Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, miércoles, 22 de noviembre de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

Ec. Santiago Caviedes: Gobierno, pensando en consulta, no quiere afectar base de contribuyentes con reforma tributaria que, para Patricio Alarcón, fue preparada en época de Rafael Correa (AUDIO)

2017-11-11 08:56:00
Entrevistas
1289

Audio

Noviembre 10 - Patricio Alarcón y Santiago Caviedes II

A pesar de que proyecto para impulsar reactivación tenga puntos buenos, según mencionó analista; empresarios se muestran preocupados por la mayoría de modificaciones planteadas

Cambiar el modelo de gasto y consumo por uno de ahorro e inversión sería la solución para reactivar la economía del país; fue una coincidencia entre el presidente de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), Patricio Alarcón; y el analista económico, Santiago Caviedes. Para el empresario, hay una grave preocupación en cuanto al proyecto de Ley Económico Urgente para la Impulsar la Reactivación porque frena la inversión y existen desincentivos, la ley es "perversa", aseguró. Mientras que, para el economista, existen puntos buenos, malos y otros que no se hacen, por lo que considera es que el Gobierno pone "paños tibios" para poder pasar el momento.

Patricio Alarcón explicó que la tasa aduanera, al ser una medida administrativa, por tanto, no está contemplada en el proyecto de ley. “Si crea una tasa, de acuerdo a la ley, tiene que prestar un servicio. El director de Aduanas ha sido claro en sus declaraciones: es una medida recaudatoria, habla de que van a recaudar US$500, US$300, US$200 millones ¿para qué? para ayudar al fisco, para cubrir parte del déficit fiscal”, detalló.

“Las aduanas están para controlar el contrabando, regular y prestar un servicio, si quiere incrementar un impuesto es otra cosa”, aclaró Alarcón, explicando que se lo puede aplicar, a través del COMEX, respetando los tratados que tiene Ecuador.

“Si quiere generar un nuevo impuesto ¿sabe lo que tiene que hacer? Enviar un proyecto de ley, por medio de la Asamblea, pero si está emitiendo una tasa y se puede hacer legalmente, se lo puede hacer, si me emite una tasa, tiene que mostrarme en qué se va a gastar el dinero porque me está prestando un servicio”, insistió.

Es una manera mañosa decir: vamos a poner una tasa para que yo pueda seguir gastando, reprochó el representante empresarial. “Creen que el empresario es bobo, creen que la gente es boba, siguen con las mismas prácticas, esas leguleyadas”, sumó durante una entrevista para el programa “El Poder de la Palabra”, de Ecuadorinmediato.com/Radio.

Caviedes, mientras tanto, manifestó que en Ecuador existen tres desafíos: escasez de dólares, relacionada a una economía de US$100.000 millones que necesita financiar ese mismo valor en transacciones con los mismos ingresos que se tenía cuando la economía era de US$70.000 millones.

“La reducción en ingreso de divisas, más o menos, US$9.000 millones, se ha reducido la salida de divisas por la recesión, que generó una calidad en las importaciones, y las restricciones que existieron”, sostuvo.

Si Ecuador quiere volver a crecer, no tiene dólares para hacerlo, analizó el economista. “El otro (problema) es que esta escasez de dólares está generando un estrés monetario porque tenemos mucha liquidez para pocas reservas. Por lo tanto, cada vez que crece algo, se mueve un poco la liquidez en la economía, tenemos los descalces de las reservas internacionales con las bancarias”, mencionó.

“Ese estrés monetario es un reflejo de esa escases de dólares y tenemos, definitivamente, un exceso fiscal. En los últimos cinco años, desde el 2013 hasta el 2017, se han acumulado déficits fiscales de US$26.000 millones de dólares, que es brutal. Yo entendería que los déficits fiscales se acumulen en el 2015, 2016 y 2017 porque el precio del petróleo está bajo, pero se acumularon también en el 2013 y 2014, cuando el precio del petróleo estuvo en US$100 dólares. Entonces, eso es un problema”, refirió.

Ese déficit, explicó, fue financiado con US$26.000 millones de deuda externa, por lo que se debe conseguir dólares verdes para, en cinco años más, pagar ese dinero. “Ese es el gran reto que tiene el país. Otra vez tenemos un exceso fiscal financiado con deuda externa que también significa que, en el mediano plazo vamos a tener, otra vez, escases de dólares”.

“Sabiendo que es así el problema debemos cambiar completamente el modelo de crecimiento, el cual, en los últimos 10 años fue de gasto y consumo. Lo que más subió fue el gasto público, los consumos públicos y lo segundo fue el consumo privado y las importaciones. Entonces tenemos que cambiar a un modelo de ahorro-inversión”, agregó.

