Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, viernes, 21 de septiembre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

EN ECUADOR ELECTORAL ¿LO QUE ABUNDA NO DAÑA?

2016-04-04 20:30:00
Análisis
5249

Por: Francisco Herrera Aráuz /Ecuador

En el manejo de campañas electorales se habla siempre de los tiempos como un factor indispensable a considerar, sobre todo porque siempre hacen falta y son escasos a la hora de definir candidaturas y posibilidades. Es por eso que a estas alturas, el panorama, a vistas de las elecciones de febrero de 2017, se muestra excesivamente disperso con demasía. Tanta abundancia hay entre nombres y grupos, que la clase política ha vuelto a canibalizarse con un alto número de candidatos entre propuestos y autoproclamados, metidos en una carrera que parece ignorar que las elecciones están a la vuelta de la esquina.

Para hacer un análisis de perspectiva electoral, debe entenderse en primer lugar el espacio real que tienen quienes quieren entrar en la disputa, y ahí es donde se deben dividir en forma exacta a los grupos que están en el poder, en este caso Alianza PAIS y, los que se manejan en la Oposición, que para el caso son un número de diez (10) los pre candidatos presidenciales que se lanzarían a conquistar el solio presidencial.

Este enfrentamiento de diez contra uno es heredado y alterado al mismo tiempo por la actitud del actual Presidente de Ecuador, Rafael Correa Delgado, quien ha manejado el poder los últimos 9 años y, que ha enfrentado una tenaz oposición, a la cual le derrotó una y otra vez, en forma sucesiva por más de 8 ocasiones que fueron a las urnas. Cuando se preparaban al enfrentamiento de todos contra uno, en el proceso de reelección, que el mismo abonó con su propuesta legislativa, cambió de un momento a otro con la decisión de no correr al 2017, dejándole a su propia agrupación todo el espacio consolidado y arrebatándole a la oposición su discurso “anti-correa”, ante lo cual esta ya no sabe a quién enfrentar.

Lo de AP es hasta ahora un proceso que los expone muy sólidos y unidos, tanto que se da el lujo de exhibir un debate ideológico para construir su plan de gobierno que le propondrá a la nación, para seguir gobernando. Y, cuando las críticas de la oposición iba en sentido de que los oficialistas se reúnen y discuten “entre los mismos” sin escuchar ni permitir la crítica por los errores cometidos a lo largo de este tiempo de los 9 años, rompe su silencio y sale a publicación el documento de Lenin Moreno Garcés, que exhibe la auto-crítica como arma poderosa dentro del propio partido, El efecto de este documento sirve de mucho para demostrar que al interior de PAIS se toman muy en cuenta lo que “los otros” dicen y hablan, en una muestra de sensibilidad política que le vuelve a arrebatar banderas a la oposición, que parece desconocer que los diálogos del partido de gobierno han estado tomando muy en cuenta lo que los voceros de las diferentes agrupaciones lanzan y cuestionan. Insisto eso es una muestra de solidez política unificada que solo esta agrupación parece tenerla en estos momentos en la nación, porque al menos ellos debaten la propuesta política.

En la otra orilla, en la oposición, no hay muestras de aquello, no hay propuesta y todavía no hay plan o programa. Quizás, hay mucha información de reuniones, citas, encuentros y confrontaciones internas entre grupos, personas y partidos, pero no se sabe de una gran cita para formular una propuesta del ¿qué hacer? con la nación y su situación. Y aquí en cambio pareciera ser que les causa daño el exceso, la abundancia, sea en conceptos, en palabras, en posiciones y disposiciones. Todo esto porque en Ecuador el debate político ha estado en estos años entre el “temporalismo” y el “tremendismo”, o sea: se analiza el momento, lo del día, lo que ocurre a cada instante y, en actitud reactiva se cae en el pesimismo colectivo que busca ser contagiado de cualquier manera para atribuirlo al régimen como el culpable y a la situación tan critica que amerita “ser salvada solo por ellos” solo por sus propios méritos y capacidades, sin que surja hasta estos momentos una propuesta seria, debatida, ideológica, política o al menos pragmática para enfrentar la situación nacional.

Ahora, hablemos de candidaturas, pues de eso se trata en unas elecciones y hasta ahora, las opciones electorales, los números, los cálculos y las encuestas dan un panorama de pelotones agrupados en disputa de un electorado que hasta ahora es de una fragmentación imposible de entender.

