Sábado, 20 de Diciembre de 2014 |  Ver Ediciones Anteriores  |  Edición # 3790 |  Registrate en EcuadorinmediatoIniciar sesión

CRAIG MURRAY: "CIA INTENTA HUNDIR A CORREA"

Tiempo de lectura:
Visitas: 3534

Craigmurray.org.uk/Ecuamex

Hace un mes le pregunté a un antiguo colega en la Oficina de Relaciones Exteriores británico y de la Commonwealth qué es lo que La Haya vio como el final del juego en la disputa del asilo a Julian Assange y dónde estaba el espacio para la negociación. Mi amigo fue desdeñoso: la política era simplemente esperar a las elecciones presidenciales en Ecuador en febrero. Estados Unidos y sus aliados estaban seguros de que Correa va a perder, y mi amigo y yo, habiendo ambos sido altos diplomáticos durante muchos años, hemos entendido lo que Estados Unidos estaría haciendo para asegurar ese resultado. Con Correa reemplazado por un presidente pro-EE.UU., el asilo de Assange sería retirado, la policía metropolitana de Londres sería invitada a la Embajada ecuatoriana para sacar a Assange, y de allí sería enviado inmediatamente a Suecia donde sería extraditado a Estados Unidos para enfrentar cargos de espionaje y ayuda al terrorismo.

Me ha sorprendido la ingenuidad de aquellos que se preguntan por qué Estados Unidos no puede simplemente pedir la extradición de Assange en el Reino Unido. La respuesta es simple: la coalición de gobierno. Los acuerdos de extradición son tratados internacionales de gobierno a gobierno, y la decisión sobre su aplicación es en última instancia política y gubernamental - es por eso por lo que fue Teresa May y no un juez quien tomó las decisiones políticas definitivas y muy diferentes en el caso Babar Ahmad y Mackinnon Gary.

Los partidarios de la CIA en el Reino Unido han declarado a gritos que sería imposible para Suecia el dar la seguridad de que Assange no sería extraditado a Estados Unidos, con lo que él estaría dispuesto a volver a Suecia para evidenciar el intento bastante patético de encajar allí. De hecho, los acuerdos de extradición son instrumentos no gubernamentales judiciales, sería perfectamente posible que el gobierno sueco dé esa seguridad. Los que argumentan lo contrario, como Gavin Smith y Joan Essler, aquí, no están diciendo la verdad: yo sospecho que su vehemencia indica que ellos lo saben.

Parlamentarios demócratas más liberales están felices de apoyar la idea de que Assange debería ser devuelto a Suecia para enfrentar las acusaciones sexuales. Sin embargo, incluso los repetidamente humillados diputados del Lib Dem se rebelarían ante la idea de que Assange debería ser enviado a enfrentar cadena perpetua en un régimen de aislamiento en los Estados Unidos por el trabajo de WikiLeaks. Es por ello por lo que Estados Unidos ha mantenido fuera la solicitud de extradición del Reino Unido, para evitar la molestia que esto causaría a Cameron. No estoy especulando, se han producido intercambios diplomáticos directos muy altos en este punto entre Washington y Londres.

No había confianza en que el problema Correa pasaría pronto, pero el Departamento de Estado ha sido sorprendido por el regreso de Hugo Chávez. Al igual que Correa, altos diplomáticos estadounidenses se habían convencido a sí mismos –y convenció a Clinton– de que Chávez iba a perder. El furor por el regreso de Chávez ha dado lugar a una imposición que el mismo error no se debe dar en Ecuador.

Las operaciones de la CIA dentro de Ecuador son, en todo caso, mucho menos perturbadoras que en Venezuela. Me entero de que el presupuesto de los EE.UU., utilizando en su mayoría fondos del Pentágono, son promovidos para influenciar las elecciones ecuatorianas, que desde los resultados en Venezuela, han sido triplicados a $87 millones. Esto va a abrir el camino a la campaña de la oposición para sobornar y chantajear a los medios y a funcionarios oficiales. Se espera una ola de escándalos mediáticos y salpicaduras de corrupción contra el Gobierno de Correa en las próximas semanas.

Yo no tengo mucho sustento sobre la política ecuatoriana y yo realmente no sé cuáles son las posibilidades de reelección de Correa. Tampoco sé si alguno de los partidos de la oposición son decentes y no están en las manos de EE.UU. Pero sí sé que los EE.UU. desean mucho que pierda Correa, estaban muy seguros de que iba a perder y ahora no lo están. Desde su punto de vista, el peligro es que al subir la apuesta, sus esfuerzos serán tan obvios que tendrá un efecto contraproducente en una reacción nacionalista. Mi fuente de los EE.UU., sin embargo, está convencida de que la administración Obama en realidad no utilizará los fondos para incitar a otro intento de golpe de Estado contra Correa. Eso parece haber sido descartado. Que Assange sea expulsado a los brazos de la CIA por una dictadura militar recién instalada podría ser un escenario difícil, incluso para nuestros espantosos grandes medios de comunicación.

Fuente: http://www.craigmurray.org.uk/archives/2012/10/cia-look-to-swamp-correa/

Traducción: DCH/Ecuadorinmediato.com

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Facebook para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.