Martes, 28 de Abril de 2015 |  Ver Ediciones Anteriores  |  Edición # 3919 |  Registrate en EcuadorinmediatoIniciar sesión
exclusivo

10 de agosto de 1809 dio paso para el proceso independentista en la región, resaltan historiadores (AUDIO)

2010-08-11 08:15:00
Entrevistas

Tiempo de lectura:
Visitas: 8267

Audio

Agosto 10 - Panel historiadores I
Agosto 10 - Panel historiadores III
Agosto 10 - Panel historiadores II

Revolución de Quito fue un hito Mundial, concuerdan expertos

Los historiadores Juan Paz y Miño (Ecuador), Elizet Payne Iglesias (Centroamérica) y Jorge Enrique Elías (Colombia) destacaron la importancia que tuvo la Revolución de Quito el 10 de agosto de 1809 no solo en Latinoamérica, sino en el mundo entero, en lo que se empezaría a consolidar como el proceso independentista alrededor del globo. Con esta fecha histórica ecuatoriana se asume la soberanía del pueblo y marcará una diferencia sustancial frente a los otros movimientos antecesores de lo que ocurría en la Real Audiencia de Quito como los movimientos indígenas o los movimientos de los esclavos. Por tanto, el aporte que hizo Quito al proceso independentista de la región fue muy notable.

Juan Paz y Miño explicó cuál fue el contexto en que se desarrolló el 10 de agosto de 1809, destacando la conformación de una junta soberana con la que dio inicio el proceso de independencia del actual Ecuador.

“No es un hecho aislado, si bien en 1809 en Chuquisaca y La Paz, anteceden las revoluciones, seguirán en 1810 revoluciones en México, Santafé de Bogotá, Caracas, Santiago de Chile, Buenos Aires para citar las capitales, otras poblaciones también se pronunciaban en 1810”, dijo.

Destacó que en 1811, Paraguay y el El Salvador se unen a estas rebeliones  y desde 1812 en adelante “la gesta hispanoamericana de la época continuará hasta culminar con el proceso de la liberación definitiva en la década de 1820”.

“El nuestro es un país tardío en cuanto a conquistar la independencia, 24 de mayo de 1822, e inmediatamente viene la liberación de Perú y del alto Perú en las batallas de Junín y Ayacucho en 1824”, mencionó.

Para el historiador ecuatoriano, el país se puede enorgullecer de ser la nación que inicia el proceso de revolución en el continente, tomando muy en cuenta, la rebelión de Haití en 1804.

“Ecuador inicia el proceso de independencia en 1809, instalando la primera junta de criollos, en La Paz hubo una junta tuitiva, pero la contradicción fue ahí entre el cabildo y la audiencia, en el nuestro no fue una contradicción entre autoridades sino la toma del poder de unos criollos que instalaron su junta soberana, esto no minimiza lo que ocurrió en Bolivia y otros países, solo que marca una leve diferencia”, expresó.

La lucha de hispanoamericana buscó derrotar al imperio español, lo cual produjo el nacimiento de las repúblicas, “nuestras naciones ahora y los nuevos procesos anti coloniales, es increíble, se iniciarán después de la Segunda Guerra mundial con la liberación de Asia y África, por tanto, América Latina es, incluso en el mundo, la región que en los inicios del capitalismo da algo así como un golpe de estado mundial, inaugurando la época de las luchas anti coloniales y constituyendo las repúblicas coloniales”.

Al ser consultado sobre cuál fue la razón por la que Quito sea la sede de la independencia ecuatoriana, Paz y Miño recalcó que la urbe fue muy resistente desde el siglo XVI, “nuestro más antiguo movimiento libertario es la revolución de las Alcabalas, 1592, cuando se grita ¡viva el rey, muera el mal gobierno!, y se instala un poder, cierto es que de encomenderos, pero plantea la independencia”.

“Quito ha sido rebelde a lo largo de la historia, una especie de antena política del Ecuador, porque tenia, entre otras cosas, las únicas tres universidades de la época colonial, influyó el pensamiento ilustrado que venía de Europa, a través de España, influyó el papel que cumplirá este precursor tan importante para nosotros como es Eugenio Espejo, como un gestor de ideas”, destacó.