Aquello se puede hacer a través de una reforma tributaria cambiando los incentivos en la economía. Para Caviedes, entre las cosas que se deberían hacer es tener una reducción paulatina del déficit fiscal -porque si se lo hace de golpe se generaría una recesión y sería peor-. Pero también se debe reducir el consumo con un incremento de los impuestos al consumo.

“Eso es lo que técnicamente se debería hacer, pero ahora vamos a ver lo que es políticamente viable y eso, nosotros, lo podemos entender como que las medidas económicas que se plantean son lo que la política lo permite porque el Gobierno está pensando, definitivamente, en la consulta popular que viene y, por lo tanto, no quiere afectar a una gran base de contribuyentes que son los que van a poner el voto para esa consulta”, señaló.

Asegurando que si le carga de impuestos al profesional que gana US$3.000 que al que gana US$300.000, no “moverá la aguja” en las elecciones, sino lo que pase con la mayoría de la gente, por lo que esta reforma no ataca ese problema de la manera en la que se lo debería hacer. Es indirectamente a través de incrementar el costo del consumo de los importados.

Para el presidente de la CCQ, el proyecto no va a contribuir en el crecimiento laboral porque se sigue con la misma fórmula. Hizo referencia a lo que viene pidiendo el sector productivo que es que se le devuelva, de alguna manera, la competitividad por factores externos que no puede controlar. Es decir, medidas transversales.

“Si yo sigo pagando un impuesto mínimo, eso me resta liquidez (que es el anticipo del impuesto a la renta). Me parece que en el 2010 se bajó el IR, paulatinamente, del 25 al 22% para que no se le afecte al Estado. Ahora, se lo está haciendo de un solo golpe al sector productivo del 22 al 25%. Entonces, si es que a mí me incrementan los impuestos, me están incrementando los costos dentro de la empresa”, explicó.

Detallando que, adicionalmente, hay otro impuesto que es que ya no se puede hacer una deducción por la provisión de la jubilación patronal y desahucio, eso también le quita liquidez a la empresa. “Si es que me dice que, ahora, se puede deducir menos para pagar más impuestos, se está afectando al costo, al margen del empresario, a lo que genera. Entonces, si yo no puedo generar más utilidades y no puedo bajar los costos para exportar más, para vender más dentro del mercado interno, yo no voy a crecer. Si yo no crezco, ¿cómo voy a contratar a más personas?”.

“No es que por la Economía Popular y Solidaria (EPS) o por los artesanos –que no son quienes generan el 80% del empleo como sí lo son las empresas que facturan más de US$300.000 dólares- se dé beneficios porque no se los está dando a nadie además, de que viene una ley perversa de corresponsabilidad para el accionista”, reveló.

Asintiendo que con la normativa se cambian los incentivos que había antes para atraer inversión en el COPCI (Código Orgánico de Producción Comercio e Inversiones), esto lo están eliminando. Otro punto importante, comentó, es que cuando se reinvertía se les devolvía parte del IR, lo cual también está eliminado. “Entonces, siguen con el afán recaudatorio, el hambre por la recaudación, el hambre por seguir gastando y, por donde sea, están queriendo tener más recursos, inclusive, como lo dijo Santiago, tratando de llevarse parte de los ingresos de la clase media”.

“El tema se va a complicar mucho porque yo creo que esta ley fue preparada durante la época de Rafael Correa porque están cambiando alrededor de 16 leyes y es imposible que lo hayan preparado en los últimos 120 días. Pero aquí hay otro tema, como lo dice Santiago en su análisis político, pero esta ley es tan perversa que ahora se ha derivado en algo que la ciudadanía ya está entendiendo y está cuestionando y ahora tienen otro problema que como la pelea interna en el bloque no es menor, al parecer, ni Alianza PAIS va a votar a favor de esta normativa”, indicó. Para Alarcón, la intención del equipo económico de Moreno se podría estar quedando solamente en el papel.

Sobre el dinero electrónico, Caviedes reiteró que el problema que tiene el país es la escases de dólares y una de las razones por las cuales se está afectando el nivel de reservas es porque se tiene una demanda de efectivo que es elevada. Hay varias razones por las cuales pasa aquello, pero para el analista económico, son tres principales:

La sensación de que las cosas no están bien y, por lo tanto, la gente prefiere tener efectivo. Los pagos de corrupción ya que se tiene evidencia de que se hacen en efectivo. Y, al estar rodeados de países en donde hay mucha actividad ilícita, una fuente importante de dólares es el cruce de fronteras y traer dinero al país.

