Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, sábado, 21 de octubre de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores
urgente

ALEJANDRO SERRANO AGUILAR: Definiciones entre el poder y la traición

2006-02-08 16:26:58
Entrevistas
6804

Ecuamex/FHA

Es el hombre que me mira con esos ojos viejos, que sugieren un contraste con su actitud fresca, el que con voz firme y enfática me afirma: "El pecado más grave del espíritu es la traición y por eso lo colocan en el último punto del círculo infernal"; ese es Alejandro Serrano Aguilar, el Vicepresidente de la Nación, y esta es la primera entrevista de Ecuadorinmediato.com, con la que inauguramos este nuevo espacio.
Alejandro Serrano Aguilar es un ingeniero civil y filósofo, con una dilatada carrera política; cuencano de 73 años de edad, ha sido concejal, alcalde, prefecto, diputado, dirigente deportivo y, a esta edad, ha llegado al segundo espacio del poder político nacional.

Y más que eso, es un personaje con una presencia en la vida del país, marcada por sus palabras, con una amplia experiencia. Sus expresiones pasan por su doctorado en filosofía, que lo define como un ser conceptual y profundo.

Reticente a su presencia ante la prensa, accede a conversar con nuestro equipo con una sola consideración: hablar de conceptos, definiciones, antes que cuestiones de coyuntura, como queriendo evitar así posibles roces, tan frecuentes entre nuestros mandatarios.

Nos recibe en su despacho, el del Segundo Mandatario de Ecuador. Es un espacio sencillo y sobrio, sin ostentación de ningún tipo, sin muebles lujosos o decorados excesivos. El mismo no es un reflejo del poder, y quizás por eso se siente algo más cómodo para hablar:

EL PODER:

Su definición parte de un sentido claro, por haberlo ejercido:
El Poder: “El poder es servicio y créame que lo he considerado siempre así. Nunca he aceptado aquella definición de la “cruz del poder”, si uno asume esa responsabilidad, la asume con gusto, para quizá encontrarse a sí mismo, para poder dar de sí, todo lo que puede y en esa forma llegar a una plena realización humana.

¿Bajo esa concepción como se siente usted en el poder?
Sinceramente muy bien, muy a gusto.

¿Esta hecho para el poder?
No necesariamente. He estado hecho para muchas cosas, pero una de estas ha sido el servir desde posiciones realmente estelares.

¿Qué hay que hacer para llegar al poder?
Yo no he hecho nada.

¡Eso no puede ser!
Las circunstancias se han dado. Imagínese usted, por ejemplo, la primera experiencia que yo tuve en el poder fue de Gobernador de la Provincia del Azuay, fue la época del doctor Camilo Ponce Enríquez. Por una serie de problemas no había quien le acepte la gobernación, yo había sido dirigente universitario de su campaña y el creyó oportuno ir a los jóvenes. Tuve que esperar quince días para poderme posesionarme de la Gobernación de la Provincia, porque no había cumplido los 25 años que la ley establecía.

¿Qué tuvo usted que hacer para llegar al poder? ahora le hablo al Vicepresidente
Que le digo yo, tal vez el cúmulo de experiencias que he ido viviendo durante los años, ha servido para darme una imagen de que puedo ser útil para el país.

¿Un premio?
No necesariamente.

¿No es esto un premio?
No, no es un premio.

¿Entonces esto –me refiero al poder - que es?
Le dije al comienzo: es la posibilidad de servir.

Muchos podrían decir que eso es quizá la reflexión más banal que se pueda dar del poder. ¿Cómo se puede usar esa concepción del poder con servicio para ponerla en práctica, hacerla real?
Es muy amplia. Yo realmente creo en aquello de servir, esto es cierto, y no es malo o banal, no. Yo estoy convencido que es una misión fundamental del ser humano el entregarse a los demás y, usar el poder para dar todo de sí, todo lo que puede darse de sí.

