Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, martes, 16 de octubre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

SILENCIOS Y EXCELENCIA EN EL DEBATE, ¿LO LOGRARÁ LENIN MORENO?

2016-04-11 08:35:00
Análisis
6599

Por: Francisco Herrera Aráuz /Ecuamex

Analizar la política ecuatoriana es para encontrarse con una serie de contradicciones, entre lo que se dice en el discurso como lo que actúa en las tarimas, y peor aún es encontrar una relación coherente del político en el poder moviéndose entre lo ofrecido y lo que hace en favor del bien público. Surge imposible pensar que se dé una autocrítica surgida de sus propias palabras, esa actitud solo gana silencios y no logra el debate de excelencia, eso es lo que está pasando con lo expuesto por Lenin Moreno Garcés, frente a Alianza País, en un aporte ideológico para buscar que suba el nivel del debate que merece ser tomado en cuenta.

El caso del ex vicepresidente Moreno y su presencia en la política nacional es un proceso de asimilación de la sociedad a su estilo, antes que una imposición de liderazgo estudiado o logrado por el marketing. Formado en las filas de la izquierda militante en los años 70´s,  es parte de un proceso ideológico fruto del estudio o la confrontación de tesis y debates. Sin embargo, su condición de vida cambia con su tragedia personal, que lo vuelca a un modelo de la praxis vivencial, que le llena de experiencia frente a la gente y los sectores más desatendidos de la sociedad.

Lenin Moreno Garcés es un político hecho y con un sustento ideológico de la izquierda, que le ha sostenido en su gestión y presencia en las propias filas de este sector, tan contrapuesto, dividido y multidiverso, y con ello sobrevivió con su propia imagen y gestión como Vicepresidente de Rafael Correa.

Sin embargo, es su estilo el que lo llevó a consolidar su gran aceptación nacional con la que termina en un apreciable 95%, cifra que envidia cualquiera de los políticos en ejercicio, debido al caudal electoral que eso implica. Pues sí, ese estilo de un actor político a ratos conciliador, en otros concesivo, y unos tantos más como distante del ejercicio de gobierno en sí mismo, al cual le nutría de sus gestos y aportes, forjaron también una popularidad del régimen que tuvo en Lenin Moreno un respaldo fuerte.

  La oposición política ecuatoriana, tan crítica y dura, a momentos tan conspirativa, siempre vio en el vicepresidente Moreno al personaje que podía contraponerse al presidente Rafael Correa. Muchos de quienes hacen sus armas contra el régimen creían en él como la persona que debía sustituir al mandatario, confiados en su estilo moderado, creyendo que es frágil, débil, o sujeto a una manipulación utilitaria del poder. Nunca se olviden que esas voces quisieron allegarse en forma traicionera el 30S, para querer que ocupe el vacío que querían provocar para el golpe de estado que termine con la democracia ecuatoriana. Es decir, siempre buscaron manipular la imagen de Lenin Moreno para sus propios fines, pero no hallaron en él respuesta.

Para agitar las contradicciones internas, la oposición ecuatoriana se sumó a la gran mayoría nacional, que aplaudió a Moreno, le hizo crecer en imagen, le respaldo y reconoció sus méritos. En el caso de los contrarios se hizo todo para contraponer a la figura de Rafael Correa, con el afán de compararlo y generar una odiosa distancia. Pero, nunca le escucharon debatiente, ideológico, propositivo; muy por el contrario a algunos sectores y opositores solo les importó que alguien sea diferente a Correa para explotar su paso por el poder y el aprovechar las oportunidades que brinda a un segundo mandatario: el de conspirador y secundón en el cargo. Nunca lo lograron.

Después de su salida en el 2013, Lenin Moreno se distanció del trajinar diario de la política ecuatoriana y, su mera presencia en algunos espacios de opinión pública, vertiendo conceptos personales diferentes sobre la propuesta presidencial de la reelección, quiso ser explotada como sustento a la oposición al mandatario. Frases y posiciones aclaradas a su tiempo lograron que los aplausos de los opositores se vuelvan a ver como utilitarios o manipuladores para sus propios fines.

