Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, domingo, 27 de mayo de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

700.000 dosis de vacunas se han aplicado a nivel nacional en lo que va del año para prevenir influenza, confirma Ministerio de Salud (AUDIO)

2018-01-25 07:44:00
Entrevistas
1461

Audio

Enero 24 - Verónica Espinosa

Se han registrado 23 muertes; 22 de ellas por AH1N1 y una por AH3N2

La ministra de Salud, Verónica Espinosa, confirmó que se han registrado 23 muertes por influenza, 22 de ellas por la tipología AH1N1 y una por la AH3N2. Aseguró además, que se han aplicado 700.000 dosis de vacunas a nivel nacional en lo que va del año para prevenir la influenza. La Secretaria de Estado hizo un llamado a la ciudadanía a informarse por canales oficiales y a acercarse para ser parte de la campaña de vacunación y prevenir un mayor contagio.

“La desinformación, los rumores son el primer enemigo del manejo adecuado de una situación epidemiológica. Globalmente nos preparamos de forma regular para enfrentar estos temas y lo que decía una experta es que lo primero que debemos manejar es la información adecuada y oportuna para la ciudadanía porque es la única forma en la que los datos en términos de prevención de lo que debe hacer la persona pueda llegar”, comentó.

La Ministra fue enfática en señalar que el Ecuador está viviendo una época invernal explicando que en el país se tienen dos etapas en las que existe un pico de casos de influenza de forma regular. “Esto se llama la temporada de influenza, lo que quiere decir que todos los años se repite un ciclo, un brote en donde hay un mayor número de casos que en el resto del año”.

Detalló que la influenza puede ser producida por tres tipos de virus: AH1N1, AH3N2 y la influenza B. “Estos están en todo el mundo y el número de casos aumenta con el invierno por las bajas temperaturas. Este año ya estamos viviendo ese pico, lo que pasó es que, en lugar de empezar desde diciembre, inició en enero. Este mes es el pleno pico y lo que estamos viendo es una circulación mayor del virus”.

“Las personas se contagian los unos a los otros y eso hace que haya un mayor número de casos. Esto no es un fenómeno raro, no es algo fuera de lo normal, todos los años tenemos este pico, lo que sí es que tenemos que tomar acciones contundentes para evitar que el pico se haga cada vez mayor y que, por lo tanto, la población de riesgo, responda a un mayor riesgo y, posiblemente, a fallecimientos”, precisó.

Para Espinosa, se debe tener el justo equilibrio entre tener una prevención para evitar más contagios, pero no causar una situación de pánico entre la población. Acerca de las lamentables muertes a causa de esta enfermedad en el país, manifestó su solidaridad con las familias afectadas, sin embargo, resaltó que, según estadísticas mundiales sobre la mortalidad en estos casos es entre el 2 y el 3%.

“La mortalidad por la influenza y los casos en los que lastimosamente fallecen es entre el 2 y el 3% de los pacientes graves. Al momento, nos encontramos dentro de esos rangos, es decir, no estamos teniendo una letalidad superior porque el virus no se ha comportado más agresivamente que otros años ni que esté por fuera de lo que suceden en las estadísticas en el mundo”, comentó.

Sin embargo, remarcó, la preocupación va desde que una sola vida se pierda a causa de la influenza, por lo que se deben tomar acciones contundentes para evitar que las estadísticas aumenten. “Tenemos 23 fallecidos actualmente, 22 de ellos se han dado por la influenza AH1N1 y uno se ha dado por influenza AH3N2. La mayor parte de los fallecimientos se concentran en la provincia de Pichincha, pero también tenemos en algunas otras”.

“La gran mayoría de casos se han dado en grupos de riesgo. Cuando el virus comienza a circular, se dice que el 40% de la población podría contagiarse, el 90% ni siquiera va a tener síntomas, en los pocos casos va a tener dolencias, pero en los que presentan síntomas, apenas el 10% van a tener complicaciones graves. Entonces, es en esa población de riesgo en la que tenemos que enfocarnos los mayores esfuerzos: mujeres embarazadas, adultos mayores, personas con enfermedades crónicas, personal de salud”, sostuvo.

Enfatizando que es por eso que la vacuna es una medida extremadamente importante ya que protege a estos grupos vulnerables y evita o disminuye mucho el riesgo de contagiarse y de que tengan complicaciones posteriores. La Ministra aclaró que en el país no se tienen contagios masivos o brotes que sean de alarma por fuera de la circulación regular del virus, aclarando además, que éste se transmite por las gotas de saliva que están en el aire a causa de una tos o un estornudo.

“Cuando empieza a circular el virus hay un alto riesgo de que nos contagiemos, pero no todos quienes lo hagan van a complicarse o van a fallecer. Son grupos de riesgo los que presentan síntomas graves y pueden complicarse. Por eso, la segunda recomendación importante es que cuando se tienen síntomas, deben acudir a un servicio de salud para ser evaluados por un profesional de la salud”, reiteró.

Alegando que lo que se tiene que lograr es identificar la gravedad de los síntomas. Si es que un ciudadano se siente grave tiene que ser hospitalizado y se tienen que tomar medidas de control inmediatas para evitar que se complique. Insistió en que en la mayoría de los casos no va a ser grave y con medidas de antibióticos y reposo, la persona se recuperará. “Si identificamos tempranamente los signos de gravedad, las probabilidades de que esa persona fallezca son muy bajos”.