¿Cuánto tuvo que ceder Alejandro Serrano Aguilar para llegar al poder?
Nada, no he cedido nada por que no tengo mayores cosas que ceder.

¿Como es que usted llega al poder tan fácil, sin dar nada, a muchos les cuesta hasta la vida para llegar al poder?
Puede costar la vida a quienes ambicionan el poder. Yo no he ambicionado, lo único que hecho ser muy leal en las circunstancias. Si me llaman a una Gobernación en un momento difícil, si me llaman a dirigir el problema de “La Josefina” (Se refiere a la inundación de 1993 en Azuay), cuando existía un colapso y realmente se producía una situación realmente critica en toda la provincia, yo estuve para dar la cara, eso es ser leal en las circunstancias.

¿Tuvo que ceder posiciones, principios, puntos de vista ideológicos, cedió algo?
Principios jamás, por que mi idea ha sido siempre esa: la vocación de servicio y la voluntad de trabajo.

¿Se le ubica como un hombre conservador verdad?
No necesariamente.

¿Un hombre de derecha?
De centro derecha en la clasificación de la “Hora 25”.

¿Entonces usted estuvo siempre cerca de ese tipo de Gobierno?
Si, por supuesto que si.

¿Está usted con un gobierno de “centro derecha”?
No. No necesariamente, este no es un Gobierno de centro derecha y yo no he venido en tanto en cuanto un hombre de centro derecha. Yo he venido como un hombre de ideas y a este propósito valga la pena una explicación, yo no creo en las ideologías, yo creo que las ideologías esterilizan la persona humana, yo creo en las ideas y creo que las ideas son las fecundas, teniendo y manteniendo unas pocas ideas claves, fundamentales creo que se puede hacer mucho por el bien de la colectividad, y eso es lo que estoy haciendo y tratando de hacer.

¿Se siente cómodo en el poder Dr. Serrano Aguilar?
Cómodo en la función, no diría en el poder.

¿La función le da el poder?
No tanto, la función es una fase del poder, por que el poder es una actitud de gobierno.

El poder siempre despierta envidias, conflictos y sospechas, ¿Se siente que le miran con sospecha al Vicepresidente de la República, gano usted con un margen de sospecha la Vicepresidencia?
Yo no creo que tenga que sospechar nadie nada de mí a estas alturas de la vida. He demostrado que soy un hombre claro, limpio, que no he ido contra nadie, yo diría a favor de todos y en contra de nadie.

¿Qué virtudes tiene usted para haber llegado al poder?
Virtudes mínimas, defectos muchos.

¿Quién tiene el poder, el hombre o el Vicepresidente?
El hombre, le dije hace un momento que fue por las circunstancias de la vida. Las cosas se dieron y aquí me tienen

Usted ha ejercido varios cargos, que significan poder político. ¿En lo que va del poder a usted le ha vuelto malo, terrible, abusivo, vanidoso, que son parte de los calificativos o probables defectos que se le adjudican a quién este en el poder?
No. Haber, abusivo de ninguna manera, yo no he ejercido el poder en esa orientación. Vanidoso, no creo que la vanidad a estas alturas de mi vida pueda darse, como esa hay enfermedades psicológicas propias de la adolescencia, así como hay enfermedades físicas propias de esta edad, y no me han llegado.

¿Y hay enfermedades del poder?
Debe haber

¿La vanidad es una de ellas, el abuso puede ser otro?
Por supuesto que si, pero a la madurez, no pierdo de vista mi partida de nacimiento.

Perro viejo no aprende nuevas mañas, ese es un buen truco o una buena lección de vida, ¿no se le puede decir eso al Vicepresidente?
Perro no, Viejo tal vez,
(Dice eso y suelta una risa contagiosa que distiende a la entrevista)

¿Señor Vicepresidente le han tentado con comprarle el poder cuando usted ha estado en el?
Nunca, jamás

¿Por qué lo conocen o por que lo temen?
Yo creo que por ambas cosas. Porque me conocen y por que me temen. Créame, ya conociéndome temerían una reacción muy brusca de mi parte.

