Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, viernes, 25 de mayo de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

NO! "EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS"... ESA NO PUEDE SER "POLÍTICA DE ESTADO"

2018-01-15 19:11:00
Análisis
7628

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz - Ecuamex / exclusivo para ecuadorinmediato.com

Una sociedad vive de sus leyes, con sus leyes, para sus leyes. La regulación del estado del derecho es un significativo avance universal ya que norma el comportamiento de sus gentes. Por lo tanto, no se puede vivir incumpliendo o torciendo las disposiciones legales hasta forzar situaciones que simulen acatar las mismas. Ecuador esta en esa penosa circunstancia en la cual todo se justifica ante el atropello de lo establecido con el pretexto del "bien común" que no es sino el beneficio de alguno, mientras los demás deben guardar silencio ante tanto estropicio.

     Como si fuese una epidemia que surge en un algún momento, se han dado una serie de hechos en cadena, que empezaron por una frase, para luego convertirse en un proceso infeccioso que hoy le cobra un precio de alta descomposición social el haber actuado de esa manera. Ecuador debe asumir que está viviendo en medio de una serie de actos que violentan las normas legales, o, al menos, bordean la ilegalidad en un acomodo indebido. Así ni se vive ni se gobierna en paz, pero nuestra clase política nos quiere acostumbrar a aquello como lo normal tal como si eso fuese común, y debe ser aceptado porque ellos lo dicen y lo imponen.

     Si hay algo que se censura en toda circunstancia es el comportamiento sinuoso que asumen los seres humanos para justificar sus actos. No es solo la forma sino el fondo de lo que hacen y, mas criticable es que use los medios detestables para obtener sus fines. La política ecuatoriana sufre frecuentemente de este mal, ya que sus líderes, dirigentes y gobernantes le imponen a toda la sociedad ese tipo de moral con la cual optan en la lucha obsecuente por el poder.

     Para el caso, en los días actuales del gobierno del presidente Moreno Garcés, todo inició con ese afán de diferenciarse del régimen anterior de Rafael Correa Delgado. Para ello, se optó por iniciar con una frase, se pasó a la ironía, se continuó con la broma, para luego ir de tumbo en tumbo entre anuncios contradictorios hasta evidentes negaciones del mérito. No hubiera adquirido importancia este comportamiento si no fuese porque horas antes, en forma pública y notoria se lanzaban homenajes, adulos y lisonjas a los mismos que ahora se insulta y busca destruir, sean contra su honra, imagen y honor.  

 

     De un momento a otro pasamos de la acusación a la acción siniestra y, por arte del reclamo convertido en realidad, se le impuso a Ecuador una consulta popular y se llamó a las urnas. El convocante titular del régimen no ha podido hasta este momento explicar a la nación el ¿Por qué se llama a consulta popular? No hay ni un solo estudio de opinión, y menos una explicación política o jurídica para haber convocado al referéndum. Bordeando lo ilegal se obvió el estudio de lo constitucional para las preguntas apresurando la convocatoria, dejando sin un sustento técnico jurídico se han impuesto las preguntas sean legales o no. El régimen ha justificado como el fin para esta consulta el lograr gobernabilidad para una nación, que a su criterio se hallaba polarizada y dividida y para ello la consulta es su medio por el cual quiere alcanzar el espacio adecuado para conducirse políticamente en los 3 años y meses restantes.

     Por el contenido de las preguntas se evidencia que los fines de la clase política ecuatoriana, que arrancó a fuerza el llamado a consulta, en muchos de los casos expuestos por sus voceros, incluido el propio régimen, busca zanjar su odio y lograr la destrucción política total de Rafael Correa, y terminar definitivamente con el correismo que los había derrotado en las urnas por más de una década. La propuesta para derrocar con el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, pese a todas las advertencias de que eso será  el destruir el estado de derecho, de afectar a personas y dignidades y arrogarse de funciones de un poder sobre el otro, no es sino el fiel reflejo del posible atropello que se lanza azuzada por un grupo de ganapanes y buscaempleos muchos de los cuales habían perdido en los concursos para los cargos, o no se sienten en capacidad de presentarse a exámenes y por ende no tienen mas remedio que presionar a que se cambien las reglas para hacerse de los cargos. Resultado, inestabilidad y amenaza de futuras demandas y el estado de violación de las leyes por este tipo de improvisos.

