Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, sábado, 21 de abril de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

CONCESION DE FRECUENCIAS, DESTAPANDO LA "GUERRA PODRIDA"

2016-06-20 07:43:00
Análisis
11143

Por: Francisco Herrera Aráuz /Ecuamex

En días pasados de la última semana en Ecuador la oposición política hizo presencia con el fin de solicitar la suspensión del concurso de concesión de frecuencias de radio y televisión, que cambiará el espectro radioeléctrico, en un triste reflejo de la lucha por el control de la comunicación que se ha mantenido en las tres últimas décadas en el País, en una suerte de "guerra podrida" de corrupción, cuya sola mención hoy anuncia un nuevo capítulo desatado de serios conflictos que se agudizarían contra las nuevas concesiones o concesionarios.

El proceso de entrega de frecuencias para la radio o la televisión ecuatorianas fue signado siempre como una parte del poder que mantuvieron personas e instituciones en el país. Solo el dinero o la influencia y peso de nombres o menciones dieron acceso a la posibilidad de tener una estación de radio o canal de televisión. Hasta finales de los 80´s del siglo pasado, el manejo fue monopólico, con el establecimiento de grandes grupos que controlaron las señales de televisión como el grupo Isaías o los propietarios de periódicos como El Comercio, el grupo Alvarado con Ecuavisa y el ex presidente de la SIP, Jaime Mantilla con el grupo Hoy, que tuvo un alto número de concesiones en las que asomaron periodistas que actuaron de prestanombres incluidos. En radio en cambio, es hasta ahora la iglesia católica ecuatoriana la concesionaria del mayor número de frecuencias con su señal nacional única, o estaciones locales en diversas provincias, junto a las evangélicas que tienen a la fecha controlada esa parte del mercado. A su vez en sector privado solo hay una  “gran señal nacional” que fuera propiedad de los ex banqueros, con capacidad para montar tremenda infraestructura en toda la nación, con la influencia consabida en el manejo de contenidos que ha imperado en ello.

Pero fue la llegada del gobierno del arquitecto Durán Ballén (1992-1996) la que promovió que el espacio se corrompa al convertir a esta concesión de espacios para radio o televisión en moneda de negociación política, para sostener lo que fue denunciado por Alberto Dahik, con el denominado “contrato colectivo político” entre el PSC y otros grupos partidistas más. Obtenidas a base del chantaje al régimen, la entrega de frecuencias fue parte de esa obscura negociación de fondos, cuotas, dineros y demás que pervirtieron a la política nacional y al poder en su conjunto en esos tiempos.

Así, de la noche a la mañana diputados o personajes influyentes de la derecha nacional aparecieron como concesionarios de radios y canales locales, a los cuales no supieron manejarlos y, haciendo gala de su ignorancia consultaban a quienes estábamos en medios o la comunicación social  el consabido ¿qué hacemos?. El manejo para entregar tales concesiones fue presuntamente delictivo, porque se falsificaron informes o documentos, se hablaba en ese entonces de haberse dado coimas y prebendas y hasta se habría llegado al extremo de reducir el ancho de banda en el espectro radioeléctrico, reduciendo un punto entre estación y estación con el fin de entren más y se pueda repartir mejor. De esos días y la forma como se dieron las señales consta el nombre de un superintendente de apellido Loza, fallecido hace algunos años, como el que conoció de tales prácticas irregulares que hicieron políticos y radiodifusores para obtener tan preciadas concesiones, pero se llevó a la tumba esos secretos. Los superintendentes posteriores enfrentaron graves presiones para mantener a estas concesiones, como me lo fuera denunciado junto a otro colega periodista, amenazas de quienes siempre quisieron mantener el control corrupto de la concesión de frecuencias.

