Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, lunes, 15 de octubre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
urgente

Una pregunta al presidente Santos: ¿Se va a llevar los 18 cadáveres de presuntos guerrilleros colombianos“

2011-12-19 09:33:00
Reportes y Reportajes
11280

Están enterrados en una fosa común en Quito, desde el ataque de Angostura.

La expectativa de gala que ha desatado el Gobierno de Ecuador por la visita del Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos,no incluye, al parecer, una definición sobre si se llevará los 18 cadáveres de ciudadanos colombianos que se hallan depositados en una fosa común en el cementerio de San Diego, en Quito, tras el bombardeo del 1 de marzo de 2008.

Tras los difíciles momentos que se dieron en Angostura, provincia de Sucumbiós, por el bombardeo de Uribe Vélez y el autor intelectual del mismo, Juan Manuel Santos, el pasado 1 de Marzo de 2008, que promovió un ataque a la soberanía de Ecuador, quedaron oficialmente 24 muertos como efecto de las bombas y la ejecución extrajudicial posterior en el enfrentamiento entre fuerzas militares regulares  e irregulares colombianas.

De ese grupo, el ejército colombiano se robó dos cadáveres del lugar de los hechos. Uno fue el del ex jefe guerrillero Raúl Réyes, el otro era del ecuatoriano Franklin Aizalla, a quien lo confundieron con el jefe de las FARc "Julián Conrado", comprobándose luego que el connacional había sido ejecutado extrajudicialmente.

En el grupo de los victimados estaban cuatro ciudadanos mexicanos, los cuales fueron repatriados al ser entregados a sus familias, llevándose a tierra azteca a las víctimas del bombardeo.

Quedaron 18 cuerpos en el sitio del ataque. Las autoridades ecuatorianas procedieron a trasladar los cuerpos. Primero fueron llevados a un cuarto -porque no se puede llamar morgue a dicho sitio- en la provincia de Sucumbíos para los trámites de rigor, sin que tengan cuidado ni protección alguna.

Luego, a pedido de la Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos, se procedió a una revisión forense por parte de expertos forenses franceses de la Universidad de Estrasburgo,  quien destacaron que los cuerpos presentaban huellas de ejecución extrajudicial, más que de efectos del bombardeo o por el enfrentamiento, ya que en algunos casos se mostraban tiros por la espalda.

Los cuerpos se descompusieron rápidamente y Colombia no se propuso repatriar a ninguno de ellos ni identificarlos tampoco, por lo que su situación fue irregular hasta el final.

De hecho, nadie reclamó por los 18 cuerpos, pese al llamado público que formuló Ecuador y, como las relaciones estaban rotas, ninguna autoridad gubernamental o judicial de Colombia se conmovió de esta situación, dejándo los cadáveres en suelo ecuatoriano para que sea el país agredido el que se haga cargo de esos muertos.

Finalmente el 25 de mayo de mayo de 2008, en forma reservada y discreta se procedió a dejarlos en un entierro colectivo en la fosa común del cementerio de san Diego, en Quito, previa toma de lo que quedaban de dichos restos, así como la toma de huellas dactilares y muestras de ADN, para una posterior indentificación por si alguien reclamase estos cadáveres.

Las conversaciones de reanudación de las relaciones entre Ecuador y Colombia, bajo el amparo de una comisión encabezada por la OEA, así como la reinstalación de los nexos diplomáticos, nunca incluyeron el destino de los 18 presuntos guerrilleros, que Colombia no los quiere y que ha dejado en Ecuador en abandono.

La gala de la que se ha hecho exaltación por la visita del presidente Juan Manuel Santos, considerado por él mismo como el autor intelectual de tal ataque y posterior muerte de estos colombianos, del que dijo "sentirse orgulloso", al parecer no incluirá este día, en sus conversaciones con el Presidente Rafael Correa, el destino o la suerte de estos 18 cadáveres que quedaron tras el ataque contra la soberanía nacional.

No ha existido desde entonces, ni hasta ahora, tampoco ningún pronunciamiento judicial por parte de las autoridades ecuatorianas, de lor oganismos de derechos humanos, de las entidades internacionales encargadas de velar por los mismos ni de la prensa de las dos naciones que tampoco ha topado el espinoso tema y parece que entre todos se han limitado a guardar silencio por estos individuos muertos en el bombardeo.

Por lo tanto, se presume que Juan Manuel Santos no hablrá del tema, tampoco lo hará el Gobierno de Ecuador y Colombia no se llevará todavía esos 18 cadáveres de los presuntos guerrilleros muertos el 1 de marzo de 2008 en Angostura, Ecuador, en una situación incómoda que queda como huella de ese trágico hechos para las dos naciones. (DIR).

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.