Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #5231 |  Ecuador, viernes, 18 de octubre de 2019 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

ECUADOR: ¡Y AHORA... "EL TRANSITORIO 2 – LA REVANCHA" !

2019-07-22 19:42:00
Análisis
7246

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz exclusivo para www.ecuadorinmediato.com

Ecuador sigue sufriendo el proceso de asalto al poder por parte de la clase dirigente que se ha tomado todas las instituciones a fuerza de ilegalidad, ordenados por el gobierno del presidente Lenín Moreno a la cabeza y con el Consejo Transitorio del difunto JC. Trujillo. Pero, pareciera que no ha sido suficiente lo que hizo con el odio político en sus venas, ahora se viene el "empuñe" contra la función judicial que no pudo ser controlada por la incapacidad de los anteriores. Se viene un nuevo proceso de destrucción del estado derecho y viene recargado con ganas de venganza que quiere acabar lo que ellos llaman la "justicia correista" para justificar el abuso.

 

ECUADOR: Y AHORA “EL TRANSITORIO 2 – LA REVANCHA”

Ecuador sigue sufriendo el proceso de asalto al poder por parte de la clase dirigente que se ha tomado todas las instituciones a fuerza de ilegalidad, ordenados por el gobierno del presidente Lenín Moreno a la cabeza y con el Consejo Transitorio del difunto JC. Trujillo. Pero, pareciera que no ha sido suficiente lo que hizo con el odio político en sus venas, ahora se viene el “empuñe” contra la función judicial que no pudo ser controlada por la incapacidad de los anteriores. Se viene un nuevo proceso de destrucción del estado derecho y viene recargado con ganas de venganza que quiere acabar lo que ellos llaman la “justicia correista” para justificar el abuso.

El magnífico espectáculo del Circo del Sol que se presentó en Quito en el 2015 denominado “Corteio” es bastante parecido al show de lo “Transitorio” al que nos han sometido en este aciago tiempo. Es un desfile de continuo de toda clase de artistas, arlequines, bailarinas, payasos, malabaristas y saltimbanquis que hacen todo lo posible por seguir en escena, pese a todos los errores, propios o inventados, se sigue el desfile al grito “El show debe continuar”.

 

El proceso Transitorio fue un fracaso que provocó serios daños a la institucionalidad del país. Todas y cada una de las entidades o personas a las que destituyó o intervino fueron marcadas por el abuso o atropello. Y, a no dudarlo, todo lo que eligió fue funesto con un resultado de lo peor: una corte de “A 14”; una fiscal de 10/20; un presunto contralor groseramente auto-sentado que nunca fue controlado; un consejo de judicatura conflictivo de “3 peleones”; un consejo electoral tristemente inepto. Sigan sumando a defensores, superintendentes, procuradores en medio de procesos cuestionados que apestan a “reparto entre los favoritos del doctor Trujillo” tal cual comentan los perjudicados, y que ahora no quieren que se revise ni una coma porque pone en peligro los carguitos y empleos arranchados.

Recuerdan que la justicia ecuatoriana también quiso ser intervenida. Pues, no pudieron porque les falló la gente ya que el lio entre Merlo, Rigail y Albán llegó al enfrentamiento grotesco y a Trujillo no le quedó más que quitarles las atribuciones para evaluar a la función judicial y, además porque la Corte Nacional tuvo el valor suficiente para enfrentarse con el benemérito y su bancada. Sin embargo, en la clase política predestinada para este proceso de demolición no cejó en su empeño e insistió una y otra vez en tomarse las cortes de justicia para seguir con su plan, que se agudizó los últimos tiempos con la judicialización de la política, a la que le han sometido en estos dos últimos años a un grado extremo, en forma mísera e intolerable.