“No sabemos qué porcentaje es, pero hoy se demandan US$5.000 millones de dólares más de lo que se deberían, usualmente, demandar. Lo que sucede es que esa reserva, hoy por hoy, está en la calle y no conocemos en dónde exactamente está y el dinero electrónico, para lo que sirve, es como un mecanismo para capturar reserva, para subir el nivel de reservas que tenemos en los bancos y en el Banco Central”, puntualizó.

Al pasarlo al sistema financiero privado, para el analista, se va a generar eficiencia y se va a dar un empuje a una buena idea que nación “con un pecado original” cuando estuvo en manos del Gobierno cometiendo dos errores: Le puso de nombre “dinero” y le dio monopolio al Banco Central, por lo que todo el mundo se hace preguntas que no debe hacerse. “Al momento que pasa al sector privado, por lo menos, se desvanece algo de esa idea. Lo que es importante ver es cómo va a terminar ese dinero electrónico”.

“Desde mi punto de vista, debería ser un sistema de reserva. He escuchado, por parte de algunos representantes de bancos, que quisieran que eso más bien esté relacionado una cuenta bancario. Lo que quiere decir que, en vez de que sea un sistema de reserva, no termina generando mayor crédito sobre esos dólares y no vamos a resolver el problema de escases de divisas, sino que aumentaremos la capacidad de generar crédito”, manifestó.

Alarcón, de su lado, aseguró que lo que se pretende con la incentivación a la utilización de dinero electrónico, es que se generen más transacciones a nivel del sector financiero. Pero recalcó que hay otro impuesto que va alrededor a los retiros de efectivo. “Cuando usted quiera retirar más de US$4.000 dólares, ahí empiezan los impuestos”.

“Son medidas criticadas durante los años 90. El mismo equipo económico, muchas veces, culpó por el colapso cuando entramos a la dolarización, por esa transacción en base a los cheques girados. Volvemos al concepto de que tenemos que mantener dólares en la economía, en el sistema financiero, por lo que están cobrando más tributos. Algún rato tenemos que ajustar, tenemos que trabajar de acuerdo a la realidad de la economía ecuatoriana”, comentó.

Fue enfático en señalar que el Estado debe ajustarse en sus gastos ya que no se puede vivir todo el tiempo tratando de cuidar y regular que los dólares no salgan del país. “Hay 30.000 vehículos que están rodando por todas las calles, todavía tiene una línea aérea, tiene canales en donde pierde US$24 millones de dólares al año. Entonces, yo estoy seguro de que si usted quiere hacer dieta, tiene por donde cortar grasa en ese Estado”.

“Seguimos con ese concepto de que tenemos que no permitir que los dólares salgan por vía de regulaciones, impuestos y así no funciona la realidad porque como sector productivo y ciudadanos, nosotros no le pedimos dólares al Estado, son los dólares que nosotros generamos fruto de nuestro trabajo, yo no le estoy pidiendo un centavo al equipo económico. Pero él sí nos tiene que restringir nuestros dólares para seguir gastando y, de hecho, el año anterior hay reservas que se han prestado para seguir gastando”, cuestionó.

Alegando que es un modelo económico irreal ya que la dolarización se va ajustando de acuerdo a lo que un país puede consumir. “Hay países en el mundo a los cuales llega el dinero porque se dan facilidades para que llegue el dinero, por ejemplo, en Panamá, El Salvador. Sí, necesitamos un objetivo de desarrollo para entren más divisas. Estamos totalmente de acuerdo con eso, pero cuándo nos vamos a poder sentar a plantearnos un objetivo de desarrollo”.

El Presidente de la CCQ aseveró que en los diálogos con los ministros de Comercio Exterior, Pablo Campana, y de Industrias y Producción, Eva García; no estaban de acuerdo en muchos de los temas planteados por el equipo económico del Gobierno. “Además, se les está quitando funciones con un nuevo Comité Tributario que se cree, ellos están haciéndose cargo de temas de inversión, la Aduana ya puede confiscar mercadería. O sea, hay cambios en la ley que cambian las funciones dentro del equipo productivo”.

“Se crea un Comité Tributario que, al final del día, maneja toda la economía y la recaudación. Entonces, no creo que todo el Gobierno esté de acuerdo con eso y además, si es que esta es la visión del régimen, pasaremos tres años y medio más sin crecer, destruyendo valor –porque no creo que la economía vaya a crecer ni de acuerdo a la tasa de natalidad ni a la inflación-“, reflexionó.

A consideración, en cambio, de Santiago Caviedes, lo que ha hecho el Gobierno es “poner paños de agua tibia” para poder pasar el momento porque no se está atacando a fondo los problemas que tiene el país. “El Ecuador tiene un problema macroeconómico y nadie lo quiere reconocer. Yo creo que el gran problema que existe es que, de lado y lado, se culpan y nadie se hace responsable de la situación”.