¿Cuánta bondad ha encontrado usted en el poder?
En las veces que me ha sido dado el desempeñar cargos de importancia, he encontrado una respuesta excesivamente afectuosa de la gente; ojala tuviéramos la oportunidad para caminar por las calles, de alguna manera me reconocen, inmediatamente me van a saludar afectuosamente, aunque no necesariamente me conocen, esa es para mi la bondad del poder, que le aprecien a uno, aun sin conocerle.

¿Doctor, al hombre se le conoce por el tamaño de sus enemigos, de que tamaño son sus enemigos?
No creo que tenga enemigos.

¿Esta seguro de eso?
Absolutamente.

¿Será porque en el poder los enemigos no son visibles y no puede dimensionar su tamaño?
Podría ser que sean invisibles.

¿O porqué en el poder no se sabe o no se les conoce?
Ni se, ni los conozco, y por eso vivo con tanta paz y tranquilidad.

Dicen que en buena medida “si quieren conocer a alguien, denle poder” ¿Ahí se sabe la verdadera dimensión del ser humano?
Si. Eso es cierto. Denle poder y la persona que ejerza el poder se va poner en evidencia. Se puede producir lo que se llama la “alienación del poder”, que es una postración psicológica de la persona que ejerce el poder. Sin embargo, también desde el ejercicio del poder se conocen tantas y tantas cosas de lo más sublime a lo más perverso.


EL VICEPRESIDENTE LLEGA AL PODER

Se siente entonces que hay cómo “cambiar de tercio”, como dirían los taurinos, y el hombre me lo hace notar al señalarme que hasta aquí solo hemos tratado y hemos hablado sobre el ejercicio del poder, antes que de la teoría del poder. Es hora de hablar de su condición de Vicepresidente de Ecuador en el poder.

¿Históricamente cómo llega a la Vicepresidencia Alejandro Serrano Aguilar, quien dio su nombre, por qué salió usted prácticamente de un encierro político al segundo espacio de la magistratura?
No sé. Ni entiendo de dónde, ni cuándo surgió mi nombre. Yo le quiero decir solamente lo siguiente: estuve en todos los movimientos que criticábamos al ex presidente constitucional, y yo participé decididamente por que tenía un dolor de la Patria, sentía profundamente la angustia de ver como se destruía la nación, comenzando de la Corte Suprema, el Congreso, el mismo poder Ejecutivo, la corrupción realmente insostenible y entonces me entregué con todo a los movimientos azuayos para tratar de rectificar. Yo no creía que la caída de Gutiérrez estuviera tan próxima, pero había que presionarle para que rectificara.

¿Nadie sugirió su nombre, pues quedan dos nombres para la historia, Alicia Durán Ballén y Sixto Durán Ballén?
Sixto Durán es mi gran amigo, ha sido muy buen amigo mío.

Yo lo sé, ¿Quizá fue él quien sugirió su nombre por instancias de su hija Alicia?
Pudiera ser y entonces tendría que agradecerles enormemente.

¿No me diga que nunca les dijo nada, ni usted tampoco decidió?
No, yo no había sabido jamás de esta posibilidad.

¿Quién le anunció a usted su nombre en la terna, porque eso fue público, pero es evidente que alguien le llamó y le dijo: “Va usted a ir en la terna Vicepresidente”?
El señor Presidente me llamó por teléfono y el me propuso directamente. Además, esas se llaman las circunstancias, yo estaba solo con mi señora en Salinas en la última etapa de recuperación de unas cirugías que yo había recibido; estaba gozando del clima y el agua salada del mar, ahí recibí la llamada del señor Presidente.

¿Le conocía al doctor Alfredo Palacio?
Solamente de vista. En dos oportunidades, en el aeropuerto de Guayaquil una, y en el aeropuerto de Cuenca otra, tuve la oportunidad de saludarle personalmente.

