Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, viernes, 20 de abril de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

Chile: Cuestionando el pasado, los chicos reclaman el futuro

2011-10-24 20:27:00
Reportes y Reportajes
11144

Crónica de cobertura en visita especial, por: Francisco Herrera Aráuz

Las calles de Santiago siguen conmovidas, no es cuestión de un día o una semana, ya van más de cinco meses, pero como que fuera toda su vida, los estudiantes chilenos están en las calles soportando un movimiento que reclama por la educación en forma integral. El ejemplo pareciera extenderse y, justamente en medio de las manifestaciones violentas de la última semana en la capital chilena, bien se puede hallar las razones de los chicos exigiendo a Chile que les dé futuro, porque la herencia que han recibido de Pinochet y los demás, les ha negado. Aquí una crónica de estos hechos como parte final de la visita especial a Santiago, a principios de este mes de Octubre, por el periodista Francisco Herrera Aráuz.

 

Mi llegada a Santiago, ciudad a la que creo conocer en buena parte, me ubica en el corazón mismo de la urbe. Es la tarde jueves 6 de Octubre, en el peor día de los incidentes estudiantiles en los últimos meses y, debo caminar por calles en medio de llantas, gases, disparos, barricadas y estudiantes combativos con encapuchados agresivos, en plena Alameda Bernardo O´Higgins.

Acostumbrado a la movilización desde mis días juveniles, me trato de ubicar frente a la Universidad Nacional de Chile y, en medio de la trifulca, trato de ubicar a Camila Vallejo, la joven dirigente estudiantil que le tiene conmovido a la nación con su liderazgo en el reclamo. Camino de esa búsqueda he logrado este reporte, he conversado con gente, cuestionado a actores políticos, ciudadanos chilenos, dirigentes del movimiento, allí encuentro todas estas razones.

 La primera es esgrimida por un joven dirigente chileno, me da su nombre pero me pide la reserva, con el recelo de los chicos estudiantes. Me dice mientras camino hacia la Federación de Estudiantes de Chile (FECH): “Si quieres entender lo que está pasando en Chile, entonces entenderás lo que está pasando en el mundo, y si quieres respuestas mejores… búscalas en el internet, ahí está todo”

Y allá voy y lo encuentro en un artículo denominado “Educación Chile: Las Cifras terroríficas” se señala puntualmente algunos datos, cuyos extractos  transcribo sumado a mis comentarios.

LAS CIFRAS TERRORÍFICAS

A raíz de la presencia de Pinochet desde 1973, se implantó en Chile el modelo neoliberal en forma cruel, a costa de la gente.

 “El sistema ultra neoliberal y conservador –que no se aplica en ninguno de los países desarrollados y de América Latina como aquí- que metió la educación en el saco de los negocios, del concepto de empresa y de la matriz ideológica de que el ciudadano tiene que pagar por todo lo que quiere recibir”[1] está hasta estos momentos precisos aplicado a rajatabla.

El objetivo, de entre otros siempre fue: arrebatar la educación de manos del estado y entregársela a manos privatizadoras, para hacer un negocio explotado a saciedad por poderosas mafias que se adueñaron de las aulas, de los libros y de los bolsillos de quienes querían estudiar en la nación chilena.

Chile tiene a su haber 25 universidades llamadas públicas, que pertenecen al Consejo de Rectores, de las cuales 16 son de propiedad estatal,  y 35 que son netamente privadas con el punto principal que en todas hay que pagar, en todas, sean privadas o estatales.

Pero, debe entenderse que eso de “pagar” es, de acuerdo a un estudio de la (OCDE), en Chile significa que la universidad tiene los costos tan altos que son “los más caros del orbe”. El valor promedio anual de un arancel universitario chileno es de US$3.400. Que equivale al 22,7% del PIB per cápita, que es superior al de Estados Unidos, Inglaterra, Australia y Japón; como si esto fuera poco, según los datos del Ministerio de Educación de Chile, el alza arancelaria promedio de los estudios universitarios entre 1995 y 2005 fue de 92,8%. Verdaderamente demencial el asunto.

No hay mucha diferencia entre los costos de una Universidad Pública, con valores anuales de  $1´ 946.957 y en las universidades privadas $1´. 958.928, costos tan caros que le pone a Chile al sexto lugar de los aranceles de educación más caros del mundo.

