Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, jueves, 20 de septiembre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

EL INGRATO DILEMA DE "EMPEZAR DE CERO" PARA LA REVOLUCIÓN CIUDADANA ¿CON O SIN RAFAEL?

2017-12-11 19:50:00
Análisis
10988

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz/ Ecuamex - exclusivo para Ecuadorinmediato@2017

Lo que está ocurriendo en Alianza PAIS con la disputa por el control del partido oficialista, es una muestra exacta de la alta influencia que tuvo y tiene el ex presidente Rafael Correa, tanto en el movimiento político, como en el gobierno nacional, cuya dependencia se reflejó en esta última semana con su visita de retorno a Ecuador. Al parecer el futuro de esta parte de la política ecuatoriana está irremediablemente condicionada a la figura del líder de la tendencia de la revolución ciudadana, y el que otros quieran apoderarse de sus espacios solo los condenará irremediablemente.

Unas cuantas horas después de la partida del ex mandatario ecuatoriano de vuelta a Bélgica, donde reside desde la terminación de sus diez años de mandato, el fenómeno denominado “Rafael Correa” siguió mostrando el impacto que tiene en la historia política nacional. Así, las evaluaciones, tanto como los efectos de su visita, entre el 24 de noviembre al 4 de diciembre fueron dimensionados con todos los calificativos posibles, echando al traste el intento del gobierno como el de la gran prensa ecuatoriana de ignorar o minimizar su paso por estas tierras, provocando al mismo tiempo las tendencias divisionistas de amor y odio que le acompañan al líder político, pero jamás de indiferencia.

Para empezar, Correa y Alianza PAIS están demasiado ligados a su nombre como su accionar, y el gobierno de Lenin Moreno esta inevitablemente marcado por ese pasado. Es decir, la estrecha relación y el haber promovido el triunfo del actual presidente, que ha logrado un nuevo período de cuatro años más - pese a los conflictos de imagen de la década ganada - criticando en ausencia por parte del mandatario actual contra el anterior, agudizaron esa sensación dependiente, tanto que el actual gobierno de Ecuador no logra consolidarse todavía precisamente por haber llegado al cargo de la mano de Correa y, tratar de repudiarlo diferenciándose desde el principio. El retorno de Correa en estos días provocó el impacto a un régimen frágil, que actuó a la desesperada para convocar a la consulta popular que elimine a Correa definitivamente de la política ecuatoriana.

Tal fragilidad y desesperación del régimen se evidenció en las provocaciones previas a los días de llegada de Correa a Ecuador, exigiéndole que vaya por las calles de Guayaquil, Cuenca, Portoviejo, o el propio bastión de Quito, donde presuntamente iba a cosechar el repudio de sus acciones, lo que no se dio ni por asomo. Allí, en medio de masas no calculadas Correa reafirmó su popularidad, mientras que los analistas y críticos de la prensa aducían que nadie había ido a recibirlo, en las redes sociales surgieron como en cascada con un apreciable sinfín de fotos, filmaciones, mensajes o testimonios, se dio cuenta de una realidad innegable: que el líder de AP mantenía su presencia e influencia en una población que solo quería estar cerca de él y volver a escucharlo.

Y Correa habló, fue crítico y denunció con dureza a su ex amigo, al que inculpó de traición como de conspiración contra el estado de derecho al destruir la institucionalidad con aquello de eliminar al Consejo de Participación Ciudadana, dándole a Lenin Moreno la capacidad de tomarse todos los cargos posibles a ser nombrados por una repudiable junta de notables. Y cuando las versiones de atropello al estado de derecho se comenzaban a perfilar como un exceso en las declaraciones de Correa Delgado, el régimen optó por la salida apresurada y decretó el llamado a consulta popular, sin esperar al informe de constitucionalidad de la propia Corte, ya que el rumor de que sería rechazada la propuesta de eliminar la reelección y el ataque al CPCCS lo pusieron en incómoda posición y llegó atropellado al CNE a pedir la convocatoria. Ese mero acto de poner de lado la constitucionalidad le dio realce a la visita de Rafael Correa, y le mostró a un régimen temeroso de la influencia de un líder que los enfrentaba y al que le dieron alta importancia con este gesto político.

