VINOS URUGUAYOS, CEPAS, BODEGAS Y REGIONES VINICOLAS

Un país llamado Uruguay

República Oriental del Uruguay es un país de América del Sur dividido administrativamente en 19 departamentos, cuya capital es Montevideo. Su territorio, con una superficie de 176.215 km² limita al norte y noreste con Brasil, al oeste con Argentina, separado por el río Uruguay, al sur tiene costas sobre el Río de la Plata, al sureste tiene costas sobre el Océano Atlántico. Según las Naciones Unidas es el país de Latinoamérica con el nivel de alfabetización más alto.
Pequeño en territorio más grande en riquezas naturales, Uruguay se asemeja mucho a su país vecino Argentina. Si empezamos a enumerar las similitudes, definitivamente tendríamos que comenzar por la gastronomía.

La gastronomía de Uruguay se caracteriza por guardar ciertos paralelismos con la gastronomía Argentina, diferenciándose, por consiguiente, de buena parte de la cocina latinoamericana. Este factor se debe en mayor medida al aporte que ha hecho sobre el país la temprana llegada de inmigrantes de origen español e italiano. Asimismo, es posible encontrar influencias autóctonas y regionales, tales como en la parrillada y la infusión –y bebida nacional– el mate.
La producción de carne vacuna y la amplia explotación del sector de lácteos hacen de la gastronomía uruguaya un monopolio cárnico, predominando los alimentos derivados de la ganadería, entre los cuales se encuentra la carne de cuadril, el asado, las costillas, las achuras (los chinchulines, la ubre, la lengua y la molleja). Destacan, además, los alimentos procedentes del ganado porcino y ovino, así como aquellos obtenidos a partir de otras partes de la vaca. En esta línea resaltan los chorizos, los embutidos y distintas variedades de jamón (cocido, crudo o ahumado), paleta, lomo y tocino.
No es menos representativa la producción de la industria lechera, de la que se obtienen muchos de los ingredientes más elementales de la cocina nacional, la mantequilla, la crema de leche, la crema chantilly por consecuente, el dulce de leche, distintos tipos de queso –Colonia, semiduro, magro, mozzarella, de sándwich, azul, ricota, queso crema –, el yogurt, la leche entera o descremada pasteurizada y la leche en polvo.
Los productos de panadería y de confitería también son sumamente variados. Algunas de las variedades de pan producidas en el país son conocidas por los siguientes nombres: flauta, baguette, cañón, pan catalán, marsellés, porteño, pan de Viena, grisines y medialunas o croissants.
Son de destacar los alfajores, producto típico en la cultura uruguaya consumidos especialmente a la hora del desayuno o la merienda y en reuniones en familia o con amigos.

Entrando a las bebidas…
Quien no conoce el mate uruguayo? Pues ("Mate" es originalmente el nombre de un tipo de calabaza). La infusión toma el nombre de esta calabaza dura, vaciada, secada y cortada que es el recipiente tradicional para la hierba, con la que se prepara la bebida que se consume caliente. Para su preparación, el mate (la calabaza) es llenado con hierba mate y hierbas silvestres opcionales. El mate uruguayo suele ser amargo en oposición a la grappamiel.
La grappamiel es una bebida alcohólica originaria de Uruguay y consiste en mezclar grappa y miel de abeja. Contiene en general alrededor de 25% de alcohol.
Si seguimos el camino de las bebidas, entramos a los vinos…
Actualmente existe una gran producción uruguaya de vinos. El país ha apuntado en los últimos 20 años a una producción de calidad dada la imposibilidad de competir con el vino producido en grandes cantidades en regiones vecinas (como Mendoza en Argentina). Una particularidad de la producción vitivinícola del Uruguay, especialmente la comercializada a nivel internacional, es el uso de la variedad de uva tannat. Si bien hay otros países donde esta variedad es producida, incluido Francia de donde es originaria, la mayor parte de la producción proviene del Uruguay.
En el abanico de los países vitivinícolas de América del Sur, Uruguay se identifica por la cepa Tannat y su vino intenso y potente cuando joven, profundo y elegante cuando maduro. Un vino elaborado a medida para la carne que produce su generosa tierra, este país ha logrado producir un vino capaz de armonizar con la gastronomía internacional más sofisticada.