Ahora bien, un grupo no paga. Son los mejores puntajes de bachillerato, en este caso 27.500 estudiantes que pueden elegir universidad: los demás tienen que endeudarse

Ahí viene otro problema, el endeudamiento es con un banco, o con avales CORFO, o del Estado CAE. El grueso de la matrícula CAE está en las universidades privadas y los Institutos Profesionales (IP), con un 73%, que son las opciones de los estudiantes de menores ingresos y con bajo puntaje en la prueba de Selección Universitaria PSU. Este año, un solo banco, Corpbanca, se adjudicó la licitación para entregar el crédito con aval del Estado a un interés de 5,3% para deudas a 20 años plazo.

Y, luego surge el otro problema: la deserción escolar. Según el Banco Mundial “a finales de 2010 la morosidad CAE entre los desertores era del 45%”, y de acuerdo a la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) el número de deudores de créditos de educación superior es de 1.700.000 personas, por un monto de US$11 millones. O sea, casi el 10% de la población chilena está altamente endeudada de por vida en educación.

Total: Chile tiene la mayor participación privada en el financiamiento de la educación superior, con un 85,6% de los recursos allegados de ese sector. Contrasta con la realidad de los países desarrollados que cuentan con un financiamiento público para la educación del orden del 70%

¿Donde está la gravedad de todo esto? Según el joven dirigente, “el problema es que esto lo heredamos como esclavitud desde el régimen de Pinochet, y la Concertación Nacional no hizo nada, absolutamente nada por cambiar o reformar. Simplemente no les importó a Alwyn, Frei, Lagos o Bachélet, porque hay muchos intereses empresariales propietarios de universidades y educación secundaria en juego, que al parecer estuvieron infiltrados para impedir que esto se toque”. Esa es la base del problema.

Entonces se comprenderá porque el reclamo de “Educación Gratuita para todos”, porque “Todos están endeudados por esa Educación.

EDUCACIÓN NEGOCIO?

El otro es: el pobre resultado de la educación y el producto que sacó a las calles la educación chilena. Mauricio Badal, un psicólogo industrial, especializado en el proceso de selección de recurso humano, conocido de mi parte en el Jamboree Mundial Scout, en Chile en Picarquín en 1999, me viene a ver horas después de los incidentes para acotar este punto del análisis en forma muy crítica.

“La educación en Chile fue concebida como un negocio para vender papeles, sin ningún control de calidad y, hoy se pagan las consecuencias  -dice Badal- ahí se encuentra otra arista del conflicto, el que los chicos se sienten frustrados de haber participado de una especie de engaño colectivo, en procesos educativos que les entregaron cartones a costos carísimos, sin un verdadero aval de suficiencia. Se inventaron carreras para aplicar al modelo económico que no tenían futuro, se crearon carreras técnicas que tenían muy pocas opciones y hasta se “dictaron” materias y disciplinas al servicio del sistema neoliberal implantado por la dictadura”.

El punto es más crítico al comprobar con el tiempo que esos “conocimientos” solo tenían espacio entre ciertas empresas dejando un impresionante ejército de desocupados entre los jóvenes egresados de las instituciones académicas, que tienen el cartón entre sus manos, a costos muy caros y ninguna posibilidad de futuro. Ahí se anida la parte más grave del descontento.

Peor se pone el tema cuando Badal cuestiona el que no haya existido un control de calidad del producto que la educación chilena había sacado a la sociedad y que es parte de ese engaño. “Nunca se controló ni evaluó a las universidades, peor a los maestros y, los sistemas de acreditación de las instituciones educativas, proceso implementado en los últimos años, solo sirvió de pretexto para el marketing de tales "universidades" con el fin de incrementar los costos de colegiatura”, me dice. Tan evidente es esta verdad, de la poca calidad de la educación en Chile, que, pese a estos costos, ninguna universidad chilena es considerada entre las mejores del mundo, ni de lejos.

El reclamo que surge de este análisis es más que obvio: “Educación de Calidad”, nunca antes exigido por los estudiantes que recibieron humildemente lo que les dieron y pagaron caro por ello.