 

La presencia de Correa en Ecuador ha agravado la imagen crítica aflorando las expresiones del descontento contra el régimen de Lenin Moreno. De hecho, el que no haya podido todavía llenar el vacío dejado por su antecesor y el buscar diferenciarse desde un inicio solo generaron grados de desconfianza en su accionar; las críticas, burlas y acusaciones sin sentido de Moreno contra Correa le generaron un impacto en su credibilidad, mientras que los opositores de ayer que hoy lo aplauden están generando un alto grado de desconfianza y temor por la destrucción de la revolución ciudadana. Rafael Correa llegó a enfrentar al gobierno de Alianza PAIS que él mismo había fomentado, buscando restarle legitimidad con sus críticas y digamos que algo lo logró ya que las cifras de las encuestas tumbaron del 67 al 61% la credibilidad del actual presidente de Ecuador, según Perfiles de Opinión. Esa debería ser una señal de alerta, que por cierto no se lo reconocerá, pero los números de opinión pública son un buen reflejo.

Es notorio además que la clase política ecuatoriana no pudo obviar la presencia de Rafael Correa, pese a los esfuerzos por minimizar su impacto. Los sesudos analistas solo atinaron a repetir las acusaciones de ayer en contra el ex mandatario, como que para ellos nada ha cambiado estos seis meses y una tibia defensa a Moreno demostró mas bien el condicionante de aceptación que se tiene por el pasado de Correa, que con fallas y todo, no pueden negar su influencia en sus respuestas de odio-amor creadas en este tiempo. Eso se ahondó mucho más con la ausencia de ellos en las calles, a las que proclamaron con fiereza que iban a salir a destruir a Rafael Correa, a la hora de la hora la cobardía les invadió y no salió ninguno de ellos a nada, provocando la burla masiva de las gentes que leyeron sus mensajes altisonantes como poses grotescas llenas de miedo, y de las que solo se quedaron en silencios temerosos.

 

Mientras tanto, la “gran prensa” que fue el principal actor político opositor ecuatoriano contra Correa hizo lo imposible porque el público no sepa de la visita del político, para lo cual lo eliminaron de sus primeras páginas, le sacaron de los titulares y recortaron las tomas. Pero, eso solo los mostró como perdedores ya que en forma veloz y muy efectiva los seguidores de Correa, su propio grupo de prensa de AP más la prensa digital alternativa les ganaron la mano. En cuestión de segundos y con el paso de las horas y los días, cerca de unos dos millones de seguidores entusiastas partidarios o los fanáticos de Correa, a lo largo de la semana de visita, le proclamaban su apoyo al punto de enfrentarse triunfantes a un mínimo grupo indefinido de opositores que también acudieron a las redes ávidos de la información que la prensa ecuatoriana les negó. Al final, cuando el fenómeno noticioso de Correa los había rebasado, algunos canales decidieron salirse por el lado del oprobio recortando los programas acordados cediendo a obscuras presiones, mientras otro de ellos se ofreció a salir al aire con material de la visita, pero anunció que cobraría por la entrevista a Correa, eso lo ha denunciado el equipo del ex mandatario. Se nota a estas alturas que algunos de esa prensa quieren dar una imagen de fracaso de la visita, de un hecho noticioso que no cubrieron, fallándole al gran público, imponiendo a lo pasado su punto de vista en portadas de revistas que desde hace tiempo atrás quedan apiladas en los puestos de venta, porque, una vez más, la prensa digital alternativa les ha vuelto a ganar la batalla rompiendo el cerco informativo.

 

La parte frustrante de la visita del ex mandatario fue doble: lo primero es comprobar cómo se había dado la pérdida de su gobierno, y luego comprobar la pérdida de su partido.

