Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #5231 |  Ecuador, miércoles, 17 de julio de 2019 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

ECUADOR. SI LA VIDA DE ASSANGE DEPENDE DE DOS CARTAS INGLESAS ¡ENTRÉGUELAS CANCILLER VALENCIA!

2019-04-15 19:03:00
Análisis
7161

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz para www.ecuadorinmediato.com

Conmovida como está con el caso, a estas horas la comunidad mundial exige con firmeza respuestas que garanticen la vida del activista ecuatoriano-australiano Julián Assange. La contestación precisa la tiene en sus manos el gobierno del Ecuador y, en especial tanto el presidente Lenín Moreno como el canciller José Valencia, quien aseguró una y otra vez -en cuanta declaración pública pudo hacer- que Inglaterra, en dos documentos escritos garantizó que no lo extraditaría a un país donde se atente contra su integridad por tortura, maltrato, o prisión extrema y que no se aplicaría la pena de muerte. Grave es que ahora asalten las dudas sobre la existencia de tales escritos, so pena de poner en riesgo la vida de Assange.

 

ECUADOR: LA VIDA DE ASSANGE DEPENDE DE DOS CARTAS INGLESAS ¡ENTRÉGUELAS CANCILLER VALENCIA!

Conmovida como está con el caso, a estas horas la comunidad mundial exige con firmeza respuestas que garanticen la vida del activista ecuatoriano-australiano Julián Assange. La contestación precisa la tiene en sus manos el gobierno del Ecuador y, en especial tanto el presidente Lenín Moreno como el canciller José Valencia, quien aseguró una y otra vez -en cuanta declaración pública pudo hacer- que Inglaterra, en dos documentos escritos garantizó que no lo extraditaría a un país donde se atente contra su integridad por tortura, maltrato, o prisión extrema y que no se aplicaría la pena de muerte. Grave es que ahora asalten las dudas sobre la existencia de tales escritos, so pena de poner en riesgo la vida de Assange.

 

La escena que muestra a un hombre en su punto máximo de persecución, al poderoso como temido activista Julián Assange, siendo literalmente arrastrado por la policía londinense la mañana del jueves 11 de abril de 2019, tras 6 años y 10 meses de asilo en la embajada de Ecuador en Inglaterra, solo confirmó las persistentes denuncias de Wikileaks, que desde hace varios meses atrás daban por hecho que el gobierno del presidente Lenín Moreno le retiraba el asilo diplomático y lo entregaba a la justicia inglesa. Ese rostro violentamente envejecido mostró a un ser humano clamando por su vida, ya que esa expulsión de su sitio de asilo solo hace temer que a partir de ese instante su vida volvía a estar en peligro al ser entregado a manos de sus persecutores.

 

La gran razón por la que Julián Assange había optado por este encierro tipo prisión voluntaria fue justificada por el temor a ser entregado a manos de los Estados Unidos, que lo perseguía –sea en público o en secreto- por la difusión de una serie de documentos reservados que mostraron a su política exterior violatoria de los derechos y comprometieron a su seguridad nacional abusiva frente al mundo entero. Por esto, el ser confinado a una cárcel en prisión perpetua o ser ajusticiado con pena de muerte pueden ser realidades que lo ponen en una posición compleja, ya que al salir de la embajada ecuatoriana esas sanciones se volvieron certeras, posibles de aplicarse en su contra, y que de nada había servido estar tanto tiempo encerrado si este desenlace si iba dar por igual.

 

Al justificar el retiro del asilo el gobierno ecuatoriano habló de las costumbres y  comportamientos personales detestables del hombre encerrado por cerca de siete años en su legación diplomática. Como argumento jurídico expuso la violación a las convenciones de La Habana (1928) y Caracas (1957) que, por su tiempo, a estas alturas se convirtieron en partes inaplicables a la realidad virtual que tiene al internet como la medida de relación planetaria más importante, pero que no cambiaron nunca los principios que las sustentan y son perfectamente válidas a la actualidad. Y es precisamente por ello que Assange fue acusado del mal uso de estas herramientas tecnológicas de alto nivel para interferir en la política interna de otros estados lo que se volvió la más grave acusación contra el australiano-ecuatoriano, hasta retirarle la protección que gozó por todo este tiempo.

