Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, sábado, 18 de noviembre de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

ECUADOR EN LA HORA DEL "DESUBIQUE"

2017-06-19 20:00:00
Análisis
9224

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz / Ecuamex

Si alguien desde afuera, extraño a los ecuatorianos, mira el panorama político del momento se encontrará que no logra entender una serie de hechos o comportamientos de la clase dirigente. Este tiempo, el de los últimos días, tras la salida de Rafael Correa del poder es un mar de confusiones, entre declaraciones, citas y reuniones que dan para pensar si el nuevo gobierno y la oposición están actuando de manera adecuada o hay una total descolocación de sus propios espacios que no los entiende nadie. Es decir: hay un "desubique" en la hora actual del Ecuador.

 

Tras diez años de gobierno la nación se acostumbró e hizo suyo el espacio político con la presencia indispensable de Rafael Correa como Presidente. Ha sido tal el impacto histórico y el cambio profundo que generó en la nación el proceso de la Revolución Ciudadana, que a la hora de dar el paso al costado e iniciarlo todos los sectores que giraron en torno a este proceso se han descolocado y muestran una actuación errática e incomprensible.

Da la impresión que el país no estaba preparado para que Correa abandone el cargo. Unos y otros estaban sujetos a su palabra, gesto, gusto y disgusto. Es mas, se hicieron a su estilo y norma sea para compartir con él o atacarlo, tras haberse acostumbrado a esto como normal. Por ello es que a la hora de su salida el 24 de mayo del 2017 la nación entera se abrió a la incertidumbre entre quienes jamás hubiesen querido verlo fuera del poder como los que exaltaron su partida, pero que entre todos no saben a qué atenerse a las nuevas circunstancias porque les toca vivir Sin Correa.

El primer sector que manifiesta una desubicación de sus propias fuerzas internas es Alianza PAIS. Par ellos el fuerte liderazgo del ex mandatario pesa y mucho, al punto de tener que mirarse entre sí como amigos o rivales, de esos que quieren seguir bajo la sombra protectora e inspiradora de Rafael Correa frente a aquellos que quisieran borrar todo pasado del régimen anterior, así sean usufructuarios del poder del que ahora disfrutan, porque sin duda les atemoriza que el peso, ejemplo, e influencia del líder político se convierta en una amenaza a su estabilidad recientemente acomodada.

Es evidente la disputa interna en PAIS lo expone el propio ex mandatario, quien en sus mensajes de twitter busca consolidar un entorno que le permita mantenerse al frente de un proceso que él condujo y conquistó. El estilo de Lenín Moreno, y más que de él, el de un grupo de seguidores que se han asomado recientemente a las filas da para pensar que las diferencias no son solo de forma sino de fondo entre lo que hizo la revolución y lo que muestra a primera vista por sus actos el neo-morenismo. Se puede creer que a los oficialistas les cuesta aceptar algo que siempre debió estar en su concepto y discurso: “Lenín Moreno no es Rafael Correa”, y como dijo Ricardo Patiño: “A la gente no le gustan los clones”. Entonces, acéptenlo y con buena gana porque eso eligieron.

Las declaraciones del nuevo Presidente de Ecuador marcan una evidente distancia con el pasado de Rafael Correa, las citas, reuniones y expresiones de los ministros de estado, que en algunos casos son solo incorporados al nuevo régimen, bajo un paraguas de diálogo y reconciliación han generado un ambiente de inquietud entre la mayoría de la militancia de AP, para quien se teme que se pierdan muchas de las conquistas sociales y políticas que habían avanzado con el gobierno pasado y, que la oposición está aprovechándose de tan benévola actitud al punto de creerse que los actos del actual mandato son una especie de expresarles una cuasi disculpa por haberles ganado las elecciones. De veras que hay un desubique de conceptos en este ambiente, que denota en PAIS que hay una desconexión entre una sorprendida dirigencia frente a una vieja o nueva militancia.

 

Rafael Correa en los enlaces de los últimos días de su gobierno solía ironizar con la canción del mexicano Marco Antonio Solís, burlándose de la oposición a la que le cantaba “No hay nada más difícil que vivir sin ti… si no te hubieras ido sería tan feliz” estribillo con el cual quería demostrar la dependencia que esta tiene con él hasta la fecha y, probablemente la tendrá a futuro con el pasar de los días mientras dura su ausencia del cargo. La clase política da una muestra de no saber qué hacer en este momento post-Correa, tanto que su lucha de estos días sigue siendo “Contra Correa y el Correismo” que no lo puede sacar de su discurso y que todo su accionar está dado para luchar contra la sombra del ex mandatario. Es más, tan desubicada está la oposición que no tiene una sola propuesta al llamado de diálogo del régimen actual, y no demuestra ningún acto o gesto que sepa a coherencia, porque para ellos todavía no se va Correa y no tienen nada más que hacer o decir. Triste espectáculo.