 

Muerto el doctor Trujillo y cerrado el consejo transitorio en su primera edición, los promotores del asunto, es decir: la clase política dirigente entre odiadores, perdedores, morenistas, derechistas, seudo-izquierdistas, ganapanes, buscaempleos y demás, han mostrado su insatisfacción ya que no fue suficiente. Al grito seguido del “hay que acabar con el correismo” se sienten con derecho para pasar a decidir en las judicaturas, nombrar jueces, imponer fiscales, dictar sentencias y mal usar a la justicia porque según manda su libreto ya que el show de la Transición debe continuar.

La primera muestra de sus rabietas salió de las expresiones de la Fiscal General del Estado Diana Salazar quien, al recibir la disposición judicial de excarcelación de Alexis Mera, reclamó que algunos jueces deben ser “evaluados” -con examen de conocimientos jurídicos tan exigente como el que le tomaron a ella- y que se proclamó seguir con el ajusticiamiento transitorio.

 

El Consejo de la Judicatura alzó la banderola de partida y anunció el proceso de examinación-enjuiciamiento-castigo al que someterán a magistrados, jueces, fiscales, notarios, actuarios y empleados judiciales, todos ellos caídos en sospecha de “correistas” por ser parte de la función judicial en los últimos diez años. En forma por demás sospechosa se inclinan reverentes al griterío que armaron los Transitorios para ir contra la médula del sistema al proclamar abierto el linchamiento judicial y convocan por vía pública, mediante comunicado sinuoso, para que la gente sume causas contra todo lo establecido o sentenciado.

El texto del comunicado es por demás estrafalario y dice: ““El Consejo de la Judicatura invita a las instituciones académicas y organizaciones de la sociedad civil, relacionadas con los ámbitos del derecho, a ser parte del proceso de evaluación integral de las y los jueces y conjueces de la Corte Nacional de Justicia; informando sobre la existencia de fallos sentencias y autos de admisión o inadmisión contradictorios, dictados por el mismo juzgador sobre un mismo punto de derecho, que hayan sido emitidos en el período comprendido entre el 1 de diciembre de 2014 y el 31 de diciembre de 2018, que ameriten ser considerados en el proceso”, dice el comunicado.

 

La dimensión de semejante disposición del Consejo de la Judicatura se la puede medir en la reacción política de algunos que la pueden usar para reclamar por juicios como el de Jorge Glas que está preso sin pruebas, la inacción contra Odebrecht que pronto seguirá contratando y coimando en Ecuador o, el caso Balda contra Rafael Correa, casos dirigidos expresamente contra ellos, que siguen su curso jurídico procesal y que se puede asumir que todo lo actuado por la Corte Nacional pueda ser comprobado como un “sembrar de casos” injusto e ilegítimo.

Pero, lo otro, el definir justo en un período de tiempo convulso para revisar las sentencias entre el 2014 al 2018, viene a constituirse en un campo de batalla para el aseguramiento que justifique el uso de la venganza transitoria que le han aplicado al país. Es grave que una nación considere que su justicia actuó de forma perversa como revisar todo lo dictaminado bajo la lupa de la sospecha. Es el grito del “todo está mal”, para de esa manera cambiar todo y que no cambie nada. Entonces ¿De qué seguridad jurídica hablan?, es evidente que todos los afectados por sentencias o fallos van a reclamar y, uno pregunta: ¿Cómo van a evaluar tal alud de reclamos?, y cae por si sola la duda sobre el método de evaluación tan procaz como el que aplica el Consejo de la Judicatura para destruir todo lo actuado por la justicia, así sea legal o correcto, bajo un llamado a todas luces apresurado.