De la desesperación del no saber qué hacer con tales asignaciones, muy pronto los políticos agraciados encontraron la forma de hacer “negocio” y, la comunicación entró a finales de los 90’s y hasta hace pocos años de los dos mil, en el “engorde” de tales espacios que subieron de precio en forma astronómica. El tráfico de frecuencias logró subir a tales costos los montos de negociación, tanto que las mismas se vendieron a precios de oro, en algunos casos en varios millones de dólares, para caer en manos de personas que poco entendían de comunicación o ética profesional, y que solo buscaron explotar a las estaciones de radio o canales como si fuesen minas o carreteras con peajes, transformando al segmento en una comercialización excesiva con el fin de recuperar los montos pagados, y así obtener pingues ganancias.

Fue esa disputa comercial, junto con el reclamo de quienes querían los medios para uso periodístico o político, los que movieron a la denuncia por la forma como se seguían entregando las concesiones radiofónicas o televisivas. La corrupción fue comprobada en el análisis que hiciera entre el 2007 al 2008 y la Asamblea Constituyente nombró a la Comisión Revisora de Frecuencias, encabezada por Guillermo Navarro, para que analice lo denunciado y que dio como resultado un auténtica podredumbre en este manejo de la comunicación audiovisual en el país. Con nombres y apellidos en tal informe se da a conocer como desde los propios gremios de propietarios de los medios, o personajes con un alto ego periodístico, con alta influencia política, se entregaron las últimas concesiones que quedaban. Igual: falsificación de documentos, alteración de informes técnicos, no pago de concesiones, estafas o falsedades ideológicas, mentiras  y demás se expusieron a luz pública, todo para que el estado tome una decisión apropiada. El informe exigía que se proceda a la reversión de más de mil concesiones entregadas de manera corrupta, el tema pasó a manos del Contralor General del Estado y se cambió la figura por un acto de “revisión”, lo que ha provocado que hasta la fecha no se cumpla con lo exigido, porque no se ha revertido la totalidad de tales frecuencias cuestionadas, salvo unas pocas evidentes.

Pero tanta corrupción les habría de pasar factura con el deterioro del mercado, a estas alturas muy afectado por constantes crisis. Y es que, por honestidad intelectual se deben reconocer los verdaderos y bien logrados procesos, programas, estaciones y verdaderos radiodifusores o empresarios de Tv, que son también parte del ambiente, y que estaban bien antes de esta inaudita llegada. Pues, ellos tambien resultan afectados en estos momentos ya que el espacio de radio o televisión está saturado y atiborrado de pobreza. Hay muchas radios o canales para muy poca oferta publicitaria, que se reparte a migajas, mientras que han quedado solo algunas cadenas radiofónicas o televisivas con capacidad de controlar toda la publicidad posible. El negocio se deterioró y las condiciones laborales en las mencionadas estaciones son paupérrimas, cuasi de miseria, tantas que han llegado al punto de deudas cuantiosas en servicios, o pagarse sueldos con “canjes de  productos” como jabas de cervezas o fundas multiproductos a cambio del jornal de los trabajadores. La oferta en programación informativa o educativa es de baja calidad porque se mantiene el concepto abusivo de ciertas voceras de oposición que gritan en forma sorprendente que “periodista puede ser cualquiera” o el consabido concepto mediocre aludido especialmente por los políticos repartidores de frecuencias que dice “comunicadores somos todos”. He ahí el resultado.

A estas alturas el gobierno por obligación constituyente tiene que llamar al proceso de concurso para la asignación de 1472 frecuencias de radio y televisión. Pero, para llegar a ello, ha tenido que soportar un conflicto muy serio con boicot incluido de los sectores que controlan las frecuencias a las que han accedido por la historia conocida. El verdadero motivo de la oposición para impedir la emisión de la ley de comunicación en Ecuador en estos años no fue la ley en sí mismo sino el evitar a toda costa que se llegue a la reasignación de frecuencias, según me lo comentó un exdirigente de CREO, al analizar en forma profesional y técnica el punto de crisis al que se llegó antes de emitir la consabida ley. Será por eso que ahora la oposición conducida por FUNDAMEDIOS, según se desprendió del llamado a la prensa que salió del despacho del asambleísta Diego Salgado, quiere impedir que se dé este paso definitivo para reasignar el espectro, porque a fin de cuentas allí se nota la siguiente parte de la “guerra podrida” a la que le someterán a la opinión pública en los próximos días.