Los últimos hechos de investigación sobre la corrupción de Odebrecht en Ecuador, tanto como los descubrimientos que se han dado por acción de la justicia, denotan un nuevo desubique de la oposición política ecuatoriana, en AP, como también en el régimen imperante. Para los opositores hay una desesperación por conocer la lista, tanto que no se miden en palabras en atacar y culpar al Correismo con sus diatribas, sin considerar procedimiento alguno. Es un discurso de una pobreza intelectual en lo jurídico que clama por el atropello de los procesos legales, de la violación a las leyes y el derecho a la honra, que realmente da pena escuchar asambleístas, líderes de opinión y anal listas llegar a ese extremo de desesperación nerviosa para saber quiénes serán los nominados por haber sido sobornados por la corruptora brasileña. Tanto morbo da vergüenza, como también molesta escuchar el estribillo usado por AP y algunos voceros al explicar que la corrupción es lejana y que en los anteriores días también la hubo, en un penoso desubique porque quizás no entiendan que lo que queremos entre todos es que ¡No aceptamos corrupción, nunca, de ninguna forma, de ningún gobierno, de ninguna persona sea pública o privada!

 

En otro sector que se nota un comportamiento extraño es en el empresarial, financiero y comercial de Ecuador. Para ellos la respuesta ha sido solo de exigencia, de un reclamo al nuevo gobierno para que satisfaga sus pedidos urgentes con los cuales quieres mantenerse en los próximos años. Dando la impresión que ellos creen que ganaron las elecciones y, a partir de ahora, se busca nuevas reglas que eliminen los controles tributarios y laborales para volver al tiempo donde imperaron los excesos, abusos y violación de las normas. En su discurso se vuelve incomprensible su exigencia para dialogar con el gobierno solo para que cambien de modelo económico independientemente que la mayoría de la población ecuatoriana votó por tal propuesta de gobierno. Sí, además es un despropósito el volver al pasado que reclama alguna parte de ese sector económico poderoso del país, porque tiene un sabor a venganza con Rafael Correa que los puso en regla y nunca aceptó el maltrato que estos impusieron a los anteriores gobiernos, despreciándolos por igual y rechazando su injerencia.

El desubique comienza a lamer las aguas siempre turbulentas de los sectores sindicales y organizaciones sociales, que no atinan a entender qué hacer con el diálogo propuesto. Anclados en su actitud de opositores no logran sacarse el esquema mental de anticorreistas a tiempo completo, se han sorprendido que el diálogo al que se han negado a concurrir ya no les tome en cuenta y el espacio dejado sea tomado con oportunidad por los empresarios quienes se allegan a la complaciente posición del ministro del Trabajo, Raúl Ledesma, que recibe a uno de los voceros de la campaña electoral opositora, Pablo Arosemena, para anunciar una cuasi aprobación de la Flexiseguridad que les arrebataría los derechos alcanzados con la revolución ciudadana. En este sector hay una especie de estupor mezclado con rabia, mientras que a la CONAIE le desubica que se dé un indulto a uno de los que pidieron, denotando que el pedido del “Todos o Nadie”  no ha pasado de ser una exigencia carente de sentido común y político, que no logra prender ni encontrar respuesta.

 

Lo que queda por mirar en este espectáculo de desubicación confusa es la actitud de ciertos medios de comunicación y periodistas, como algunos voceros de opinión, que a minutos de la salida del mando del expresidente proclamó “Ganamos…nosotros seguimos mientras que él se fue” como si la ausencia fuese una garantía de triunfo. No han bastado sino unos cuantos días para que la realidad choque contra su discurso, ya que a la prensa nacional le han invadido de nuevo las frases altisonantes y  violentas, las diatribas constantes, las acusaciones sin pruebas, las opiniones ofensivas y las venganzas contra Correa, al cual no lo pueden sacar de sus palabras y menciones.  Se vuelve irónico que quieran forzar a la mala memoria algunos comunicadores y sus medios aduciendo objetividad cuando en la pasada campaña fueron actores políticos plenos, abanderados de la oposición y con el voto alineado en favor del candidato perdedor.

Hoy, con su agresividad desubicada, tratan de forzar la eliminación total de las leyes de la comunicación y todos los códigos existentes aduciendo que el auto-control ahora si va a funcionar, cuando la experiencia demuestra que no ha servido para nada tal actitud en los medios porque los abusos notorios a los que los medios de la prensa libre e independiente están de vuelta en páginas, pantallas y micrófonos abusando la ausencia de quien los puso en vereda. Muchos de ellos ignoran que ha quedado una ciudadanía con un grado de conciencia del reclamo que no puede aceptar que esta actitud siga adelante, sin control y sin respeto, tanto que llegan al extremo de pedir que se violen los derechos de libertad y opinión del propio ex presidente porque sus intervenciones en el twitter estan atrayendo masas y son en su contra.

Al final, todo da a entender que está imperando el mal concepto que mueve a la gente bajo la frase de “Mal con él, peor sin él”. Nadie sabe cuánto tiempo nos va a llevar el asimilar que el nuevo momento que vive el país exige a la clase dirigente nacional a entender y entendernos a los ciudadanos que miramos optimistas una visión de cambio que pareciera no estar contando con los desubicados de última hora. (FHA)

 

Dr. Francisco Herrera Aráuz / Director General del Sistema Ecuadorinmediato.com
Ecuamex: Agencia productora de contenidos editoriales para Ecuadorinmediato.com

 

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.