 

Pero, como no es suficiente con esto, ahora viene la misma receta pero en su segunda parte. Otra vez se acude a la Junta de Notables a que intervenga en el estado, es decir, a meter el cuerpo entero en la justicia y proceden a nombrar un grupo de 13 nombres, todos ellos notabilísimos juristas ecuatorianos para evaluar a la justicia nacional. Y como si no hubiese a quien más escoger, optan por los clásicos políticos fracasados, diputados de tiempos pasados, fiscales que transaron con los sindicados los dictámenes, juristas sinuosos que poco han aportado al derecho, funcionarios judiciales con obscuro pasado y dirigentes gremiales que atacan a sus propios defendidos. Aquí solo los eligieron a dedo, nunca revelaron de donde salió la lista de los notorios notables y, claro, se justifican en las famosas “organizaciones sociales”, “academia universitaria” y, “gremios profesionales”, en donde están ¡Oh coincidencia! los mismos de siempre, bien repartidos con las bendiciones del difunto JC Trujillo.

Si hay algo que cuestionar de esta lista es su total y absoluta falta de objetividad para ser evaluadores de la justicia. Resulta que como “la mala boca pasa factura” y esto se aplica a este simulacro del Consejo Transitorio 2da parte, se nota que lo dicho por ellos, a ellos les acusa. Si se mira con atención todos los juristas evaluadores han emitido en un sinfín de entrevistas, intervenciones, ponencias, paneles, en programas de televisión y radio, así como en sus editoriales de periódicos y revistas nacionales, una catarata de insultos y acusaciones contra el poder judicial. Han dicho cuanto han querido cuestionando a la justicia, con razón o sin ella, con respeto o sin él. Vean la cuantiosa lista de ofensas que emitieron los 13 notables faltando a la honra de jueces, magistrados, fiscales y empleados judiciales. Todo lo dicho está a vista del público, no se salva nadie y ahora, cuando necesitan demostrar que son objetivos, imparciales y no prejuiciados, lo que dijeron les ensucia y les enrostra a una clase de sabios falaces que no pueden probar su probidad indispensable porque ¡Lo dicho…dicho está!

 

Pero, hay algo más grave todavía. A lo largo de estos tiempos, algunos de estos notables del Transitorio 2 han hecho gala de su arrogante odio político, y por eso han sido elegidos. Más de uno no ha tenido empacho de gritar enardecido contra otros por ser correistas, y acusarlos como un crimen. Entonces, llegan hoy a evaluar a la corte para destruir a la justicia correista y tienen tanta carga de revancha en sus venas que no pueden evitarlo. El odio político con el que están infectados será el principal motivo que los mueve a actuar en este comité, ese guiará sus actos y, consumidos por dentro, harán que sus resoluciones de la justicia con venganza les cause una especie de metástasis en el alma. Ya van a ver el funesto resultado de haberlos elegido por odio y por odio destruir lo poco que queda del estado de derecho. Habrá sus excepciones, pero esas confirman la regla.

Ni bien posicionados los Notables Transitorios 2 han dicho muy sueltos de boca que ya está todo preparado, que seguirán el método y que se mantendrán en lo dispuesto desde la Judicatura. Sin embargo, lo que no se la ha dicho a la nación es lo que ellos, en privado, lo dicen: “Se van todos, ya está todo dispuesto, ya casi esta nombrada otra corte” con lo cual sacaran a la totalidad de magistrados, incluidos “las sonrientes o los usables” ya que les sirvieron a sus fines, es hora de desecharlos porque se comportaron como descartables y hoy estorban, además “saben demasiado”. Con esos argumentos destruirán la justicia, derruirán el estado de derecho, harán de esta nación una sin seguridad jurídica, pero poco les importa si se trata de sus carguitos o empleos, o para la revancha judicial a la que le someterán al Ecuador por odio político.

 

Si por algo se le señalará para la historia al actual gobierno y el proceso transitorio es por haber destruido el estado de derecho, deslegitimado al poder por atropellar las leyes, violentar el respeto a la ciudadanía al arrebatarle sus derechos y, para colmo de males, el haber falsificado a la justicia para su venganza propia. A eso estamos sometidos, a un nuevo Consejo Transitorio que nos volverá a humillar y ofender. Por ello, esta semana me permití recordar a Manuela Cañizares a la hora de la verdad la noche del 9 de agosto de 1809, cuando algún complotado quiso recular, y con espada en mano les gritó: “¡Cobardes!, hombres nacidos para la servidumbre… ¿A que le tienen miedo?, no perdamos más tiempo”(FHA).

