Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, lunes, 22 de octubre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

ECUADOR: VOLVIENDO AL REINO DE "LA REGALADA GANA"

2018-02-26 21:00:00
Análisis
17103

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz / www.ecuadorinmediato.com

Ecuador vive en estos días una sensación impotente de retorno al pasado, a los días en los cuales se daban hechos y acciones políticas con violación a las leyes, a las resoluciones sin explicaciones con un abuso del funcionario público en contra del ciudadano o la comunidad en general. Tal pareciera que un "acuerdo" político sospechoso mueve la vida cotidiana de los ecuatorianos con una especie de cinismo crónico que se justifica con la sardónica expresión del que se hacen las cosas porque les da la "regalada gana".

     Fue en agosto de 1994 tiempo en el Abdalah Bucaram Ortiz, luego de un conflictivo pasado contra el Partido Socialcristiano (PSC), que incluyó dos exilios y la colocación de droga en su auto en su contra, que anunció un “pacto” político con su enconado rival para elegir a Heinz Moeller y Marco Proaño Maya como titulares de la legislatura. Al ser cuestionado duramente por los periodistas que le recordaban su pasado con su enemigo, el político roldosista no tuvo mejor momento para clavar una frase arrogante que hizo historia: “Pacto porque me da la regalada gana” con la que se justificó a partir de ese momento cualquier alianza y gestión política por inexplicable y contradictoria que fuese, y para colmo marcada con el cinismo indiferente que lo justifica todo.

     En Ecuador el odio político ha unido a la clase política para las peores causas y, de paso, siempre han sido explicadas a la fuerza de sus dichos, por eso lo de la regalada gana es perfectamente aplicable para este tiempo.  Bajo el pretexto del acabar con el correismo se dan en los últimos meses, tras el cambio de gobierno en mayo 2017, el asumir posturas que tienen ese justificativo así haga daño a la colectividad, o que le mienta a la nación en forma inadmisible, pero que sirva a sus intereses de hacer una masa crítica de opinión pública que asuma que lo que se hace es en su beneficio, así este mal o sea falso.

     Dicen a manera de adagio popular que Cuando mal piensa la cabeza en malos pasos andan los pies”.  Si el gobierno y la clase política dirigente se esmera en decir que todo lo hecho en los diez años estuvo mal y hay todo un ambiente propicio para el linchamiento mediático entonces, en diversos sectores de la opinión pública se extiende fácilmente el concepto de no respetar lo que hasta aquí se ha vivido y, se asume que lo que se haga a futuro no debe contener nada que lo iguale al correismo con lo que avanza de forma veloz el proceso autodestructivo del Ecuador y su sociedad actuante.

 

     Bajo la lógica de irrespeto indiferente, la ciudadanía ha comenzado a sentir como en las instituciones públicas se han deteriorado velozmente el sentido de velar por sus derechos y la atención va poco a poco en descenso.  A los empleados públicos pareciera les ha convencido el discurso de haber superado el miedo y maltratan en forma evidente en ventanillas y oficinas a quienes acuden; las demoras en los trámites han aumentado en los tiempos y, los reclamos son canasteados fácilmente. Las denuncias vuelven a depender de la atención del agente y sus “prisas” o sus olvidos; de un momento a otro las gentes se quejan de las demoras en los hospitales, de las negativas del servicio y que nuevamente le piden que salga a comprar las recetas. Como las escuelas del milenio para el régimen actual estuvieron mal, entonces el sistema educativo comienza a dudar de su futuro, con el silencio invariable de las autoridades que mas bien presagian de los malos tiempos de retorno de la UNE nuevamente a controlarlo todo. Ese es el ambiente que nos están dando ahora, volviendo atrás de forma infame.

