CUENCA

Azuay es una provincia ubicada al sur del país, en la cordillera de los Andes. Al norte limita con la provincia de Cañar, al sur con las provincias de El Oro y Loja, al este con las provincias de Morona Santiago y Zamora Chinchipe, y al oeste con la provincia de Guayas.
Su capital, Cuenca, fue declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 1 de Diciembre de 1999 y es la tercera ciudad en importancia del país, después de Quito y Guayaquil. También es considerada como la ciudad más atractiva del Ecuador, por nacionales y extranjeros, por mantener la tranquilidad y hermosura de una ciudad antigua.



Catedral de Cuenca
En el centro de la ciudad se ubican importantes vestigios históricos: museos e iglesias antiguas así como la Catedral de la Inmaculada Concepción, una de la más grandes y hermosas de América, y otras más que datan de la época de los siglos XVI y XVII, calles adoquinadas y casas con fachadas de estilo republicano que hacen notar las diferentes influencias europeas con nobles balcones y cielorrasos tallados artísticamente.
La ciudad es además conocida como la "Cuenca de los Andes" o la "Atenas del Ecuador" por ser cuna de poetas y hombres ilustres que han dejado en alto el nombre de esta ciudad, como el Santo Hermano Miguel, Honorato Vázquez, entre otros personajes como Abdón Calderón.
Las principales actividades de esta hermosa ciudad son el turismo, el trabajo de joyas en oro y plata, trabajos artesanales como la cerámica, el cuero y los famosos sombreros jipijapa o mayormente conocidos como Panamá hats.

Cuenca también goza de un clima privilegiado por ubicarse dentro de un extenso valle en medio de la columna andina con una temperatura de entre 7 a 15 ºC en invierno y 12 a 25 ºC en verano de lo cual se podría decir que se goza de un clima primaveral todo el año y es ideal para la siembra de flores y orquídeas que se exportan internacionalmente. Pero no solo el cultivo de flores se ve favorecido por el clima, la gastronomía también recibe puntos a favor por la diversidad del clima.

En la gastronomía del Azuay, y principalmente de Cuenca, entran en juego productos de todos los climas, ya sea caliente, templado o frío y esta enorme gama de ingredientes y sus mezclas son las que le dan un toque especial a la alimentación de la zona. Encontramos ingredientes tan variados como tradicionales, el trigo para el pan de cada día, la caña de azúcar de tierra caliente, esencial para el dulce y para el chispeante licor; frutas, hortalizas, lácteos, y cereales, se combinan para elaborar deliciosas recetas.
La cocina cuencana de antaño es una cocina española con toques indígenas, es una cocina simple, sin complicaciones pero variada y exquisita.

Y es así como entramos al maravilloso mundo de los sabores nuestros. Haciendo homenaje a esta ciudad, les traigo amigos una deliciosa receta, acompáñenme a prepararla.

1. El servicio a la francesa:
Es el más utilizado en las veladas caseras, con este tipo de servicio se pueden identificar muchos de ustedes. La anfitriona o el anfitrión, o si es que disponemos de meseros, este va a ofrecer la fuente (siempre por la izquierda) al invitado para que él mismo se sirva con las pinzas. Como es de suponer los alimentos deberán tener una disposición elegante y guardar cierta simetría. El mayor inconveniente es la lentitud y que el invitado no sepa manejar las pinzas con habilidad para servirse, así si es que sus invitados no tienen cierta destreza en esto mejor no los ponga incómodos y opte por otro tipo de servicio.

 

Imprimir esta receta | Más recetas >>