ESTOS ARTÍCULOS REQUIEREN DE SU APOYO PARA SEGUIR HACIENDO UN PERIODISMO RESPONSABLE VAMOS AL CROWFUNDING DE ECUADORINMEDIATO 2019 (Click aquí) 

 ________________________________________________________________________________________________________

  Dr. Francisco Herrera Araúz es Director General de Ecuadorinmediato.com
 Ecuamex Agencia productora de contenidos editoriales para @ecuadorinmediato.com 2019  

  Fuente fotos:  Archivo Ecuadorinmediato

 

 

ECUADOR: Y AHORA “EL TRANSITORIO II – LA REVANCHA”

Ecuador sigue sufriendo el proceso de asalto al poder por parte de la clase dirigente que se ha tomado todas las instituciones a fuerza de ilegalidad, ordenados por el gobierno del presidente Lenín Moreno a la cabeza y con el Consejo Transitorio del difunto JC. Trujillo. Pero, pareciera que no ha sido suficiente lo que hizo con el odio político en sus venas, ahora se viene el “empuñe” contra la función judicial que no pudo ser controlada por la incapacidad de los anteriores. Se viene un nuevo proceso de destrucción del estado derecho y viene recargado con ganas de venganza que quiere acabar lo que ellos llaman la “justicia correista” para justificar el abuso.

El magnífico espectáculo del Circo del Sol que se presentó en Quito en el 2015 denominado “Corteio” es bastante parecido al show de lo “Transitorio” al que nos han sometido en este aciago tiempo. Es un desfile de continuo de toda clase de artistas, arlequines, bailarinas, payasos, malabaristas y saltimbanquis que hacen todo lo posible por seguir en escena, pese a todos los errores, propios o inventados, se sigue el desfile al grito “El show debe continuar”.

 

El proceso Transitorio fue un fracaso que provocó serios daños a la institucionalidad del país. Todas y cada una de las entidades o personas a las que destituyó o intervino fueron marcadas por el abuso o atropello. Y, a no dudarlo, todo lo que eligió fue funesto con un resultado de lo peor: una corte de “A 14”; una fiscal de 10/20; un presunto contralor groseramente auto-sentado que nunca fue controlado; un consejo de judicatura conflictivo de “3 peleones”; un consejo electoral tristemente inepto. Sigan sumando a defensores, superintendentes, procuradores en medio de procesos cuestionados que apestan a “reparto entre los favoritos del doctor Trujillo” tal cual comentan los perjudicados, y que ahora no quieren que se revise ni una coma porque pone en peligro los carguitos y empleos arranchados.

Recuerdan que la justicia ecuatoriana también quiso ser intervenida. Pues, no pudieron porque les falló la gente ya que el lio entre Merlo, Rigail y Albán llegó al enfrentamiento grotesco y a Trujillo no le quedó más que quitarles las atribuciones para evaluar a la función judicial y, además porque la Corte Nacional tuvo el valor suficiente para enfrentarse con el benemérito y su bancada. Sin embargo, en la clase política predestinada para este proceso de demolición no cejó en su empeño e insistió una y otra vez en tomarse las cortes de justicia para seguir con su plan, que se agudizó los últimos tiempos con la judicialización de la política, a la que le han sometido en estos dos últimos años a un grado extremo, en forma mísera e intolerable.

 

Muerto el doctor Trujillo y cerrado el consejo transitorio en su primera edición, los promotores del asunto, es decir: la clase política dirigente entre odiadores, perdedores, morenistas, derechistas, seudo-izquierdistas, ganapanes, buscaempleos y demás, han mostrado su insatisfacción ya que no fue suficiente. Al grito seguido del “hay que acabar con el correismo” se sienten con derecho para pasar a decidir en las judicaturas, nombrar jueces, imponer fiscales, dictar sentencias y mal usar a la justicia porque según manda su libreto ya que el show de la Transición debe continuar.

