Y te pregunto frente al Estado ecuatoriano, ¿Qué reclamarías como el derecho que te corresponde, por lo que llamas el 'asesinato de tu imagen'?

SCL: Nada va a ser suficiente para compensar lo que mi familia y yo, como ser humano, he vivido en estos 11 años, nada, porque es demasiado cruel. Primero porque soy mujer y como mujer nunca conté con una red de apoyo social ni político ni económico.

FHA: ¿Ni de las propias mujeres?


SCL: Yo a ellas ni las he visto. Me duele tremendamente que el movimiento de mujeres en el Ecuador no exista sino para financiar consultorías, direcciones o dar trabajo a unas pocas, pero yo no veo para nada que se conecten con la no violencia a una mujer en los espacios de toma de decisiones, en los espacios de funcionaria pública a no ser que sea alguna amiga con quien compartan favores, perdón por ser así de dura. Pero no tengo por ejemplo el gusto de conocerle a Wilma Salgado, por decir, a Alejandra Cantos sí. No puede ser que entre más de una docena de gerentes de la AGD, varones, solo las mujeres estén enjuiciadas.

Tiene que llamarles la atención y tienen que entrar en espacios así. No puede ser que de 16 ministros de Estado, en la época de Bucaram, solo a una mujer se la persiga de manera tan burda por 11 años, eso les tiene que llamar la atención y deben de entrar en esos casos pero no lo hacen. No es porque no haya acudido a ellas: yo he acudido, muy en contra de lo que he querido, he acudido para que luego no me digan que no he cumplido. He acudido a los organismos de derechos humanos, he acudido a los movimientos de mujeres, he acudido a cuanto he visto que alguien está hablando de defender la justicia, pero como digo, solo son puro bla bla bla. El rato de los hechos ni siquiera contestan un oficio, peor jugarse, o lo que es peor, te contestan: “Sí, tiene toda la razón pero el caso es político”.

FHA: Cuando te dijeron “caso político”, ¿Qué significaba? ¿Traición? ¿Te sientes que traicionó el movimiento femenino, el movimiento de las mujeres acá tu caso?

SCL: Siento que no hay autenticidad en la lucha. Siento que no saben ni para qué están luchando. La violencia doméstica, de esa no han pasado; de la violencia intrafamiliar, de eso no han pasado y en ese caso se tiene que abordar por igual a la víctima y al victimario, que están enfermos los dos, el uno por hacer y el otro por dejarse y no entrar desde el plano de la represión, del castigo que es propio del pensamiento o de la mentalidad patriarcal, que se supone los movimientos de mujeres llegan a corregir, a enmendar. Entonces yo digo, es la mentalidad patriarcal con género femenino, nada más.

FHA: A posteriori de Bucaram vinieron seis presidentes: Alarcón, Mahuad, Noboa, Gutiérrez, Palacio y Correa. Entre todos ellos ¿Tuviste contacto con esos gobiernos, pediste apoyo para tu caso, encontraste respuesta en ellos? ¿Qué pasó ahí?

SCL: Bueno, yo sistemáticamente dirigí oficios a todos los Ministros de Educación que venían pidiéndoles de favor que no dejaran que los bienes del programa se destruyeran. Eso sí lo hice.

Y en el caso de los presidentes no, porque no tenía ninguna clase de acceso, es tan burocrático todo, y las condiciones materiales de vida en las que me ha tocado vivir han hecho que dependa hasta de que me regalen un esfero o una hoja, entonces yo no he tenido posibilidades para llegar, a no ser a través del fax, con mi familia primero y luego cuando tuve una máquina con la cual escribir fue distinto pero lo que sí he podido observar es que de cada presidente y de cada ministro que fue posterior a 1997, todos, absolutamente todos han ejecutado el programa, incluido el actual, porque reposa un acta de finiquito de conformidad en manos del actual ministro Raúl Vallejo para ser firmada y no termina de suscribirse porque el Estado ecuatoriano aún debe una cantidad a Promotora de Intercambio, por tanto todos ellos, si yo hubiese querido, hubiese podido llamarlos a declarar, pero el doctor Velasco señaló a mi familia y a mi abogado que la idea de él era: “ya rápido concluir esto, porque él entendía el sufrimiento que hemos vivido”.

FHA: ¿Eso les dijo Velasco Dávila? ¿A quién le dijo?