ES POR EL FUTURO...!

Claudio Tapia Villalobos, Constructor Civil, grato amigo y buen clanero del Movimiento Scout de Chile, junto con Diane tienen a Matías de 13 años que cursa en el “Liceo de Aplicación” y han enfrentado el movimiento estudiantil en forma solidaria con los chicos. ¿Por qué una familia de clase media apoya a una medida que hasta ha llegado a poner en riesgo el pase de año de su hijo?: “Por el futuro -me dice Claudio convencido- porque no podemos entender como en Chile el estado que tiene un alto volumen de riquezas explotables en cobre, minerales y agricultura, y que presumimos ante el mundo de haber crecido, no sea capaz de educar a los nuestros, ni darles una educación de calidad, que les sirva. Todo lo tenemos que hacer los padres, las familias, sin eso los chicos, sin sus familias, no tienen nada”.

Lo que es verdad es que el movimiento estudiantil tiene al momento un 80% de aprobación y respaldo, según las propias encuestadoras chilenas. Lo explicable de este dato está basado en las palabras de Claudio: “Es por el futuro”.  Bien se puede decir entonces que lo que ocurre en las calles de Santiago es el reclamo de la gente joven que no ve esperanzado una posibilidad de seguir viviendo, sin un conocimiento básico, sin una perspectiva de empleo posible, sin una educación fundamental.

Y lo solidario se manifiesta de miles de formas. Lo veo en la sola experiencia del grupo Scout de Matías, en la parte centro de Santiago, donde me recibe Carlos, el dirigente, quien está con la causa de los chicos: “Porque ellos mismo son parte del inmenso grupo afectado por la parte cruel de la educación chilena; por los chiquillos, por los scouts es que estamos en las marchas, llevamos las canastas familiares a los que se han tomado el INBA, apoyamos como voluntarios en las firmas y demás” me informa destacando la emblemática toma de este internado secundario en Santiago, que ya lleva cuatro meses resistiendo por los muchachos menores frente al gobierno de Piñera.

Y, justo los dos esposos Claudio y Diane me llevan a las puertas del INBA. Las bancas apiladas en las puertas haciendo fuerza y barricada, así como los chicos en los patios, son una muestra de la actitud asumida por esos “chiquillos”, no pasan de los 16 años muchos de ellos, venidos desde las provincias y regiones chilenas, pero asumen en serio su papel de reclamar, y coinciden con Claudio: “que Chile les dé futuro”. Si, a ellos, porque no pueden seguir marginados de una sociedad especulativa, encarecida y sin verdaderos valores para los de abajo, hasta tanto seguirán exigiendo eso.

De la visita que hago a Chile y la pista que me dió el joven dirigente al pedirme que "Busque en el internet una de las razones de la protesta..." topo el tema con dos personajes de gobierno; Uno es el Subsecretario de Telecomunicaciones, Jorge Atton Palma, quien destaca el alto grado de conectividad en internet que ha logrado esta nación al punto de ser reconocido en un tercer lugar mundial y una calificación de 6.09 sobre 10 puntos. Por ende, el acceso a internet por parte de los jóvenes chilenos es alto, y  el conocimiento es mayor, más que los profesores que los deben educar. Ahí saltan graves falencias de los docentes que muchas veces se enfrentan a alumnos que los retan con conocimientos adquiridos bajo la última tecnología, y por eso es que enrostran la urgencia de la calidad de la educación. Le cuestiono eso al Canciller (e) Felipe Schmitd y me responde admitiendo que eso está pasando en las aulas chilenas, por eso ahora reclama el Gobierno evaluar a los maestros, porque ahí tienen una auténtica “bomba de tiempo” de retraso elemental de la educación en Chile.

Ahí establezco mis críticas correlacionando con Ecuador. Acá jamás se ha controlado el producto educativo, sea porque el estado nunca se interesó en saberlo, sea porque al sector privado no le pareció no lo entendió jamás. Resultado de ello es que la calidad educativa del sector público o privado es baja porque creció sin control, y ahora se usa el anti-control como arma política de oposición para garantizar la mediocridad nacional, porque las universidades ecuatorianas son manejadas como “feudos” que no pueden ser topadas bajo el griterío de la “libertad de cátedra”. Aunque la educación dada por el estado es gratuita, lo cual es un avance constitucional, veo con pesar que la mediocre posición del gremio del magisterio no entiende lo de la calidad y avance de la educación, que ellos jamás reclamarán porque son incapaces de dar esa educación que hoy se exige en el mundo.