La primera muestra de sus rabietas salió de las expresiones de la Fiscal General del Estado Diana Salazar quien, al recibir la disposición judicial de excarcelación de Alexis Mera, reclamó que algunos jueces deben ser “evaluados” -con examen de conocimientos jurídicos tan exigente como el que le tomaron a ella- y que se proclamó seguir con el ajusticiamiento transitorio.

 

El Consejo de la Judicatura alzó la banderola de partida y anunció el proceso de examinación-enjuiciamiento-castigo al que someterán a magistrados, jueces, fiscales, notarios, actuarios y empleados judiciales, todos ellos caídos en sospecha de “correistas” por ser parte de la función judicial en los últimos diez años. En forma por demás sospechosa se inclinan reverentes al griterío que armaron los Transitorios para ir contra la médula del sistema al proclamar abierto el linchamiento judicial y convocan por vía pública, mediante comunicado sinuoso, para que la gente sume causas contra todo lo establecido o sentenciado.

El texto del comunicado es por demás estrafalario y dice: ““El Consejo de la Judicatura invita a las instituciones académicas y organizaciones de la sociedad civil, relacionadas con los ámbitos del derecho, a ser parte del proceso de evaluación integral de las y los jueces y conjueces de la Corte Nacional de Justicia; informando sobre la existencia de fallos sentencias y autos de admisión o inadmisión contradictorios, dictados por el mismo juzgador sobre un mismo punto de derecho, que hayan sido emitidos en el período comprendido entre el 1 de diciembre de 2014 y el 31 de diciembre de 2018, que ameriten ser considerados en el proceso”, dice el comunicado.

 

La dimensión de semejante disposición del Consejo de la Judicatura se la puede medir en la reacción política de algunos que la pueden usar para reclamar por juicios como el de Jorge Glas que está preso sin pruebas, la inacción contra Odebrecht que pronto seguirá contratando y coimando en Ecuador o, el caso Balda contra Rafael Correa, casos dirigidos expresamente contra ellos, que siguen su curso jurídico procesal y que se puede asumir que todo lo actuado por la Corte Nacional pueda ser comprobado como un “sembrar de casos” injusto e ilegítimo.

Pero, lo otro, el definir justo en un período de tiempo convulso para revisar las sentencias entre el 2014 al 2018, viene a constituirse en un campo de batalla para el aseguramiento que justifique el uso de la venganza transitoria que le han aplicado al país. Es grave que una nación considere que su justicia actuó de forma perversa como revisar todo lo dictaminado bajo la lupa de la sospecha. Es el grito del “todo está mal”, para de esa manera cambiar todo y que no cambie nada. Entonces ¿De qué seguridad jurídica hablan?, es evidente que todos los afectados por sentencias o fallos van a reclamar y, uno pregunta: ¿Cómo van a evaluar tal alud de reclamos?, y cae por si sola la duda sobre el método de evaluación tan procaz como el que aplica el Consejo de la Judicatura para destruir todo lo actuado por la justicia, así sea legal o correcto, bajo un llamado a todas luces apresurado.

 

Pero, como no es suficiente con esto, ahora viene la misma receta pero en su segunda parte. Otra vez se acude a la Junta de Notables a que intervenga en el estado, es decir, a meter el cuerpo entero en la justicia y proceden a nombrar un grupo de 13 nombres, todos ellos notabilísimos juristas ecuatorianos para evaluar a la justicia nacional. Y como si no hubiese a quien más escoger, optan por los clásicos políticos fracasados, diputados de tiempos pasados, fiscales que transaron con los sindicados los dictámenes, juristas sinuosos que poco han aportado al derecho, funcionarios judiciales con obscuro pasado y dirigentes gremiales que atacan a sus propios defendidos. Aquí solo los eligieron a dedo, nunca revelaron de donde salió la lista de los notorios notables y, claro, se justifican en las famosas “organizaciones sociales”, “academia universitaria” y, “gremios profesionales”, en donde están ¡Oh coincidencia! los mismos de siempre, bien repartidos con las bendiciones del difunto JC Trujillo.

