Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, lunes, 17 de diciembre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

"Ecuador ha quedado como un país que no es confiable ni fiable": Ex Vicecanciller Marcelo Fernández de Córdova (AUDIO)

2018-03-06 07:22:00
Entrevistas
2818

Audio

Marzo 05 - Marcelo Fernández de Córdova

En diplomacia, negociaciones se hacen en base al principio fundamental de "la buena fe", explicó

Marcelo Fernández de Córdova, ex vicecanciller de Ecuador, aseguró que el lío diplomático con Honduras no es el primer bochorno protagonizado por la diplomacia ecuatoriana. Según detalló, el caso Assange es otro asunto "de vergüenza". En cuanto al impasse con el país centroamericano, el ex vicecanciller recalcó que "Ecuador ha quedado como un país, que no es confiable, que no es fiable, como país, que su palabra, y hablo de palabra verbal y escrita, no significa nada", por lo que aconsejó que el Presidente de la República, Lenín Moreno, responsable de la política exterior ecuatoriano tome cartas en el asunto y dé una solución final al conflicto.

Según Fernández de Córdova, el hecho “es uno más” de los bochornos de la actual Canciller María Fernanda Espinosa desde que asumió sus funciones.

“Ecuador ha quedado como un país, que no es confiable, que no es fiable, como país, que su palabra, y hablo de palabra verbal y escrita, no significa nada, que el día de hoy se dice una cosa y el día de mañana se puede cambiar radicalmente lo que se ha dicho. En diplomacia no es válido”, recalcó.

El ex Vicecanciller aseguró que, en diplomacia, las negociaciones se hacen en base a un principio fundamental: la buena fe.

“¿Qué significa la buena fe? que no se tiene cartas ocultas por lo que se comprometen sea verbalmente, sea por escrito, un país, eso se respeta, eso se llama buena fe”, explicó.

Ante ello, con la actitud frente a Honduras “ha perdido la credibilidad una vez más”. Citó el caso de Julián Assange que, para el diplomático, es un asunto de “vergüenza”.

“Se trata de engañar a Inglaterra, hace un proceso de nacionalidad al señor Assange, se le da la nacionalidad ecuatoriana, como si fuese algo que se puede regalar así no más, y se intenta nombrarlo diplomático ecuatoriano para que tenga inmunidades y privilegios diplomáticos”, acotó.

La situación es planteada a Inglaterra “pensando que va a decir: bueno no tengo más remedio de reconocerle y darle estatus diplomático al señor Assange, con lo cual no puede ser detenido, obviamente, eso no ocurrió”.

“Para cualquier diplomático, sea de tercer secretario a Embajador, que son las categorías diplomáticas, cuando se quiere acreditar en un país, el país receptor tiene la facultad de aceptar o no, en el caso de un Embajador se llama el beneplácito”, sostuvo y citó el caso de Alexis Mera ante la Embajada de Estados Unidos, que nunca recibió una respuesta del Gobierno de Donald Trump.

En la política exterior de un país es fundamental la credibilidad, agregó Fernández de Córdova: “Que el día lunes anuncia que son rumores y el día jueves tiene que reconocer que esos rumores son verdad, en el caso de Assange”.

Acerca del caso hondureño, el ex Vicecanciller mencionó que el voto de Honduras a favor de Patricio Pazmiño para que se convierta en juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) “es la mayor ratificación de que había un compromiso”.

“En estas elecciones no se vota por la cara bonita de alguien, hay compromisos que hay que respetarlos, entonces, vota Honduras, además de esto, hay que mirar la credibilidad del país”, insistió.

Al ser consultado en el programa “El Poder de la Palabra” de Ecuadorinmediato/Radio sobre cuál es la práctica diplomática en la elección del Presidente del periodo de sesiones de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el ex Vicecanciller respondió: “Establece más o menos dos condiciones: alternabilidad geográfica, es decir, van por los 5 continentes, se van turnando; un país que ya ha sido elegido no puede ser nuevamente elegido porque hay que dar la oportunidad a quienes nunca han sido elegidos”.

“Ecuador, en el año 1973, con Leopoldo Benítez, fue elegido Presidente de la Asamblea de Naciones Unidas, ahora eso implica que, mientras no se acabe de dar la vuelta en los 193 países, hay que dar alternabilidad y hay que pasar a elegir a un país que no ha ejercido esta dignidad”, recalcó.

Por ello, Ecuador no podría ser electo nuevamente, dijo Fernández de Córdova, aunque recalcó que el motivo no está escrito, pero, expuso, en la práctica diplomática así se estila.

“Honduras nunca ha estado presidiendo la Asamblea General, por eso es que Honduras piensa que ha llegado el momento de ostentar esta dignidad honorifica más que práctica en la cual no puedes llegar con una campaña electoral porque las funciones están establecidas, en la Carta de Naciones Unidas y en el reglamento de la Asamblea General”, detalló.

Recalcó que a la Presidenta o Presidente le corresponde dirigir los debates: “Empieza la Asamblea General a finales de septiembre, octubre, y desfilan por la tribuna, prácticamente, una gran mayoría de jefes de Estado, cuando no puede ir, va un canciller o un representante del Jefe de Estado”.

“¿Qué temas trata? Lo que ellos quieren, no puede el Presidente decirle: trate este tema, la función fundamental, la primordial es esta, extender la palabra, a veces se logra, con acuerdo, que haya una limitación en cuanto al tiempo del discurso”, acotó.

