Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, sábado, 18 de noviembre de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

Napoleón Valdivieso, padre de sentenciado en caso "Principito", advierte severas fallas en proceso judicial (AUDIO)

2017-11-11 08:52:00
Entrevistas
1596

Audio

Noviembre 10 - Napoleón Valdivieso

"Hemos solicitado la casación, sin embargo, lo que estamos esperando es que obviamente algún momento la Corte Constitucional se pronuncie", afirmó

Napoleón Valdivieso, padre de José Valdivieso, acusado por presunta violación a un menor en el colegio La Condamine, conocido como el caso "Principito", manifestó que existen varias inconsistencias durante el proceso judicial. Explicó que cuando rindió su testimonio el menor, en la cámara de Gesell, "nunca nombra al profesor y ni siquiera señala detalles específicos de un incidente". Además, señaló que se inició a violar los derechos constitucionales de su hijo porque "en el proceso que se produce la anulación, se vuelve un nuevo juicio para un nuevo juzgamiento, por eso nosotros apelamos ante el Tribunal de Garantías Constitucionales".

Napoleón Valdivieso señaló que los profesores de La Condamine “no de gana” salieron en defensa directa del profesor, una “víctima de las circunstancias”.

Explicó que su hijo era profesor de natación en el colegio y aclaró que nunca le dio clases y no fue profesor del menor. Sobre la posibilidad de que exista un contacto, Valdivieso mencionó que “nunca pudo haber ocurrido jamás esa situación porque si el chico está yendo a clases en su horario normal, él va a estar en clases”.

Mencionó que existen dos profesores de natación, el uno que funge como salvavidas y el otro da la clase. “El colegio La Condamine es extremadamente cuidadoso de los niños. Es tanto así que este niño estuvo bajo control de un equipo que se denomina la Ecolé, que es un grupo especializado de profesores, padres de familia y psicólogos para que el niño se adapte, entonces, el niño ha estado en ese cuidado desde que llegó al colegio”, anunció.

Valdivieso expuso que el evento que dio lugar a esta situación, es que el menor “tuvo una actitud elevada de tono en la casa de una amiguita. La mamá le deja para que pase en una pijamada y al día siguiente el niño había estado teniendo una relación un poco elevada de tono”. Por esta razón, dijo, la mamá le comenta la psicóloga, que llevaba a cabo el tratamiento psicopedagógico del menor, sobre lo ocurrido en la pijamada y la especialista le dice que puede ser juegos infantiles, pero hay que hacer el análisis respectivo para ver si es que vio o qué paso.

“Esto conlleva a que empiecen a indagar y, supuestamente, el niño les dice que esto ha ocurrido en el colegio y así comienza el asunto”, manifestó.

Posterior a esto, sobre cómo se lo asocia con el profesor, Valdivieso recalcó que “es otra circunstancia bien mal habida” y que “el supuesto delito se había producido en el patio de los niños en recreo”. Mencionó que en la denuncia está puesto que, en un principio, está puesto en el recreo, “pero como es imposible también ahí porque hay 12 personas vigilando. Cambian y dicen que fue en la piscina porque ahí el único varón que da clases de natación es mi hijo”.

El padre del sentenciado mostró el testimonio de la mamá, en el que indica: “Este año mi hijo no ha tenido clases con él. Para los comprendido desde la maternal 2012 y 2013 pedían ayuda a los padres para ayudarles a vestirles porque eran muy pequeños. Asimismo debo indicar que mencionado profesor le he visto en el recreo como vigilante de los niños con un chaleco de color gris”.

Sobre los testimonios que ha rendido el menor, Valdivieso destacó que en el primer testimonio anticipado, el niño “jamás manifiesta que ha ocurrido semejante cosa. Habla de alguna otra circunstancia”. Luego de este testimonio, lo lógico es que “ahí para el asunto porque de lo contrario, implica re victimización al infante”.

Sin embargo, reprocha Valdivieso, que “la fiscal nombra a la doctora Palacios para que le haga la valoración respectiva, luego de que ya se hace con una psicóloga particular y la valoración en la cámara de Gesell”, expresó. Asimismo, puntualizó que en la cámara de Gesell nunca nombra al profesor y “ni siquiera señala detalles específicos de un incidente”.

Valdivieso manifestó que partir de ahí empieza “lo raro” porque “la doctora Palacios solicita que le ponga a otra psicóloga, la doctora Íñiguez, para que le bajen la tensión del niño para que ahí si pueda intervenir”.

Posterior a esto, Valdivieso dijo que, la doctora Íñiguez le hace 5 sesiones al menor. “En la primer sesión le quieren arrancar algo, en la segunda también. Obvio que no van a poder hacerlo porque el niño en La Condamine jamás sufrió esta situación y en la tercera sesión el niño se desespera y la psicóloga piensa que le está protegiendo al violador porque el violador le está amenazando”, acotó.

Para Valdiviezo, el caso empezó a tener una distorsión total porque se revictimiza el niño. “Es un problema terrible porque como le hicieron de un tamaño grandote, el daño causado al niño es grandísimo”. Además aseveró que el padre del menor le dio un código para identificar a su supuesto agresor sexual. “Ese es invento de ellos para que el niños no se victimice. Entonces cuando hace la identificación por fotografías, que es para inducirle al niño”.

Sobre las fotografías utilizadas en el caso, el entrevistado precisó que la Policía sacó fotos de los archivos policiales, de personas parecidas, y la que tiene un sticker es la que el niño la identifica como su agresor. El sobreseimiento se dio porque “no habían evidencias de que mi hijo haya cometido semejante acto y no porque gratuitamente se le ocurrió a alguien decir que se le ha presionado al juez. Las evidencias son tan claras, como que la madre dijo que jamás tuvo clases, que está identificando a otra persona, entonces el juez tiene que hacer lo mínimo”.

Sin embargo, a pesar de que se sobreseyó el caso, tres meses después, el fiscal solicitó la apelación. “Realmente estaba bien dada la sentencia porque después solicitan la nulidad y la apelación del proceso y ah hay una fuerza yo no sé de dónde, pero a la final hasta la comunicación grosera contra el juez, diciéndole que es ignorante y que debe asumir las consecuencias”, el comunicado fue enviado por los familiares del niño.

Desde ese punto, se inició a violar los derechos constitucionales de la persona, según Valdiviezo. “En el proceso que se produce la anulación, realmente del asunto, se vuelve un nuevo juicio para un nuevo juzgamiento, por eso nosotros apelamos ante el Tribunal de Garantías Constitucionales”. Sobre la situación actual de su hijo precisó: “Usted cree que le voy a decir entrégate nomás sabiendo todo esto”.

Asimismo, denunció las inconsistencias que hubo al nombrar un defensor público para su hijo. “Lo elemental que tenía que haber dicho es señor yo no le puedo defender porque no conozco el caso, lo elemental que debía haber hecho la juez era diferir la audiencia”. El juicio se realizó con base en las pruebas de cargo y descargo.

“En este momento nosotros hemos solicitado la casación, sin embargo, lo que estamos esperando es que obviamente algún momento la Corte Constitucional se pronuncie, haga lo que tiene que hacer”, puntualizó Valdiviezo.

(DRT - PP)

Fuente: Ecuador Inmediato Radio

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.