¿Nunca deja de sorprender que a alguien le llamen y le digan que va a ser Vicepresidente de la República?
Para mi realmente fue una gran sorpresa. Supongo que el señor Presidente habrá recogido informes de personas de su confianza, si esos informes fueron favorables y eso determinó mi postulación, mil gracias a todos los que opinaron favorablemente por mí.

¿Qué sabía usted de lo que es la Vicepresidencia doctor Serrano?
Muy poco, porque cuando yo actuaba en política fue en el Congreso Nacional, pero esta otra figura yo no la conocía.

¿Sabía usted de la leyenda negra del “Conspirador a sueldo del Estado” en la Vicepresidencia?
Es una leyenda antiquísima de la que yo no participo. Es algo a lo que no me sumo ni me sumaré nunca.

¿Ese tipo de calificativo, corresponde al doctor Velasco Ibarra cuando calificó así al doctor Jorge Zavala Baquerizo en 1970?
No, contra el doctor Zavala no, fue contra el doctor Carlos Julio Arosemena Monroy

¿Peor entonces?
Claro, imagínese usted la posición en la que le puso al señor doctor Arosemena, que era entonces presidente del Congreso.

Con esa leyenda negra sobre el Vicepresidente, ¿Se siente usted respetado por el Presidente de la República, con toda esa carga de dicha leyenda?
Yo le respeto al Presidente y por supuesto caballerosamente me respeta a mí.

¿En un momento usted pudo haberse sentido marginado o irrespetado, cuando no se dio la consulta según el parámetro que usted planteó?
Seguramente. Claro que no deja de impresionarle a uno estas situaciones, realmente insólitas, imprevistas, pero hay que aceptarlas en la vida.

¿Hay que aceptar?
Por supuesto que sí

¿Qué le dijo el Presidente?
El actuó por otras soluciones que usted habrá visto y, pues vamos adelante.

¿No puso usted óbices, no reclamó, no dijo nada o lo que se dijo se calló?
Mire a mi no se me ha reclamado nada, yo hice mi trabajo, un trabajo estrictamente técnico yo no creo que se ha desperdiciado.

¿Está listo?
Por supuesto que sí

¿Podría aplicarse?
Si el caso lo demanda sí, por que no ha perdido actualidad.


¿QUÉ HACE EL VICEPRESIDENTE?
La pregunta es directa, va apuntada a lograr que sea el mandatario quien defina su espacio de poder, porque en verdad es el pueblo quien se pregunta con frecuencia: ¿qué funciones cumple el segundo titular de la República?

Me dice franco: “Al País estaría presto a responderle con el trabajo diario. Tengo bajo mi responsabilidad el CONAM, esto es modernización del Estado, esto significa descentralización que no es cosa fácil, complicada. Llevo el tema del Registro Civil que es un “problemón”, ya se destapará a su tiempo la olla de grillos que es el Registro Civil y que estamos planificando, en breve se pondrá en marcha la modernización del Registro Civil. Tengo a mi cargo Correos, tengo a mi cargo FUNDACYT, ahí, con el apoyo del Presidente de la República, hemos podido financiar el programa y ahora es una institución que esta trabajando intensamente en ciencia, tecnología e investigación; es el estudio científico, no como un trabajo puramente académico que satisface únicamente al investigador, o a cierta gente, sino orientando al progreso científico en función de la productividad del país, para mejorar la producción de la nación

¿Cree usted que está cumpliendo un rol histórico?
Yo no tengo ese tipo de ambiciones.

¿Perdón, la pregunta es directa, con lo que está haciendo, Vicepresidente, va a pasar a la historia?
Depende como se considere la historia. Como un listado de nombres, pues le digo simplemente, claro que sí, como alguna acción que trascienda en el trabajo, tal vez, pero como unas grandes realizaciones es muy difícil con poco tiempo y con las limitaciones.

¿Qué es lo peor del ejercicio del cargo como Vicepresidente?
Las limitaciones, sobre todo en orden económico.

¿Se siente limitado el Vicepresidente?
Por supuesto que si, como todos, en lo económico como le acabo de decir.