     Si un régimen en ejercicio del poder cede a las presiones y exigencias de quienes le reclaman un espacio del mismo, o se vuelve en contra de su mismo proyecto político, no debe esperar ser reconocido y muy por el contrario los beneficiarios de tales decisiones pedirán más y más, en un afán codicioso que busca captar el poder total. Ecuador vive estos momentos una muestra de ese comportamiento ambicioso que afecta al estado de derecho para tratar de lograr una gobernabilidad contentando a sus rivales, olvidándose de sus propios. Tan grave es este aserto que se nota en las filas del movimiento Alianza PAIS la inquietud severa de todo este comportamiento del grupo gobernante, que ahora le pide el voto favorable, cuando hace algunos días no mas se declaró por parte del mandatario que “A quienes les estoy tomando odio es los que votaron por mí” lo que electoralmente se vuelve como una daga en su contra, con lo que no se obtiene la ansiada gobernabilidad en una nación que ahora está triplemente dividida entre “correistas” “morenistas” y “opositores cercanos” con una polarización con un alto grado de absurdo que suma a cada momento las inculpaciones de traición entre ellos que les perjudican notablemente.

 

     Si el régimen quisiera medir el comportamiento futuro de la oposición y sus nuevos aliados con relación al cómo está manejando el poder en estos momentos, con la lógica de que “El fin justifica los medios”, bastaría que vea las declaraciones reactivas y actos impositivos de esta segunda semana de enero de 2018.

     El no haber logrado el nombramiento de la vicepresidenta de la República y que se lo haya dado en la persona de María Alejandra Vicuña, ha desatado la peor de las campañas ofensivas de quienes ahora se denuncian afectados por tal decisión. La mera presentación de la terna, con tres mujeres reconocidas por el régimen por su labor para presentarlas en la nación para que salga la segunda mandataria de entre ellas, generó la peor de las reacciones virulentas de algunos opositores a grados extremos del ataque a su dignidad contra estas damas, contando con el aplauso de algunos opositores que se sumaban groseros en las redes sociales, o el silencio cómplice de las organizaciones feministas que nunca se pronunciaron en defensa de otras mujeres, que fueron violentadas públicamente. ¿El fin justifica los medios para ellos y ellas?

     ¿Por qué tanta miseria humana ante ese nombramiento?, pues porque es el mal infeccioso de la envidia lo que se destapó, y todo porque fueron ellas y no ellos los nominados. Para la oposición el nombre debía salir de sus filas y no de Alianza PAIS, dan la impresión de que tienen escondida la confianza traicionera de que Lenin Moreno va a faltar como presidente, sea por enfermedad o ausencia definitiva y, no pueden aceptar que Alejandra Vicuña sea la elegida a reemplazarlo, eso les corroe el alma. Claro que también el gobierno recoge parte de la cosecha del haber esquivado la ley y arribar en forma políticamente incorrecta a la elegir a la sucesora de Jorge Glas en el cargo, lo que le hace vulnerable a la mandataria de este tipo de reacciones virulentas. Repito, no es válido “el fin justifica los medios” como “política de estado”.

     Pues, es evidente que esta será la proyección de los siguientes días. De ganar el sí y se destruye el Consejo de Participación Ciudadana, la disputa por ser uno de los nombrados, por constar en las ternas de cargos, por ser escogido entre la junta de notables, desatará la más encarnizada de las grescas políticas nacionales y el gobierno será acusado por la oposición de todos los males posibles, porque no les permite conseguir los empleos que de allí surjan. Las vilezas en las palabras nuevamente serán parte de otra cosecha que el régimen obtendrá por haber encaminado la fractura de las leyes para afectar a una función del estado, tanto que su estabilidad legal y el estado de derecho se verán afectados por los ganapanes y buscaempleos que clamaran y reclamaran pese a haber instado al rompimiento de la legalidad con esta consulta.

