Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, martes, 11 de diciembre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores

UTPL lleva adelante Pre-Congreso "Familia, trabajo y fiesta"

2011-06-16 17:10:01
Sucesos
801

El tema es abordado del 17 al 16 de junio, en Loja

Desde el 14 de junio se desarrolla en las instalaciones de la Universidad Técnica Particular de Loja, UPTL, el Pre-Congreso "Familia, trabajo y fiesta". El monseñor Julio Parrilla, obispo de Loja, fue uno de los conferencistas magistrales, quien expuso el tema "Familia, solidaridad y fiesta".

Parrilla inició su conferencia con un ejemplo de la primera comunidad cristiana ”que es y se siente familia de Dios, se trata de la experiencia de Jesús con los apóstoles y sus vivencias como hijos y hermanos”, expresó el religioso.

De acuerdo con el Monseñor, esto demuestra que en el evangelio “el vínculo de la fe y la fraternidad es más grande que los vínculos que la carne y de la sangre, y este constituye uno de los planteamientos de radicalidad evangélica al que no podemos sustraernos. Cuando Jesús dice: 'Tú ven y sígueme', 'Vende todo, dáselo a los pobres y sígueme' o 'Quien ama a su padre, a su madre, a sus hermanos más que a mí, no es digno de mí', son palabras que nos sitúan en torno a un planteamiento de profunda radicalidad evangélica que solo la asume quien tiene fe”, explica Parrilla.

La condición humana

“Hoy la persona es definida, no tanto como un ser en si mismo, sino como un ser con los demás”, dice Parrilla. En ese sentido, las personas se definen por la capacidad de ser con los demás, “a la luz de Jesús que camina con nosotros, y se entrega por nosotros; allí comprendemos que el amor cristiano nos une y nos responsabiliza más que cualquier ideología política o económica”.

Esto, en el plano familiar, nos sugiere otra dimensión de la condición humana que encuentra en la familia una especial relevancia. Cuando hablamos de familia, la solidaridad y la fiesta nos referimos a la celebración del amor y de la fe. “Lo que no se celebra se muere, de ahí la importancia que la primera comunidad cristiana da al domingo, el día del Señor”, donde se celebra la vida y la fe, “no el recuerdo de un muerto sino su memorial, es decir su presencia viva en medio de la comunidad. De ese modo, es la fuerza de la eucaristía la que nos compromete como comunidad, como iglesia de Dios”, recalcó el Obispo de Loja.

En el ámbito cristiano hablar de fiesta no es igual a hablar de tiempo libre, entendido como dejarse llevar y hacer lo que quiera buscando satisfacción individual, esto supone pérdida de compromiso en la relaciones interpersonales. “Para los cristianos la fiesta va unida a un sentido de obligación, es decir de responsabilidad y motivación algo que nos ubica ante las personas, sus sentimientos, sus necesidades, la amistad, la fe… algo que tenemos que celebrar”.

Finalmente, Parrilla destacó cinco instancias que deben tener en cuenta en el ámbito de la familia cristiana:

Poner la felicidad de la familia por encima de otras demandas; negocios, compromisos amigos hobbies y gustos personales. La complejidad de la vida, de las relaciones, trabajo y relaciones sociales nos exigen un claro equilibrio a favor de lo fundamental, que es la familia.

Cuidar los espacios de calidad: celebración de la fe, comidas, tertulias, juegos, es decir, el ambiente de la familia. La fiesta va unida a la ecología de la familia que necesita de cuidado y atención ambiental.

Narrativa común, entendida como el valor de la tradición oral, contar historias, recuerdos, anécdotas, aquella que nos permiten recuperar el pasado. No existe familia sin narrativa común ni fiesta que no de cabida a buenas historias familiares.

Hacer de la familia un espacio de acogida y custodia de la intimidad. Hay celebraciones que sólo deben tener sentido en familia: cumpleaños, aniversarios, sacramentos, navidad, pascua, año nuevo, etc.

La ruptura del tiempo ordinario, de la rutina y la cotidianidad. La fiesta es un tiempo especial en que las normas del tiempo ordinario se transgreden. Hay un tiempo para todo: para el trabajo, el encuentro, la dispersión, etc., son ritmos distintos pero necesarios en la vida.

Parrilla concluyó su conferencia son un importante mensaje: “La solidaridad y las fiestas son grandes desafíos que hay que cuidar pastoralmente si queremos construir la casa sobre la roca. Como referencia de nuestra búsqueda aparece solidario y festivo el rostro de Cristo, a Él les remito y a Él les recomiendo”.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.