Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, miércoles, 12 de diciembre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
urgente

¿DEBE RENUNCIAR EL VICEPRESIDENTE SERRANO AGUILAR“

2005-07-27 08:18:55
Análisis
3186

Ecuamex / fha

Nadie duda que el Ecuador tenga una tumultuosa política, que se debate en medio de crisis, conflictos e inexplicables como incompresibles procesos ante la comunidad mundial. Pero hay uno, sobre todo un proceso que esta vigente y que a todas luces es quizás el más difícil de analizar: ¿Qué debe hacer el Ecuador con su Vicepresidente, y este con el Gobierno en el que participa? Tan grave es el dilema que al parecer tanto el actual segundo mandatario, como una parte de la comunidad nacional, está justamente cuestionándose eso: barajándose la posibilidad de que tenga que renunciar o irse del régimen, por la humillación sufrida ante el Gobierno del Presidente Palacio.
En la nación andina la historia del segundo mandatario se ha tejido entre actos de lealtad, inmolación sacrificada o pérfida traición. Ha sido considerado como un personaje innecesario, útil y maleable para las pugnas del poder, hasta ser bautizado con el incómodo mote de “conspirador a sueldo del estado nacional” según el doctor Velasco Ibarra, allá por los 70´s del siglo pasado, refiriéndose al respetable jurisconsulto Jorge Zabala Baquerizo.

Los desprecios, las burlas y los celos con relación al Vicepresidente han generado más de una tormenta política en el país, al punto de que lo que estamos viviendo es parte del manejo inapropiado en la relación entre las traiciones de Gutiérrez y Palacio, que por las razones del poder terminaron quitándose el espacio que les correspondía uno al otro.

Por eso se tuvo cuidado de elegir al actual segundo mandatario. Mucho pesaron los razonamientos en el Congreso para poner a un hombre respetable, frente a dos valiosas damas ecuatorianas, el ilustre cuencano Alejandro Serrano Aguilar obtuvo el favor de la votación amplia y mayoritaria del parlamento. No dudamos que además se vio en forma complaciente su designación entre la masa popular, aun cuando las encuestas no hayan medido el impacto de su imagen en el régimen.

Cuando arribó a su cargo, Serrano Aguilar fue bien recibido por el presidente Alfredo Palacio, quien rememorando la historia de humillaciones que había vivido, ofreció respetar la figura y el trabajo del segundo mandatario, a quien se comprometió a asignarle las tareas constitucionales adecuadas, de acuerdo con su alta investidura. El país creyó en esa promesa.

Y en efecto, ante el compromiso de buscar en la opinión nacional el contenido de la reforma política, el Vicepresidente fue encargado junto al Consejo Nacional de Modernización de encaminar el Sistema de Concertación Nacional. Ardua la tarea de buscar entre muchos conceptos, al menos una parte de uniformidad para guiar lo que el pueblo quiere de sus mandatarios, de su clase política, de sus instituciones, de sus servicios, de sus derechos y sus propios sentimientos de nación y patria.

Fue un trabajo tenaz el que se vivió en el CONAM. Entusiasmado se le vio al doctor Alejandro Serrano Aguilar, junto a la Directora Ejecutiva del CONAM, Alexandra Pérez, semana a semana entre el 1 de junio al 15 de julio, ir dando paso por paso las cifras del nivel de participación ciudadana

Tan alta fue la aceptación de la consigna que rezaba: “El Gobierno me escucha” que se dieron más de 11 mil respuestas, las cuales hasta este instante no se han procesado en su totalidad. Un inmenso caudal de ideas se vertió al teléfono habilitado, al correo electrónico, a las ánforas ubicadas en las provincias, a la página web y hasta personalmente mas de un ecuatoriano interesado en su país, concurrió hasta las propias oficinas de la Vicepresidencia a entregar proyectos completos de reforma del Ecuador, preparados con sustento, con razonamiento, con base ideológico – política.