Historia de un país vinícola

De todas las zonas productoras, Colonia es sin duda la que persiste en la memoria por su encanto. Como indica su nombre, esta zona ha sido visitada y colonizada al transcurso de los siglos por españoles, portugueses, ingleses y hasta piratas. Todos dejando sus huellas enriquecedoras. El pueblo en sí es una joya. Su antigua arquitectura evocativa está admirablemente preservada. A mediados de 1700 llegó la Compañía de Jesús a Colonia. Es casi seguro que fueron los jesuitas quienes elaboraron los primeros vinos de la República Oriental del Uruguay.

La ubicación geográfica de este país se manifiesta en un clima templado, con cuatro estaciones bien definidas, con una temperatura anual de 18º C en promedio, con días soleados y noches frescas en verano, clima ideal para el óptimo desarrollo de uvas destinadas a convertirse en vino. Pero no todo es color de rosa, éste país también se ha enfrentado con problemas como insolación, climas demasiado húmedos, infecciones de hongos, filoxera persistente y precipitaciones relativamente elevadas. Es por este motivo que cabe recalcar que los controles de calidad en las zonas uruguayas de cultivo de uvas destinadas a convertirse en vino son sin duda las más estrictas en toda Sudamérica.
Es importante también hacer énfasis en Las instalaciones de producción de las grandes bodegas exportadoras. Éstas tienen un standard moderno y las tecnologías que utilizan son totalmente comparables con las de Europa. En el año 1948 se fundó la primera escuela de vitivinicultura en Montevideo.

Regiones vitivinícolas y bodegas representativas

En este maravilloso país encontramos 8 regiones vitivinícolas bien definidas.
Las más importantes son:
• Al Norte, Artigas
• Al suroste, Colonia
• Al Sur, Montevideo, Canelones y San José.

Mapa de Uruguay


Con más de 10.000 hectáreas y 370 bodegas, este pequeño gigante produce en promedio 90 millones de litros de vino al año. Y como esperar menos de un país que produce tan buena carne vacuna, porcina y ovina. Dada la calidad de su ganado vacuno y ovino, de sus quesos (por la excelente calidad de su leche) y de su estupenda producción de panes y pastas, lo único que se nos viene a la mente es un estupendo maridaje.

Si hablamos de Bodegas, las más importantes son:
• Familia Pisano
• Carlos Pizzorno
• De Lucca
• Establecimiento Juanicó
Las mismas que ofrecen excelentes vinos tintos y rosados.

Cepa emblemática con “T” mayúscula: Tannat

El Tannat se ha convertido en una de las variedades más flexibles del Nuevo Mundo. Da vinos aterciopelados, con gran complejidad, profundidad y densidad de fruta. Macerado largo tiempo a temperaturas relativamente altas, da un vino robusto, con aromas de arándano y de frutas de bosque madura, ideal para parrilladas. También se puede obtener un vino sedoso y refinado, reducido en botella, ideal para acompañar aves de corral. Es así como “juega” esta cepa, con texturas, colores, olores y sabores.

El terroir uruguayo y su producción


El terroir es la respuesta del vino a la asociación de factores naturales: clima, suelo y variedad, con la intervención del factor humano – cabeza y corazón-, han hecho de la Tannat la cepa emblemática del país.
Junto a esta variedad, la más tradicional del viñedo nacional, se cultivan otras cepas como:
• Moscatel
• Cabernet Sauvignon
• Merlot
• Cabernet Franc
• Pinot Noir
• Chardonnay
• Sauvignon Blanc
• Viognier
• Sirah

Cabe recalcar que de los 90 millones de litros por año que se produce, sólo el 3% se exporta. El consumo interno es de 30 litros/habitante año y la población es de poco más de 3 millones de habitantes.

 

Imprimir esta receta | Más recetas >>