Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, jueves, 23 de noviembre de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores

Segundo escándalo del régimen: “No es lo mismo ser honrado que andarse honrando”

2005-05-25 08:49:02
Análisis
3258

Ecuamex / fha

Ha saltado el segundo escándalo del gobierno de Alfredo Palacio, el caso de Fausto Cordovez Chiriboga que le confronta al mandatario de Ecuador a un debate ético que marca la diferencia entre "honrado" y "honrando", dos términos distintos aunque parezcan iguales. El punto de conflicto para el nuevo régimen lo arrincona en su propia imagen pública, porque en el manejo de este tipo de moral hay toda una escalada de engaños y sutiles mentiras que desnudan la línea de la honradez con la de la proclamación de honorabilidad, con lo que se aumentan velozmente las críticas y desencantos de estos días.
Lo que está pasando con el ministro de Energía, Fausto Cordovez Chiriboga, es un fiel reflejo de ese juego de palabras, que se mezcla al calor de las contradicciones, y termina por volverse crítico contra su promotor, que se acostumbró a andar proclamando virtudes que en el justo momento no asoman.

Este es el segundo escándalo que se anota el gobierno nacional durante la administración del Presidente Alfredo Palacio, el caso “Cordovez” porque es un conflicto con la legalidad y la ética, en cuyos vericuetos se ha enredado el fogoso forajido, y que da muestras de que pueda terminar peor de lo que empezó: con la renuncia y salida con deshonra del señor Fausto Cordovez Chiriboga.

El ciudadano Cordovez Chiriboga cuestionó con dureza a los gobiernos anteriores –y han sido varios- por la presencia de tal o cual persona, bajo el concepto de una supuesta incapacidad para gobernar o para liderar, y con esa fuerza de la crítica llegó al gobierno de Palacio, y no le faltaba razón, por eso era una figura respetable a la comunidad.

Su primera declaración, el 4 de mayo de 2005, previo a posesionarse, marca la pauta de su comportamiento. “Yo no sé nada de petróleo, pero soy honrado cholitos”. Tras esa actitud entre paternal y con cinismo quedaba en claro la división del concepto de lo real contra lo moral para los ecuatorianos. Es decir, se puso de lado la capacidad ganada por los profesionales en las universidades y su formación técnica, para justificarse en la honradez, como que quienes habían estudiado eran ladrones o habían robado; Si, así se lo interpretó.

Asumir funciones sin estar capacitado para las mismas es un acto de grave corrupción, censurable por la ética y la moral pública, y lo es en este caso del señor Cordovez.

Pero no es que desconoce del tema, todo lo contrario, el ministro Fausto Cordovez Chiriboga sabe, y muy bien de petróleos y concesiones, según el escritor Jaime Galarza Zavala, en su libro “El Festín del Petróleo”, “En 1957, cuando era ministro del Tesoro, en el Gobierno de Camilo Ponce, participó en la concesión a la petrolera estadounidense Leonard de 400 000 hectáreas de terreno para explotación de crudo, con exoneración de impuestos fiscales y municipales por 20 años. El 10 de junio de 1968, el Gobierno declaró caducada esta concesión, en vista del total incumplimiento del contrato”.

Cuando saltamos las voces críticas sobre este hecho, sobre lo incapacitado que estaba el ministro para asumir ese cargo, se quiso confundir al conflicto entre el requerimiento de un orden lógico para el proceso administrativo político con la respetabilidad de las canas, como si pedir un estado respetuoso de la ley y el orden se convirtiese en irrespeto a los mayores, con lo que se trató de acallar a los cuestionantes, pero de nuevo los hechos se pasaron a desbordar a las palabras y se han vuelto contra el señor Cordovez Chiriboga.


El tema del escándalo saltó como resorte en cuestión de horas.

El antecedente grave es que, tras la espantosa crisis bancaria de 1999, la culpa de la misma se la dirigió a los morosos de la banca, justo a aquellos que se habían endeudado con las instituciones financieras aprovechando de su nombre, de su figura y su presencia, para obtener créditos que no tuvieron nunca ni los respaldos ni las garantías suficientes sino su palabra y nada mas. Total la banca nacional quebró y las deudas se volvieron incobrables.

A menos de un mes de haber sido posesionado, el diario El Comercio, que siempre ha sido respetuoso para el señor Fausto Cordovez Chiriboga, le ha salido al frente a cuestionar al ministro de energía, justamente en los puntos que él siempre censuró: la honorabilidad del funcionario y su cumplimiento de la ley, dejando muy mal parado al personaje.

El resumen de lo denunciado es claro:

Desde 1997, Fausto Cordovez Chiriboga ha mantenido dos deudas con el Banco de Guayaquil: una como deudor titular (37 103, 89 dólares) y la otra como garante solidario de su hijo Santiago 450 millones de sucres (unos 120 288 dólares según la cotización de la época). Cordovez no pudo pagar y el Banco se vio obligado a enjuiciarlo por su resistencia a cubrir la deuda. Así pasaron cinco años de un duro litigio en el Juzgado Décimo Segundo de lo Civil de Pichincha. El 31 de octubre del 2002, el Juzgado dictó sentencia y ordenó que Cordovez pague 37 103, 89 dólares por capital, interés y costos en 24 horas.

Pero el ahora Ministro nuevamente se negó a pagar, y tras una larga cadena de conflictos entre deudor y el banco, se llegó a la conclusión de que una de las empresas en garantía “se encuentra en liquidación, no tiene representantes legales y no tiene con qué responder ni hay a quién reclamar”. (El Comercio 22 de mayo de 2005, Pág. 2A)

Por los incumplimientos el ministro Cordovez terminó como moroso incobrable, incluido en la lista de morosos de la Central de Riesgos de la Superintendencia de Bancos. Allí estuvo en la categoría E, que significa pérdida.

