Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, lunes, 16 de julio de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

Caso Filanbanco: actuación de conjueces no fue gratuita y les costó algunos millones a los Isaías, dijo Carlos Bravo (AUDIO)

2010-01-26 08:15:00
Entrevistas
3420

Audio

Enero 25 - Carlos Bravo

Y ratificó que “las incautaciones hasta el día de hoy no han servido para un carajo”

El ex gerente de la Agencia de Garantía y Depósitos, Carlos Bravo, afirmó que la actuación de los conjueces que cambiaron la figura legal de peculado bancario a falsificación de balances no ha sido gratuita y precisó que "esto a los Isaías les costó algunos millones y aunque sea algunos millones de gracias porque esto no es gratis, esto es la suma de una ignorancia total", acotó Bravo.

Para el ex Gerente de la AGD, el tema Filanbanco es un tema penoso y que “da asco”, puesto que lo que se ha hecho a lo largo de este proceso que lleva una década ha sido tortuoso.

“Realmente es grosero lo que han hecho unos tres conjueces pillos y hay que llamarlos por su nombre, el país tiene que acostumbrarse sin disimulo”, dijo.

La actuación de los tres conjueces ante este caso no ha sido gratuita, agregó Bravo, debido a que según recordó, “uno de los jueces, el doctor Ulloa de la misma sala ya denunció al país que le habían intentado sobornar con 2 millones de dólares”.

“Eso no se investigó nunca y me apena ver unas declaraciones del presidente de la Corte Nacional de Justicia, el doctor Vicente Troya, cuando el periodista le pregunta sobre este caso, él dice que son rumores, que no se ha investigado, si bien es cierto que le correspondería a la Fiscalía iniciar, todo esto se debía de haber investigado en la Corte pero se hace mutis y nadie dice nada”, mencionó.

Asimismo, recordó que el presidente de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), José Vicente Troya,
“cambió la figura de peculado a falsificación de balances en el banco Continental y es el propio doctor Troya quien nombra a los conjueces”.

“Jaime Velasco intervino en el caso Filanbanco y por tanto no podría conocerlo, al doctor Galo García, eminente jurisconsulto pero es padre del Procurador General del Estado, acaso que el doctor Troya vive en otro país y no conoce de estos hechos, así es como tratan de dilatar el tema, porque lo que hicieron estos jueces bellacos vaya quedando en firme, como los nuevos conjueces van a tener que excusarse, entonces, el caso se sigue dilatando”, sostuvo.

La ex ministra fiscal Mariana Yépez al presentar su excitativa dice lo siguiente: “los hechos constantes en la presente excitación fiscal están demostrando la comisión de peculado bancario determinado en el artículo 257 del Código Penal”.

“Así es como se inicia este proceso, con los antecedentes que se recopilaron en la Superintendencia de Bancos, los antecedentes e investigación que hizo la Fiscalía y es por eso que la Fiscal presenta esta excitación en estos términos por peculado”, precisó Bravo.

El delito cometido por los hermanos Isaías inició por peculado, dijo, “los sindicados se defendieron por peculado y dentro de eso delito se conoce como el delito medio que era la falsificación de balances que también lo hay”.

“De alguna manera trataban estos sinvergüenzas, delincuentes de tratar de tapar su atraco a través de los balances falsos para que no aparezca claramente el peculado”, mencionó en “El poder de la palabra” de Ecuadorinmediato.com/radio.

El delito de falsificación de balances llevó al delito de peculado por el cual tiene que responder, acotó, “pero no sé qué pasó después de tres años caminando de esa excitativa que la fiscal Mariana Yépez cambió el tipo penal por el que había presentado su excitación y solo les acusa por el delito medio de falsificación de balances que está reprimido con prisión y por ende ya estaría prescrito”.

A pesar de todas estas irregularidades, Carlos Bravo reconoció que Armando Bermeo no acogió ese “burdo dictamen fiscal de la doctora Yépez y les llamó a estos angelitos para que respondan por peculado”.

“Ese fue el auto de llamamiento a juicio sobre el cual apelaron los Isaías, una vez apelado subió a la Corte, le correspondió conocer a la Corte del doctor Ulloa que es el que denunció el soborno, pero esos jueces ya se pronunciaron al respecto y confirmaron en todas sus partes el auto de llamamiento a juicio dictado por el doctor Bermeo por el delito de peculado, no había forma ahora como lo han hecho estos conjueces pillos cambiar lo que ya estaba en firme”, comentó.

La única acción que podían realizar los conjueces es una aclaración y ampliación, “los jueces debían haberse pronunciado sobre esa aclaración y ampliación, las cosas están claras cuando están oscuras y se amplían cuando no se han resuelto todos los puntos, no ampliaron ni aclararon nada sino que cambiaron la figura legal por el delito que estaban llamados a juicios”.

“Esto a los Isaías les costó algunos millones y aunque sea algunos millones de gracias porque esto no es gratis, esto es la suma de una ignorancia total”, argumentó Bravo, quien además enfatizó que “los jueces no les debieron de haber dado un recibo a los abogados Isaías ni a los propios Isaías por esta gran gestión pero creo que hay que investigar y a fondo”.

“Para mí ese pronunciamiento es nulo de nulidad absoluta pero independientemente de eso los conjueces que lo vayan a conocer tiene que revocarlo inmediatamente, lo cual significa dejarlo sin efecto”, señaló.

En cuanto a las incautaciones realizadas a los bienes de los hermanos Isaías, Bravo aseguró que estas acciones son parte de un proceso completamente distinto del juicio penal que se le sigue.

“No confundamos lo uno con lo otro, el juicio penal es para que los Isaías paguen con la cárcel por el delito de peculado, si existe una sentencia condenatoria de por medio vendrá el pago de los daños y prejuicios porque conlleva eso a una sentencia condenatoria”, precisó.

Las incautaciones fueron parte de un acto administrativo legitimado en la ley, precisó, el mismo que no debió haberse hecho en su administración en la AGD sino mucho tiempo antes.

“Eso es un caso absolutamente distinto y por el cual lo que se pretende es cobrar el dinero de las pérdidas que estos sujetos dejaron en Filanbanco, son dos temas distintos”, acotó.

Igualmente, Bravo se ratificó en que “las incautaciones hasta el día de hoy no han servido para un carajo”, ya que el único objetivo que se perseguía con las incautaciones era el recuperar el dinero de los depositantes y el que puso el Estado ecuatoriano.

“Vamos más de un año y medio y resulta que ningún de esos bienes se han realizado ni los medios de comunicación ni las empresas inmobiliarias ni las empresas industriales ni los bienes raíces, absolutamente nada”, sentenció.

El ritmo de la venta de las incautaciones lo ha puesto los Isaías, dijo, “para manejar sus tiempos y eso se ve a simple vista sino la pregunta es: ¿Por qué no se han vendido esos bienes? y ¿Qué se espera para venderlos?, cuando hace 8 meses atrás están valorados y listos para la subasta”, finalizó.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.