“Entonces, desde el lado público, la culpa la tiene solo el sector privado y viceversa. Pero la verdad es que todos somos responsables y corresponsables y todos deberíamos tratar de resolver el problema y lo que sucede es que no todos estamos resolviendo el problema. Creo que hace falta un plan serio de reducción de gasto fiscal paulatino y gradual porque un choque económico creo que no es bueno, ni siquiera, para los empresarios ni para los importadores”, mencionó.

Por otro lado, expresó, se debe tener una reducción paulatina del consumo y este ajuste no se lo puede cargar solamente a un sector de la población. Esta reforma tributaria tiene unas cosas buenas, unas malas y otras que no se hacen, sostuvo. “De las cosas buenas, yo veo que se está tratando de cerrar muchos espacios en donde se genere evasión tributaria. Eso es importantísimo porque sin subir los impuestos, se puede generar mayor recaudación”.

“El problema es que en la redacción de la ley se cometen errores. Se cierra esto y se quita un incentivo, entonces lo que se debería cerrar es el espacio de elusión, pero sin quitar el incentivo. Por ahí me parece que hay cosas que tienen sentido. O sea, sin subir la carga tributaria, reducir la elusión y la evasión me parece una buena cosa”, dijo.

Otra cosa importante es que se dan ciertos incentivos a los exportadores porque el país necesita diversificar la fuente de dólares y qué bueno que los dólares puedan venir del sector privado. “Yo no concuerdo con Patricio diciendo que los importadores no utilizan los dólares del Gobierno. La verdad es que sí”.

“En la economía en general, uno tiene flujos que entran de dólares, flujos que salen. El sector privado, entiéndase como empresas y/u hogares, sacan más dólares de los que generan. El sector público mete más dólares de lo que se gasta. Obviamente nunca se van a poner de acuerdo y yo creo que es el caballo de batalla para todo el mundo y es ahí en donde existe el problema”, explicó.

El momento en el que el sector privado sea autosuficiente en divisas, nadie le puede decir a nadie en dónde gastarse el dinero. Hoy por hoy, se están gastando todos, los dólares que trae el petróleo, que resulta que es estatal –por eso el dinero es estatal, si es que fuera privado, el dinero sería privado-.

Mientras que, las cosas malas que se ven es que no se atacan los problemas de fondo ya que no hay un cambio de incentivos para pasar de un modelo de gasto y consumo a uno de ahorro e inversión, sostuvo Caviedes, a lo cual acotó Alarcón aseverando que la ley no está dando beneficios al sector exportador.

“Con estas nuevas tasas se están subiendo los costos de muchas de las materias primas y de los bienes de capital que utilizan para exportar. La devolución de ciertos impuestos al sector exportador se los va a hacer en base a la discrecionalidad del Comité Tributario, de acuerdo a la ley. Entonces tampoco hay beneficios, de hecho, el sector exportador no está contento con esta reforma tributaria”, puntualizó.

No se trae más dólares, sino todo lo contrario, gasta mucho más de lo que puede generar y la prueba fehaciente es que el próximo año se tienen que pagar US$10.000 millones solo en deuda. Quien sí genera más y genera un factor multiplicador de los dólares en la economía es el empresario, el comerciante, refutó Patricio Alarcón. “Para mí, estamos con errores conceptuales”, agregó.

“El consumo se ajusta solo. Si es que yo tengo menos dinero, al final del día, el consumo se va bajando y es así de simple, eso pasa en las economías y, poco a poco, con una estrategia de desarrollo productivo, tenemos que exportar más, tenemos que usar las ventajas que tiene este país, ahí traeremos más dólares y se dejará de molestar y regular a los diferentes sectores productivos”, precisó.

Caviedes concuerda con que si es que hay menos dólares se deja de importar y se resuelve el problema externo, pero, expone que, en el camino lo que está en riesgo es el sistema financiero porque, por ejemplo, un banco solvente, sin liquidez puede quebrar, mientras que, un banco insolvente con liquidez puede seguir flotando.

“El problema es la liquidez y si es que nosotros hacemos desparecer por el ajuste lógico de los mercados toda liquidez en la economía, lo que ponemos en riesgo es el sistema financiero y eso es algo que nadie está hablando y que es el principal riesgo que tiene la economía”, indicó, a lo que Alarcón respondió que eso no es lo que sucede porque los bancos están regulados y son los que mantienen sus excedentes de liquidez y es el Gobierno el que se toma las reservas. (PAY-JPM)

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.