El ambiente está siendo preparado para un conflicto severo, al cual quieren dirigirlo quienes son concesionarios actuales, y presumen que pueden ser los afectados con el retiro de sus frecuencias, para lo cual se han preparado en forma muy activa con el afán de ensuciarlo todo. Así, el espectro es muy amplio desde los que se fungen de legítimos herederos de tales negocios, pasando por los reclamantes de compras onerosas que significaron en días anteriores la entrega de tales espacios, hasta los activos opositores que reclamarán persecución política por si no les dan la renovación. Entre todos ellos hay un tono de reclamo anticipado, antes de que se dé el concurso de asignación, si acaso no resulten beneficiados, encontrando así el pretexto más idóneo para justificar sus carencias para presentar un verdadero proyecto de comunicación profesional y honrado, que realmente explique los porqués de tales entregas.

Dentro de poco se verá ese destazar de honras para afectar la credibilidad del proceso. Eso será el principio. Las acusaciones de manipulación política o persecución son las primeras armas de esta guerra. Pero, luego, se irán contra todo lo visible, y entre ellos están los participantes en el proceso de concurso, a quienes se les rebuscarán toda su imagen pública o privada con el fin de convertirlos en blancos perfectos del escándalo, para lo cual solo están esperando que se presenten los nombres, entonces aprovecharán desde la transparencia en la información hasta el poder de las veedurías para encontrar los motivos del ataque, generando así un conflicto para impedir que a ellos les quiten sus negocios y entreguen a otros por más nobles intenciones que tengan. Claro, serán algunos presuntos corruptos gritando contra la corrupción, en la sabida pose de "al ladrón, al ladrón"

Y el conflicto también se traslada a la cancha del gobierno, ya que el proceso manejado por la CORDICOM, debe demostrar su honestidad en cada paso que dé. A más de ello, debe entender que su honorabilidad debe ir adjunta al profesionalismo en la selección de los concesionarios, con el fin de evitar lo que podría convertirse en una tragedia en la asignación del 33% para privados y 34% para comunitarios, ya que un criterio inapropiado o equivocado puede dañar más aún el espectro entregando a proyectos de comunicación de mala calidad o pésimo contenido. Eso sería funesto.

En fin, el pedido de suspensión del concurso a estas alturas no va. Hay muchos sectores que han avanzado, han gastado recursos, se han hecho consultorías, se han pagado por estudios técnicos y jurídicos. Por lo tanto, no se puede parar este paso final, a menos que surja nuevamente un exceso verbal del Secretario de la OEA, el señor Almagro, a quien le han pedido que intervenga también en esto, y quien sabe si a lo mejor se anima a darle gusto a la oposición para participar con o sin invitación del Ecuador, o manda una nueva carta insultante contra otro jefe de estado.

En fin, amanecerá y veremos un nuevo capítulo de la “guerra podrida” con microfonazo a toda onda, en transmisión televisiva de alta calidad con HD o por redes sociales en forma sinuosa y artera.

PD: Anticipo de manera frontal que Ecuadorinmediato.com no participará en el concurso de asignación de frecuencias. No entramos en esa disputa innecesaria. Nuestra labor en la radio on-line nos ha demostrado que entendimos el momento para lograr el éxito de un proyecto comunicacional acertado ante las actuales circunstancias que vive la comunicación mundial y, gracias por ello al público que nos ha aceptado y seguido. (FHA).

 

Dr. Francisco Herrera Aráuz /Abogado, periodista. Director General de Ecuadorinmediato.com
Ecuamex: Agencia de noticias productora de contenidos editoriales para Ecuadorinmediato.com

 

INFORME DE COMISION REVISORA DE FRECUENCIAS 5 PARTES (Fuente Arcotel)





Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.