Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, sábado, 23 de junio de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

Gobierno pretendía subir tres puntos al IVA y aplicar impuesto al patrimonio (AUDIO)

2018-03-13 07:22:00
Entrevistas
4316

Audio

Marzo 12 - Roberto Aspiazu

Director Ejecutivo de Comité Empresarial Ecuatoriano espera que plan económico de Gobierno tenga un nuevo enfoque

El director ejecutivo del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), Roberto Aspiazu, reveló que entre las opciones que se barajaban desde el Gobierno Nacional para un nuevo plan económico era el subir tres puntos del Impuesto al Valor Agregado (IVA) e imponer un impuesto al patrimonio. Sin embargo, reiteró que según la ministra de Finanzas, María Elsa Viteri, esa no sería la mejor opción. Los empresarios tampoco comparten este criterio, pero sí piden que se expidan acciones con otro enfoque, por ejemplo, reduciendo el gasto público.

“Nos parecía lo más lógico porque sabíamos, de antemano, que al interior del Gobierno había una discusión a tales y cuales propuestas respecto al plan económico, que no se ponían de acuerdo, que se estaban barajando algunas alternativas que no eran las más indicadas como la de insistir en una nueva reforma tributaria o más impuestos”, comentó.

Dentro de este contexto, mencionó, estuvo el relevo de Carlos de la Torre como ministro de Finanzas, quien recibió muchas críticas por parte de los empresarios por sus declaraciones y la forma en la que estaba conduciendo la economía sin reconocer, explícitamente, el mal momento que está atravesando el país.

“Lo lógico era que, frente a la asunción del cargo y en circunstancias tan difíciles, de una nueva ministra (María Elsa Viteri), era darle un tiempo prudencial para efectos de que no esté presionada en cuanto tiene que ver con tomar una decisión rápida respecto al plan económico que, sobre todo, debe ser creíble, generar confianza porque de eso depende de que la economía del país entre en un modo o momento distinto”, recalcó.

Para el empresario, la demora de dos o tres semanas en la presentación del plan económico no significa un gran retraso tomando en cuenta que, según dijo, ya se ha postergado durante 10 meses. “Esto lo hemos estado esperando desde el inicio del Gobierno y, naturalmente, nuestro principal argumento ha ido en la línea de que el principal correctivo tiene que ir por el lado del gasto público”.

“Hay que recortar el gasto, pero evidentemente uno se topa con preocupaciones mayores cuando, por ejemplo, el Exministro de Finanzas, pocos días antes de dejar el cargo, presentaba como una gran cosa, que el programa de austeridad que iban a implementar se iba a referir a un recorte de US$300 millones de dólares del gasto público, lo cual es, a todas luces, insuficiente. Si tiene un presupuesto de US$36.000 millones recortar US$300 millones es menos del 1% a pesar de que tenía la orden del presidente Moreno respecto a que la reducción de cada uno de los ministerios debe estar entre el 5 y 10%”, sostuvo.

Aspiazu señaló que algunas carteras de Estado han presentado recortes que están en el rango del 5 y 7%, lo cual supone para el país un ahorro entre US$1.600 y US$1.800 millones de dólares en el presente año. “Si tú tienes un problema en una empresa y tienes que reducir gastos, que te digan que tienes que hacerlo en el orden del 5 y 10%, no se trata tampoco de un sacrificio mayor. Es cuestión de aplicar principios de racionalidad de gestión para sacar el tema adelante”.

“Nosotros no lo vemos como una cuestión insalvable, sino que este Gobierno y, sobre todo, el anterior, generó una cultura de gasto público intensivo que ha determinado que el cambiar esa cultura, según una cuestión de mentalidad es difícil de abatir. No”, reclamó durante una entrevista para “El Poder de la Palabra”, de Ecuadorinmediato.com/Radio.

Sueldos y salarios son componentes, precisó, pero existen temas como contratación de consultorías, prestación de servicios de terceros, como para optar. Insistió en que no están sugiriendo un recorte de personal, más allá de que tiene que haber una racionalización. “Por ejemplo, el año pasado ya se suspendieron las renovaciones de 25.000 contratos de prestadores de servicios profesionales en distintas instituciones del sector público”.

“Para este año está previsto hacerlo con 22.000 personas adicionales y, naturalmente, lo importante es el compromiso político de que estos contratos no sean renovados. Es un medio para ir, de una forma u otra, reduciendo costos y aplicando disciplina fiscal que es lo que el país requiere en estos momentos”, dijo.

Reconociendo además, que el plan económico tiene que ser más ambicioso y ver otros componentes como por ejemplo los compromisos de la deuda pública interna y externa en cuanto a plazas y tasas de interés. “Pero nos encontramos con que han transcurrido 10 meses de gestión y no se ha revisado este tema. Estamos, prácticamente, a foja 0”.

“Hay que ir recortando la dependencia del Ecuador respecto a la contratación de deuda pública, tanto interna como externa, porque ese ritmo de endeudamiento de US$1.000 millones al mes, prácticamente, se torna insostenible. Se hablaba de un recorte de entre US$1.600 y US$1.800 millones, pero hay que destacar también la renegociación de los contratos petroleros que se practicó el año pasado por parte del ministro Carlos Pérez”, enfatizó.

El Director Ejecutivo del CEE realizó un símil comparando el perfil de la deuda 2007 versus la del 2017, resulta que los tiempos de esta era de 15 años, mientras que, en este momento en 10 años. “Es un tema en el cual debemos empezar a trabajar dentro de las exigencias respecto a tratar de tener un mejor flujo financiero y tratar de ganar liquidez sin que tengamos que estarle metiendo la mano continuamente a la plata de la reserva monetaria a través del mecanismo de préstamos del Banco Central al Ministerio de Finanzas”.