Cuestionado por este hecho, el ministro salió este lunes 23 de mayo, con tono molesto a los periodistas que se les ocurrió cuestionarlo y dijo entre otras cosas: “Que deber no es un delito”; “Que no he tenido para pagar, lo cual demuestra que no he robado” y “Ya pague mis deudas en su totalidad y no tengo nada que ver con el tema”. Otra vez las palabras y los hechos no se llevan bien con el ejemplo proclamado de honradez que ha señalado con insistencia el ahora 'ministro forajido'.

Desglosada su defensa se encuentra una serie de alteraciones a la ética que justamente Cordovez Chiriboga censuraba. “Deber no es delito” así decían, en los mismos términos hablaron y su moralidad fue puesta en duda, cuando se les cuestionó a los roldosistas Víctor Hugo Sicouret y el reconocido Guillermo “el pichi” Castro, por ser deudores de la banca. El dudar del funcionario que asume un cargo en condición de deudor, y que lo oculta, es justo y estamos de acuerdo, es mas dentro del comportamiento moral se convirtió en uno de los motivos para exigir su salida. El ministro al pronunciar esta frase se pone al mismo nivel de justificación de los dos personajes, al mismo nivel, exactamente. ¿Será que contra los roldosistas si vale el cuestionante y contra Cordovez Chiriboga no? Eso es inmoral.

“Que no he tenido para pagar, lo cual demuestra que no he robado”, por eso mismo quebraron los bancos, porque muchos de los personajes adquirían deudas de manera nada responsable para luego no tener con que pagar, entrando en juicios interminables que no lograron cobrarse nunca ni ejecutarse las pobres garantías que entregaron. ¿Es eso un ejemplo de honradez? Pero hay algo más, dentro de la “lógica de Cordovez Chiriboga”: los que si pudieron pagar sus créditos no son honrados sino que roban para cumplir con sus deudas. Esa justificación con sabor a sorna del ministro es anti-ética

Independientemente de las contradicciones sobre cuándo y cuánto pagó en estos días por sus deudas, en las que ha entrado el ministro Cordovez Chiriboga, está el cuestionante de lo legal de su actuación.
En su momento, cuando tenía los micrófonos abiertos para la crítica, Cordovez atacó y censuró las violaciones a la Constitución de la República en las que se incurría desde los gobiernos anteriores. Que ironía más fina que sus palabras se vuelvan en su contra, por los hechos que tiene que vivir en estos días.

La Constitución del Ecuador dice textualmente en su artículo 122.- “Los funcionarios de libre nombramiento y remoción, los designados para período fijo, los que manejan recursos o bienes públicos y los ciudadanos elegidos por votación popular, deberán presentar, al inicio de su gestión, una declaración patrimonial juramentada, que incluya activos y pasivos, y la autorización para que, de ser necesario, se levante el sigilo de sus cuentas bancarias. De no hacerlo, no podrán posesionarse de sus cargos”.

Aquí hay una violación a la ley. Igual que cuando admitió “no saber nada de petróleos”, el ministro dice a la prensa en tono molesto que “mañana que presente mi declaración de bienes, ahí constará que ya no tengo deudas”. Con estas palabras el ministro Cordovez Chiriboga se denunció a si mismo, ya que se halla de manera ilegal ejerciendo su cargo, al no haber hecho su declaración de bienes al momento de posesionarse de su cargo, que fue el 4 de mayo; al “arreglar sus deudas” siendo funcionario público y que las mismas ya no consten en su juramento formal presumiéndose entonces enriquecimiento ilícito, y no cumplir con esta disposición constitucional que es mandatoria ya que obliga a todo ciudadano a respetar la Constitución del Ecuador.

No es aceptable que Cordovez Chiriboga violente las normas y aluda que “ ya va a mandar su declaración” porque el desconocimiento de la ley no exime el cumplimiento de la misma.

Para curarse en salud el ministro ya está enfrentado estas críticas acusando a sus detractores de ser tan sucios como el negocio petrolero y, a lo mejor resulta así, pero los hechos que ha protagonizado se van en su contra, al igual que decir que son los “gutierristas que tumbó” los que hoy le acusan olvidándose que fue parte del régimen anterior en la comisión de transparencia de las armas, que no concluyó en nada especifico ni concreto.

Después de todo esto, más de uno de los forajidos se pregunta: ¿Por qué tenemos que aguantar tanta “respetabilidad” del que no actúa en forma nada respetable?. por lo mismo hubieron escándalos en días anteriores, por lo mismo se cayeron los gobiernos, la historia asquienta es reciente.

El ministro Fausto Cordovez Chiriboga, tiene que irse del cargo aun cuando se muestre aferrándose en el mismo en tono bravo y molesto. No se sabe si renunciará o tendrá que optar por el camino de salida con la deshonra del escándalo público, y si no lo hace, a lo mejor lo tendrá que hacer el presidente de Ecuador, porque es una sutil diferencia la que hace la ética y la moral de una nación y una persona, ya que no es lo mismo “ser honrado que andarse honrando”.

__________________________________________________________________

FRANCISCO HERRERA ARAUZ Periodista, Politólogo, director del periódico Ecuadorinmediato.com, y la Agencia de Noticias Ecuamex.

Análisis Diario es propiedad de @ecuamex 2005. Se autoriza su reproducción citando textualmente su fuente y el link correspondiente:
www.ecuadorinmediato.com

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.