Alianza PAIS tiene su propio debate. Con opciones mayoritarias entran en juego los nombres de Lenin Moreno, Jorge Glas, Gabriela Ribadeneira, José Serrano y hasta una aproximación de Jimmy Jairala, les ponen a disputarse una certeza del voto que les podría favorecer al próximo febrero, pero que debe asegurarle al electorado la capacidad de sucesión a Rafael Correa, quien mantiene su popularidad de más de un 50% como gran decisor para este grupo, en el cual la integración con el FRENTE UNIDOS le da fuerza militante, partidista y electoral de alta valía para unas elecciones como las que se aproximan.

En la oposición en cambio, la fragmentación abre dudas y genera crisis, tanta que la ausencia de ese gran elector como Correa les ha obligado a enfrentarse entre sí.

La derecha no tiene grandes expectativas de sus agrupaciones tradicionales. Sin embargo, el de mayores opciones en este sector de la oposición es Guillermo Lasso, quien arrastra un 27% histórico resultante de su participación presidencial anterior, en el 2013, y que sería su votación dura. Se puede afirmar que aquí hay un esfuerzo por el debate interno para llegar a una propuesta, ya que Lasso y CREO, han generado una agrupación variopinta de movimientos y nombres cobijados bajo el membrete de “Compromiso Ecuador” de la cual se espera un planteamiento ideológico de ese cariz ante la república y, sin duda alguna una pléyade de candidatos y programas particulares propios. Aquí está la primera abundancia que Lasso deberá saber diferenciar entre lo suyo y su agrupación con los que se han allegado.

Lo irónico es que pese a las reales opciones de Lasso, estas le han aislado de la derecha, sea entre el centro y el extremo de la misma, ya que otros nombres y grupos como los SOCIALCRISTIANOS, SUMA, PODEMOS y otros agrupados en el membrete de “UNIDAD” no quieren contar con él, esperanzados en una muy lejana y cada vez menos posible aceptación del alcalde guayaquileño Jaime Nebot (PSC). De ese sector las ambiciones no disimuladas de Paúl Carrasco, prefecto del Azuay, pareciera ser que torpedea más ese esfuerzo unitario y, los fracasos de la mediocre gestión del alcalde de Quito, Mauricio Rodas, solo aumenta la crisis en sus filas. A estas alturas una definición de cualquiera de los candidatos en este proceso unitario ya ha sufrido un desgaste evidente y, no tienen todavía una propuesta seria a la nación.

La legalización de la agrupación Alvaro Noboa Pontón (PARTIDO ADELANTE ECUATORIANO), solo confirma que este candidato también será de la partida, entrando a la disputa de los votos de un lado populista de la centro-derecha de este electorado, con interrogantes sobre el verdadero nivel que pueda alcanzar este nombre, que ha tenido la capacidad de llegar en cuatro ocasiones a la segunda vuelta, con un voto duro que le resta posibilidades a los otros participantes en este sector.

Y no hay que olvidar en este mismo espacio de la centro-derecha a la capacidad de SOCIEDAD PATRIÓTICA (PSP), que si bien no tiene nombres evidentes a su haber, ya que los hermanos Gutiérrez han sufrido sucesivas derrotas, en cambio han concentrado fuerzas del resentimiento entre los militares pasivos y sus familias, con una alta capacidad de reacción para lograr hacer masa crítica que puede generar resultados electorales.

Del lado del centro hacia la izquierda el panorama aumenta la dispersión entre nombres y agrupaciones.

En este espacio, por autodefinición, se han proclamado ya como presidenciables: Abdalah Bucarám Pulley (FUERZA ECUADOR); Washington Pezantes (UNIÓN ECUATORIANA). En los dos casos, la aprobación de sus partidos confirmó la existencia de ciudadanos dispuestos a seguirlos, a firmar por ellos, a agruparse en su entorno y creer en sus manifestaciones políticas. Sin embargo, no se tiene un conocimiento exacto de cuáles fueron sus propuestas y cómo lograron llegar pese a lo controvertidos que puedan sonar sus nombres, que al parecer para sus seguidores no importa. En estos dos grupos hay un potencial electoral menor, pero existe, y pareciera ser que ellos están dispuestos a mantener sus candidaturas sin negociación alguna.

Para este lado ideológico de la centro-izquierda existen dos agrupaciones que tendrían un potencial político electoral, que les puede convertir en comodines de alta negociación, gracias a la votación conseguida o poder local de aceptación y recuerdo histórico.

El primero de ellos es AVANZA. Este partido tiene a su haber el 2do lugar en las elecciones seccionales del 2014. Triunfantes y controvertidos por su paso de cooperación con el gobierno de Alianza PAIS, no han definido nombres, y no es que no tengan de ellos ya que entre Ramiro Gonzáles, John Argudo, Antonio Posso y hasta el propio Xavier Ortí no disimulan sus intenciones de estar activos en la disputa del poder, aunque sea sin figuración de sus nombres a la espera de un grupo con el cual negociar ese potencial del voto conseguido. Este es el partido de altos quilates para aliado electoral, o sino para su participación con candidato propio, lo que no se sabe es ¿Quién se arriesga con Avanza después de lo ocurrido con AP?, esa respuesta da derecho a la duda.

