Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, lunes, 18 de junio de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

¿LE QUIEREN OIR A LA IZQUIERDA DEMOCRÁTICA, O SOLO USARLA PARA SUS FINES?

2016-09-05 07:35:00
Análisis
7850

Por: Francisco Herrera Aráuz / Ecuamex

Los entendidos en la política y la conquista del voto dicen con énfasis que hay un factor contra el cual es muy difícil luchar, porque es el enemigo principal del o los candidatos: la percepción. En el caso presente, todo da para pensar que la oposición ecuatoriana se le percibe que sus estrategias llevadas hasta el momento están dando muestras iniciales de un fracaso, entonces han resuelto dar un viraje a sus posturas para ir en búsqueda de alguien que sobrelleve el fardo de su pasado y, al parecer, han elegido a quien se muestra como nuevo en el grupo: La Izquierda Democrática (ID), abriéndose un interrogante: ¿lo aceptarán los socialistas democráticos?

En el mundillo político ecuatoriano se puede afirmar este aserto: “De tu futuro ofréceme maravillas, pero jamás podrás borrar tu pasado”. Y esto se aplica en forma severa para toda la historia que hemos vivido juntos los últimos 40 años, que son los que marcan la actual generación en plena lucha por el poder político.

La ID fue poder, y tiene a su haber el que llegó a la presidencia como partido organizado, con un esquema ideológico y propuesta propios, que le permitieron ocupar el espacio político en forma equilibrada, positiva. El de Rodrigo Borja Cevallos (1988-1992) fue un gobierno honesto,  eso quedó claro en la memoria colectiva del ecuatoriano común, fijándose como una verdad hasta ahora.

El gobierno de la ID tuvo que soportar una clase política perversa, que hasta ahora sigue expandiendo sus miserias, con los conflictos de  políticos que destruían toda iniciativa en el congreso o ante los ciudadanos mal que tuvo que ser enfrentado para desalojar a cefepistas, socialcristianos el MPD y otros más en 1990. Enfrentarse a sindicatos chantajistas, grupos que controlaban la educación, las universidades y la violencia callejera, o a un cúmulo de voceros y medios de comunicación que no tuvieron desparpajo en mentir, exagerar o excederse en censurar. Terminaron, pero quedó el desprestigio y la deshonra flotando en el ambiente más que el beneficio de su actuación gubernamental, resultante de lo nefasto de la politiquería ecuatoriana.

El deterioro moral de la político que sufrió el Ecuador en los 90´s del siglo pasado también le afectó a la ID, que se vio infectada por los “denunciólogos” que hicieron negocio de la fiscalización, repartiéndose el partido y ejercicio del poder en diputaciones a su propio beneficio. Mucho hay que hablar al respecto porque  las consecuencias de ese comportamiento paradelictivo  les hizo daño, los destruyó y tuvieron que cerrar las puertas de una agrupación política que le había hecho más bienes que males a la nación.

Por los fracasos evidentes en la política interna, con candidatos que figuraron por algún rato imbatibles en las encuestas, como en el caso del 2006, la ID parecía nunca haber superado el fantasma del personalismo y dependencia de un solo líder pero es una verdad incuestionable que esos liderazgos resultaron ser demasiado pequeños, minúsculos, y el oportunismo electorero también le pasó factura a la Izquierda Democrática por este tipo de inconsecuencias. El grupo se perdió en medio de disputas internas, abusada por una panda de “arranchadores políticos” que quisieron medrar hasta de los escombros que había dejado su nefasta actuación. A inicios del 2012 la ID murió por consunción en un pobre espectáculo que dieron la pelea de los que hasta los arriendos de las oficinas cobraban a pretexto de mantener su “ideología”.

¿Qué pasó con la militancia de la ID?  Buena parte de ella se alejó asqueada del manejo mísero de su ex partido; otros más encontraron en la “Revolución Ciudadana” su siguiente espacio de accionar y se han quedado estos diez años, mientras que otros mas, sobre todo líderes locales, hallaron con el paso de los días una oportunidad en Avanza (8) para hacerse notar nuevamente y hasta llegar en algunos casos a conquistar nuevamente el voto que les llevó al poder seccional.

