Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, sábado, 23 de junio de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

Mauricio Pozo: No es el momento político adecuado para eliminar subsidios a combustibles (AUDIO)

2018-03-08 07:44:00
Entrevistas
3128

Audio

Marzo 07 - Mauricio Pozo

A criterio de Exministro, situación económica del país se puede manejar ajustando gasto público

El exministro y miembro del Foro de Economía y Finanzas, Mauricio Pozo, se refirió sobre la situación económica que vive el país. En cuanto a los subsidios, indicó que, en el caso del gas, no es el momento político para eliminarlo, pese a que representa US$300 millones. Explicó que no puede seguir la misma conducción económica y señaló que hay varios temas que, lamentablemente, se presentan de manera simultánea como "un problema fiscal grave". Además, sobre la reciente nominación de María Elsa Viteri como Ministra de Economía, reveló que le llamaron de algunos bancos de inversión del exterior y "han recibido muy mal el nombramiento".

“Nosotros hicimos ya una presentación pública con una presencia, inclusive, de cuatro de los miembros con el Presidente de la República en donde hacíamos una evaluación de la situación y hacíamos algunas sugerencias. Eso ya lo hicimos hace algunos meses atrás y lo que se hizo el día de ayer fue incorporar otro documento que es una revisión y análisis de la economía ecuatoriana, pero puntualmente del manejo de la deuda pública desde el 2000 hasta el 2017 con todo el andamiaje legal que ha estado detrás del endeudamiento y con algunas recomendaciones”, comentó.

En lo de fondo, explicó, se ha dicho que la conducción económica no puede seguir siendo la misma. Señaló que hay varios temas que, lamentablemente, se presentan de manera simultánea. El Ecuador atraviesa un problema fiscal grave en donde el desequilibrio, el déficit que se llama, asciende al 7% del PIB por tres años consecutivos. “Ese es el déficit más alto de Latinoamérica. Eso no es sano, no es viable y no es sostenible”.

“Eso significa que tiende a un proceso de endeudamiento agresivo porque los ingresos no alcanzan para cubrir los gastos, que han crecido de una manera sobredimensionada, el gasto del Estado fue del 21% entre el periodo de 2000 y 2006, al 2007 subió ya al 26% y ahora estamos hablando de alrededor del 40%. Es decir, se ha duplicado el tamaño del gasto y eso es imposible de mantener. Hay que tomar decisiones en ese tema”, indicó.

Solo del lado fiscal, mencionó, hay tres grandes problemas: Un presupuesto con un gran déficit, un tamaño del Estado que no se puede mantener y, adicionalmente, unos inconvenientes de la deuda, la misma que se ha multiplicado casi por cinco entre el 2010 y 2017. “Eso, en la práctica, lo único que hace es generar un ambiente de inestabilidad, de depresiones en el sector externo (porque cuando el fisco gasta mucho empieza a comprar la economía cosas de afuera, daña el sector externo y el sector monetario también se ve abocado a una situación difícil porque entran menos dólares) y del empleo que no mejora”.

“No son temas inconexos, sino que están vinculados unos con otros. Por lo tanto, si yo no arreglo el problema fiscal, no voy a tener la posibilidad de arreglar los otros problemas como el tema del empleo que es la mayor preocupación de los ecuatorianos. Ese es uno de los ámbitos”, señaló el economista durante una entrevista para el programa “El Poder de la Palabra”, de Ecuadorinmediato.com/Radio.

Aclaró además, que el precio del petróleo en el presupuesto no está en US$48 dólares, sino en US$79 y que es el que está aprobado en la proforma, los US$48 son del costo referencial del mercado. “El que está puesto en el presupuesto del Estado es de US$79 dólares. Tres años consecutivos estuvo puesto en esos niveles con diferencias pequeñas: US$77, US$78 y US$79”.

“Pero el tema es mucho más grueso porque el envío de la proforma sea con precios de US$40 o con US$80, ya empieza con un déficit, con un desfase, según el Gobierno, de US$4.000 millones, pero hay un problema de subestimación de gastos y sobre estimación de ingresos, lo que hace que, realmente, el déficit sea de US$7.000 millones, es decir, 7% del PIB y ahí hay un problema real que hay que resolver, es demasiado gasto para los ingresos que se tienen”, sostuvo.

El gasto va mucho más allá de los ingresos petroleros y además, manifestó, el Estado no está recibiendo el ingreso petrolero porque, si bien es cierto que se exporta a un precio más alto, tiene la venta anticipada de buena parte de la producción prometida. “Entonces, no recibe el recurso, el ingreso real líquido y además, tiene que importar el derivado a precios un poco mejores, lo que le cuesta más. Entonces, en la práctica en el presupuesto del Estado, por tema petrolero, no recibe nada. Vivimos de los impuestos y si la economía está estancada, los impuestos no están al nivel que corresponde”.