Por eso, al conocerse en los primeros días de abril de 2016, una carta de aporte al Debate Ideológico que llevan adelante Alianza PAIS, cuando se insiste en forma constante en los corrillos pre-electorales sobre el nombre del ex vicepresidente, para ocupar el espacio que dejará Rafael Correa el próximo año, la sorpresa ha sido evidente y el silencio de los distintos actores políticos es notorio, porque nadie se esperaba un pronunciamiento de tal sentido.

Al releer el contenido de la carta de Lenin Moreno, uno halla definiciones políticas severas, exactas, fruto de un análisis reflexivo y crítico, que sostienen de manera firme al proceso interno de AP, que dicho sea de paso da la impresión que solo este grupo político se puede dar el lujo de convocar a más de 35 mil dirigentes o voces a escuchar y escucharse, mientras los partidos buscan una unidad que no cuaja ni resulta.

Para empezar Moreno muestra su faceta de lealtad y apego a Correa y su grupo político, cuando se pone al frente de la defensa de la revolución ciudadana y, usa con énfasis el término nuestro sea para referirse al proceso, al gobierno, al partido, o al futuro plan de gobierno. Ese nuestro es incluyente, en los buenos y positivos resultados logrados por AP en estos 10 años,  tanto como para asimilarlo a su grupo pese a la distancia en la que se halla actualmente, o como para responder por las fallas y errores políticos que se han provocado en la gestión gubernamental frente a la historia.

Con precisión Moreno divide en dos sus aportes al debate ideológico; 9 reflexiones generales y; 13 específicas, en las que trata de establecer un puntal a lo que sería su propio accionar de gobierno si es que es él el candidato presidencial de AP.

En lo general, Moreno pide un Plan de Gobierno que sea dirigido a todos los sectores; que refleje todas las visiones de los actores políticos nacionales. Es más, pide que cada ciudadano sea un actor político que mantenga sus propias razones, por ello se pregunta y pide revisar los motivos que los alejaron de sectores como los indígenas, movimientos sociales, o agrupaciones políticas afines.

Moreno basa su reflexión en reconocer lo logrado por la Revolución Ciudadana para cambiar a la nación, y destaca el valor de la autoestima con la cual hoy el ecuatoriano ve a su nación. Ese es para el ex vicepresidente el mayor logro que potencia en amplio grado el futuro gobierno.

Pero, y ahí salta su nivel autocrítico al reclamar de AP una mejor formación política de sus militantes, que permita comunicar de mejor forma los logros de la revolución, a la que propone llegar a los ciudadanos con solidaridad y alegría. ¿Para qué?, pues para que el ciudadano se empodere de la misma y la defienda a su favor con todo lo que este proceso político requiere.

Es muy duro Moreno al afirmar su frase: “reconocer que en estos años no hemos logrado llevar elementos inspiradores suficientes para cambiar el YO interior de nuestro pueblo”, enfatizando como lo dice Frei Beto, lo negativo del descuido de la formación ideológica es el causante del retroceso de los procesos progresistas en la región. Moreno termina este párrafo con una crítica severa que señala: “Hemos descuidado al individuo, su formación, su toma de conciencia social”. Y aquí surge un cuestionante que le debe enfrentar al propio Moreno Garcés,  ¿Qué Yo  nacional quiere cambiar con AP?, la respuesta debe darla el propio actor político si desea reenfocar el valor político ideológico que deben expresar los líderes en su discurso. Es acaso esto un presunto fracaso solo atribuible a Alianza PAIS, o es un reflejo de una tendencia triunfante que debe enfrentarse a un proceso cambiante, tan variable que mueve tendencias al margen o a un lado del sustento ideológico, en una sociedad inestable, interconectada mundialmente, excesiva en ideas e informaciones y, por lo mismo, sin definiciones concretas en su actuar político. ¿Qué Yo?