De los resultados conocidos hasta el pasado 15 de Julio, un 57.1% de las propuestas hablaba de reforma política, de cambios en el Congreso, en la presidencia, en la vicepresidencia, en el sistema electoral y el voto, en la función judicial, en el servicio civil, en los organismos de control, en el sistema político general o del modelo económico.

De lo que la nación creyó que se le podía escuchar, un 26% propuso cambios en el sistema institucional del Ecuador, pedía una transformación en el gobierno central, en los poderes seccionales, en la seguridad social, en el código penal, en el presupuesto y los fondos públicos, en el sistema financiero, en la participación de la sociedad civil, en el papel de los sindicatos, en el código laboral, el proceso civil, en la contratación pública.

Para quienes les pareció que el Ecuador debe cambiar, manifestaron con mucho conocimiento, según se ha revisado en los proyectos propuestos, en un 15% que deben darse transformaciones en las políticas de estado; así: se deben modificar la política exterior, educación, producción, comercio, empleo, dictar políticas de combate a la corrupción, establecer una política de información del estado nacional, cambios en energía, salud, niñez y juventud, vejez, ciencia y tecnología, ambiente, narcotráfico y derechos humanos.

Es decir: Aquí se había dado una respuesta al País que tanto queremos. ¿Eran despreciables esas respuestas?, ¿Es que acaso no sirve de nada lo que el ecuatoriano piensa?, ¿Será que en la conciencia del gobierno y sus integrantes no estaban estos planes y proyectos?

Pero nada de eso sirvió a los ojos del Presidente Alfredo Palacio, que al parecer consideró que no era válido ni uno solo de esos planteamientos, tanto que sin dar explicación racional alguna lanzó su propuesta y se envió al congreso SU reforma política, despreciando a la nación, a sus voces pro activas que creyeron que habría un proceso serio y que al fin, al menos “por esta sola vez el Gobierno lo escuchaba”.

Es evidente que el Presidente Palacio ni sus asesores tuvieron la ocasión o el tiempo de revisar las propuestas que se habían recaudado al amparo del Vicepresidente Serrano Aguilar, y lo es porque ni uno solo de los planteamientos constan en la apurada propuesta que remitió al Congreso Nacional el pasado 22 de julio.

Entonces, un cuestionante comienza a correr entre las filas de quienes apoyaban y creyeron a este gobierno del doctor Palacio¿ Quien redactó esas propuestas?. La respuesta solo la puede dar el mismo mandatario, así como a las lealtades a las que responde para haber lanzado ese temario, porque lo que es a la mayoría de la nación no ha atendido. No concuerdan los puntos de vista ni tampoco se sabe a certero el interés que tiene el mandatario con cambiar a la nación y lo que le han dicho sus gobernados.

Si el doctor Alfredo Palacio sufrió por algo, en su agitada vida como Vicepresidente, fue el haber sido incomprendido, humillado, desplazado y ver que su trabajo fue minimizado al colmo de la inutilidad. El sabe lo que se siente cuando quiso proponer soluciones, aportar con ideas, lanzar puntos de vista, ser escuchado…él lo sabe.

Por eso extraña que le haya hecho lo mismo al Vicepresidente Alejandro Serrano Aguilar. Es una triste repetición de la historia que el doctor Palacio Gonzáles vivió y que motivó su rebeldía. Con su actitud ha despreciado al trabajo de su compañero de mandato, con el envío de SU reforma al Congreso, ha hecho de lado al esfuerzo nacional de creer en su promesa de escucharle y ha generado dudas sobre sus verdaderas intenciones.

Y si esa misma acción, nefasta de por si, porque desechó en forma violenta todo un trabajo hecho con seriedad y sincero espíritu de cambio nacional, ya marcó una distancia entre el Presidente y el Vicepresidente, peores sombras de duda y traición generan las explicaciones de los allegados y voceros del Gobierno Nacional.