Todavía resuenan las consignas triunfantes de las campañas que ganó Alianza PAIS. Aquello que se entonó con demasía el “ Ya tenemos presidente, tenemos a Rafael” ha caído hoy en forma estrepitosa, al punto de comprobarse como una amarga realidad que les dice que el alto grado de dependencia con la imagen de Rafael Correa y AP, les está pasando factura crítica ya que se han quedado sin gobierno por la actitud de Lenin Moreno y su equipo, el cual ajeno a Alianza PAIS ha enturbiado las relaciones entre estos y aquel, al punto de arrebatarles el triunfo y; por otro lado, la ausencia del líder les ha movido a comprender que al no tenerlo cerca le dio una inestabilidad crítica al partido, al punto de cuasi extinguirlo.

El alto grado de dependencia de Alianza PAIS con Rafael Correa hizo que uno y otro actúen en correspondencia y sean directamente proporcionales, al punto que todo lo que hizo Correa fue un exacto reflejo en AP. Es más, todo lo que se construyó con el movimiento triunfante dependía de lo que era Correa Delgado, y con él sus triunfos electorales tan sonados. El problema se agrandó cuando se comprobó que no había crecido una dirigencia junto al líder para sustituirlo cuando fuera del caso, ya que los dirigentes locales, regionales o nacionales actuaron siempre a la sombra de Rafael Correa y los logros se lo debían a él, como el caso de Lenin Moreno. A la hora del éxito, muchos se sintieron protegidos de ese prestigio y en otros casos se envalentonaron creyendo que lo que habían logrado era por ellos promoviendo las consabidas deslealtades que infestaron al grupo cuando se produjo la salida a Bélgica.

El retorno de del ex mandatario fue para comprobar que quedaba muy poco de esa colcha de retazos que había sido Alianza PAIS, y que el accionar del equipo político del presidente Moreno para fraccionar al partido, cuasi hasta destruirlo, había hecho lo que ni la propia oposición lo hubiera imaginado. Y ya sin influencia en el gobierno ni tampoco en el movimiento la militancia de AP esperó de Correa que recupere el partido y que haga algo, que por cierto ellos no lo habían hecho en este tiempo de los últimos seis meses, salvo las acciones de dirigentes nacionales que trataron de optar por caminos para defender la obra de Correa y la revolución ciudadana y que fueron desde lo estrictamente político partidista hasta lo legal y jurídico, sin conseguir resultados óptimos. Lo cierto es que, pese a todos los intentos del gobierno de echar abajo la VIII Convención de AP, no lo logró y una vez mas un grupo apreciablemente alto de seguidores de las bases acudieron a la convocatoria de Rafael Correa, a su presencia y liderazgo, para tratar de reanimar el pasado de AP, que a estas alturas ya no tiene ni de lejos la fuerza política que fue y triunfó.

 

Lo intrigante del tema es ¿Para qué quiere controlar el Movimiento Alianza PAIS Lenin Moreno?, cuando fue evidente desde el inicio que el presidente no quiso contar con ellos, al punto de haberlo hecho de lado en el diálogo, bajo el pretexto de que no se dialoga entre iguales. Los gestos y señales dadas por el entorno del primer mandatario dieron a entender que había que acabar con el correismo y desataron una persecución silenciosa contra sus propios militantes, al punto de marcar grandes distancias entre Moreno y los miembros de AP que sienten que No tienen presidente y este no es el gobierno de Alianza PAIS. Por ello, esa sensación de pérdida vuelve incomprensible a los afanes de estas ultimas semanas de controlar y retener la dirección del partido, expulsar a los dirigentes históricos y poner en sus filas a personas que tratan de ocupar espacios dejados por los anteriores y, que su sola preocupación es el dinero gastado en las arcas de AP. Tal vez será la consulta lo que le mueve a preocuparse por el partido al presidente, sin mirar el futuro luego de los comicios, porque si Alianza PAIS depende tanto de Correa y Moreno no lo puede sustituir, para qué le servirá el movimiento que no cuenta con su liderazgo evidente y del cual más bien ha generado repudio entre los suyos, ya que la consulta no es propia de AP sino del opositor Guillermo Lasso, de los empresarios, de los banqueros y opositores más recalcitrantes de Alianza PAIS. ¿Habrá pensado en eso el grupo que quiere tomarse este movimiento?

