Lunes, 3 de Agosto de 2015 |  Ver Ediciones Anteriores  |  Edición # 4016 |  Registrate en EcuadorinmediatoIniciar sesión
urgente

ECUADOR: 27 DE FEBRERO "LA BATALLA DE TARQUI"

Tiempo de lectura:
Visitas: 20449

Juan J. Paz y Miño / THIE-PUCE

Artículo de la Historia del Ecuador, al conmemorar un año más de la Batalla de Tarqui, con la cual el Mariscal Sucre alcanzó una definición de la situación histórica del país ante la república de Perú, por el historiador Juan J. Paz y Miño, Director del Taller de Historia Económica de la Pontificia Universidad Católica de Ecuador.

27 DE FEBRERO DE 1829: BATALLA DE TARQUI

Juan J. Paz y Miño Cepeda

Historiador – Director del Taller de

Historia Económica de la PUCE

 

Concluido el proceso de Independencia (1822) la Audiencia de Quito se incorporó a la República de Colombia –soñada por el Libertador Simón Bolívar-, con el nombre de Departamento del Sur o Ecuador. 

La Gran Colombia, que integró a Venezuela, Colombia (Panamá era todavía una provincia colombiana) y Ecuador, definió su territorio soberano a base de la fórmula Utti Possidetis Juris (poseer lo que ya se poseía), ampliamente aceptada entre los nacientes países latinoamericanos. Y como el Ecuador se había incorporado con su antiguo territorio audiencial, la delimitación fronteriza con el Perú parecía ser definitiva. 

Sin embargo, el Perú, basado en tesis y documentos sobre jurisdicciones relativas, argumentó tener derechos sobre Jaén, Maynas e incluso Guayaquil. Las provincias orientales se habían colocado bajo jurisdicción administrativo-religiosa de Lima y Guayaquil bajo su jurisdicción militar. Como secciones jurisdiccionales, esa división no había traspasado de ningún modo territorios de la Audiencia de Quito. Pero Perú también argumentó que contaba con el apoyo de las aisladas poblaciones amazónicas, a las que incluso convocó para la elección de diputados. Colombia reaccionó contra las pretensiones peruanas y conminó al gobierno de Lima al respeto de los territorios de su departamento ecuatoriano. 

Al no obtener una posición satisfactoria y ante la invasión de tropas del Perú a las provincias sureñas del Ecuador, el Mariscal Antonio José de Sucre se puso al mando de las tropas grancolombianas que vencieron a las peruanas, comandadas por el Mariscal José La Mar, en el Portete de Tarqui. En el lugar se erigió una columna en la que se lee: “El ejército peruano de ocho mil soldados, que invadió la tierra de sus libertadores, fue vencido por cuatro mil bravos de Colombia el 27 de febrero de 1829”.

 Al siguiente día se firmó el Convenio de Girón, por el cual el Perú reconoció los derechos amazónicos grancolombianos. Después se suscribiría el Tratado de Guayaquil que ratificaba ese Convenio.

 Ocho años permaneció vinculado el Ecuador a la Colombia, entidad de la que se separó el 13 de Mayo de 1830. Pero la fundación del Ecuador como nueva República revivió las pretensiones territoriales de los gobiernos del Perú. 

Durante los siglos XIX y XX se intentaron diversas fórmulas para el arreglo del diferendo territorial entre Ecuador y Perú: la negociación directa, el arbitraje del Rey de España, el del Presidente de los Estados Unidos. Pero se impuso una solución militar cuando las tropas del Perú invadieron el sur y el oriente ecuatoriano en 1941.

 Esta situación condujo a la firma del Protocolo de Río de Janeiro, el 29 de Enero de 1942, por el cual Ecuador perdió gran parte de la extensa región amazónica. Sin embargo, la conciencia nacional ecuatoriana quedó herida y en las sucesivas décadas se intentaron otras fórmulas para intentar revertir la situación creada: la inejecutabilidad del Protocolo, la nulidad del mismo, el arbitraje internacional, el arbitraje Papal. Todo ello mantuvo latente el conflicto y hubo momentos en que el peligro de una guerra total entre ambos países revivió, como ocurriría en 1981 y en 1995. 

Abierto un proceso definitivo de nuevas negociaciones directas a fin de llegar a una solución duradera, Ecuador y Perú suscribieron los Acuerdos de Paz en 1998, por los cuales quedaba reconocida la línea del Protocolo de Río de Janeiro. El Ecuador mayoritariamente apoyó esos Acuerdos y los aceptó. Desde entonces Ecuador y Perú estrecharon sus lazos de vecindad, superaron la visión que antes les había enfrentado y han logrado una convivencia pacífica, sin los riesgos del pasado. 

De todos modos, la heroica Batalla de Tarqui queda en el recuerdo nacional ecuatoriano. Afirmó los lazos del Estado nacional en formación y se constituyó en símbolo de los derechos amazónicos del país. Es por ello que también el 27 de febrero ha sido consagrado como Día del Ejército, del Civismo y de la Unidad Nacional. 

Pero después de la suscripción de los Acuerdos de Paz entre Ecuador y Perú con la delimitación definitiva de la frontera entre ambos países, ya no es posible seguir manteniendo aquellas tesis que alimentaron la beligerancia y el enfrentamiento. Reconociendo el pasado histórico nacional, es preciso avanzar en la construcción del futuro del Ecuador, mirando y afrontando los problemas sociales internos, que son los que realmente han marcado los frenos para el desarrollo del país. 

La convivencia pacífica entre Ecuador y Perú debe servir ahora para construir dos naciones con bienestar humano y crecimiento económico, bajo la comprensión de que sus pueblos tienen enormes potenciales para edificar nuevas sociedades.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.