Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, domingo, 21 de enero de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores

GUTIÉRREZ Y PALACIO, A PUNTO DE "ARDER" EN LA HOGUERA

2005-12-31 12:52:08
Ecuador en la prensa mundial
1865

Terra / Efe

.
El ex presidente de Ecuador Lucio Gutiérrez y su sucesor, Alfredo Palacio, están a punto de arder en efigie, representados en monigotes que miles de ecuatorianos quemarán en la hoguera esta medianoche para despedir el año 2005.

Los monigotes de aserrín y papel de periódico, con caretas de Gutiérrez y Palacio que proliferan por todo el país, han sido los 'años viejos' más buscados en las últimas horas en un intento de sus compatriotas de 'vengarse por todo lo mal que han actuado este año', según dijo a EFE una vendedora en un céntrico parque de Quito.

Más que un gasto, pagar entre dos y cinco dólares por un monigote es una inversión para los ecuatorianos, que desahogan con ellos todas las frustraciones, malos ratos, fracasos y pérdidas de amor del año que termina.

Y es que, poco antes de quemar el símbolo del 'año viejo', la tradición manda patear, golpear, insultar... en fin, descargar todo lo malo del año en el monigote, para que todo se vaya en las llamas y comience el próximo año con aires renovados, con el ambiente 'purificado'.

En un recorrido por los lugares de venta de 'años viejos', EFE comprobó que los monigotes representaban en su mayoría a políticos ecuatorianos, algo que, lejos de ser un halago, es toda una afrenta, porque están destinados a arder en las llamas y a ser los receptores de toda clase de agravios.

'Yo les quemara a toditos los políticos, no sólo al Gutiérrez ni al Palacio, a toditos estos que no valen para nada', dijo a EFE una de las vendedoras, mientras, junto a su esposo e hijo de siete años, rellenaba de serrín los muñecos.

Los monigotes de Gutiérrez se caracterizan por presentar una gran nariz, uno de ellos incluso la lleva en una carretilla por su gran tamaño en recuerdo a las innumerables veces que el ex presidente dijo y se desdijo, hizo y deshizo, en su mandato, frustrado por lo que él llama un 'golpe de Estado', en abril pasado.

A diferencia de otros años, en este los políticos locales han desplazado a los personajes internacionales e incluso a los cómic que en ocasiones anteriores tuvieron el papel estelar en las pasarelas de los mercados de 'años viejos'.

Como el 'año viejo' está a punto de morir, se escucha ya el llanto de las 'viudas', que por las calles sorprenden a cuanto incauto aparece para pedirles una 'ayudita', 'una caridad', para solventar los gastos del funeral, que no son pocos.

No es barato financiar un 'oficio fúnebre' en el que participan todos los transeúntes, a los que hay que agradecer por la participación con 'una copita' y, si ya se queda más tiempo en la choza del 'año viejo', levantada en las aceras, ofrecer unos bocadillos que no vienen mal hasta la llegada de la medianoche.

Por eso, las 'viudas', que son generalmente hombres con minifalda y escote pronunciado, echan mano, literalmente, de cuanto incauto aparece: coqueteos descarados, abrazos, besos y provocativos movimientos no dejan otra alternativa a los transeúntes que entregar la 'limosna' entre burlas y risas.

Los chóferes tampoco se libran de las 'viudas', que se suben al capó de los vehículos y, pegadas a los parabrisas lanzan besos y practican sensuales contorsiones que arrancan risas y, claro, dinero.

Pagado el 'peaje', los compañeros de las 'viudas' retiran la cuerda que tenían atravesada en la vía y la historia se repite casi esquina por esquina, demorando la llegada a cualquier parte, por lo que el abrazo de la media noche sorprende a muchos en plena calle.

Más recogidos, otros reciben el año en familia, con cenas, vino, champaña y diversas tradiciones, unas importadas y otras de cosecha propia, como comer lentejas a medianoche, tragar doce uvas con las campanadas, tomar una copa de licor, media copa de agua, pisar monedas, cambiarse la ropa interior y ponérsela roja, en busca de amor, o amarilla, por la prosperidad.

Los que quieren tener descendencia pondrán una patata en su ropa interior, como Carlos, de 27 años que, en medio de las carcajadas de sus futuras esposa y suegra, aseguró a EFE que este año se pondrá 'un quintal de patatas, porque quiero descendencia ya, pero ya'.

Mientras unos pretenden perpetuar la especie, otros iluminan el cielo con juegos pirotécnicos y alguno más corre con maletas en la mano alrededor de su casa, para atraer viajes, y otros rompen billetes en su afán de 'multiplicar' la riqueza en 2006.



Fuente: Terra Actualidad - EFE

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.