Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, lunes, 11 de diciembre de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores

Déjenlo volver…para que se acabe

2005-04-01 08:09:28
Análisis
2917

Ecuamex

Durante todos estos años, el grupo roldosista, en franca pugna con una parte de la clase política, ha manejado la muletilla del "déjenlo volver". Este grito que mete miedo se había convertido la "tesis" del PRE, desde la condición fundamental de cualquier diálogo con el bucaramismo, hasta un arma de chantaje para formar mayorías móviles o repartirse el poder y sus restos.
No se puede dudar de los pésimos resultados que le ha dado a la historia política nacional la constante “ausencia” de Bucaram. Su pose de víctima permanente de las disputas partidistas le privilegió siempre, desde cuando asomó a la vida nacional como intendente, pasando por consejero provincial, alcalde, hasta llegar a presidente. En todos esos casos, si se toma en cuenta, siempre ha estado en fuga, ausente, saliendo en forma irregular, sin completar nada de lo empezado.

Bucaram ha manejado con un maniqueísmo espectacular e histriónico su peregrinaje por el llanto nacional, explotando la sensibilidad de la masa para que le vean como ese “alguien que puede ser y que no le han dejado, que pudo decir y no dijo porque no le permitieron”. Se ha esmerado en pulir la imagen de “perseguido”, “impedido”, “de ser una persona con la mayor buena fe, a la cual no se le deja gobernar”, y por lo tanto la oportunidad de recuperar el cargo se le entrega generosa en cada una de las ocasiones en las que ha buscado con el llanto arrepentido, y bajo la misma figura: “déjenlo volver”.

Desde la última vez que salió del Ecuador, en febrero del 97, no ha parado en su afán de explotar su imagen de “eterno retornante” para lo cual ha interpuesto condiciones, exigido compromisos, chantajeando mayorías y censurado diálogos con la misma clase política que se unió para botarle del cargo. Es mas, bajo el “déjenlo volver” ha logrado más poder que hace ocho años, al punto de lograr ser parte de un reencuentro del poder para controlar dos de las tres funciones del estado, con presidencias en el Congreso y la Corte Suprema, sumado a un sinfín de alcaldías, prefecturas, concejalías, consejerías y un bloque legislativo siempre creciente. Su manipulación le ha hecho fijar fechas para que se coree “Abdalah volverá”, y nunca se han cumplido con las mismas.

Ahora, prevalido de ese chantaje colectivo con el que ha logrado ser mayoría en el gobierno, mandar en el poder y controlar a los espacios de su antojo, aprovecha para dar el golpe de gracia: “que se anulen las causas en su contra, y finalmente volver, más loco que antes y con látigo en la mano”, entonces se tiene que cumplir el “déjenlo volver” porque él lo sabe : se ha creado la figura, el mito, la leyenda temerosa que genera tanto espanto como esperanza, para unos y otros, utilizando el momento para generar una nueva corriente a su favor, el de “víctima perdonada a la que se le hace justicia para que vuelva a ser lo que no ha sido”.

Lo que ocurre es que Bucaram ha manejado el miedo colectivo de su retorno, para reforzar el sentido de víctima. Es el temor el que se ha utilizado para surjan reacciones en su contra, y despertar la sensiblería popular a su favor, logrando asi alimentar lo mesiánico de su figura. El sabe que la primera reacción de repulsa de una mayoría de consultados es: que no!, que no vuelva nunca mas; y con ello sigue en el camino del “no me dejan, no me permiten, por lo tanto no puedo ser”.

Pues bien, en medio de las trifulcas de la vida nacional, con las que hemos vivido en este tiempo, se ha puesto en boga de manera urgente en las últimas horas, la nulidad de los procesos en contra de Abdalah Bucaram, con lo cual el “déjenlo volver” acaba de perder vigencia para convertirse en una tesis olvidada y retar al ex mandatario a que cumpla con su promesa de “regresaré”. Por eso, en estos instantes mismos tiene sentido un aserto importante: Si.
Déjenlo volver, para ver que hace.

Pero nadie se ha preguntado con seriedad, ¿Qué pasaría si Bucaram puede volver a Ecuador?; ¿Qué opciones reales tiene?; ¿Qué viene a hacer en la nación? Digamos que alguien si se ha preguntado esto y mas, y da la impresión que el propio Bucaram lo ha hecho, y sus respuestas deben ser negativas, por eso ha vuelto de nuevo a manipular la muletilla del “déjenlo volver” para ganar tiempo y mas poder.

Es de creer que sería necesario terminar con esa “ausencia” del abogado roldosista. Esta bien. Que vuelva. Que cumpla con sus obligaciones con la ley, que cumpla con sus bases populistas. Es un reto importante para alguien que provoca más daño con sus ausencias, que estando presente y cerca. Algo más, que ese retorno nos permita enfrentar los miedos a los que se quiere someter a la nación con su retorno: que vuelva, y que se enfrente.

Si es verdad que la figura del “loco que ama” ha pesado tanto en estos últimos 25 años de vida nacional, pues su regreso lo menos que puede generar es un cambio en el reflejo de la lucha política ecuatoriana. Es un reto para el populista, para sus afines y prosélitos, que se quedan sin su principal tesis, pero también lo es para todos aquellos que se lo han enfrentando a la distancia. Pues, si ha de ser, que sea, es decir que se enfrenten unos y otros, que diriman sus diferencias, que pongan a sus tropas de por medio, que sus acciones digan lo que hasta aquí han dicho sus palabras, y que las ofertas amenazantes de lado y lado sean cumplidas.

Y por primera vez valdría la pena regresar a ver a la nación en su gran masa nacional. A una buena mayoría poco le importa que vuelva o que se vaya, a muchos les parece nada importante que se dirima el juicio en contra o a favor del mandatario, por lo que no es difícil pensar que la nación se hará de lado frente a esta nueva pugna y evitará involucrarse en un hecho de siniestra disputa por cargos, mandos, grados y rangos entre grupos canibalescos de poder que poco se entienden

Si. Que vuelva Bucaram para que se pare el miedo a su regreso, para que se acabe tanto chantaje, tanta falsedad junta en su relación con la clase política ecuatoriana, para que se paren los viajes subrepticios a Panamá, para luego esconderse de sus acciones, pactos, acuerdos y demás hechos vergonzantes.

Que vuelva, veamos que hacen los demás y que le permitirán hacer.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.