formas correctas y muy adecuadas de servir los alimentos



Alcachofas:


Alcachofa_verde

Aunque muchos padres nunca la han comido, éste puede ser el momento de poner a prueba lo que tanto decimos a nuestros hijos: "No digas que no te gusta, si nunca la has probado".

La alcachofa es rica en vitaminas y fibra y debe preparase y comerse con cuidado ya que algunas variedades tienen las puntas de las hojas bastante afiladas. Una vez los niños las prueben quedarán encantados, ya que es una comida diferente a cualquier otra que hayan probado antes.

En primer lugar, se debe cortar el tallo y remover las primeras hojas si se ven estropeadas, luego procedemos con cuidado a cortar las afiladas puntas
les ponemos un poco de limón, para que no pierdan su color.

Se pueden cocinar al vapor o en agua. Si se van a cocinar al vapor se deben colocar hacia abajo, para que el vapor entre directamente entre las hojas.
El tiempo de cocción varí­a entre 30 y 45 minutos, dependiendo del tamaño y la variedad.

Para comerla, se van desprendiendo las hojas, se sumergen por la base en una salsa blanca, vinagreta, etc. y tomándolas por la punta, se raspan con los dientes.
Se comen con las manos, separando con los dedos cada hoja. Si tiene invitados en casa, le recomendamos que sólo sirva los corazones de las alcachofas, porque éstos sí se pueden comer con los cubiertos.

Mejillones:


Molusco lamelibranquio marino, con la concha formada por dos valvas simétricas, convexas, casi triangulares, de color negro azulado por fuera, algo anacaradas por dentro, y de unos cuatro centímetros de longitud.
Tiene dos músculos aductores para cerrar la concha, pero el anterior es rudimentario. Vive asido a las rocas por medio de los filamentos del biso.
Para que el momento de abrir los mejillones no se convierta en una tarea dificultosa, podemos tener en cuenta ciertos consejos:
Primero y fundamental, en el momento de comprarlos debemos chequear que estén cerrados, si están abiertos o rotos debemos desecharlos.
Luego, hay que limpiarlos, raspando o frotándolos con un cepillo para eliminar los restos adheridos a sus conchas. Los moluscos de cáscara (almejas, mejillones, etc.), se despegan de la concha utilizando el tenedor y se llevan a la boca con él.
En determinados casos, es factible llevarse el molusco a la boca con la concha, introduciendo ligeramente, como la cuchara,  la concha en la boca, pero sin sorber.
Ostras:



Es un género de moluscos bivalvos marinos, conocidas popularmente como ostras; poseen dos valvas casi circulares y desiguales, y están consideradas como uno de los mariscos comestible más apreciados.
Se exprime limón sobre la pulpa mientras se sujeta la ostra con la mano izquierda y se extrae la carne con el tenedor de ostras. El jugo del caparazón puede beberse.
También se los puede comer como los mejillones (directamente desde la concha).

Caracoles:
 
Nombre común de los moluscos gasterópodos terrestres, marinos o de aguas dulces, de concha en espiral. Algunas especies son comestibles:
Los caracoles tienen un pie musculoso con una glándula que segrega una baba característica.
Cuando pida caracoles en un restaurante, se los servirán en sus conchas. Tendrá que utilizar las pinzas especiales para este plato y el tenedor. Sostenga con la mano izquierda y con la pinza el caracol. Luego saque la carne con el tenedor. Si van acompañados de salsa, tendrá que tomarla con la cuchara.

 

 

 

Pasta:
  

El origen de la pasta es muy controvertido. Una de las hipótesis más populares, ahora descartada por los historiadores del buen comer, situaba sus orígenes en China, desde donde llegó hasta Italia en el siglo XIII gracias a los viajes de Marco Polo por las rutas asiáticas.
La pasta que se come habitualmente es pasta simple normal, pero existen múltiples tipos de pasta en función de los ingredientes utilizados en su elaboración y las distintas formas que se les suele dar (fideos, espaguetis, tallarines, raviolis, caracolas, tortellini, ñoquis, pizza...).
No se cortan ni se absorben. Se enrollan con el tenedor y se comen. Procure darse tiempo a la hora de enrollar la pasta en el tenedor. Es mejor tardar un poquito para que no queden colgando.
Algunas personas se ayudan de una cuchara para que la tarea sea más sencilla, sobre todo cuando están acompañados de escurridizas salsas. El caso es que en Italia, cuna de la pasta, utilizar cuchara es una grave ofensa para su gastronomía. No obstante en el resto de países se impone la costumbre de ayudarse con la cuchara.

Repostería:
 
El postre es el plato dulce que se toma al final de la comida, aunque habitualmente en España se toma fruta, sobre todo en verano (en que hay más variedad). Cuando se habla de postres se entiende alguna preparación dulce, bien sean cremas, tartas, pasteles, helados, bombones, etc.
La mayor parte de los postres se toman con los cubiertos de postre. Unos con la cucharilla de postre (helados, sorbetes, cremas, mousses, macedonias) y otros con el tenedor de postre (tartas, bizcochos, frutas cocidas). Solo determinadas piezas como el turrón, pastelitos pequeños o bocaditos, bombones, se toman con las manos de un solo bocado.
a mayor pericia viene con la fruta. En los banquetes de gala no se pone fruta o al menos sin pelar y trocear. Y en las comidas no formales podemos permitirnos la licencia de usar las manos. No obstante lo correcto es utilizar los cubiertos de postre. Las frutas pequeñas (ciruelas, cerezas, etc.) se comen con la mano. Las frutas tropicales, se comen muchas de ellas con cucharilla, como la chirimoya, por ejemplo.

Consomés y Sopas:

Las sopas, caldos y consomés, se toman con la cuchara.
Si le sirven el consomé en su taza, con asas, puede optar por beberlo en vez de tomarlo con la cuchara, pero ésta nunca se deja dentro del recipiente, sino en el plato que le acompaña.
Los platos como purés, cremas y texturas similares también se toman con la cuchara.
Si alguno de los platos, considerados como caldosos, tienen "tropezones" grandes, podremos auxiliarnos del cuchillo y tenedor para trocearlos (ej.: aguado de gallina). Recuerde que no es correcto inclinar el plato para terminar el contenido del mismo.

 

El paté:

Pasta de carne o hígado, sobre todo de cerdo y aves, que se consume fría y generalmente untada en pan: paté de foie.
Se unta sobre tostadas de pan o pan de molde tostado, utilizando por regla general, un cuchillo especial para ello (plano y sin filo de corte).

 

Ensaladas.

 

Una ensalada es principalmente un plato frío con hortalizas mezcladas, cortadas en trozos y en varios lugares aderezadas, fundamentalmente con sal, jugo de limón, aceite de oliva, y vinagre, que puede tomarse como plato único, antes o después del plato principal e incluso como complemento (para picar). En España las ensaladas más habituales llevan tomate y lechuga, o esta última con cebolla. También es habitual la mezcla de los tres ingredientes. Cuando se aumentan los ingredientes los más habituales suelen ser el atún en conserva (escabeche, natural o en aceite), huevo duro, no es raro el pepino, incluso algunas puntas de espárrago, y el aliño descrito, generalmente acompañado de ajos picados.
Suele ser un plato frío, y en todo caso tibio o combinando una mayoría de ingredientes fríos con alguno minoritario templado o caliente, pero nunca es un plato caliente en su conjunto; aunque en la actualidad si encontramos las “ensaladas calientes”.
Se toman con el tenedor. Para servirse, si hay que hacerlo, se sirve con la cuchara y el tenedor.

Imprimir esta receta | Más recetas >>