Allí están. O ¿Allí estaban? El llamado en el 2015 a reconstituir el partido y recuperar el registro electoral perdido llenó de incógnitas y escepticismo a muchos de la clase política que había combatido a la ID hasta su destrucción.  Pero, el paso de los días, y el ir contando paso a paso, firma  a firma, número tras número, solo confirmaron que esta agrupación existía,  a más de que el trabajo tesonero silencioso y muy ejecutivo de Wilma Andrade, junto a la actitud militante del propio Rodrigo Borja, que salieron a las calles a recuperar partidarios llegaron a obtener cerca de 700 mil firmas en 9 meses de labor. O sea, volvieron a juntarse los viejos activistas, se unieron jóvenes, se salieron de las filas de AP y AV los que se habían ido y, se rehicieron estructuras en las 24 provincias. Eso es un capital político apreciable que lo tenía bien guardado la ID en todos estos años.

¿Qué significado político ideológico tiene esta aprobación de la ID?, puede entenderse como el resultante de la aceptación que tienen las posturas equilibradas y positivas, muchas de ellas reflejadas en el pensamiento cotidiano. Es decir, la polarización y discusión miserable a la que algunos han rebajado al Ecuador en estos últimos diez años, las extremas izquierda o derecha, explotando su odio y resentimiento contra Rafael Correa, Alianza País y la Revolución Ciudadana, no contaron con esta agrupación de gentes de tendencia media, sencilla y simple, que no insulta ni se alinea en destilar miserias en las redes sociales, se vio reflejada en esta propuesta a la que se ha sumado de manera silenciosa pero efectiva. Es decir, el desgaste de los extremos les pasó factura a ellos mismos por haberse olvidado del necesario equilibrio que si es parte del ser político del ecuatoriano.

Aprobada la ID en el espectro político, rápidamente han salido a tocar sus puertas y más temprano que tarde “han iniciado conversaciones” los extremos de la izquierda como el ex MPD hoy UP,  el Movimiento Pachacutik y el Acuerdo Nacional por el Cambio (ANC) para atraerlos a sus filas, mientras algunos conductores de opinión pública exigen definiciones a la ID para que se alineen con la oposición y contra el gobierno, con insinuaciones sediciosas antes que preguntas periodísticas. Es decir, ahora si le ven a la ID como “su cercana” sin poder evitar el tufillo de oportunismo que se desprende de sus palabras o llamados a que “esta es la hora del diálogo”  con una pose de conveniencia. Sí. Hay un cuasi clamor mendicante en esas filas y dirigentes para allegarse a la ID queriendo olvidarlo todo, alegando “borrón y cuenta nueva”.

De las primeras respuestas que ha evidenciado la ID, a través de Wilma Andrade, se debe asumir que esta agrupación tiene proyecto propio, con su gente, con sus medios, con sus líderes y su propia ideología afín a un socialismo democrático que lo caracterizó desde el principio y que se niega a perder. Están diciendo Andrade, Borja, y algunos líderes nuevos, en cada declaración pública que aquí hay un grupo capaz de mantenerse al frente con su propia fuerza, que son capaces de impactar en la gente joven y su propuesta, que pese a los errores cometidos por sus anteriores dirigencias, la ID quiere asumirlos y responder solo por “sus” errores, pero, al mismo tiempo, exaltando sus virtudes quisieran una oportunidad para reivindicarse políticamente en un Ecuador que pareciera no negarse aquello tras haberle dado una mayoritaria aceptación con sus firmas, que son su base electoral apreciada y hoy apetecida por los otros.