El pago de capital e intereses anual el año anterior se acercó a los US$11.000 millones de dólares. “Estamos hablando de un tercio del presupuesto, eso es mucha plata. Es mucho más de lo que destinamos a todo el gasto social del Gobierno: Salud, educación, justicia y seguridad. Es bastante menos de lo que estamos pagando por capital e intereses”, explicó.

Pozo reiteró que esas deudas no se pueden dejar de pagar porque, al momento en el que se incumpla, se le cierra el financiamiento al Ecuador para poder cubrir todo lo que va venciendo y no hay recursos para hacerlo. "Se vuelve un círculo vicioso y perverso y por eso es que hay que arreglar el tema fiscal. No es un tema de fanatismo o ideológico, sino de necesidad pragmática para poder corregir el problema que estamos viviendo”.

Para el Exministro de Finanzas, no hay cómo atacar el problema solo por un lado, sino tomar acciones por varias vías. “El momento en el que yo estoy ordenando el sector público tengo que darle oxígeno al sector privado, si no lo hago, este sector no crece, no contrata gente para que me ayude al tema del empleo y tampoco paga el monto de impuestos que se requiere”.

“Entonces, lo que yo necesito hacer es eliminar impuestos distorsivos, nefastos, que le complican la vida al sector privado para que la reducción de ingresos por esos impuestos sea compensado por una actividad económica más alta y grande y que, por lo tanto, pague más por impuesto a la renta y por IVA que por lo que está pagando, en el caso puntual, del Impuesto a la Salida de Divisas (ISD)”, precisó.

Con el ISD el Estado logra recaudar US$1.200 millones de dólares. Si se lo elimina, a su criterio, el monto que se pierde dependería de cómo se lo haga y en qué contexto. “Para empezar, yo no creo que haya cómo hacerlo de una sola, sino de manera gradual. Eso tiene que ir acompañado de cómo va a reaccionar el sector productivo porque hay veces en las que se demora en reaccionar, por ejemplo, por una baja de aranceles que también hay que hacer y que no generan ningún problema como se tiene la preocupación. Tendré que postergar el siguiente ajuste hacia abajo del ISD hasta que sea eliminado por completo”.

“Es decir, depende de las circunstancias y lo de fondo es que, al tiempo de atacar al tema tributario con estos dos ejemplos: Aranceles, ISD, también hay que arreglar el tema del gasto. No puede ser que gastemos lo que gastamos”, remarcó. Según el economista, solo en intereses de deuda se para US$2.500 millones anuales. “Ese es un monto que con un proceso de un buen programa económico, con apoyo internacional puede bajarse, al menos, US$1.000 millones solamente por pago de intereses”.

“Eso es gasto corriente. Gasto corriente no es solamente salarios, es pago de intereses de la deuda. Ahí tenemos US$1.000 millones. Después tenemos una serie de decisiones que tienen que adoptarse. Por ejemplo: 60.000 vehículos hay en el sector público, multipliquen por US$300 o US$400 por cada uno –entre el mantenimiento, el seguro, la gasolina etc.-, estos son gastos de bienes y servicios. Ahí tenemos alrededor de US$300 millones de dólares”, detalló.

Siendo vehículos del sector público, puntualizó, pasan al sector privado, que tiene el aliciente del Gobierno, junto con las otras decisiones que mencionó anteriormente, donde no habrá ningún problema. “Yo conozco la realidad de tres gobiernos extranjeros y los únicos que tienen vehículos son los Ministros y es uno por cada uno, a menos de que sean de trabajo”.

En otro tema, comentó, en el sector público se tiene un salario promedio que duplica el del sector privado. “Esto significa que hemos pasado del 4,5% del PIB, que era en el año 2006 en el peso de los salarios a cerca del 10% actualmente. Eso es inmanejable, entonces, ¿cómo bajo el gasto en sueldos y salarios del sector público? Hay varias vías: Una de ellas el no llenar vacantes, otra el cerrar partidas que no están cubiertas, otra: congelamiento salarial y, eventualmente, reducción de los niveles para precautelar que todos tengan trabajo. Solamente ahí, con esa decisión, uno puede ahorrarse cerca de US$1.000 millones de dólares adicionales”.

“Esas decisiones unidas a otras que pueden tener una condición política especial como es, por ejemplo, concesionar el proceso de refinación de crudo en la Refinería de Esmeraldas, ahí nos ahorramos cerca de US$2.000 millones al año. Concesionando no estamos perdiendo la Refinería, la concesión de la operación para que el sector privado importe. Ahí nosotros tenemos otro ahorro adicional”, precisó.