 

Sacar de su embajada a un asilado, rompiendo la norma que impide la entrega de un protegido, siempre fue un dilema para la diplomacia ecuatoriana que sabe de antemano el raudal de protestas que aquello iba a generar. Por eso, el gobierno del presidente Moreno antes de decidir la salida de Assange optó por la consulta permanente para acordar con la corona inglesa las condiciones en las que se recibiría al asilado y, por ello, días antes de sacarlo del edificio comenzó una campaña de anuncios que juraron y rejuraron que Reino Unido había garantizado el respeto por la integridad de Assange, lo que incluía la no extradición a otro país donde pueda correr peligro su vida. El canciller José Valencia, en distintas ocasiones, en declaraciones públicas, en entrevistas y afirmaciones a la prensa, siempre habló de la existencia de al menos 2 documentos signado y provenientes de parte de la Oficina de Asuntos Exteriores (Foreignier& Commonwealth Office) y que comprometen a la propia corona inglesa, en los cuales se dan las garantías por la vida de Julián Assange, lo cual tiene un alto grado de gravedad por las implicaciones futuras de tal compromiso.

 

Si esa expectativa de una garantía de los ingleses “por escrito” era una afirmación del diplomático, con las cuales se enfrentó ante la prensa, el tema subió de tono a un nivel de “altísima importancia”  el jueves 11 de abril de 2019, a las 04h50 en boca del presidente Lenín Moreno, al momento mismo de anunciar en cadena de televisión y redes sociales, el retiro del asilo a Assange, al afirmar que él asumió la responsabilidad de lograr esas garantías de la corona inglesa: En la línea de nuestro compromiso respetuoso de los derechos humanos y el derecho internacional, solicité a Gran Bretaña la garantía que el señor Assange no sería entregado a un país en donde pueda sufrir torturas o pena de muerte, el gobierno británico lo ha confirmado por escrito en cumplimiento de sus propias normas” Con esto, fue el propio mandatario quien asumió y  respaldó esa versión de la existencia de documentos escritos que garantizaron la vida del activista.

 

A tiempo seguido, el propio ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, embajador José Valencia, en su concurrencia ante la Asamblea Nacional, ese mismo 11 de abril, ante los legisladores que lo aplaudieron a la entrada del recinto, exudando anticorreismo resentido, con muchos de ellos ignorantes de la política exterior de la que hicieron gala en sus discursos, el propio diplomático asumió como uno de los 9 motivos para sacar a Assange de la embajada, el que está signado como el octavo “8.- “Gran Bretaña dio garantías por escrito a Ecuador de que si existe un pedido de extradición no será extraditado donde pueda sufrir pena de muerte, tortura o malos tratos” .  Con lo que este tema se convirtió en una razón de estado que ratificaba que Ecuador actuó por el compromiso escrito de Reino Unido para garantizar la vida de Assange.

 

Queda en claro que tan solo el Ministro Valencia y el Presidente Moreno, solo ellos hablan de lo escrito, no Inglaterra, solo ellos.

 

Sin embargo, en ese mismo momento el tema se volvió controvertido con la intervención del asambleísta Jimmy Candell (Movimiento Peninsular) quien, en medio de una cascada de insultos  entre ellos y sin razón alguna, fue el único que aplicó un nivel racionalidad y solicitó al ministro Valencia que presente ante la Asamblea Nacional “las garantías por escrito ofrecidas por Gran Bretaña”.  Fue ahí donde el jefe de la diplomacia ecuatoriana cayó en una contradicción extraña ya que rebuscó entre sus papeles, trasegó sus notas y concluyó que tales documentos estaban perdidos entre los que tenía en sus manos. Pese a que hizo el intento de buscar los mismos no los halló y, fingiendo demencia,  porque no es comprensible que haya concurrido al poder legislativo sin tales papeles tan trascendentes e importantes que sustentaban lo hecho por Ecuador, le anunció al Asambleista Candell que “ya mismo le mandaba a su despacho” destrozando así la imagen del aplaudido y llenó de dudas de la existencia de tales garantías escritas de los ingleses. Hasta estos momentos y tras 122 horas no se han remitido los benditos documentos oficiales ingleses.

 

Horas después, tras el espectáculo de la expulsión de la embajada ecuatoriana que se regó por el mundo, quedó flotando en el ambiente que tales garantías ofrecidas al régimen, consignadas y firmadas en papel escrito por miembros de la corona entraban en vigencia en ese mismo momento, ya que Inglaterra enjuiciaba a Assange y Estados Unidos pedía su extradición inmediata. La duda de que tales documentos eran ciertos y aplicables, se volvió acusadora contra los promotores de la versión porque, el que no los haya mostrado en un momento tan crucial el ministro José Valencia, solo echaron más leña al fuego, haciendo que las palabras del embajador y del presidente ecuatoriano queden en las nebulosas, tanto que ya se las comenzó a tener como falsas o la no existencia de tales papeles de garantías inglesas.

