Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, domingo, 21 de octubre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

¿Por qué le interesa Ecuador a Chile“

2011-10-12 20:28:00
Reportes y Reportajes
11929

Crónicas de cobertura especial, por: Francisco Herrera Aráuz (1)

Un grupo de formadores de opinión de Ecuador fuimos invitados la semana pasada a una visita especial que buscó pasar revista a las relaciones entre Chile y nuestro país. Fue desde la propuesta misma que hemos formulado esta pregunta con el que titulamos esta crónica en tres entregas, y que logra hallar una sola respuesta: Chile importa mucho, y por ello le importa Ecuador, porque desde aquí se puede importar energía, recurso vital para el desarrollo de las sociedades y que al parecer el potencial de nuestro país es apreciado con alto interés por los chilenos.

No fue el punto de partida, pero quizás le corresponde a este personaje la definición más cercana a los motivos por los cuales a Chile le interesa tanto Ecuador; fue el Ministro de Relaciones Exteriores (e) Fernando Aschmitd Ariztía quien explicó el principal motivo de un acercamiento permanente con nuestra nación, y lo es por energía.

“Hablemos de nuestra relación Ecuador”, dice al grupo periodístico el Canciller, asumiendo la opción de enfrentar información cruzada entre los dos sectores.

“Los hechos hablan por sí solos” enfatiza, coincidiendo que los presidentes Rafael Correa (Ecuador) y Sebastián Piñera (Chile), han tenido varias reuniones entre Quito y Santiago, a la búsqueda de una proyección de nuevos elementos comunes.

De hecho, el ministro chileno ve como altamente positivo el acuerdo energético firmado entre las dos naciones el pasado lunes 3 de octubre, en el cual los secretarios de energía, Wilson Pastor, por Ecuador, y Rodrigo Álvarez, por Chile, han consolidado el primer gran acuerdo mediante el cual la exploración petrolera y comercialización de crudo entre ENAP y Petroecuador es al momento el proyecto bandera de intercambio comercial y energético entre las dos naciones.

Califica al intercambio comercial entre Chile y Ecuador como “vibrante”, aduciendo que el 2010 la cifra alcanzó los mil millones de dólares, mientras que en el 2011, hasta esta mitad de año, ya se rebasaron los $ 500 millones. “Suponemos que con la misma progresión vamos a alcanzar cifras similares” en este año, dice optimista Aschmitd.

Un reflejo de esos hechos, que los ve positivos el Canciller, es que Chile fue el primer país en creer en el Yasuní-ITT, proyecto del Ecuador para no extraer petróleo del parque nacional, y así salvar al planeta, destacando el aporte de $ 100 mil dólares al fondo que busca establecerse al respecto. “Nos pareció muy responsable el mantenerlo para todos y por eso hicimos ese aporte inicial” enfatiza.

Ecuador y Chile basan sus relaciones económicas y comerciales en el Acuerdo ACE-68, que desde hace tiempo atrás regula los mercados entre las dos naciones, sumado un acuerdo de protección de inversiones, más los memorandos de entendimiento de defensa y seguridad, así como en seguridad social, en ciencia y tecnología y en la cooperación en la Antártida, a donde viajaron los dos Presidentes hace tiempo atrás. “Hemos firmado todo, tanto que el monto de acuerdos que hemos firmado es extraordinario” dice entusiasta el diplomático chileno, acompañado de su equipo asesor que le asiste con nuevos datos que ratifican dicho entendimiento que para ellos es “progresivo” a la mejora.

Le lanzo personalmente entonces el tema del exclusivo interés del gobierno chileno por una relación marcada en lo energético. ¿Por qué tanto interés en ese campo, en la energía?, ¿es un cambio de visión?

Aschmitd se asegura de contar con datos precisos antes de responderme.

 “Para nosotros (la energía) es un elemento de primerísima necesidad. Chile es un país que importa energía, es un neto importador de energía. Nuestra producción energética está basada en la hidroelectricidad, la cual depende de dos factores fundamentales: uno de ellos es un problema porque la pluviometría no la podemos controlar; y el otro es un tema que también se ha convertido en un problema, que es la oposición de distintos grupos ciudadanos a (la construcción) grandes centrales hidroeléctricas, que es el caso de Hidroycen, que se ha derivado en un importante debate político”, lo dice el diplomático, sin entrar en detalles y dejando entrever que el problema se ha desviado de una inundación de un área pequeña a un conflicto ubicado entre Chile, Frankfurt o Nueva York.

Chile, al sentirse limitado en el tema energético, trata de compensar esa falta con un proceso de importación de fuentes distantes de producción de energía termoeléctrica entre carbón y derivados de petróleo, que tampoco controla y se somete al mercado.

Por ello, informa el Ministro encargado, hay una propuesta para diversificar la matriz energética, importando gas. Es por eso por lo que construyeron dos plantas regasificadoras, una en el norte del país y otra cercana a Valparaíso, lo cual logra inyectar algo más de energía, pero eso tampoco es considerada una solución integral. Se habla entonces de convertir hasta el año 2020 a una sustitución de al menos el 20 % de la generación de energía no-convencional, renovable, por geotermia, eólica y solar.

Por eso Chile necesita en este tiempo una provisión de energía que apoye su proceso, y en ese plan entra Ecuador. Aschmitd explica que requiere de nuestro país tanto para la exploración o explotación de campos petroleros, que lo está llevando a cabo la ENAP que opera en el Ecuador desde hace algunos años atrás.

De hecho, los resultados que está recibiendo Chile de esa relación petrolera son positivos, tanto que en el año 2010, la Empresa Nacional de Petróleos de Chile, subsidiaria en Ecuador, produjo la cantidad de 4 968 000 barriles de petróleo. Las operaciones de la ENAP entre enero de 2003 y mayo de 2011 han producido 44 millones de barriles, lo que es considerada una cifra optimista para este proyecto de abastecimiento de su energía.

“Pero no solo es un proceso de manejo petrolero”, afirma el Canciller, sino que el tema va más allá en esta dotación de energía con Ecuador: “Hay países superavitarios en energía eléctrica con fuentes distintas y nosotros necesitamos una interconexión cuando exista un apagón, por ejemplo” El funcionario chileno recuerda cómo en los casos en los que se produjo el último apagón con Ecuador, la interconexión con Colombia fue parte de la solución al problema.

Aschmitd insiste en que este punto es considerado vital para sus objetivos como nación, y pide que sea vea que no es un tema solo de campos petroleros con Ecuador o con las demás naciones, pues de hecho, la proyección es trinacional. “Queremos que la interconexión produzca una venta inmediata de energía, pero a lo largo de toda la costa del Pacífico”. Afirma algo más: “Estamos detrás de sistemas de interconexión eléctrica que nos permita a todos estar en red”, expone, para lo cual anuncia que están en conversaciones con Perú, considerando a este tema como uno vital para su desarrollo y, por supuesto, el plan va con Ecuador y Colombia.

Con esa perspectiva, el Ministro de Relaciones Exteriores de Chile (e) ha expuesto el cambio en la visión que se tiene en las relaciones con Ecuador; este tema será predominante para el futuro inmediato y parece que será el que marque el cariz de la vinculación, petróleo, minas y energía. Por allí va el camino.

Mañana: ¿Qué busca Chile en Minería con Ecuador?

(FHA)

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.