¿No me diga que en el despacho no tiene posibilidades del gasto?
No de ninguna manera.

¿Depende exclusivamente de la Presidencia?
No, hay un presupuesto, pero puramente administrativo, del cual yo no me puedo salir.

¿Es tan menor la cantidad?
Pero por supuesto solamente satisface las remuneraciones del pequeñísimo personal.

¿Cuánto de personal tiene usted?
Yo creo más de 35, 40 personas no más.

¿Es poco realmente para el Despacho del Vicepresidente?
Pero con eso vamos trabajando y siguiendo adelante, no se olvide también que tengo el CONAM, no se olvide que tengo Correos.

¿En qué gasta el Vicepresidente el dinero que se le da, me refiero como Vicepresidencia y como presupuesto del Estado?
Bueno, el gasto es únicamente atender el rol de empleados nada más, no hay ningún dinero que pueda gastarse, llamemos extra presupuestariamente.


LAS PALABRAS Y LOS SILENCIOS DEL SEGUNDO MANDATARIO:

Señor Vicepresidente – le digo al hombre, olvidando el protocolo-, se le nota a usted como un hombre prudente, le voy a llamar así, en la crisis que se ha vivido en estos nueve meses, y quizás eso se nota en el silencio, excesivo, notorio, que usted guarda aún en momentos como los que vivió, como el que se ponga de lado su propuesta de Concertación Nacional, por eso la pregunta, de nuevo muy directa:

¿Porqué guarda un silencio prudente el doctor Alejandro Serrano Aguilar?
Mire usted, en primer lugar cuando yo asumí la Vicepresidencia, me comprometí y juré en el Congreso Nacional, ser totalmente cauto, como usted está diciendo y, sencillo al mismo tiempo, pero con una gran dosis de respeto a los demás. Luego, ya en el manejo de la Institución, guardo un prudente silencio porque yo he considerado siempre como un mérito que he aplaudido a la facilidad de palabra, pero he practicado y he preferido hacerlo con la dificultad del silencio.

¿Le es útil eso al Vicepresidente, me esta diciendo usted demasiado?
Yo creo que en estas funciones sí.

¿Le ha servido mucho saber callar?
Claro que sí.

¿Se ha callado algo el Vicepresidente?
Mis sentimientos, mis reacciones, eso es lo que me he callado.

¿Y cree usted que el país debería reconocer ese silencio al doctor Aguilar?
Yo creo que si el país quiere reconocerme algo es haber contribuido de manera positiva a la mayor estabilización de las Instituciones. Jamás he debido decir una sola palabra en cualquiera dirección que pueda desestabilizar ninguna de las instancias del poder.

El silencio da respeto, eso no lo dudo, entonces ¿Le respeta el “círculo negro” del Presidente de la República?
Yo no conozco aquello del “círculo negro”.

¿Por qué no, siempre alrededor del poder hablamos de ello, del “círculo negro” es parte del mismo?
No se olvide que yo tengo bastante experiencia en ese sentido, que fui desde muy joven…

Experiencia en que, ¿En círculos negros o en destruirlos?
En no aceptar sencillamente el círculo negro.

¿Le hacen caso a usted los Asesores al Presidente?
Si. Yo trato con los asesores, siento que me aprecian, siento que me respetan y yo los aprecio y los respeto también.

¿Por qué le pregunto esto?, porque frecuentemente se culpa no al Mandatario que está tomando las decisiones, que podrían incluir a los dos mandatarios del Estado, sino a los Asesores, se dice: “Los Asesores tienen la culpa, son que los rodean”; entonces: ¿Se siente uno de los que le rodea al Presidente?
No de ningún modo.

¿Se le consultan las decisiones que se toman en el estado nacional?
Por supuesto que las veces en que el señor Presidente me ha presentado un problema, me ha consultado, yo le he dado mi opinión, pero eso no significa ni mucho menos que yo tenga una influencia decisiva en el actuar del señor Presidente, le digo que siento que él me considera mucho.