Además, la pregunta obvia es ¿Qué tipo de movimiento o partido quiere controlar el presidente Moreno Garcés?, porque es notorio que lo ideológico no es necesario para un régimen tan indefinido políticamente. Entonces, forjaría un movimiento burocrático desde el poder en el que se entreguen cargos, prebendas y espacios de poder para el cual, si puede contar con un sinnúmero de interesados que se alleguen al nuevo grupo de AP, junto a alcaldes y prefectos, así como líderes locales caciques de su tierra con alto poder clientelar y en con un espíritu de acomodaticios, rodeen prontamente al grupo dueño del movimiento hasta agotarlo con sus exigencias, dándole una deshonrosa sepultura política con el paso de los días cuando ya no haya nada más que obtener.

La estrategia de dejar el movimiento AP en manos del morenismo puede ser de alta efectividad en su contra ya que el régimen deberá manejar el partido, la militancia, el gobierno y la situación nacional siempre complejas, lo que hasta este momento no denota una respuesta efectiva y bien puede aniquilarlo políticamente ya que AP sin Correa hasta ahora no funciona y quien garantiza que funcione a futuro. Además, está infectada de la división por intereses y traiciones de baja catadura, lo que lo vuelve altamente vulnerable por la propia gente que se quede y conforme tal movimiento oficialista.

A Rafael Correa le duele volver a encontrar este dilema, porque entendió que ya no hay control de su gente sobre el partido, y me lo admitió en la entrevista con Ecuadorinmediato.com. Por ello, el domingo 3 de diciembre, casi al finalizar la VII Convención hizo aprobar una resolución que proclama que si se pierde en lo legal, debe darse una masiva desafiliación para crear otro movimiento, el de la Revolución Ciudadana, para marcar la ruta y "empezar de cero" en un reto que desde un inicio pareciera ser que debe darse sin él. Sin embargo, esta vez el nuevo espacio político debe ser sin él ni estar bajo su dependencia, entendiendo la lección de dar paso a otros liderazgos que fortalezcan la propuesta. Y debe ser sin su presencia ni alta influencia porque, ahora, en otras condiciones distintas al 2006 en que se creó AP, es el líder el que tiene que resolver situaciones personales de alta complejidad junto a su familia y eso es mas importante en este momento sin duda.

Finalmente, apesadumbrado por el mal momento que vive con la crisis de su partido, Correa debió sacar fuerzas para el otro lado negativo de su visita al concurrir a la Corte Nacional de Justicia para abrazar a su amigo Jorge Glas, vicepresidente de Ecuador, que se halla preso en medio de una intriga judicial en la que se halla envuelto por el caso Odebrecht. La denuncia constante de las injusticias, actos contra el debido proceso y acciones de una mala aplicación de justicia, sumado al reclamo constante de inocencia porque no hay ni una sola prueba contra Jorge Glas.  Aún cuando su retorno no tenía previsto obtener libertad alguna para su amigo, fue notoria la sensación de no poder hacer nada en favor de su amigo y compañero.

Toda esta verdad es muy dura de asimilar: el proceso político electoral del 2017 le dejó a la militancia y de Alianza PAIS sin presidente y sin Rafael. Recuperar esta parte de la historia será una labor titánica que veremos si la actual dirigencia que sustentó la Revolución Ciudadana puede empezar de cero, es cuestión de ver y vivirlo para contarlo (FHA)

________________________________________________________________________

Dr. Francisco Herrera Aráuz es Director General de Ecuadorinmediato.com. 

Ecuamex: Agencia productora de contenidos editoriales para Ecuadorinmediato.com
Fuente Fotos: Elmundo.es/Archivo Ecuadorinmediato

 @2017 DERECHOS RESERVADOS DE ECUADORINMEDIATO.COM, prohibida la reproducción total o parcial de estos comentarios editoriales sin la autorización escrita de su autor. No reproducir por otro medio que no sea por nuestra página web o el sistema móvil de EI. No provoque perjuicios a este medio al promover la lectura sin acceso a nuestra página. Gracias.

 

Fuente foto: ElTiempo.com.ec/ Ecuadorinmediato / Ecuavisa.com /

 

 

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.