Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, miércoles, 12 de diciembre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores

MAGISTRADOS, ¡ESTÁN BAJO SOSPECHA!

2005-12-11 12:26:30
Análisis
7780

Ecuamex /FHA

Magistrados de la Corte Suprema de Justicia: han llegado a sus cargos en uno de los momentos más difíciles de la historia nacional. La sociedad ecuatoriana ha depositado en ustedes la esperanza. Con semejante encargo lo mínimo que se puede decir de ustedes es que están bajo sospecha. No tienen la opción de seguir con el libreto corrupto y que tantos males le han causado a la patria.
Empecemos por aclarar que ustedes no gozan de la confianza pública y van a tener que ganársela.

No olvidamos que algunos de ustedes ya fueron jueces grises. Pero en fin, ya volvieron a la Corte Suprema o fueron ascendidos, ante lo cual lo menos que les puede pedir la sociedad nacional es que juzguen con hombría de bien y sentencien sin odios ni consignas.

Hay que ponerse a trabajar: rápido, con honestidad y prontitud. Hay mucho por hacer en las Cortes de Justicia del Ecuador; revisen con precisión las causas acumuladas, estudien cada caso, pongan niveles de responsabilidad en sus actuaciones. La justicia está en sus manos, hagan el empeño por ganarse la confianza de sus conciudadanos y recuperar la imagen de la Función Judicial.

Es necesario que guarden silencio, y un silencio prudente. La nación quiere magistrados severos en sus cargos que demuestren su conocimiento y sentido de lo justo a través de sus providencias y sentencias. Ustedes son jueces, su criterio es fundamental con la ley en la mano y no con la palabra fácil, la figuración ante el micrófono o la demora insinuante.

Olvídense de sus aspiraciones políticas. Ustedes escogieron el camino de ser jueces y magistrados. Es sabido que algunos de ustedes tienen un pasado político que los ata, pero por ello mismo mientras estén en sus cargos no proyecten su labor hacia un futuro de poder, porque eso corromperá su actuación y será detestable para la patria.

Valdría la pena que comprendan que tiene que dejar de lado sus esguinces ideológicos o partidistas mientras estén en el cargo judicial. Juzguen sin miramiento pero también sin cadenas de militancia, sesgo o compromiso con quienes se han agrupado en los partidos políticos ecuatorianos para presionar o delinquir. Ustedes no les deben nada a ellos.

Cuando lleguen las tormentas políticas, actitudes frecuentes en las que se ve inmerso el Ecuador de nuestros días, no permitan que se politice la justicia, pero jamás acepten que se judicialice la política, porque aquello es permitir que el delito se convierta en un hecho validado en las peores justificaciones: la politiquería barata de las pasiones.

Desconecten sus teléfonos celulares del patrón de turno. Nada más bochornoso para la opinión pública nacional que ver a sus representantes cómo son operados a control remoto, obedeciendo las consignas de un ser amorfo, que tiene el poder de mandarles. Den una lección a la arrogancia política, actúen con independencia y honradez frente a quien considera que con una llamada los tiene a sus pies. Deben actuar reivindicando a la dignidad humana sin aceptar tal tipo de chantajes.

No abusen del poder y los recursos que les son otorgados. Los bienes a su servicio deben ser para cumplir su trabajo Que no los veamos en sábado y domingo paseando con los vehículos del Estado a sus familias y usados para su distracción. No cometan el atropello de costearse sus gastos por cuenta del erario nacional, no se paguen cursos y postgrados a pretexto de “mejorar a la función judicial”, ustedes están para trabajar y dignamente, no para que sus nietos les defiendan sus excesos.

No se incrementen los sueldos de forma desaprensiva. Al aceptar el cargo ustedes ya sabían cuanto tienen que ganar, basta con un pago digno. Tampoco nos comparen los salarios de otras naciones, aduciendo que los otros ganan más; entiéndanlo bien, son magistrados de una nación con niveles de pobreza muy altos como para que soportemos los abusos de un grupo de jurisconsultos sin sentido de la delicadeza. No nos carguen el lastre de tener que soportar una justicia cara y abusiva.