¿El rol del Vicepresidente de la República sigue siendo históricamente controvertido, como es el rol del Vicepresidente actual?
Yo creo que sí es controvertido y seguirá siéndolo si se mantiene la figura del Vicepresidente en lo Constitucional, por esto insisto, yo me comprometí a ser discreto y esa discreción es la que me va manteniendo incólume, como usted habrá podido observar.

EL VICEPRESIDENTE: ENTRE EL PODER Y LA TRAICION:

Habiendo llegado a ese punto de la entrevista, se siente que es el momento de hablarle al hombre real, al que está en medio del poder, y por ende con sus actos sea factible de probarlo en su integridad, justamente porque la historia en los últimos tiempos en Ecuador ha puesto a los vicepresidentes en su condición de leales o traidores.

Unos llegaron porque así lo mandaba la ley, otros por las circunstancias y otros porque conspiraron impunemente, tiempo habrá para juzgarlos ante la historia, pero, ahora, estamos frente a frente a quien está en ese cargo: el del Vicepresidente.

Le lanzo el tema del poder y las traiciones a Alejandro Serrano Aguilar, al doctor en Filosofía al que se le puede preguntar el concepto. El personaje escoge el camino directo, antes que ser profundo prefiere ser ilustrativo y remarca sus palabras al calor de la agitada entrevista:

“No se olvide usted que Dante Allighieri, en la Divina Comedia, en la primera parte en su visita al Infierno, en los círculos que va desarrollando y ubicando a los diversos pecados, a las diversas fallas del ser humano, pone en el último sitio al traidor. Esto es, porque considera el Dante que la traición es obra del espíritu y no de la carne, que es mucha menos grave, el pecado más grave del espíritu es la traición y por eso le colocan en el último punto del círculo infernal”.

Veo que tiene claro el concepto doctor, ¿por qué entonces al Vicepresidente de la República lo ponen siempre ante la historia con la sospecha de un traidor?
No creo. No se puede generalizar bajo ningún concepto, mire yo conocí muy de cerca al Vicepresidente de la República del doctor Camilo Ponce, el doctor Francisco Illingworth Icaza, una persona de primerísima calidad, de una nobleza intachable, ese no era un traidor, entonces no se puede generalizar.

Pero no siempre se los recuerda así, vea usted que se recuerda más a los Vicepresidentes que han traicionado…
¿Por qué se los recuerda? Por la traición, no es justo, en cambio como usted dice, no se recuerda al doctor Francisco Illingworth, probablemente por aquello que yo he tratado de ser, un hombre discreto en todos los ámbitos en el que me toca actuar.

¿Entonces usted no puede pasar a la historia, bajo ese concepto al menos?
En ese concepto de ninguna manera.

¿Doctor usted ha traicionado alguna vez políticamente en su larga y agitada vida política?
De ningún modo

¿Puede decir eso con toda la entereza?
Yo me he mantenido leal a mis principios y a las personas con la cuales yo me he comprometido, en esa línea.

¿Le doy la vuelta a la pregunta, le han traicionado doctor Serrano?
Como no, por supuesto.

¿Ha sufrido por la traición?
He sufrido pero la he olvidado, yo soy un hombre que no guardo rencores.

¿Es tan fácil eso?
No, no es fácil

¿Eso es virtud o defecto?
Se puede ser considerado como un defecto de la debilidad, como una virtud de la fortaleza, pero yo prefiero guardar esa compostura anímica que creo que es símbolo de nobleza.

¿Entro en terreno peligroso, le han propuesto traicionar alguna vez al Presidente de la República, le estoy diciendo directamente?
No de ningún modo, como usted se figura.

¿Le tienta a usted la silla de Carondelet?
Bajo ningún concepto.

¿Por qué no?, le pregunto al ser humano…
Yo respeto mucho los umbrales, los principios de la competencia, hay un libro que se llama precisamente “Los umbrales de la Competencia” y en el hay algo llamado “el Principio de Petro”, yo lo leí hace muchos años esa definición, por eso en mis definiciones yo tengo clara conciencia de eso.