     El mal reflejo de ese comportamiento público del maltrato de la regalada gana se lo puede evidenciar en las -hasta ayer - tan proclamadas excelentes carreteras que fueran construidas en el gobierno pasado. La vía Flavio Alfaro-La Crespa-Chone o, la Pedernales-Jama-San Vicente, han pasado fácilmente a ser un muestrario de la indiferencia pública ya que la línea amarilla reflectiva que divide los carriles está desapareciendo, nadie la ha repintado y ya no se ponen las tachas de iluminación, esas carreteras que no tenían ni un bache en el asfalto rígido comienzan a mostrar fisuras por el abandono. El problema fue que eran vías perfectas pero que “no dan trabajo a los ingenieros o constructores”, entonces pareciera que se dañan a propósito las vías como el caso de la Cuenca-Tarqui (foto) a la que le han aventado pavimento flexible encima del asfalto rígido que está todavía bueno y adentrarnos en una reparación forzada fiel reflejo de la inexplicable como voluntariosa “regalada gana”

     Más allá del deterioro en el servicio público, porque “todo lo anterior estaba mal”, es preocupante habernos metido en un acomodo sistemático a las leyes, sin que importe para nada el reclamo futuro o las consecuencias sancionadoras. En el debate público pareciera que nada importa a la nación el tener un cuerpo legal, un sistema jurídico al cual obedecer y respetar, justificándose de manera ofensiva con el que se arregla todo, porque todo es para acabar con lo pasado y volver a revivir lo que antes le funcionó a una parte de la sociedad en detrimento de la otra.

 

     El ejemplo mayor de esto va con la actitud que asumió el gobierno nacional y la convocatoria a una consulta popular que tiene todos los cuestionantes jurídicos y constitucionales, todo da para pensar que se llamó al pueblo para violentar las leyes ya que nunca supo si lo que votó era válido por no hay informe de control constitucional como tampoco hay algún pronunciamiento de la Corte Constitucional, que parece haber enmudecido de la noche a la mañana.

     A reglón seguido, y sin saber que hacer con el triunfo del Sí, se han dado una serie de gestos evidentes que nos vuelven antes del correismo a repetir conductas que denotan la falta de respeto por su propia palabra. Se clamó no reelección, renovación, moralidad, y anticorrupción; se habló de los “mejores ecuatorianos” con un resultado que la nación detesta pero que nos obligan a tolerarla: la de la Junta de Notables. Esto significa que solo hay un grupo de seleccionados excluyendo a los jóvenes, con inequidad de género, marginando a las provincias, segregando a las minorías sexuales, destruyendo la representatividad al escoger a los mismos de siempre útiles para toda comisión, desechando a los demás. La responsabilidad moral del presidente en haberlos nombrado equivocadamente es soslayada con frecuencia y se disimula lo presentado como resultado del diálogo.

     Si, las ternas fueron escogidas sin el rigor necesario, a la regalada gana con el resultado que se esperaba, el de los “rabos de paja”. Desde el “camiseterismo maloliente” que anuncia prepotente que va a tumbar a la Corte Constitucional se prueba que hubo vicios incrustados en la comisión de transitorios. Los hay desde militancia cómplice en Alianza Pais, pasando por la nominación de parlamentario suplente o la confirmación de afiliados activos en los distintos grupos políticos, lo que destruyó aquello de la distancia total con la política y sus males.  Existen cuestionados desde quienes tienen dineros en paraísos fiscales hasta los que son deudores del estado, desde los que no han pagado su declaración de impuestos al SRI hasta los morosos de sus obligaciones con el IESS, Los hay desde la fundadora del partido gobernante que ahora lo acusa y quien está envuelto en un presunto incumplimiento de contrato por US$ 30 mil dólares y por lo tanto no pueden ser funcionarios públicos, ni transitorios ni nada. Viendo todo esto uno se pregunta: ¿O engañaron al presidente, o este confía demasiado en estos nombres como para ponerlos frente al país? Funesto precedente.

 

     Si se regresa a ver al entorno el escenario de la Asamblea Nacional, que debe nombrar a los transitorios, es más complicado aún. Maniatado por la crisis de división en Ap, nadie tiene mayoría en las bancadas legislativas donde se volvió a hablar del hombre del maletín, y ahora debe elegir el comité transitorio sin un método apropiado, sin examen, sin derecho ciudadano de impugnación como les manda la Constitución y la Ley, lo que no van a respetar. Infestada de pugnas internas la función legislativa debe asumir decisiones como el filtro del CNE a los nuevos consejeros sin respetar la voluntad popular, porque eso no fue lo que aprobó el pueblo en la consulta. En medio de sombras y sospechas a la improvisada forma como se dan las cosas, es crítico mirar como se destruye el prestigio del legislativo bajo la lógica de que toda negociación es corrupción. El nombramiento del Comité Transitorio está contaminado de repudios porque no puede tener legitimidad algo que no respeta ni siquiera la sombra de la legalidad.