Sobre la política tributaria, Roberto Aspiazu reiteró que el tema no debe ir por más impuestos y que, de hecho, ya se tuvo una reforma a finales del año pasado cuando se suponía que el Ecuador iba a tener un plan económico. “Se le quiso dar esa característica, se habló de la Ley de Reactivación Económica lo cual no correspondía porque los incentivos que se presentaron en dicho proyecto de ley eran sumamente acotados”.

“Yo pienso que debemos apostar a la reactivación de la economía. El discurso del régimen también tiene que unificarse porque uno se encuentra con que el Exministro sostenía que estábamos en fase de recuperación y la nueva Secretaria de Estado sostiene lo contrario y de que la fase de recesión se extiendo, lo que va un poco en la línea, por ejemplo, de señales que da la macroeconomía respecto a que, anualizado, este es el séptimo mes de deflación que tiene el país. Eso revela que la economía tiene su desajuste y, desde nuestro punto de vista, el crecimiento que tuvo en el 2017 y que proyecta para el 2018, está ligado al consumo, a la monetización de los créditos, sobre todo, externos que ha venido recibiendo el país”, dijo.

Dentro de la discusión interna del plan económico, reveló, se barajaba, por ejemplo, opciones como incrementar dos o tres puntos al IVA o impuesto al patrimonio, con lo cual no comulgaban. “Esas eran una de las posibilidades que se estaban barajando, eso estuvo dentro del tapete como opciones. Lo de patrimonio ya se aplicó como consecuencia del terremoto de Manabí para aquellos que tenían uno declarado por encima del millón de dólares. O sea que ya hay una práctica, inclusive, en temas de recaudación”.

“Los puntos adicionales al IVA es un tema que se ha venido dando vueltas recurrentes y también, con motivo del terremoto, se aplicaron durante un año. Yo lo estoy planteando como una eventualidad, no es que eso esté en firme, pero lo dejaron planteado. Ahora, con buen criterio la nueva Ministra sostiene la tesis de que no va por ahí la salida, lo cual me parece positivo”, mencionó.

Además, aseguró que si se quieren crear nuevos impuestos, el proyecto de ley tiene que pasar por la Asamblea Nacional y obtener una mayoría. Sin embargo, el morenismo apenas controla 44 votos, siendo insuficiente para lograr un aval en firme sobre una propuesta de esa naturaleza. “Ellos apuntan a ser mayoría con socialcristianos, SUMA y BIN, pero dudo mucho que consigan los votos suficientes para dar trámite a más impuestos”.

Desde su punto de vista, cambió el Gobierno, pero el modo de manejar la economía se mantuvo igual en el caso de Carlos de la Torre, sin embargo, recordó que también estuvo Patricio Rivera y seguía siendo, como Exministro Coordinador de la Política Económica, la persona que tomaba las decisiones fundamentales. “Luego fue apartado del cargo que desempeñaba como asesor económico de la Presidencia de la República, pero todo parece indicar que se mantuvo todavía con suficiente influencia en lo que tiene que ver con la política pública en el ámbito económico”.

“Para mí lo importante es ir cambiando el modo porque el momento ha cambiado y el enfoque tiene que ser distinto. No podemos repetir lo mismo que se ha venido dando durante la última década porque, sencillamente, ese modelo de desarrollo ha fracasado, no ha funcionado, nos ha dejado un pasivo significativo importante que, de una forma u otra, tiene que ser resuelto en base a una política pública enteramente distinto”, sostuvo.

Manifestando su preocupación además, por algunas ideas que se barajan en el plan económico sobre la restricción de importaciones o elevación de aranceles. “La salida no va por ahí, eso no funcionó, por qué vamos a persistir. Los exportadores están solicitando, de una manera u otra, nuevos acuerdos comerciales como el que suscribimos con la Unión Europea y que ahora se está firmando con países europeos del EFTA desde el punto de vista de que en integración globalizada estos acuerdos son indispensables si se quiere acceder a mercados en donde se tiene competencia de terceros países que sí tienen esos acuerdos”.

“En la medida que se aplica restricción comercial y se sube aranceles, se crea un ambiente negativo en lo que tiene que ver con la confianza que se refiere para acercarse a contraparte (terceros países) para procurar estos convenios”, señaló.

Para el historiador Juan Paz y Miño, los criterios empresariales nunca se modernizan con la no intervención del Estado, no más impuestos o flexibilidad laboral. A contraposición, Roberto Aspiazu afirmó que en ese criterio hay una carga de prejuicio ideológico. “En definitiva, lo que nosotros procuramos que exista en el país es un ambiente para hacer negocios y que tenga garantía, seguridad, previsibilidad, que no estemos pensando todo el tiempo en subir impuestos”.

“Se han subido impuestos a finales del año pasado, no han transcurrido, sino tres meses y estamos considerando nuevamente. Entonces la crítica del sector empresarial es en contra de estos incrementos y tiene toda lógica. Durante el correísmo tuvimos cerca de una veintena de reformas tributarias, al menos 11 significativas e importantes, de manera que el que estemos manejando ese discurso no debe ser objeto de la crítica, eso está al margen de la racionalidad”, precisó.

Afirmando que es un tema que debe ser aterrizado para no darle una dimensión que no corresponde a la presente coyuntura. “El país no va a salir adelante pensando todo el tiempo en crear impuestos”.  (JPM)

En la pestaña de AUDIO, escuche además, el siguiente tema:

  • SRI sobre falsificación de facturas por parte de empresas y perjuicio al Estado

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.