CAMILA VALLEJO, VALIDANDO LA PROTESTA CON DEMOCRACIA

Mi encuentrofugaz  con Camila Vallejo se da finalmente. Es la tarde de ese jueves 6, me toca pasar por Parque Italia en medio de un tumulto estudiantil impresionante que denota lo represivos que son los carabineros chilenos, hasta arribar al local del Partido Comunista de Chile, de la cual es militante la joven.

Coincido unos minutos con ella, para poder conversar sobre los sucesos. Está a punto de partir al sur del país, a Valdivia, a un encuentro de la dirigencia estudiantil chilena. Me pide que preste atención a la Consulta Nacional que se dará desde el viernes 7 y sábado 8, porque de ahí saldrá el mayor pronunciamiento que define el futuro de su lucha. Me explica las cuatro preguntas que están en juego: por la gratuidad de educación, por la calidad de la misma, por la accesibilidad de todos los sectores y que se retire a la municipalización del sistema educativo.

Voy a la consulta, asisto a varios sitios, miro la votación muy seria por parte de jóvenes mayores de 14 años, padres de familia, maestros, profesionales y población en conjunto. Luego me entero de los resultados: más de Un millón y medio de votantes, con registro de identidad propio, cumplieron con la votación y avalaron la exigencia estudiantil, mas respaldo democrático a aquella acción de los estudiantes no puede haberla.

Y veo con claridad que el gobierno de centro derecha de Sebastián Piñera no sabe ¿Qué hacer? con este tema. No se irá contra los poderosos sectores que controlan el negocio educativo, en los que está imbricado su gobierno; tampoco logra atinar que se acoja su Gran Acuerdo Nacional de Educación (GANE), porque es impuesto a los jóvenes, quienes le han mostrado mucha valentía al retirarse de la mesa antes que negociar una imposición, aún hasta el sacrificio de sus años de estudios como está ocurriendo en Chile. La puja la va perdiendo el régimen chileno, y los primero pasos dados en falso con incrementos de las cuotas de asignación o bonos educativos para algunos sectores son solo tibias medidas, mientras los estudiantes siguen con el problema insoluble: gratis para todos, si educación gratis para todos y, si quiere compensar con los hijos de los ricos que compensen con los impuestos le dice, dejándole en una disyuntiva seria de cumplir con lo pedido al impopular mandatario.


PORQUE CHILE PERMITIÓ LA REPRESIÓN DEL 73´?

El punto final a todo esto lo pongo en varias escenas. Una es al acudir a la tenebrosa casa en la calle Londres, 38. Centro de torturas, asesinatos y desapariciones en pleno centro de Santiago; luego, miro a un grupo de chicos en la parte posterior de La Moneda, en la Alameda O´Higgins gritar resentidos a un militar que caminaba junto a su esposa: Asesino!!. La escena final  la vivo en el Museo de la Memoria, levantado para rememorar lo criminal y cobarde que fue la dictadura militar de Augusto Pinochet, la misma que les ha heredado el modelo que hoy estalla a pedazos en la educación chilena y, veo a un grupo de chiquillos de edad promedio no más de 15 años, mirar aterrorizados la cama de torturas con picana eléctrica colocada en el centro de una habitación que recuerda como se trató todos aquellos a los que los militares los asesinaban “por comunistas”, y se preguntan indignados: ¿Por qué?.

Conversar con ellos es entender finalmente que es una respuesta que también están exigiendo los estudiantes a su gobierno, a los militares, a las fuerzas represivas y los políticos de ese entonces: ¿Por qué lo hicieron? ¿Por qué la imagen de Chile es una inmensa tumba? Todavía no hay respuesta mientras la indignación crece en cada movilización reclamando que les respondan a las generaciones de ahora. (FHA).



[1] UNIVERSIDADES: LAS CIFRAS TERRORIFICAS. www.reporte.cl / Santiago  15/07/011


Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.