Trabajen con sentido de patria. Queremos verles en sus despachos laborando desde el lunes hasta el viernes, de 8 a 16h30, en jornada completa. No finjan que laboran, porque eso se reflejará en el volumen de causas despachadas. No hagan de su investidura un motivo de repugnante vagancia, de esa que le muestra al magistrado escapando como vulgar delincuente los jueves en la tarde para irse a sus anejos, y volviendo el martes en la mañana para simular que se ocupan de su cargo. Causa repudio verles en los aeropuertos yéndose o viniendo en horas de oficina, la murmuración se convierte en venganza y el reclamo en indignación. Cambien la historia en eso también.

Hagan conciencia propia de que al llegar al cargo ya no tienen amigos, porque aquellos serán el principal motivo de sospecha. Bien dicen que en el poder lo más difícil de conservar son los amigos, y ustedes deben aceptar que sus verdaderos allegados no estarán cerca y más bien comprenderán que su presencia es valorada a la distancia. Si un “amigo” le llama para corromper sus fallos, para torcer su criterio, para exigir favoritismos, pues ese no es su amigo, es un corrupto más que quiere abusar de su condición de juez, y de eso estamos hartos en la nación, hartos.

Olvídense de invocar a su vida privada como ejemplo de lo público. Si no actúan como la decencia manda en sus hogares, y tampoco dan ejemplo de ser honestos y leales a principios y virtudes, no pidan que se les respete entonces. Su vida pública debe ser tan ejemplar como su intimidad, por ello, sus familias también deben aceptar su nombramiento con niveles de responsabilidad y jamás abusar de que su pariente es magistrado, porque eso contamina de infamia al ejercicio de su justicia.

Están bajo sospecha, esa es la verdad, por ello, muchos ojos van estar vigilantes de lo que hagan, de cómo actúen, de sus sentencias, de sus palabras. Si son presionados denúncienlo, pero si se corrompen vamos a reclamar y con escándalo. Demasiado caro nos ha costado tener magistrados corruptos como para permitir que la historia se repita.

No hagan justicia para la prensa. Los medios de comunicación somos tribunas positivas donde todos se pueden expresar o denunciar, y además, somos el espacio para que la nación se pronuncie y les exija mayor severidad en sus causas, pero jamás acepten presión de la prensa, y menos de sus periodistas vanidosos o los dueños o dueñas regordetas, que están hinchados de vanidad y arrogancia. Al contrario, si algo de eso hay, denúncienlos y dennos la oportunidad de limpiar esa parte de corrupción infecta que lamentablemente existe en nuestra comunidad. No les tengan miedo a los medios, no somos infalibles y tampoco propietarios de la verdad como para que infundamos el temor para su actos llenos de dignidad y firmeza.

Llénense de verdad para actuar, y jamás permitan que se negocie las sentencias, siempre hagan memoria de que no pueden cambiar la toga del magistrado por el delantal del mercader. Rechacen la corrupción, para eso están, para perseguirla, sancionarla y sentenciarla, y no para tranzar con ella, porque se verán infectos de la misma y manchados para siempre.

Frente a la coyuntura de la historia a la que hemos llegado, esta en sus manos cambiarla. Su solo accionar basado en la moral y la honestidad harán que la misma sea diferente, y podrán convertir a esa sospecha en motivo de orgullo, para ustedes y para nosotros, de que tenemos la opción de confiar en la función judicial ecuatoriana. Si no lo hacen, recuerden que la nación no está para bromas.

__________________________________________________________________

ECUAMEX Agencia Electrónica de Noticias de Ecuadorinmediato.com

Dr. FRANCISCO HERRERA ARAUZ Periodista, Politólogo, Abogado
Director del periódico Ecuadorinmediato.com, y la Agencia de Noticias Ecuamex.
__________________________________________________________________

ANALISIS es propiedad de [email protected] 2005.
Se autoriza su reproducción citando textualmente su fuente y el link correspondiente: www.ecuadorinmediato.com

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.