A ello, se sumó la crisis de la Sierra centro-norte por la caída de la producción de los textiles, de los obrajes, “el hecho de que se había cercenado territorios de nuestra audiencia, la comunicación que existía entre algunos próceres, Eugenio Espejo con Nariño, al parecer Quiroga y Morales, los dos más radicales en la revolución de Quito, estaban en contacto con revolucionarios de Colombia y entiendo que hasta incluso de Chile”.

“Las ideas que circulaban en este tipo de contactos prendían, ante todo, a una élite inicialmente reducida, en Quito es un  grupo muy reducido el que hace la revolución del 10 de agosto pero se ve que inmediatamente las poblaciones reaccionaron porque estaban con una resistencia escondida o con el ánimo listo a explotar en el momento en que una coyuntura se presente”, sostuvo.

Jorge Enrique Elias, historiador colombiano, nos comentó sobre lo que se conoció en ese país antes del 10 de agosto de 1809.

“Los primeros brotes de revolución entrar justamente por esa condición de los negros que se sublevan y quieren su independencia, eso hizo que se presentarán dos bandos, unos en los que empezaba a minar ese brote emancipador, mientras que otros, sobretodo los potentados, los hacendados, los comerciantes, los contrabandistas, tratando de que ese brote revolucionario no entrada, conforme a milicias arregladas para evitar que eso siga minando y siga creciendo y que en las ciudades puertos del Caribe se fue configurando una doble opción hacia la concepción de lo que era la búsqueda de esa libertad”, dijo.

Cuando se habla de la audiencia de Quito, dijo, se refiere a que políticamente estaba asignada al territorio de la Nueva Granada, “quiere decir que Quito, en su momento dado, en las condiciones actuales, hacía parte del territorio y, por lo tanto, para Colombia ese hecho es fundamental porque se acoge como nuestro ese proceso”.

La información que llegó a Nueva Granada, ahora Colombia, procedió especialmente sobre la revolución haitiana y la forma en cómo se quiso contrarrestar esa condición de sublevación

“Antonio Nariño había presentado todo lo que tiene que ver con los derechos del hombre, fue minando pero lógicamente una de las condiciones que desarrollaron las autoridades coloniales tratar de cortar de raíz todos los medios de publicidad, los medios de comunicación y vetar a aquellos que sabían leer y escribir porque eran la fuente de propagación de estas ideas revolucionarias”, explicó.

De su lado, Elizet Paynet, historiadora hondureña, recordó que en Centroamérica tuvo real importancia la difusión de las noticias sobre las ideas revolucionarias.

“Entre 1808 y 1821, que es cuando se declara la independencia al igual que en México, Centroamérica va a tener tres puntos desde donde parten las informaciones”, indicó.

En primer lugar, la revolución haitiana fue un hito fundamental para Centroamérica, “la tenemos muy cerca en el Caribe, las costas hondureñas, los puertos de Honduras, fundamentalmente, los puertos hondureños y una parte de Guatemala van a recibir las noticias de lo que sucede en Haití”.

“Se ha investigado poco pero es muy importante, en Centroamérica lo que presentó el jueves en el contexto de los diálogos es la persecución a los afrancesados, que viene de Haití o de otros lugares como la Luisiana en los Estados Unidos”, destacó.

Otro punto de influencia para Centroamérica es en México, “Nueva España va a ser fundamental en Centroamérica en el sentido de comprender lo que sucede con Hidalgo y Morelos en 1810-1814, eso va a tener un impacto fundamental en Centroamérica porque esto va a poner a los criollos y a las autoridades españolas en perspectiva de ver qué sucede en Nueva España que no nos pase en Centroamérica”.

“De hecho, en Centroamérica no vamos a tener un proceso de violencia o de enfrentamiento militar, Centroamérica va a tener una independencia totalmente pacífica, nuestros enfrentamientos bélicos van a suceder después de 1824, totalmente crueles”, acotó.

