Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, sábado, 26 de mayo de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores

EL TIEMPO (Cuenca) Falta asumir el reto "Por una Cuenca Inclusiva"

2018-02-06 07:08:03
Sociedad
610

En las calles de Cuenca, las personas con discapacidad encuentran diferentes dificultades en su diario vivir

Dicen que hace falta un diseño en infraestructura; hay semáforos sonoros, pero por el ruido se les hace difícil orientarse. Uno de los principales problemas, además de los obstáculos en veredas, es que los automovilistas no respetan la señalización.

Así, las personas no videntes señalan que en la ciudad hace falta un modelo inclusivo que les permita salir de sus hogares y que puedan movilizarse.

Alrededor de una hora tuvo que esperar Laura Corte en la parada de bus de la Feria Libre, no porque la línea que esperaba tuvo retrasos o no llegaba por el sector, sino porque, en su condición de discapacidad visual, no le permitió leer o conocer el anuncio de la línea de bus.

“No suelo estar acompañada de alguien, y, cuando me ubico en este sitio, a veces las personas no responden y así no sé qué línea es”, expone Corte.

Transporte

Ella aprendió de memoria el recorrido de la línea 7. Sabe en qué momento exacto cruza la Avenida 12 de Abril, desde su lugar de residencia hasta la sede de la Sociedad de No Videntes del Azuay, ubicada en la calle Las Herrererías.

Esta línea tiene un largo trayecto recto: la Avenida Huayna Cápac. Es inconfundible, igual que esas dos zanjas de Río de Tomebamba. En algunas líneas, los conductores ya la reconocen, a fuerza de rutina, y saben que dos cuadras antes de bajar en la Feria Libre, se levantará para tocar el timbre. "¿Cómo hace?", se preguntan sorprendidos algunos usuarios del transporte.

“Algunas unidades sí tienen prendido el sistema de anunciamiento de paradas, por lo que es fácil ubicarse, pero, cuando no lo tienen, debo preguntar la parada a quien está sentado a mi lado”, indica.

Aun así, su preocupación no se queda solo fuera de la unidad, porque adentro hay asientos para personas con discapacidad y algunos no lo respetan, no lo ceden.

Carlos Quintuña, tiene el 85 por ciento de discapacidad visual, él certifica que hace falta conciencia ciudadana para este grupo de atención prioritaria, no solo en el transporte, sino en lo laboral y en la infraestructura de algunos edificios.

Según anunció Daniel Cárdenas, director municipal de Tránsito, debido a que se cambiaron las rutas de transporte por los trabajos del tranvía, algunas unidades retiraron el anuncio sonoro de las paradas, que funciona con GPS, y al tener cambios en la ruta ya no las ubica. Esta situación es momentánea hasta que se restituyan las rutas habituales de los buses.

Además, informó que, “como parte del estudio que elaboran para las nuevas tarifas del transporte público urbano, se realizará un proceso de renovación de flota, que deberá cumplir con condiciones de accesibilidad para personas con discapacidad”.

Semaforización

En cuanto al sistema de semaforización, en el Centro Histórico los hay sonoros, “ese ‘bip’ me indica que puedo cruzar, pero, ¿cómo voy a cruzar tranquila si el que puede ver no respeta el semáforo?", sollozó con cruda lógica.

Daniel Villavicencio, coordinador zonal de Conadis, manifestó que existe una lucha para que se piense en las necesidades de acceso que tiene este grupo vulnerable.

El caso de Corte no es único, ni Cuenca es el único lugar donde las personas con discapacidad se ven relegadas. Autoridades municipales firmaron convenios con varias fundaciones para la atención a estos ciudadanos; sin embargo, en la cotidianidad del día a día, en la ciudad aún es evidente la exclusión.

Accesos

No todos los edificios públicos y privados en Cuenca tienen acceso para personas con discapacidad, por ejemplo, el ingreso a la Alcaldía. Acudir a un espacio deportivo como el Coliseo Jefferson Pérez o el estadio Alejandro Serrano Aguilar también resulta complicado para este grupo prioritario.

Según los registros de la Coordinación Zonal 6 del Ministerio de Salud Pública, hay 411.248 personas con discapacidad, de los que 229.389 son hombres, es decir el 56 por ciento; y 181.859 son mujeres, representando el 44 por ciento.

En el Azuay viven 27.713 personas con discapacidad, de las cuales, un 13 por ciento tiene discapacidad auditiva, siendo el tercer grupo con mayor incidencia después de las personas con discapacidad física e intelectual.

Según el tipo de discapacidad, el 47 por ciento es físico; el 22 por ciento es intelectual; el 13 por ciento es auditivo; el 12 por ciento visual; el uno por ciento es del lenguaje; el dos por ciento es de tipo psicológico; y el dos por ciento de tipo psicosocial.

En cuanto a la complejidad de la discapacidad, existen diferentes tipos, que se miden en porcentajes: leve, de 1-24 por ciento, hay 16.114 personas; moderada, de 25- 49 por ciento, 177.634 personas; grave, de 50-74 por ciento, son 143.553 personas; muy grave, de 75-100 por ciento, concerniente a 71.849 personas; y severa, de 75-100 por ciento, se registran 2.098 personas.

Situación laboral

Xavier Bermúdez, coordinador zonal del Ministerio de Trabajo, sostiene que el seguimiento a las personas con discapacidad que se encuentran en situación laboral activa se realiza a través de un cronograma.

“Revisamos en las instituciones públicas y privadas que se cumpla con la Ley, y que no solo se contrate la cuota que rige esta Ley, de contratar a personas con discapacidad, sino que el empleador vaya más allá”, indicó.

Aseveró que hay un grupo grande a quienes estamos en la obligación de incluir y que sean parte de la población económicamente activa de la sociedad.

Propuesta

La Universidad del Azuay y la Alcaldía de Cuenca actualmente manejan el proyecto 'Por una Cuenca Inclusiva'.

Este busca promover la inclusión de las personas con discapacidad en la comunidad, a través de las diferentes acciones que lleva a cabo la Municipalidad de Cuenca, en sus distintas dependencias: Comunicación, Transporte Público, Planificación Urbana y Atención al Cliente.

Este proyecto se desarrollará a través de un proceso que contempla las siguientes etapas: la reflexión del personal que labora en el Municipio, para generar aperturas hacia la discapacidad; el diagnóstico de los procesos que llevan a cabo cada una de las dependencias municipales, con el fin de identificar las fortalezas y debilidades en relación con la accesibilidad y con la inclusión; y la generación de planes estratégicos para la instauración de una cultura municipal accesible e inclusiva.

Ximena Vélez, docente e investigadora de la UDA, informó que “la educación puede vencer los prejuicios que enfrentan las personas con discapacidad y derrotar esas barreras invisibles”.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.