Si hay algo que cuestionar de esta lista es su total y absoluta falta de objetividad para ser evaluadores de la justicia. Resulta que como “la mala boca pasa factura” y esto se aplica a este simulacro del Consejo Transitorio 2da parte, se nota que lo dicho por ellos, a ellos les acusa. Si se mira con atención todos los juristas evaluadores han emitido en un sinfín de entrevistas, intervenciones, ponencias, paneles, en programas de televisión y radio, así como en sus editoriales de periódicos y revistas nacionales, una catarata de insultos y acusaciones contra el poder judicial. Han dicho cuanto han querido cuestionando a la justicia, con razón o sin ella, con respeto o sin él. Vean la cuantiosa lista de ofensas que emitieron los 13 notables faltando a la honra de jueces, magistrados, fiscales y empleados judiciales. Todo lo dicho está a vista del público, no se salva nadie y ahora, cuando necesitan demostrar que son objetivos, imparciales y no prejuiciados, lo que dijeron les ensucia y les enrostra a una clase de sabios falaces que no pueden probar su probidad indispensable porque ¡Lo dicho…dicho está!

 

Pero, hay algo más grave todavía. A lo largo de estos tiempos, algunos de estos notables del Transitorio 2 han hecho gala de su arrogante odio político, y por eso han sido elegidos. Más de uno no ha tenido empacho de gritar enardecido contra otros por ser correistas, y acusarlos como un crimen. Entonces, llegan hoy a evaluar a la corte para destruir a la justicia correista y tienen tanta carga de revancha en sus venas que no pueden evitarlo. El odio político con el que están infectados será el principal motivo que los mueve a actuar en este comité, ese guiará sus actos y, consumidos por dentro, harán que sus resoluciones de la justicia con venganza les cause una especie de metástasis en el alma. Ya van a ver el funesto resultado de haberlos elegido por odio y por odio destruir lo poco que queda del estado de derecho. Habrá sus excepciones, pero esas confirman la regla.

Ni bien posicionados los Notables Transitorios 2 han dicho muy sueltos de boca que ya está todo preparado, que seguirán el método y que se mantendrán en lo dispuesto desde la Judicatura. Sin embargo, lo que no se la ha dicho a la nación es lo que ellos, en privado, lo dicen: “Se van todos, ya está todo dispuesto, ya casi esta nombrada otra corte” con lo cual sacaran a la totalidad de magistrados, incluidos “las sonrientes o los usables” ya que les sirvieron a sus fines, es hora de desecharlos porque se comportaron como descartables y hoy estorban, además “saben demasiado”. Con esos argumentos destruirán la justicia, derruirán el estado de derecho, harán de esta nación una sin seguridad jurídica, pero poco les importa si se trata de sus carguitos o empleos, o para la revancha judicial a la que le someterán al Ecuador por odio político.

 

Si por algo se le señalará para la historia al actual gobierno y el proceso transitorio es por haber destruido el estado de derecho, deslegitimado al poder por atropellar las leyes, violentar el respeto a la ciudadanía al arrebatarle sus derechos y, para colmo de males, el haber falsificado a la justicia para su venganza propia. A eso estamos sometidos, a un nuevo Consejo Transitorio que nos volverá a humillar y ofender. Por ello, esta semana me permití recordar a Manuela Cañizares a la hora de la verdad la noche del 9 de agosto de 1809, cuando algún complotado quiso recular, y con espada en mano les gritó: “¡Cobardes!, hombres nacidos para la servidumbre… ¿A que le tienen miedo?, no perdamos más tiempo”(FHA).

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.