En un primer momento la ID ha dado dos definiciones. La una es que no van con la derecha, de ninguna forma ni expresión, por un tema ideológico. Es decir, mientras algunos se unen prontamente a las plataformas derechistas de “La Unidad” o “Compromiso Ecuador” alegando que “no es momento para las ideologías” generando repulsa por ello, la Izquierda Democrática están diciendo claramente que esa ideología es lo más importante para la ubicación política, y que con la derecha no pueden borrarse esas diferencias ideológicas. Y, la segunda es que tampoco calzan dentro del plan político de Alianza PAIS y el Frente Unidos, con quienes no se muestran afinidades ni acercamientos porque, a pesar de valorar lo bueno y positivo de la labor del régimen de Rafael Correa, al parecer no comparten opciones electorales ni posiciones políticas futuras.

En cambio, y esta parte es grave, los llamados de la izquierda para que la ID se acerque, converse, dialogue y pacte, dan la impresión de ser parte de una estrategia de “uso” que se vuelve inaceptable para esta agrupación y su militancia mezclada entre el mal sabor  e inexperiencia que se puede vivir en sus filas por la relación histórica con ciertos grupos de esa tendencia. Es notorio que la mera sensación de utilitarismo al que le quieren invitar a los socialistas-democráticos, despierta un repudio generalizado lógico.

¿Por qué eso del “utilitarismo”? pues, porque el desprestigio que tienen los grupos que hicieron daños esparciendo ignorancia o facilismo y que con ello destruyeron la educación, esos que violentaron al extremo la protesta, que generaron un sectarismo perverso en contra de todos los demás, aislándolos, descalificándolos, con la propia Izquierda Democrática incluida, están desgastados, desprestigiados y eso se comprueba en las bajas cifras electorales que los ha acompañado en este último tiempo, tanto que sus posibles nombres de precandidatos ni siquiera constan en las encuestas.  Frente a ese panorama tan negativo, dan la impresión de querer usar a la ID para “lavar” su pasado, queriendo que esta asuma su desprestigio, les ayude a limpiar sus culpas, les dé pagando parte de sus pecados y, utilizando el nombre e imagen de los recién reconocidos, contagiarles de sus males para disimular su fracaso político al 2017.  Es más, sin reconocer sus diferencias ideológicas notorias, quieren asumirse socialdemócratas para mantener un discurso que tiene el odio político como base y, que en el pasado le hizo daño a la ID, pero que ahora quiere que se olviden por el momento hasta cuando les sean útiles. Ni más ni menos, quieren que la ID “Les dé llevando la carga” sin consideración alguna.

Pero como en esto no se trata de “vestir santos” ni “perdonar culpas”  la nueva ID no está exenta de cometer errores o que le pesen sus indefiniciones. Es decir, que frente al momento político que le pone como partido preferido, con nuevas y exaltadas “virtudes”  caiga en la debilidad de no exhibir su proyecto propio y no defender su propuesta. El debate interior debe aclararse que no pueden arriesgarse a ser contaminados con semejante despropósito. Sin embargo, no queda en cambio de lado que surjan apoyos condicionados en viceversa. Es decir, que la ID acepte recibir el soporte electoral de ciertos grupos de la tendencia de izquierda que no se hallen desgastados ni afectados por el pasado malero que tienen los otros mas, pudiendo en ese caso los socialistas democráticos apoyarse en ellos sin perder su propia perspectiva, para imponer condiciones que pueden serles de alta valía.

Pero eso sí, la ID sin olvidar el pasado con estos nuevos dialogantes, debe hacerse respetar políticamente ahora, en este instante, bajo estas circunstancias, de lo contrario fíjesen en lo que está pasando con otras tiendas y personajes de la política nacional y no caigan en lo que dijo el histórico mexicano Emiliano Zapata: “El que busque ser águila que vuele alto y quien quiera ser gusano que se arrastre… no más no se queje cuando le pisen” (FHA)

________________________________________________

Dr. Francisco Herrera Aráuz Director General de Ecuadorinmediato.com
Ecuamex Agencia noticiosa productora de contenidos editoriales para Ecuadorinmediato

Fuentes Fotos: El Telegrafo.com/ El Comercio.com/ Ecuavisa


Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.