“Si nos imaginamos que 193 países, cada uno va a dar un discurso de una hora, imagínense cuántos días y horas se necesitan. Eso es lo fundamental. Puede ejercer algún otro tipo de acciones internas porque, al ser Presidenta de la Asamblea, se tiene una Secretaría que le soporta y que tiene alrededor de 2.000 empleados”, dijo.

Cuando termina la Asamblea, que es a finales de diciembre, detalló, no deja su cargo, continúa en él, pero sus funciones primordiales están dirigidas hacia las comisiones cuarta y quinta. “La cuarta establece el evitar el colonialismo, y la quinta, temas financieros de Naciones Unidas. En esa etapa puede tener algún tipo de intervención en algunos temas, pero previa consulta y decisión de los Estados involucrados”.

Ratificó que este es un cargo honorífico y que si se analiza la trayectoria de la mayor parte de quienes han sido presidentes de la Asamblea General de la ONU, a partir de 1946, son diplomáticos de carrera que han llegado a ser cancilleres, que tienen años de práctica diplomática; o que tienen a su favor el haber sido representantes dentro de Naciones Unidas y conocer su desenvolvimiento.

“Hay que tomar en cuenta que la Asamblea General es el máximo órgano de Naciones Unidas, lo cual es cierto y no lo es porque puede adoptar resoluciones, pero no son de obligatorio cumplimiento. Las únicas resoluciones de Naciones Unidas, que son de cumplimiento obligatorio, son las que mandan del Consejo de Seguridad en donde hay cinco países que tienen derecho a veto”, precisó.

Ecuador ya le falló a Japón

Fernández de Córdova explicó que lo que ha ocurrido, normalmente, es que si se ha elegido a un Canciller para presidir el organismo, esta persona pide licencia en su país. Sin embargo, sostuvo que la credibilidad de una nación se va consiguiendo a lo largo del tiempo y recordó que, “al poco tiempo de asumir el poder el expresidente Rafael Correa, se dijo que se tenía que hacer una renovación de los miembros no permanentes del Consejo de Seguridad y el Ecuador había comprometido su voto con Japón, pero votamos por Irán y la canciller –estoy casi cien por ciento seguro- era María Fernanda Espinosa”.

“Entonces, ¿qué credibilidad puede tener ahora? Además, volviendo al caso Assange, yo no creo que los ingleses van a ver con simpatía, después de todo el affair que se hizo y la manera en la que se quiso sorprender con este tema; a la persona que maquinó e hizo todas esas componendas. No van a ver con agrado eso, no lo va a ver Estados Unidos, ni Suecia –por mencionar los países involucrados en esto-“, reflexionó.

Adelantando que hay que pensar que hay países con servicios exteriores “serios y bien estructurados” que registran todas las actitudes y actividades, no solo de los diplomáticos, sino de los políticos para saber quiénes son amigos y quiénes son dignos de confianza.

Para el diplomático, la Cancillería está mal llevada y, en los últimos 10 años, ha sido “destrozada” interiormente, por lo que no hay registros necesarios y no se conoció del compromiso por el cual reclamó Honduras. “Lo que el Ecuador tendría que decir es que no se pensó que ese país iba a oficializar su candidatura, en vista de que nos hemos comprometido, nos retiramos y vamos a apoyar a Honduras”.

“Esa es la única salida y en eso hay que apelar al Presidente Moreno porque es el jefe de la diplomacia. Él es el que tiene que dar las órdenes. Ya deje de decirnos que le da carta blanca a la Canciller. El responsable es el Presidente y es él quien tiene que tomar el toro por los cuernos y tiene que dar las instrucciones de lo que él quiere hacer y ver. El Canciller es un ejecutor, si es que es uno de peso va a explicarle al Presidente para darle razones para las cosas, pero el Mandatario es el responsable”, puntualizó.

Ecuador busca 200 millas náuticas

Acerca de lo mencionado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana que informó que esta semana se puso en funcionamiento el comité intergubernamental, el cual tiene como objetivo ampliar la plataforma continental de Ecuador más allá de las 200 millas náuticas; el ex vicecanciller señaló que este tema es uno de los convenios que más se discutió y que más años estuvo en reparación.

“Ecuador tuvo un planteamiento diferente a lo que se llegó a aprobar, era uno de los pocos países que patrocinaba el mar territorial de 200 millas con Colombia, Perú y Chile. Eso no fue aprobado y es el mar patrimonial que existe ahora y que, en la práctica, obtenemos casi lo mismo que tendríamos con el mar territorial”, sostuvo.

Agregando que el modificar esto, a nivel mundial, implicaría muchísimos esfuerzos “Tener razones fundamentales para hacer crecer la plataforma continental. Creo que está muy claro desde dónde empiezan las 200 millas y en dónde terminan. Modificar esas realidades, lo veo muy difícil. Es un poco, quizá, para entretenernos. A lo mejor tienen algún elemento científico que no conocemos para decir que esto se puede hacer”.

“Es un planteamiento que yo creo que no se debería hacer mientras no se tenga estudios absolutamente serios que puedan permitir el tener algún fundamento para pedirlo, sino, vamos a caer en el vacío”, lamentó Marcelo Fernández de Córdova, al tiempo de manifestar que en la Convención del Mar (CONVEMAR) establece para el país que tiene todos los recursos que están debajo del agua hasta las 200 millas.

“Lo que nos limitó la Convención del Mar son ciertas normas para comunicaciones y para el paso de navíos. Yo creo que estamos tratando de crear situaciones para entretenernos, pero considero que esto hay que tomarlo un poco más en serio”, indicó.

(PAY) (JPM)

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.