 

     Mirar como se comportan en la clase política frente al régimen, en especial en estos días, es comprobar como entramos en una escalada cínica de violación de las leyes para justificar sus fines. Estimulados por el ejemplo que da el régimen del atropello al Consejo de Participación Ciudadana, un grupo de ciudadanos - opositores notorios, todos ellos – encabezados por el contralor subrogante Pablo Celi de la Torre, decidieron fundar “su” propia veeduría de la deuda externa sin considerar legalidad alguna. Violentando las leyes el funcionario encargado, mas los otros del grupo, no respetan la Constitución y las disposiciones del Control Constitucional que mandan que el CPCCS es el que aprueba esas veedurías, para impedir que las mismas sean usadas para intereses creados propios o ajenos, como se sospecha para el caso. He ahí una muestra de lo que se logra con violar las leyes, el que se haga lo que quiera al bordear la legitimidad. Para el régimen este tema se volverá en su contra, uno más.

     Y es evidente también que haber criticado el manejo económico del régimen anterior, del que fueron parte, y haber sido sorprendidos haciendo peores cosas como usar los US$ 300 millones del dinero de la reconstrucción de Manabí, bajo el pretexto de usar dinero ocioso, no es sino parte de ese estilo violatorio de las leyes y sus prohibiciones. Bajo la figura del “ya se devolvió” se quiere jugar con aquello de el fin justifica los medios para tratar de disimular una decisión inaceptable para la sociedad, y en especial para esta provincia que mira de forma lacerante este trato y como su obra física de recuperación de sus ciudades que no han avanzado, justamente con el cambio de gobierno.

     Preocupa que esa actitud evidente de atropellar las leyes y justificar los comportamientos con los fines que quieren lograr y así acomodarlos en el manejo de la nación, eso nunca da buenos resultados. Si no es cierta la afirmación, entonces mírese el estropicio que ha causado el caso de Julián Assange en las últimas semanas, con evidentes carencias de conceptos elementales de respeto a las naciones en la política exterior ecuatoriana. No se puede justificar que con el afán de solucionar el penoso caso se trate de convertir en agente diplomático a un ciudadano, al que bien se le puede naturalizar ecuatoriano, pero que se lo presenta irrespetando las normas de la Convención de Viena que no permite el nombramiento de personas con intereses en conflicto con la nación receptora, como es el caso de Inglaterra, en donde el mencionado personaje violó la libertad condicional. El violentar las normas solo le deja mal a Ecuador, lo expone como una nación que no respeta las leyes, acuerdos o tratados, o los desconoce a su antojo para lograr sus fines.

 

     Al final, es mejor anticipar que el régimen debe prepararse para recoger los resultados de este mal gesto. La frase completa en el dicho popular siempre ha sido “El fin NO justifica los medios” y haber actuado en contrario solo desata en cadena una serie de males que en política le ponen en conflicto a la sociedad y sus valores. El Ecuador no puede seguir en un marco donde se violentan las leyes para conseguir propósitos innombrables del gobierno de turno. Y tampoco puede dejarse al régimen con el justificativo, a nombre de la gobernabilidad, que siga dando paso a esas acciones nefastas que nos perjudican a todos. Paren, paren con esa actitud condenatoria y enmienden su gestión en el marco exacto de la ley y la norma, de lo contrario, sus ahora amigos beneficiarios de las violaciones ante la historia, jamás les apoyaran cuando se les cobrará en forma tormentosa la deuda que acumulan hasta ahora.  Advertidos están y mejor que nunca les cala la frase que dice. “De ser prudente, nadie se arrepiente” (FHA)

_____________________________________________________________________________________________________

Dr. Francisco Herrera Aráuz es Director General de Ecuadorinmediato.com. 

Ecuamex: Agencia productora de contenidos editoriales para Ecuadorinmediato.com
Fuente Fotos: Flickr/lanación.com.ec/eltiempo.com.ec

 @2018 DERECHOS RESERVADOS DE ECUADORINMEDIATO.COM, prohibida la reproducción total o parcial de estos comentarios editoriales sin la autorización escrita de su autor. No reproducir por otro medio que no sea por nuestra página web o el sistema móvil de EI. No provoque perjuicios a este medio al promover la lectura sin acceso a nuestra página. Gracias.

____________________________________________________________________________________

 

PD: Me encuentro ausente del trabajo diario en Ecuadorinmediato diario y el programa "El poder de la palabra" debido a una afectación seria en mi salud. Estoy con orden médica de reposo hasta el 20 de enero de 2018.  Saludos cordiales a todos.

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.