¿Ni siquiera por asomo, ni por sueño, ni por nada?
Ni por mal sueño, peor por pesadilla.

Sñor Vicepresidente, la disputa por el sillón Presidencial, por el espacio del poder del Presidente de la República ha envuelto tanto a muchas personas, ha corrompido a los más de ellos, ha dignificado a pocos, por eso ¿Es tan importante ese cargo?
Evidentemente que sí, para el que tiene vocación para hacerlo. Ahora, indudablemente que tiene que luchar y tiene que pugnar para llegar a esa posición. El punto está cuando se llega sea a realizar entonces el servicio personal. La lucha por el poder es inclusive en extremo tentador para los políticos. Un político que entra a la lid, precisamente tiende al ejercicio del poder, a la cumbre, y no lo dude que el punto más alto del poder es indudablemente la Presidencia de la República.

¿Le tienta la Presidencia de la República al doctor Alejandro Serrano Aguilar?
No. Lo he dicho varias veces, por que no he sido elegido para eso, por que no estoy para eso acá en este cargo y por que considero siempre útil el “Principio de Petro”.

¿No sería candidato?
A estas alturas de la vida de ninguna manera.

Le debo preguntar: ¿Porqué no?, es usted un viejo político vivido en muchas lides, la aspiración a ser Presidente es humana…
Por qué yo considero que la juventud ya debe ir tomando las postas, y estará mucho más preparada para obedecer a las incitaciones del mundo contemporáneo.

¿Nuestro capítulo era la traición, señor Vicepresidente si le propusieran a usted un golpe de Estado, lo haría?
Bajo ningún concepto.

¿Ni siquiera lo permitiría?
De ningún modo. Primero, por que al país no lo conviene. Segundo, porque yo no me presto. Tercero, por que las cosas deben darse con la fluidez democrática dentro de la cual yo he luchado; hace un momento yo le dije que mi lucha contra el coronel Gutiérrez fue precisamente por los principios políticos, como luche contra las dictaduras y las juntas militares. Siempre me he convencido de que la mejor forma de Gobierno es la Democracia.

¿Cómo se siente usted en el poder, legalmente electo o llegado por circunstancias ilegales, ilegitimas o injustificables?
Legales, absolutamente, no se violó ningún principio constitucional. Legítimas, igualmente, porque los procedimientos fueron acordados o se encausaron dentro de la Constitución y de las leyes. Otra cosa es que las circunstancias improvisaron mi participación en la política en ese momento determinado, pero eso de ninguna manera tiene que ver, ni con la legalidad, ni con la legitimidad de la elección.

¿Ha recibido propuestas indecorosas, políticamente hablando?
No de ningún modo

Si es que viniesen o llegasen, ¿Las denunciaría?
Yo creo que no se atreverían, me conocen tanto que no se atreven.

Señor Vicepresidente, no esta usted tan lejano de eso. En un momento determinado pueden llegar a proponerle traicionar, si es que eso llegase a pasar, creo que sería el Vicepresidente un hombre tan cabal como para denunciarle el tema al Presidente, por supuesto, pero ¿lo denunciaría al país, además?

Indudablemente al presidente sí. Sobre todo si veo que la intención denunciada va a seguir, y eso va por el bienestar del país, entonces si lo haría. Ahora bien, si de la denuncia se va a quedar únicamente en el escándalo, no. Trataría de resolverlo dentro de los linderos de la severidad y que nada más quede ahí.

¿Por qué le pregunto esto?, siempre me he preguntado cuando llegan al Vicepresidente -ha pasado en los últimos años- a proponerle que dé el golpe, que traicione, ¿cuál es la reacción?
Es que a mí nunca me han propuesto, ni me van a proponer.

