Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, lunes, 19 de noviembre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

Banco Central y Fundación Aspiazu Carbo se "reparten" documentos históricos del Guayas, denuncia Jorge Núñez (AUDIO)

2010-02-26 08:17:00
Entrevistas
4273

Audio

Febrero 25 – Jorge Núñez Sánchez

Documentación que debería estar en manos del Estado ecuatoriano, afirmó historiador

Documentos históricos de la ciudad de Guayas se encuentran en disputa por parte del Banco Central del Ecuador y de la Fundación Aspiazu Carbo, en lugar de estar en poder del Estado ecuatoriano, quien es el que debe proteger y preservar esos papeles de importancia nacional, así lo denunció Jorge Núñez, miembro de la Academia Nacional de Historia, quien enfatizó que durante 12 años la fundación mencionada "ha manejado indebidamente e ilegalmente un archivo que no era suyo".

El ex presidente de la República, José María Velasco Ibarra, a comienzos de los años 60 mediante decreto ordenó la creación del Patronato del Archivo de Historia del Guayas, ello en respuesta a la inquietud por parte de algunos historiadores guayaquileños, presididos por don Julio Estrada Icaza, de crear un archivo que no existía en Guayaquil para preservar la poca documentación que aun quedaba en la ciudad.

“Guayaquil es una ciudad que ha sido afectada por terribles incendios que la han hecho desaparecer casi completamente. Por otra parte, el clima de la Costa deteriora documentos y existe una serie de insectos y ácaros que destruye papeles”, dijo.

El resultado de esos siniestros fue que mucha de la documentación histórica del Puerto Principal había desaparecido, a pesar de ello, historiadores guayaquileños empezaron a interesarse por recopilar esa información y por formar un archivo.

“Hablaron con el presidente Velasco Ibarra, y él que era un hombre de cultura, entendió el asunto y creó el Patronato de Historia del Archivo del Guayas, con el cual quedó consolidado”, comentó.

Esta entidad tal cual lo estipulaba el decreto presidencial estaba conformada por la recién nacida Junta Cívica de Guayaquil, “que entonces era más cívica que hoy, que se ha vuelto más política”, además de un representante del Colegio Vicente Rocafuerte y de algunas otras entidades públicas de Guayaquil como la Universidad de Guayaquil.

“Es así como se constituye este Patronato y éste nombra como primer director del archivo al presidente del Patronato, don Julio Estrada Icaza, que había sido el gran promotor de la formación del archivo, este hombre manejó durante mucho tiempo el archivo, él murió y tras su muerte el archivo fue quedando en una situación de penumbra”, recordó.

Hasta que hace aproximadamente 12 años, la fundación Miguel Aspiazu Carbo, “dirigida por los señores Aspiazu Carbo, entre ellos, el banquero Fernando Aspiazu”, le propone al Banco Central la reactivación del archivo.

“Esta fundación privada con el Banco Central firman un convenio de comodato para la administración del archivo, sin contar con el Patronato de Historia del Guayas, que era el legítimo propietario del archivo”, sostuvo.

Dicha fundación trabajaba en las instalaciones del Banco Central y con el aporte económico de esta entidad “siempre nos preguntábamos los historiadores ¿por qué el Banco Central se preocupa de cuidar y mantener el Archivo Histórico del Guayas y no se interesa por ningún otro archivo del país?”, cuestionó.

Luego de mantener conversaciones con dirigentes del área de cultura del Banco Central, Jorge Núñez, determinó que ahí mandaba Jaime Nebot “y lo que quería es que eso funcionara así, había dispuesto que se le diera plata al archivo y que el director fuera José Antonio Gómez, quien ha estado dirigiendo el archivo durante mucho tiempo”.

La administración de José Antonio Gómez a criterio de Núñez no ha sido mala, sin embargo, ha habido algunos aspectos que no han sido manejados de la misma forma.

“En la parte documental, el Archivo puso al servicio de los investigadores los documentos que había recibido pero había una cantidad de documentos que la gente empezó a donar al Archivo del Guayas, pero con mucha viveza, don José Antonio Gómez, que al mismo tiempo funcionaba como Presidente de la Fundación Miguel Aspiazu Carbo y como Director del Archivo Histórico del Guayas, donde era investigador a sueldo del Banco Central, con mucha habilidad hacía que estos documentos no ingresaran al Archivo Histórico del Guayas sino a la Fundación Miguel Aspiazu”, comentó.

A partir de ahí es cuando se va radicalizando la “el sentido de convertirse en una especie de adalid del separatismo guayaquileño y para esto necesitan crear una justificación teórica – ideológica”.

“Crean dentro del archivo, pegado al archivo y mantenido con dinero del archivo un centro de estudios de la cultura montubia, lo cual no está mal, pero merece que se forme un centro de estudios, donde realmente se trabaje con antropólogos, profesionales graduados para investigar esa cultura, sin embargo, esto era más que nada el pretexto para en nombre de la cultura montubia oponerse a la CONAIE, al Gobierno Central y a todo lo que oliera a Sierra para crear un sustento historiográfico para el regionalismo de la Costa y de Guayaquil, en especial”, recalcó.

Esta situación se dificultó cuando el Gobierno ecuatoriano, a través del Ministerio de Cultura, empezó a preocuparse por los archivos que son de propiedad del Estado “porque al Estado le corresponde la responsabilidad de mantener, cuidar, preservar y desarrollar esos documentos”.

Mientras que el Banco Central al haber perdido su razón de ser tras la dolarización, salvo teniendo las tareas encomendadas por el Fondo Monetario Internacional y los organismos multilaterales a todas las entidades de Latinoamérica, “que era convertirse en garantes del pago de la deuda externa y para seguir manteniendo al archivo”, se quedó sin dinero, por ende, no podía entregar recursos a quien manejaba el archivo de Guayaquil.

“José Antonio Gómez pone el grito en el cielo, diciendo que se quiere llevar el archivo para Quito, que quieren robarse un archivo de Guayaquil, se arma un escándalo porque aspiraba a través de este escándalo sacarle dinero al Estado o hacer que lo mantuviera la municipalidad de Guayaquil”, señaló en “El poder de la palabra” de Ecuadorinmediato.com/radio.

Tiempo atrás, Enrique Estrada revive el Patronato de Historia del Guayas, que es el propietario del archivo, haciendo que diversas instituciones nombradas por el presidente Velasco Ibarra en su decreto envíen a sus delegados, “se hacen sesiones con notario público, de esta forma, se nombra un nuevo Director Ejecutivo del Archivo que resulta ser el mismo Eduardo Estrada”.

“Él reclama que se le devuelvan los documentos y los bienes propios del archivo pero ocurre que la fundación Miguel Aspiazu Carbo, que durante 12 años ha manejado indebidamente e ilegalmente un archivo que no era suyo y, por otro lado, el Banco Central que no es dueño del archivo sino que fue sólo financista se han puesto de acuerdo en hacer un reparto de bienes y están repartiéndose los bienes, los documentos y todo. El Patronato protesta porque dice que ahora como propietarios legítimos exigimos estar presentes en ese arqueo que se está haciendo de acciones y bienes para preservar los intereses de la ciudad”, dijo.

Además, escuche en la pestaña de AUDIO los siguientes temas:

  • Accionar del Ministerio de Cultura en este caso
  • Responsabilidad de funcionarios del Banco Central en estas ilegalidades

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.