Sobre la reducción del IVA del 10 al 12%, para Pozo, no habría cómo hacerlo ahora porque es el principal impuesto recaudador con más de US$6.000 millones al año. “Los recursos entran a la vena del Estado porque se recauda todos los meses, no es el caso como del impuesto a la renta que se tiene que estar esperando a marzo y abril de cada año para poder recaudar. Además, es un impuesto imposible de evadir. Asimismo, la situación del desequilibrio fiscal hace imposible topar, este momento, un impuesto que genera esa cantidad de recursos al Estado, así que no le veo viable. Capaz de aquí en el futuro, pero además, es un impuesto bajo en el contexto internacional”.

En cuanto a los subsidios, Mauricio Pozo indicó que, por ejemplo, en el caso del gas, representa US$300 millones. “¿Yo voy a comerme mi capital político por esa cantidad de dinero y ganarme un broncón, sobre todo, con los sectores indígenas? Olvídense, no jueguen conmigo, no le toco al tema del gas, no es el problema mayor”.

En el caso del diésel, en cambio, se está hablando de cerca de US$2.000 millones al año, pero lo que pasa con eso es que es transporte público, pesca artesanal y transporte de carga, por lo que no es un tema pequeño ni marginal. “Sí se puede buscar un proceso de focalización. Creo que ahí hay espacio, pero hay que focalizar el subsidio”.

“En la gasolina creo que hay más capacidad de maniobra, pero no es lo de ahora igual que hace 15 años. Ahora la diferencia de precio entre el Ecuador y el mercado internacional es mucho más pequeño. Cuando yo tuve que tomar la decisión de hacer el ajuste a los combustibles, que fue el 18 de enero del 2003. En esa época la diferencia era 3 a 1. Es decir, lo que valía 3 aquí, allá valía 1. Ahora la diferencia es de un 20%, 15%, no es un tema mayor”, mencionó.

Alegando además, que lo que él haría es despolitizar el precio de los derivados, poner una fórmula de ajuste automático entre el precio del derivado del Ecuador con el del mercado internacional, de tal suerte que baje el precio del petróleo y se ajuste el derivado acá, sube el costo, baja el derivado. “No es fácil, pero hay que hacerlo”.

Si es que Mauricio Pozo tendría que tomar la decisión de eliminar los subsidios a los combustibles, no lo haría, ratificó. “Yo creo que puedo manejar la situación por el lado del gasto público sin tocar los combustibles, se lo puede hacer, creo que hay espacio para poder hacer eso. Lo que pasa es que se necesita la convicción política para tomar las decisiones”.

Para el economista, esta no es una discusión entre lo que es privatizable y lo que no y dejó en claro que en sus propuestas no está ese tema. “Por ejemplo, lo de la Refinería es entrar en un proceso de concesión. Privatizar es cuando el derecho de propiedad del activo pasa al sector privado. La concesión le dará los recursos al propio Estado y además, eso depende del convenio que se haga para que el ciudadano común no tenga el perjuicio del proceso de concesión”.

“Pero a lo que quiero llegar es a que nosotros no podemos entrar a una discusión caduca de decir que esta es una visión y esta es otra. Aquí, la única visión que existe es que: o se maneja bien la economía, o se maneja mal. Cuando un padre de familia o un padre gasta más de lo que gana, no ahorra cuando tiene algún ingreso extraordinario, se lleva mal con los vecinos. Pozo señaló “que no gasta en lo que debe gastar y despende los recursos”. Explicó que “si un Estado que gasta demás, no tiene buenas relaciones internacionales, gasta mal el presupuesto del Estado o se endeuda demasiado, va a tener problemas”.

Consideran que se debe corregir ese manejo y no “es un tema de izquierda ni de derecha, ni liberales ni heterodoxo, es una forma de hacer pragmáticamente bien las cosas”.

Sobre el nombramiento de María Elsa Viteri como Ministra de Economía, “va en una línea de continuismo absoluto porque ella encabezó el default de la deuda en el 2009 y la factura nos vino poco a poco al Ecuador con tasas altas, no es el único factor pero es uno importante y con ello me he vuelto pesimista”.

Mauricio Pozo reveló que le han llamado de algunos bancos de inversión y “han recibido muy  mal el nombramiento porque dicen que fue la señora que lideró la moratoria de la deuda en 2009. Los mercados no es que se olvidan, tienen clara la película”.

(JPM - PP)

Fuente: Ecuador Inmediato Radio 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.