SCL: A mi abogado, (le dijo) que no se meta en líos con tanta declaración, llamando a declarar a tanta gente, es más, que ni pida audiencia de estrados porque si pedía audiencia de estrados la decisión se prolongaba unos tres meses más.

FHA: Un juez no puede decir eso…
SCL: Pero en mí caso sí lo ha hecho.

FHA: Pero ¿Tu abogado no reclamó, qué pasó ahí?

SCL: Porque la gente se encubre de bondadosa para hacer que los que creemos en esa bondad hagamos las cosas. Hay que ver el instante en el que esto se daba, era un instante en el que mis padres lo que más querían era que yo esté fuera de la cárcel por una serie de hechos y primero se decía que ya en octubre, que ya en noviembre, que ya en diciembre, hasta que un día, a lo que no renuncié fue a llamarle a declarar a Freddy Ehlers para que diera el sustento de su juicio de valor anticipado.

FHA: ¿Y fue Freddy Ehlers a declarar?

SCL: Fue él el 24 de agosto del 2006: declaró ante el juez que era el presidente de la Corte Suprema en base al interrogatorio que mi abogado le hizo. En todo, absolutamente en todo, él dice “que era la función judicial la que debía haber hecho las investigaciones, o sea le reconoce a la función judicial el papel que le negó cuando emitió un fallo mediático en mi contra” y concluye diciendo “que simplemente ha pasado mucho tiempo, que invocaba a que el pueblo ecuatoriano vea el dolor que yo he vivido, el drama que he tenido y como que todo ya estaba olvidado y más que pagado”. Ese día yo tuve mucha indignación porque me parece muy fácil asomarse después de más de 10 años a decir “yo no tengo nada de qué acusarle, nunca he tenido ninguna prueba de que haya existido algún delito, en todo caso era la función judicial la que debía haber investigado y de mi parte mejor ya, como quien dice, está saldado”.

FHA: ¿Y ahí termina…?
SCL: Ahí concluye.

FHA: ¿Cuál es tu situación personal ahora, cómo te sientes aquí? ¿Cuál es tu situación propia? No me refiero solamente a lo humano sino tu entorno, la situación de tu familia. ¿Qué ha pasado en estos 10 años?

SCL: Muy dura, pero también como dura es muy reveladora de lo que llevamos dentro porque lo que no nos mata nos fortalece, nos engrandece. Llevo ahora 6 meses sin salir de un cuarto de hospital, con una madre que pasa de 14 horas a 16 horas diarias junto a mí todos los días, a mi padre le dio un pre-infarto, porque él está solo en casa. Yo, si no soy agredida, no me detona crisis, pero si recibo alguna manifestación de agresión, sucede, y por eso es que estoy aquí.

Tengo las 24 horas del días custodia, los guías de la cárcel ventajosamente se han ubicado aparte, y no tengo ningún grado de perversidad ni de peligrosidad, cosa que hasta que me ubiqué me costó mucho vivir, porque obviamente me daban un trato igual que a cualquier delincuente.

Solo tengo una familia que me sostiene moralmente, afectivamente, toda la vida fui muy querida, muy amada, no he dejado de serlo y eso me sostiene pero también tengo mucho dolor, porque si no fuera por mi padre y mi madre, yo no tendría ni qué comer, porque cuando entramos a servir, salimos peor de lo que entramos económicamente.

Yo no he podido trabajar más de 10 años, no he podido trabajar, solo he trabajado a título gratuito, porque el servicio no es algo que se pague, es una compensación del corazón y del alma y eso no he dejado de hacerlo y es lo que me mantiene viva, pero económicamente yo no he recibido ningún ingreso por más de 10 años.

Además, en el 2005, que yo retorné porque se anuló el caso, mi sueño era recuperar un hogar y una pareja y una familia, pues la sorpresa fue grande y dura a la vez porque me di cuenta que no existía, es más, se dio mi divorcio en el 2005, en noviembre del 2005 y en el 2006 ya me detuvieron, entonces ha sido sin cuartel esta situación desde el año 96 hasta la fecha, golpe tras golpe que se ha dado, deslealtad, pero frente a eso lo que yo les digo a mis padres es que nunca me voy a avergonzar de ser ingenua y de ser inocente y de ser transparente, porque Dios me hizo ingenua, inocente y transparente y no voy a desnaturalizarme porque se haya normalizado ser falso, ser malicioso y ser tramposo y que lo que sí he integrado en mi vida es aprender a ser prevenida o precavida.