Espinosa confirmó además, que no se tienen nuevas cepas de esta enfermedad, pero sí los subtipos antes mencionados. Dentro de ellos, dijo, existen pequeñas o ligeras mutaciones que hacen que todos los años se tengan que aplicar una nueva vacuna, pero que también hay el riesgo de contagio. “La capacidad inmunológica del cuerpo conforme nos vamos contagiando, cuando tenemos un virus, nosotros generamos defensas; pero estos pueden tener ligeras mutaciones”.

“No hay una nueva cepa, no se ha encontrado un nuevo virus, no hay una mayor probabilidad de contagio que con los que ya han venido circulando. Estos tienen la capacidad de tener pequeños cambios. Eso es normal, no es un fenómeno raro, por eso todos los años hay una vacuna que genera una nueva protección”, indicó.

Acerca de las campañas de vacunación, la Ministra de Salud aseguró que esta es una práctica de prevención a la que todos los ecuatorianos deben acostumbrarse. “Nosotros sabíamos que la vacuna era una cosa que se aplicaba en la niñez y me olvido. No es así ya que existen, y en muchas partes del mundo la gente sabe que, en cierta temporada, tenemos que vacunarnos. Esa es una cultura que tenemos que generar en nuestro país”.

La campaña avanza bien, se han aplicado 700.000 dosis en lo que va del año. “Son cifras muy importantes, estamos progresando muy rápido. Estamos trabajando en horarios extendidos hasta los fines de semana, especialmente, en Pichincha para que las personas puedan acercarse también y se sientan un poco más cómodos y no tengan que faltar a sus trabajos, por ejemplo”.

“También estamos llegando a lugares concentrados, escuelas, hogares de adultos mayores, hospitales, etc., para asegurarnos que las poblaciones de riesgo estén vacunadas. Pero sí hago un llamado a la ciudadanía para que no tengamos miedo a la vacuna ni al pinchazo. Esa es una medida de salud pública porque además de proteger a los grupos de riesgo, disminuye la probabilidad de que nos contagiemos, reduce la circulación del virus y eso es muy importante para intervenir activamente”, acotó.

La Secretaria de Estado garantizó, como corresponde constitucionalmente, la vacunación universal y gratuita a todos los grupos vulnerables que mencionó anteriormente. Son más de 4 millones de dosis que tiene el MSP para poder aplicar. Fue enfática en mencionar que no existe ninguna restricción o prohibición de ningún tipo para que las personas puedan acercarse y ser vacunadas.

“Ni para comprar la medicación, ni para comprar vacunas ni reactivos existe prohibición. Incluso, existe un acuerdo ministerial en el cual se retira cualquier tipo de restricción para estos medicamentos y se insta a los establecimientos privados a estar debidamente abastecidos para poder manejar esto. Así que estos establecimientos pueden adquirir y manejar esta medicación y también pueden vacunar”, aclaró.

Espinosa fue insistente en recordar que los grupos de riesgo son: Mujeres embarazadas, adultos mayores, niños menores de cinco años, personas que tengan enfermedades crónicas y todo el personal de salud. “Estamos siguiendo recomendaciones y estándares internacionales y son ellos los grupos vulnerables y, por lo tanto, tienen que ser vacunados de forma regular, es decir, todos los años”.

“Nosotros lanzamos la campaña todos los años, el anterior, incluso la extendimos hasta el mes de mayo, aplicamos un número adicional de dosis. Este, nos extenderemos el tiempo que sea necesario hasta garantizar que esos grupos estén completamente vacunados”, dijo la Ministra durante una entrevista para “El Poder de la Palabra”, de Ecuadorinmediato.com/Radio.

Hizo un llamado a todas las personas con enfermedades crónicas, particularmente quienes sufren de diabetes y otras de este tipo, tienen una disminución de su sistema inmunológico, lo que los vuelve muy propensos a contagiarse y a complicarse. “Todas las personas diabéticas, hipertensos, con cáncer, con enfermedades infectocontagiosas, hipo e hipertiroidismo; quienes toman una medicación todos los días para su enfermedad, deben ser vacunados. Los asmáticos, las personas con insuficiencia respiratoria, etc.”.

“Cuando dicen a veces sobre las enfermedades crónicas no nos sentimos aludidos, pero cualquier patología de base, cualquier persona que tiene una enfermedad de origen, debe vacunarse todos los años y, particularmente ahora, que estamos atravesando este pico”, reflexionó. Al tiempo de especificar que han montado áreas de triage determinadas solo para síntomas respiratorios en zonas de mayor influencia para que se tenga más capacidad y velocidad en la atención.

Además, recalcó que se han extendido los horarios de trabajo para que todas las personas puedan ser atendidas. “No es un apoyo el entrar en pánico, que todas las personas quieran estar hospitalizadas. Lo que tenemos que hacer es lograr identificar a aquellos –que van a ser pocos- que van a tener síntomas de gravedad”.

En relación a la extensión de este pico, sostuvo que, analizando lo que ha pasado los años anteriores. “En 2016 inició en diciembre y terminó en mayo/junio, en 2017 empezó en diciembre y terminó en abril. Entonces, vemos que los picos tienen algunos meses de duración históricamente y prevemos que ese va a ser el comportamiento también en este año”. (JPM)

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.