Debe ser ofensivo a la conciencia del Vicepresidente Serrano Aguilar el tener que escuchar las explicaciones del Secretario Nacional de Comunicación Andrés Seminario, o del Asesor de la Presidencia, José Modesto Apolo, al decir que el segundo mandatario no tiene porque molestarse ya que “si fueron tomadas en cuenta sus observaciones” y que “Si hubo tiempo para revisar todas las propuestas que se enviaron al CONAM”, tal como lo expresaron a su turno los dos personajes en Ecuavisa a lo largo de estos días.

Tan falsos son esos asertos que hasta este instante mismo el CONAM no puede poner en su página toda la información procesada, por el volumen de interés de la consulta de concertación, que por cierto el gobierno despreció.

Más aún, debe indignar al segundo mandatario de Ecuador, que el ministro de Gobierno, Mauricio Gándara, con el que se reunió en varias ocasiones para encaminar el proceso de reforma, lo diga con todo desparpajo que el nunca creyó en esa consulta del Vicepresidente, tal cual lo expuso en Radio Visión, este 26 de julio de 2005, a las 7h50 y señale que él le dijo al Presidente que no acepte dicho proceso porque incluían preguntas como la aprobación del TLC, y se lance a vanagloriarse ante el Presidente Palacio de ser el autor de la propuesta de SU reforma, porque la otra, la que estaba llevándose en la nación, esa no servía. Insisto debe indignarle al espíritu cuencano de Serrano Aguilar estas expresiones del “premier” Gándara Gallegos.

Es decir: Pese a que se había dado un compromiso con la nación para escucharla, se “usó” al Vicepresidente de Ecuador para engañar al colectividad y luego, dar muestras de descrédito por lo que estaba haciendo y un ministro pesó mas en la conciencia del mandatario, antes que la debida respetabilidad por su compañero de administración presidencial, que triste espectáculo el que dieron entonces con semejantes aclaraciones que revelan los verdaderos motivos del cambio de actitud.

Asestado el golpe artero, el Vicepresidente Alejandro Serrano Aguilar ha guardado un prudente silencio. No ha querido responder a nadie, pero se siente en el ambiente su frustración, su rabia contenida. El Vicepresidente ha sido humillado, usado y traicionado, digan lo que digan los voceros gubernamentales, que con cada explicación ahondan más la sensación de malestar que debe sentir el mandatario, su equipo de trabajo en el CONAM, y los incautos que creyeron que podían ser escuchados.

Pronto vendrán las rectificaciones, ya se dirá que se cambia de rumbo, que si se acepta la opinión de la Consulta Nacional del Sistema de Concertación y que ahora si vale lo hecho por el Vicepresidente. Pero el daño está hecho, la desconfianza sembrada, la duda ha ofendido y la cizaña sembrada.

Ante ello, ¿Debe renunciar el Vicepresidente de Ecuador, Alejandro Serrano Aguilar?, la respuesta solo la tiene él y su conciencia.

Los efectos de su renuncia pueden ser funestos para el gobierno, que ha dado toda la impresión de no respetar al segundo mandatario, pero a fin de cuentas ellos se lo buscaron despreciándolo. Para la nación puede que sea una lección muy dura de asimilar, pero lección al fin, porque es bien sabido que entre los hombres de honor si pesa aquello de que “quien aguanta una humillación, las aguanta todas”.

Difíciles horas para la nación y para Alejandro Serrano Aguilar, el Vicepresidente debe dirimir este dilema y la nación respetar su decisión.

__________________________________________________________________
ECUAMEX Agencia Electrónica de Noticias de Ecuador

FRANCISCO HERRERA ARAUZ Periodista, Politólogo, director del periódico Ecuadorinmediato.com, y la Agencia de Noticias Ecuamex.
__________________________________________________________________

Análisis Diario es propiedad de @ecuamex 2005. Se autoriza su reproducción citando textualmente su fuente y el link correspondiente:
www.ecuadorinmediato.com

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.