FHA: Veo que estas aprendiendo a sospechar, lo que antes no pasaba. Finalmente, entiendo que tu caso ahora se evidencia en el exterior. ¿Por qué no acá? ¿Y cómo se evidencia en el exterior, dicho sea de paso?

SCL: Bueno, en el exterior se ve como un caso claro de acoso moral en el cual se utilizaron los escenarios de los medios de comunicación para ello y un caso de abierta persecución política. Se habla de una partidocracia, se habla de una bancocracia y si se quiere analizar mi caso desde ese ángulo hay mucho material para hacerlo y desde el ángulo del derecho pues la de un fraude a la ley constante, ya que el mobbing o acoso moral solo puede darse en una sociedad que desprecie la ley, que desvalorice el respeto a los derechos humanos, no se entiende de qué otra manera puede haberse permitido la consumación de un delito así. Yo pienso que en el Ecuador debe haber muchos, pero, registrado y reconocido internacionalmente es el mío el primer caso, y está publicado también en la Internet, y a mí me interesa estudiar para poder tipificar también lo que significa el “asesinato de la imagen”, el “asesinato de la honra y el honor de las personas” como igual que un delito perpetrado en la desaparición de un cuerpo.

FHA: ¿Estás acusando a los medios de Ecuador?

SCL: Yo solo los invito a reflexionar a los medios de Ecuador, que eso -como dice Leiman-, no se hace; y los medios de comunicación tienen un rol demasiado importante para la sociedad ecuatoriana como para que se dé en su espacio cabida a intereses que no son de los medios ni de los periodistas ni de los reporteros sino de los que tienen el dominio de ellos, o sea los dueños de ellos; por eso el problema para mí no está en los medios sino en los dueños de los medios. Así como Eloy Alfaro un día luchó para separar la Iglesia del Estado, aquí se tiene que separar el capital especulativo financiero nacional e internacional de lo que son los medios masivos de comunicación.

FHA: ¿Y de la militancia política?

SCL: Es que al ser actores políticos sin partido es más riesgoso, porque uno no sabe qué línea siguen, a no ser del de la chequera de turno y eso es muy peligroso para todos. Por otro lado, yo defiendo el derecho al trabajo de todos los profesionales, los abogados debemos tener garantías para poder trabajar: mientras no se respete el debido proceso, el derecho a la defensa y la inocencia no es posible trabajar porque la cárcel no es igual a ley, el respeto a la ley, eso es lo que realmente ayuda a que una sociedad vaya superándose. Igual, a los profesionales de la comunicación, su escenario de práctica con los medios de comunicación igual que de los abogados los juzgados, ¿qué hacemos si esos escenarios no están con las debidas garantías para que podamos ejercer la profesión? Nos quedamos sin posibilidades de trabajar, a no ser que sea bajo el guión o el menú de algo o de alguien. Antes los periodistas buscaban un medio para escribir, ahora los medios buscan quién escriba para ellos pero bajo su línea y yo creo que eso tiene que ser modificado.

FHA: ¿Resentida, indignada, afectada, derrotada Sandra Correa?

SCL: No estoy ni resentida, ni con iras, ni enojada ni con pica, menos con venganza. Lo que sí estoy es súper fortalecida, con una convicción más grande que el universo, porque he pasado por la oscuridad y sigo pasando por las tinieblas, pero no he dejado de ser luz, ¿y gracias a qué?, a que la madera de la que estoy hecha, que es de la que están hechos todos, nos da esa posibilidad de participar en una guerra, pero desde el amor, porque es la mejor forma de hacerlo, sin tener en el saldo de la vida de uno a ninguna víctima, ni a ningún muerto, ni a ningún asesinado.

____________

ECUAMEX Agencia Electrónica de Noticias de Ecuadorinmediato.com
FRANCISCO HERRERA ARAUZ Periodista, Politólogo, Abogado
Director del periódico Ecuadorinmediato.com, y la Agencia de Noticias Ecuamex.

ENTREVISTAS es propiedad de [email protected] 2007 Se autoriza su reproducción citando textualmente su fuente y el link correspondiente: www.ecuadorinmediato.com


Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.