Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, sábado, 21 de octubre de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores
urgente

Navidad de este año fue con derroche y desigualdad

2005-12-27 10:03:52
Reportes y Reportajes
2682

Así lo concluye un estudio comparativo de Cedatos /Gallup

Cedatos / Gallup International destaca las grandes diferencias que, como en ninguna otra época, afloran durante la navidad. En los años recientes y especialmente en la última navidad se ha hecho más patética la triste realidad de un mundo donde pocos son los que se divierten y gastan hasta el derroche, frente a las grandes mayorías que se desesperan frente a al impotencia para superar la pobreza, para vencer la distancia que separa a los hijos de sus padres, para detener la violencia y la inseguridad y para superar la incapacidad de acceder a los artículos deseados y preferidos, por la insuficiencia de los ingresos.
Todo ello, dice el estudio comparativo de hace 10 años atrás, en medio del más atronador espectáculo mercantilista en que se ha convertido a la navidad. Lo más penoso, es que en tal escenario los actores angustiados, tristes, ansiosos y silentes, son los niños, convertidos tan solo en objeto de los mensajes comerciales y políticos, como práctica de la más cruda violencia que se desata sobre ellos.

COMO HAN CAMBIADO LOS DESEOS EN LOS ULTIMOS AÑOS
CEDATOS realiza en forma anual una consulta a los hogares ecuatorianos sobre el desenvolvimiento de la navidad y, al mismo tiempo, hace una encuesta a los niños que asisten regularmente a planteles educativos y a niños de la calle. La preguntas conservan el mismo esquema año tras año. Las respuestas proyectan los diversos escenarios por los que ha pasado el país a través del tiempo.

EN 1995
Hace diez años el país vivía una aparente estabilidad política, si bien, después de haber superado con gloria un conflicto bélico que unió a los ecuatorianos, enfrentaba un problema político con un vicepresidente que huyó del país, acusado de un mal manejo de fondos reservados. El marco de la navidad era igual de injusto, como se observa a través de las respuestas de los niños consultados en las ciudades de Quito, Guayaquil, Cuenca, Manta y Portoviejo. Los niños con asistencia regular a clases tenían como mayor deseo para la noche de navidad: juguetes (35%), ropa (20%); pasar con sus padres y hermanos (18%), buena comida (17%), dormir tranquilamente (6%) y no tener que trabajar (4%); los niños de la calle pedían: juguetes (23%); buena comida (20%); ropa (19%); pasar con sus padres y hermanos (18%); dormir tranquilamente (11%) y no tener que trabajar (9%). En los dos casos los niños centran sus deseos en los juguetes, si bien con menor expectativa entre los niños de la calle, que dan preferencia a la ropa, la comida, tener una noche tranquila y no tener que trabajar.

EN EL 2000
Cinco años más tarde, en el año 2000, después de la crisis económica y el desfalco bancario que paralizó a las empresas, resquebrajó a los hogares y aniquiló la economía familiar, la navidad se mostró menos bulliciosa que en otros años, con respuestas de los niños que traducían la situación difícil en que se desenvolvía el país. Los niños con asistencia regular a clases pedían para la noche de navidad: juguetes (28%); pasar con sus padres y hermanos (22%); ropa (19%); buena comida (16%); dormir tranquilamente (9%) y no tener que trabajar (6%). Por su parte los niños de la calle pedían en su navidad: juguetes (22%); pasar con sus padres y hermanos (20%); buena comida (19%); ropa (17%); dormir tranquilamente (12%); no tener que trabajar (10%). En los dos grupos, variaron las preferencias, resaltando el deseo de pasar con sus padres y hermanos, como consecuencia de la movilidad de los padres a otras ciudades y hacia el exterior que se incrementó en tal año. Los niños de la calle resaltan su deseo de tener una noche tranquila y no tener que trabajar (22% las dos respuestas).

EN EL AÑO 2005
La crisis política que golpeó al país con mayor intensidad, con inmediatas consecuencias en la economía nacional y familiar, hizo que el movimiento comercial disminuya en este año. El aumento del ritmo inflacionario y el hecho de que los hogares en meses anteriores gastaron sus fondos de reserva en artículos de consumo familiar con pagos de contado o sometiéndose a sistemas de crédito de los establecimientos comerciales o con un mayor uso de las tarjetas de crédito, hizo que en las navidades el flujo del gasto sea menor al registrado en el año anterior. Por otra parte, se hizo más evidente la ausencia en los hogares de los padres de familia que dejaron a sus hijos para buscar mejores rumbos fuera del país. Estos hechos se traducen en las respuestas que dieron a CEDATOS los niños consultados en Quito, Guayaquil, Cuenca, Manta y Portoviejo en la semana anterior a las navidades, con entrevista a 762 niños con asistencia regular a clases y 324 niños que trabajan en las calles. Lo que más pidieron los primeros niños fue: juguetes (30%); pasar con sus padres y hermanos (22%); buena comida (18%); ropa (16%); dormir tranquilamente (9%) y no tener que trabajar (5%). Por su parte los mayores deseos de los niños de la calle fueron: pasar con sus padres y hermanos (24%); juguetes (20%); buena comida (18%); ropa (16%); dormir tranquilamente (11%) y no tener que trabajar (11%). El principal deseo de los niños fue pasar con sus padres, lo cual resultó en una aspiración mas no en un deseo cumplido, con una nostalgia que se ha convertido en una verdadera violencia para los hijos y familias desarticuladas por la migración.

LOS NIÑOS PROYECTAN LA REALIDAD NACIONAL
Si; los juguetes son los preferidos por los niños en las navidades, pero con mayor incidencia en los niños de hogares más estables y con mejor economía familiar; aquellos que pasan la mayor parte del día en las calles trabajando, ayudando a sus padres o familiares y sin pan ni vivienda seguros, no dejan de tener predilección por los juguetes, pero dan prioridad al calor familiar, a la buena comida, a las noches tranquilas y a no tener que trabajar; sobre todo, sufren por la ausencia de sus padres y hermanos. Son realidades lacerantes que en las navidades se profundizan y vuelven más tristes a los niños solos, quienes tienen que buscar en las calles un sustento para vivir. Las navidades han vuelto más dramática a la ausencia y ha hecho más amarga la suerte de las familias resquebrajadas; las remesas no han sido ni son la solución para ellos; son buenos fondos para el consumo directo, para los electrodomésticos o las viviendas remodeladas, pero no llenan el vacío que viven los niños, sobre todo en las navidades. Esta realidad se ha convertido en una verdadera violencia social.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.