 

Ante las afirmaciones de estas garantías por escrito, saltan las preguntas más lógicas, que deben ser resueltas:¿Puede un estado comprometerse en un papel a respetar la vida de un ser humano perseguido por otros?; ¿Puede garantizar Inglaterra que su sistema integral de legislación, de justicia o administración que dependen en alto grado del comportamiento político de sus gobernantes, no dar la extradición del caso Assange?; ¿Bajo qué condiciones Inglaterra se comprometió con Ecuador en este caso, y sobre todo, con la existencia de un conflicto que en buena medida también depende de terceros en disputa, como el caso de Estados Unidos?.

           

El tema del compromiso por escrito es una figura diplomática que solo añade nuevas inquietudes para el caso si existiesen tales documentos: ¿Qué tipo de escrito es?, ¿Son reservados y en que grado?, ¿Son notas verbales?, ¿Fueron memorándums de entendimiento?, ¿Es el simple intercambio de correspondencia oficial?, ¿Es un acuerdo de estado a estado, lo que implicaría la aprobación de las cámaras legislativas de Ecuador como de Reino Unido? Y, si existiesen tales papeles ¿Quién los firmó?, ¿Fue el Secretario de Asuntos Exteriores inglés, Sir Allan Duncan?, ¿Quizás fue la primera Ministra Teresa May?, perdón por la consulta dura y directa, pero tiene su importancia ¿Es la propia Reina Isabel la que dio la autorización con su pleno consentimiento para dar tales garantías de vida en nombre de la corona de Reino Unido? Como estamos hablando de un reino, del cual Australia es una nación dependiente asociada, donde la voluntad sobre la vida de sus súbditos es potestad de la majestad real, consulto si tales escritos ¿Tienen los sellos reales y oficiales? o ¿O solo es la voluntad de un funcionario de cualquier nivel diplomático frente al estado ecuatoriano?

 

Fuera de lo formal que implican estas preguntas, valdría la pena saber con precisión y exactitud el contenido de tal compromiso, porque a fin de cuentas tales escritos le ponen al Ecuador en la condición de garante de la vida de Julián Assange al haber aceptado la posición inglesa, con palabra presidencial incluida. Es decir, que la nación ha procedido a voluntad de los ingleses y ha de esperar que se cumplan tales ofrecimientos, entre los que están la no extradición a un país como Estados Unidos, que si tiene la pena de muerte entre sus normas legisladas, y que en su historia tiene un largo pasado de irrespeto a las condiciones de vida de sus retenidos o ajusticiados, y si no es verdad lo que afirmo, revisen las condiciones de Guantánamo o los miles de niños migrantes ilegal e injustamente detenidos en las condiciones infrahumanas. ¿Se puede garantizar la vida de alguien con este infame comportamiento?

 

Las dudas sobre tales papeles se han incrementado en las últimas horas, todo porque el canciller Valencia ni el presidente Moreno Garcés no lo han mostrado y, es hora que lo hagan. Es su palabra, es su compromiso como jefe de estado, es su gestión como diplomático, es la honra de la nación empeñada en respetar la vida de un perseguido que lo custodió, asiló y protegió por 6 años 10 meses. Que no existan tales papeles solo generaría una deshonra para ellos y la patria entera, porque quedaríamos ante mundo como faltos de verdad, en medio de una diplomacia de la falsía”.  Es grave, muy grave todo esto.

 

Finalmente y, queda para la historia. Al ser consultado por este acuerdo escrito con Inglaterra, Ricardo Patiño canciller protagonista del asilo a Julián Assange, comentó para Ecuadorinmediato que a él mismo le hicieron esa promesa de garantía los ingleses, al exigir que les entregue al activista. Patiño les escucho y les pidió que le formulen por escrito sus peticiones, para que quede constancia, lo que los ingleses se negaron rotundamente y no se volvió a tratar el tema durante su mandato. Entonces, ¿Qué les hizo cambiar a los ingleses frente al presidente Moreno Garcés y su canciller el embajador José Valencia? Ellos tienen la respuesta al exhibirnos los documentos que el Ecuador lo exige este momento, aquí y ahora, porque de ello depende que se respete la vida de Julián Assange. (FHA)

 

 

 COLABORE CON DONACIONES A ECUADORINMEDIATO PARA QUE ESTOS ARTICULOS SIGAN SALIENDO PARA USTED (Click aqui)

 ________________________________________________________________________________________________________

 

 Dr. Francisco Herrera Araúz es Director General de Ecuadorinmediato.com
 Ecuamex Agencia productora de contenidos editoriales para @ecuadorinmediato.com 2019
 Fuente fotos Archivo Ecuadorinmediato

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.