Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, martes, 12 de diciembre de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores

Desperdiciando el Informe "Despouy" (1)

2005-03-21 08:02:15
Análisis
2641

Fue una oportunidad perdida lo ocurrido con la presencia del Relator de la ONU

Es una verdad dura, durísima, pero no por ello debemos dejar de decirlo: Hemos desperdiciado la visita del señor Leandro Despouy, peor aún, lo sujetamos a manipulaciones grotescas, y todo porque en el Ecuador nos cuesta aceptar que no hemos tenido justicia; que la ley debe imperar para zanjar nuestras propias diferencias, sin violentar a la misma, sin justificar una violación con otra.
Tenemos la ingrata sensación que el desperdicio fue desde el momento mismo en que llegó el relator, veamos sinó una breve descripción de su recorrido de visitas del Relator Especial de las Naciones Unidas.

Los periodistas exigíamos respuestas de su actuación, desde el personaje empezó a bajar la escalera del avión.

Sumemos la visita al Canciller Zuquilanda, quien de forma maniquea le mostró el principal problema del Ecuador: Que unos se oponen a otros -dando una visión distorsionada- no la del diplomático, sino la del militante de una causa, para describir al país como un campo de batalla de los malos de la oposición contra los bondadosos gobernantes. Peor le fue cuando llegó hasta donde el presidente del Tribunal Constitucional, Estuardo Gualle, que acompañado de Lenín Rosero se esmeraron en defender sus cargos y no exponerse como magistrados; oportunidad pérdida.

Ni que decir de las reuniones con los magistrados de la Corte de facto, con toda una manifestación en contra, los judiciales parados y los jueces disputándose espacios con los miembros del Consejo de la Judicatura, tanto para acusarse como para definirse el sitio donde deben sesionar. Dio la impresión que los magistrados factuales se olvidaron de la “majestad de la corte” en los tiempos de la visita del relator.

La sensación de que en el país la crisis de liderazgo iba en aumento creció cuando el Relator tuvo que reunirse con los vocales del Tribunal Supremo Electoral. El espectáculo fue de una mezquindad absoluta, negándose los espacios unos a otros, impidiendo las invitaciones, con un abogado Wilson Sánchez, que resolvió actuar como presidente- tesorero de partido “poniendo las perlas a la corona” justo esa semana de visita del señor Despouy para “arreglar” la multa de su partido.

Poco podemos hablar de las reuniones con la Oposición, y los Voceros Ciudadanos, ya que desde antes de las mismas se esmeraban en denostar contra el régimen, al que le llenaron de versiones de una actuación ilegal, pero que jamás aceptaban que históricamente el Ecuador no tuvo nunca una justicia apropiada, y que ellos jamás hicieron nada, y o muchas veces fueron beneficiarios, cómplices o encubridores del delito común: haber dejado que la legalidad sea burlada con demasiada frecuencia, guardando un descarado silencio. Y como todos tenían “su” solución, lo lamentable fue que ninguna calzaba entre si, y tampoco coincidía en acertarle al problema, dejándole más confuso a Despouy.

No faltó el hecho de que se den noticias de la cadena de “terrorismo político” que asoló al Ecuador en este último tiempo, señalando la policía que no halla culpables de los 43 hechos de violencia que han afectado a la oposición de manera extraña, y llegar hasta insinuar “auto-atentados” en algunos casos sin probarlo, mientras los afectados de los hechos se negaban ante el Procurador Borja Gallegos a aceptar la protección policial, porque dudan de las intenciones de dicha medida solicitada por la OEA

La “cereza del pastel” se encargó en ponerla el presidente del Congreso Omar Quintana, quien con todo el brío roldosista, le recibió con un botafuego desconsiderado al Relator, y en forma seguida hacer un justificativo de los motivos que le llevaron al Congreso a violentar la Constitución del Ecuador el pasado 8 de diciembre, y sumar agresividades para darse el lujo de llamar la atención desde el subsecretario de relaciones multilaterales de la cancillería “para que le atienda” hasta el propio Despouy, al que no dejó de reclamarle por su ausencia en los días de la caída del bucaramismo en febrero del 97´. De leyes y justificativos legales nada, igual hubiera sido un desperdicio hablar del tema, porque al presidente legislativo más le importó hablar de fútbol antes que de las cortes, a lo que el relator tuvo que confesarse hincha del San Lorenzo de Almagro, antes que le insurja la rivalidad azul eléctrica al titular del parlamento.

La forma mas descomedida de tratar a una persona es “poner en su boca palabras que no ha dicho”. Pues ocurre que -anticipándose a lo que será la cadena de manipulaciones del “Informe Despouy”- el presidente Gutiérrez, procedió a utilizar en beneficio propio la presencia del Relator de la ONU, para anunciar en su programa radial, el pasado jueves 17, que el mencionado visitante había expresado su respaldo total a su propuesta de “consulta popular”, y hasta se lo puso en condición de comunicado oficial, en boletín de la Presidencia de Ecuador que decía en forma excesiva: “Consulta Popular propuesta por el Mandatario recibe respaldo de las Naciones Unidas”, atribuyéndose un respaldo hasta del organismo mundial y llegando a señalar que el relator argentino: “Manifestó que el contenido de la Consulta Popular, de iniciativa del Presidente de la República alienta a pensar que en esta propuesta hay una voluntad clara, e inequívoca de mejorar la situación jurídica del país”. Pero Despouy no dijo eso, es mas, no lo ratificó en su presentación ante la prensa de Ecuador, al día siguiente. ¿Por qué se mintió a la nación?

Cuando terminó Despouy, todos esperaban ya un 'informe' sin respetar las formalidades de estilo, o las definiciones más concretas del personaje sobre sus observaciones. Y tuvo que darlas, a una prensa que le exigió conclusiones definitivas, sin que el mismo las tenga. Mas sus frases fueron duras y directas, corriendo el riesgo de que las descalifiquen, porque solo son sus conclusiones personales.

Veamos con perspectiva serena lo que hemos descrito: Es un listado de agravios, de ofensas, de oportunidades desperdiciadas, como parte de un conflicto político legal, que tiene su gravedad para la nación.

Queda la impresión de que la visita del señor Leandro Despouy fue una oportunidad perdida. Quizás pudimos reunirnos entre todos, analizar entre todos la situación, aprovechar la condición de elemento independiente y objetivo del Relator de la ONU, para discutir las diferencias y entre todos arribar a una salida, que hubiera sido talvez aceptada por todos los actores del conflicto.

Sabemos de buena fuente en Ecuadorinmediato.com, que el señor Despouy se comprometió con un diplomático ecuatoriano a respetar nuestra situación, a no complicarle al gobierno con una actitud que propicie que la oposición le ataque, pero puso como condición, al mismo tiempo, entrevistarse con todos los sectores para aportar con una solución al problema grave de la justicia del País, que a nivel internacional se lo vé como un conflicto que nos descalifica. Despouy cumplió con lo suyo, pero no supimos aprovechar sus intenciones de solución.

¿Será que el Ecuador es una nación que desperdicia oportunidades al grado extremo, solo por estar en el plano absurdo de “morderse la cola” sin miramiento ni consideración a si mismo?, Pues si es así, esta fue la primera mejor forma de “Desperdiciar el informe Despouy”, la segunda viene a continuación.

Ecuamex / fha

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.