     El panorama en otras funciones del estado no es explicable tampoco, y se adoptan medidas dignas de la frase “a la regalada gana”.  La justicia ordinaria pareciera no respetar los debidos procesos, encauzaron al vicepresidente Glas sin pruebas, o que lo detuvieron con abuso judicial. De pronto, de un momento a otro pareciera que con el cambio del poder cambiaron los delitos y los jueces se hallan ante sorpresivos como sospechosos dictámenes abstentivos, sentencias con las que no importa si con esas decisiones se afecta a la nación y sus intereses. De un rato a otro estallan sorprendentes acciones de fiscales que pareciera tienen un afán de zanjar una lucha de poder por quien controla la Fiscalía General del Estado, actuando en bandos divididos entre las fiscalías provinciales contra el titular Carlos Baca Mancheno, dejando como saldo un muestrario de nulidades con las que se paraliza a una nación y su justicia a la que se usa de manera proterva para desconocidos fines. Eso es volver al pasado, eso.

     ¿Qué razones de estado se pueden dar a la actuación de la clase política y la elección de la vicepresidenta Vicuña? Evidencian una codicia impresentable porque más de uno quería en forma perversa ser quien esté en primera línea de asunción y reemplazo presidencial, lo que no quita lo improvisado de la forma como se ha dado esta elección. Y si la controversia fue al momento de elegir, ahora le persigue el reclamo constante de los opositores que exigen del presidente Lenín Moreno ¿Qué funciones tiene la vicepresidenta?, y como no hay respuesta tampoco hay una explicación sensata sobre la gira que cumple la señora Vicuña en Estados Unidos, ante la ONU, ante inversores, mientras la política exterior se debate entre un bochornoso como indescifrable incidente diplomático que deja mal parado al caso Assange. Sumen a toda esta controversia el que la canciller Maria F. Espinosa anda en campaña para captar la presidencia de la ONU, en una actitud de derecho ganado que no sabemos porqué respalda el presidente Moreno Garcés.

 

Queda al final dos temas extremadamente graves: Lo económico y la seguridad. En lo uno hay el reclamo constante para que el régimen defina un plan que supere la situación que el mismo dijo era crítica cuando asumió hace ya cerca de un año. El régimen no convence con sus declaraciones constantes de que, si existe plan, ante las exigencias de las fuerzas de la derecha y poderosos grupos económicos de un cambio de modelo que más bien parece un reclamo o factura para aplicar un algo indefinido que cae en lo de la regalada gana con absoluta imprecisión. Lo otro, lo de la seguridad es solo es un temor extendido en la nación a lo que deben enfrentar los militares. El estallido del coche bomba en San Lorenzo, el narcotráfico y el crimen organizado, son atemorizantes y solo hay la secreta esperanza que nada de lo arriba descrito afecte al desempeño de las fuerzas armadas, que no pueden ser perjudicadas por esta deplorable forma de conducir a un estado – a la regalada gana - y que históricamente nos ha hecho tanto daño.

 

En el reino de la regalada gana solo queda lamentarse que tanta falla nos haya puesto en condición deplorable. Duele preguntarnos ¿Por qué retrocedimos tanto en tan poco tiempo? Corregir es vital, rectificar indispensable, porque “quien no sabe a donde va, no llega a ninguna parte” proverbio árabe repetido tantas veces en estas letras y que duele que se nos convierta en realidad de la noche a la mañana. (FHA).

__________________________________________________________________________________________________________________________

Dr. Francisco Herrera Araúz es Director General de Ecuadorinmediato.com
Ecuamex Agencia productora de contenidos editoriales para @ecuadorinmediato.com 2018
Fuente fotos. Lanotaforte/Ecuadorinmediato.com
Foto y video Facebook Matías Salvador

 


Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.