A lo que voy es a ¿cual sería la reacción, Alejandro Serrano Aguilar enfrentándose a eso?
No tengo la más remota idea, porque no estoy en las circunstancias. Habría que preguntarle y me gustaría que me participe si usted ha llegado a preguntar alguna persona que vivió eso.

No, es la primera vez y quizás es la primera reflexión que se hace con un Vicepresidente en funciones, vea que también nadie se ha atrevido a preguntar esto frontalmente y abiertamente al Vicepresidente de la República.
Usted me pregunta frontalmente por que conoce mi respuesta.

Eso también es cierto. ¿Señor Vicepresidente, la corrupción es un fenómeno que se enfrenta en el mundo, no es del Ecuador solamente un capítulo especial, ha tenido que enfrentar la corrupción usted?
Claro que si

¿Aquí en la Vicepresidencia?
No, aquí, sinceramente no he sentido; pero yo he sentido en el ámbito ciudadano, porque lamentablemente la corrupción no se da solamente en el Gobierno o en la función Pública, lamentablemente la corrupción es tan generalizada que se da en el sector privado. Soy Ingeniero, como tal fui constructor, y como tal participe en licitaciones, cuando caí en cuenta que para ganar una licitación había que corromper preferido mil veces perder las licitaciones, perder los concursos de precios, pero jamás intentar ni corromper, yo le digo una definición de mi parte, ni he comprado, ni me he vendido.

Si le tocaría denunciar la corrupción alrededor del poder, y alrededor del Presidente, si existe ese entorno, tendrá que hacerlo...
Si me consta, sí

¿Lo ha hecho o lo haría?
Lo haría

¿No le ha constado todavía?
No me consta y por eso no lo hecho.

EL PASO FINAL: SEGUIR SIENDO VICEPRESIDENTE

Va llegando el tiempo de terminar la cita; le pido a Serrano Aguilar que hablemos de lo que podrían ser las virtudes nacionales, ya que hemos hablado de tantos defectos, y con una sonrisa fraterna me espeta: “¿Por qué termina con las virtudes y no comenzó por ellas?”; no sé que responderle, y apunto a tratar de lograr una especie de lección final de sus palabras, a lo que señala un “Muchas gracias” sonoro, cordial, que ayuda a fluir el diálogo.

Doctor Serrano Aguilar, ¿debe elegirse Vicepresidente de la República en el país, es eso una virtud o un defecto frente a la Nación?
Yo creo que si se mantiene la actual estructura, del poder Ejecutivo, sí. Debe elegirse Vicepresidente pero con atribuciones específicas, de común acuerdo con el Presidente de la República, además, electoralmente la fórmula, como a usted le consta, siempre equilibra a las dos regiones y entonces esa es una razón -si usted quiere electoral- que justifica la presencia del Vicepresidente.

¿Cree usted que sirve para algo ante la opinión pública ser el Vicepresidente de la República?
Yo me siento satisfecho y me he sentido como tal, de tal manera que mi respuesta en ese sentido tiene que ser afirmativa por que esta de acuerdo con mi manera de pensar.

¿Le reconocerán algún mérito algún día, haber sido Vicepresidente?
Ojala que si, es mi aspiración.

¿Cómo quisiera que le recuerden, y que conste su nombre en la historia del Ecuador, Dr. Alejandro Serrano Aguilar?
Un hombre discreto.

Y la entrevista termina con un silencio reflexivo, el que se impone por tal respuesta contundente. El segundo mandatario agradece cortésmente por el diálogo y se enrumba nuevamente a su escritorio, a seguir con la tarea que a estos años tiene que mantener frente a la historia.




__________________________________

ECUAMEX
Agencia Electrónica de Noticias de Ecuadorinmediato.com
FRANCISCO HERRERA ARAUZ Periodista, Politólogo, Abogado
Director del periódico Ecuadorinmediato.com, y la Agencia de Noticias Ecuamex.
__________________________________

ENTREVISTAS es propiedad de [email protected] 2006
Se autoriza su reproducción citando textualmente su fuente y el link correspondiente: www.ecuadorinmediato.com

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.