El otro es Izquierda Democrática (ID). El recuerdo de ser un espacio de alta representación de la tendencia, le dio la oportunidad de sacar a su histórico líder Rodrigo Borja a las calles a reconquistar las firmas y afiliados para lograr su reconocimiento. Y, aunque por el momento no ha logrado su registro electoral, parece ser que el esfuerzo valió la pena ya que reconfiguró sus fuerzas, volvió a agrupar poder local y hasta ha comenzado a sumar fuerzas con grupos como RUPTURA, que se iría a parar a esas filas con miras a las elecciones del 2017. La carta fuerte a negociar sería Paco Moncayo, cuya presencia política en la oposición se contagia con su prestigioso pasado militar y una gestión de alta aceptación en la alcaldía de Quito. O sea, ID juega con el recuerdo histórico y eso le da potencial votante.

La izquierda nacional, que no está en el Frente Unidos, tiene su propia procesión por dentro, que le cuesta definir y definirse.

La experiencia de las últimas participaciones electorales, como la del 2013, que le significó un sonoro fracaso para Alberto Acosta con un 3% del voto nacional, solo marca la huella para las consecuencias que devinieron luego, como la desaparición del extinto MPD, o la sensible disminución de puestos en la Asamblea Nacional.

Sin embargo, la oportunidad de encabezar una oposición movilizada en sectores que siempre han controlado políticamente, entre maestros, campesinos, estudiantes y clase obrera, les da una oportunidad de aparecer en el panorama electoral a defender su papel dicho ante las cámaras y micrófonos a todo momento: de ser la “única oposición al correismo”. Pero, ahí está el problema, porque su presencia política y su propuesta es solo “oponerse a Correa”, sin que exista un planteamiento, propuesta o plan proyectado para entregar a la nación. A este sector le afectó seriamente el que no participe el actual Presidente de Ecuador en una reelección, porque le quitó bandera y enemigo visible. Es más, a mitad de camino se han visto obligados a cambiar de tesis política de lucha para pedirle a la población que les crea que ellos serán la mejor opción del “post-correismo”.

En esta tendencia insurge otro problema, y es que los reclamos, las reivindicaciones y exigencias de sus agrupados no pasan solo por lo electoral, por lo que tienen que hacer un esfuerzo doble, primero actualizar constantemente su plataforma de lucha y, en segundo lugar, poner un nombre que la defienda ante los otros candidatos y los enfrente a cumplirla.

Por eso mismo, es indefinido el panorama de candidatos, que se debate entre el tempranamente proclamado Lenin Hurtado (UNIDAD POPULAR); o las reuniones para evidenciar una preparación de plan de gobierno que las encabeza como figura visible Enrique Ayala Mora, o los nombres de la vertiente indígena en la agrupación divididos entre Lourdes Tibán, Carlos Pérez Guartambel o Salvador Quishpe, que mantiene una expectativa a ser nombres negociables a la candidatura presidencial por PACHACUTIK. Resulta que con controversia y todo alrededor de estos nombres, pero lo cierto es que bien se podría decir que entre ellos las opciones de negociación son altas y su electorado deberá aceptarles y creerlos para hacer campaña por ellos.

Y claro, si de lanzar nombres se trata, pues el panorama no sería completo sin aquellos que se consideran “outsiders” y que se hallan en debate consigo mismos para que se les crea con opciones presidenciales. Uno es Andrés Páez (CREO), que ha hablado de ello sin disimulo, hasta en su propia cuenta de twitter y; el otro es el periodista de televisión José Delgado, lanzado por el Frente de Defensa de los Derechos Humanos de Ecuador, que no ha dicho el sí definitivo hasta el momento.

Será democratica tanta participación anunciada, pero, es indidable que el proceso electoral se ha visto inundado de nombres pero no de propuestas, y como se ve que son tantos, el electorado regresa su mirada para calcular los tiempos que alcanzarán para conocerlos, saber de sus planteamientos y creerlos. Lógico es suponer que tanta abundancia en este caso si daña, porque confunde y enreda a quienes no tienen nada que proponerle a la nación, frente a los que sí pueden exhibir ahora esto: ¿Quién tiene la propuesta, el plan de gobierno para que el Ecuador defina su rumbo al 2017? Amanecerá y veremos. (FHA).

Dr. Francisco Herrera Aráuz. Periodista. Director de Ecuadorinmediato.com
Ecuamex: Agencia productora de contenidos para Ecuadorinmediato.com


Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.