Al pedir a la ciudadanía militante de AP, que sea corresponsable con el estado del manejo del futuro gobierno, Moreno se anticipa en considerar que un gobierno presidido por él debe contar con este tipo de exigencia que evita excesivas cargas en el mandatario actuante, que genera una especie de mutuo compromiso con el propio gobernado, y que moviliza a la gente en su favor. Hasta ahora nadie ha hablado en Ecuador de este tipo de factor ya que todo lo hace el Presidente, todo su gobierno, todo el estado y, el ciudadano no es recíproco. Es para pensarlo.

En lo específico, Lenin Moreno parece captar lo más duro y granado de la oposición política ecuatoriana y, hacerlo suyo con una sensibilidad política que se atreve a arrebatarle banderas a sus rivales y darle fuerza a su propio grupo.

Así, llama a un acuerdo nacional; amplia apertura al sector privado; potenciar la economía popular y solidaria con capacidad tecnológica; rol protagónico para el desarrollo con los empresarios; profundizar la revolución agraria; fortalecimiento de la cultura con la identidad nacional; iniciativa ecológica, estrategia para preservar la amazonia.  Se trata, dice, de reevaluar la educación en su integralidad para acoger al mercado más de 200 mil adolescentes que pasan a formar parte de la fuerza de trabajo potencial; sustento con los valores ético; apertura internacional pragmática y, balance político que incluya un análisis crítico de la pérdida del poder político en algunas de las ciudades en el 2014.

El punto más abierto y amplio de la exposición se resume  en lo que Moreno usa términos del sociólogo brasileño Emir Sader, para definir el rol del estado, que fortalezca políticas sociales, bancos públicos, democratizar la economía, el sistema tributario, la comunicación  y el proceso de formación de opinión pública , apoyar una cultura pluralista democrática, pública, popular y soberana con lo que define que es un TODO, para un plan de gobierno para explicar lo que se ha hecho, lo que se quiere hacer y lograrlo. Alguien duda que acá no hay un contexto ideológico respetable, la verdad que no.

Mucho de lo dicho en estos párrafos es lo que en el discurso o la gestión la oposición quisiera escuchar y escucharse, para dar una pauta de que se acogen algunos de los conceptos que ellos manejan como lo que se debe hacer. Hábil Moreno usa el recurso político de escuchar a sus opositores y acepta lo valioso de su discurso para convertirlo en propio, según su visión político-ideológica, en una apertura que es reconocida hasta por sus enconados enemigos.

El haber difundido esta carta solo da una muestra de que al interior del régimen y el partido de gobierno se debate duro y fuerte, se autocritica y más que nada hay proceso de formulación de un plan, una propuesta de futuro gobierno que sea posible aplicarlo.

Si se mira como una conclusión lógica de lo expuesto, es comprensible que no se haya reaccionado a la comunicación que contribuye ampliamente a mejorar el debate, a darle nivel, que es lo que se propone el ex vicepresidente. Bien sea porque la misma da por entendido una aceptación posible a la tan deseada candidatura de AP, y esto aplaca la disputa interior en el partido oficialista o; por el contrario, desde el lado de la oposición se pueda evidenciar que no hay  una respuesta, un gesto, o una pauta para que el debate sea tomado como un elemento a favor de Moreno, cuyo discurso ahora ya no se lo puede usar para confrontarlo al de Rafael Correa, y menos aplaudirlo por ser autocrítico.  El silencio provocado con esta carta da por entendido que generará una especie de base para un futuro debate que sea con excelencia, basado en la buena imagen que le antecede a Lenin Moreno Garcés, y que pueda hacer que esta campaña electoral sea diferente. (FHA).

Dr. Francisco Herrera Aráuz, Director General de Ecuadorinmediato.com
Ecuamex: Agencia productora de contenidos editoriales para Ecuadorinmediato.com

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.