El tercer punto de influencia para Centroamérica y Latinoaamérica es Cádiz y los sucesos de España, “1808 se siente muy tempranamente en Guatemala y por tanto, en el resto de las capitales provinciales, sin duda va a ser El Salvador, la provincia en donde tiene impacto lo que sucede en el resto de América Latina”.


El historiador, Juan Paz y Miño, manifestó que “en la noche del 9 de agosto se reúnen en casa de Manuela Cañizares un grupo de la élite criolla quiteña, están los integrantes de la Junta, pero la idea es constituir exactamente una Junta soberana y proclamar mediante un acta, no la independencia, sino un rechazo a la ocupación francesa, una proclama de lealtad al monarca y el deseo de autonomía, auto-administración y soberanía”.

“En la madrugada del 10 de agosto, es Antonio Ante quien se dirige al presidente de la Audiencia, conde Ruiz de Castilla, le presenta un oficio declarándole que él ya no es presidente, el cual asombrará al propio presidente de la Audiencia”, indica.

“Debió haber sido una situación rarísima, insospechada que unos hombres vienen a decirle al Presidente de la Audiencia, ¡usted ya no es presidente!, ¡le desconocemos!. La tropa además está comprometida, Salinas ya ha comprometido a la tropa, de tal manera que es una tropa que ya no es leal al conde Ruiz de Castilla”, explicó.

“Instalada la Junta, Juan Pío Montúfar la presidirá, ahí están como ministros: Larrea, Quiroga,  Morales, se convocará las campanas de las iglesias, a hacer gran bulla, para convocar al pueblo para pronunciarse en definitiva a favor de este grupo de complot, y eso es lo que ocurre”, indicó el historiador Juan Paz y Miño.

Agrega que “se reúne la Junta, se proclama esta autonomía y varios días después, el 16 de agosto, se ratifica aquello de que se había producido el 10 de agosto, pero ya a esa fecha comienza a operar una Junta soberana, que incluso dicta decretos y disposiciones administrativas, con lo cual comienza a ejercer un gobierno criollo insospechado”.

“Esta situación cómo habrá alarmado a las otras regiones, que pese  a la convocatoria que hace Quito a que se unan desde Popayán, que se una Guayaquil, Cuenca, la noticia corrió a  tal velocidad que inmediatamente se prepararon tropas para someter a los de Quito”, comentó Juan Paz y Miño.

“El hecho es realmente simple, más allá de esos hechos, el asunto es la significación que tiene para el continente, para nuestro país. Instalar una Junta que asume además, porque en el acta allí dice, asumimos la soberanía de la nación (…), allí hay todo un juego teórico, que se pone en juego toda la  teoría jurídico político de la época, que habla del retorno de la soberanía al pueblo en momentos en que ya no tenemos una representación legítima de esa misma soberanía”, resaltó.  

 “Se asume la soberanía per se, con la conciencia muy clara de que la soberanía pertenece ya definitivamente al pueblo, esa inversión marcará una diferencia sustancial frente a los otros movimientos antecesores de lo que ocurría en la real Audiencia de Quito como son los movimientos indígenas o los movimientos de los esclavos, las rebeliones de los artesanos y las propias rebeliones criollas, porque en 1765 la revolución de los barrios de Quito, si bien es de los barrios, allí está metida toda una élite, entonces, hay una conjunción de intereses”, manifestó Juan Paz y Miño, al ser entrevistado en el programa “El Poder de la Palabra” de Ecuadorinmediato.com/radio.

“Las 10 rebeliones indígenas del siglo XIX en la Real Audiencia de Quito, cada una más poderosa que otra, pero finalmente no se plantea aquello de asumir la soberanía y la representación de los pueblos”, indicó.

Por su parte la historiadora hondureña, Elizett Payne, manifiesta que “la documentación habla de los sucesos de Sudamérica en general, la documentación que se tiene habla especialmente lo que sucede en San Salvador y los pueblos de la provincia de El Salvador, sumado a lo que sucede en Nicaragua, que van a ser lo sitios donde se dan mayores rebeliones. Se reprime tremendamente, las milicias se repliegan a la ciudad de Guatemala, pero de los sucesos de Quito se habla en términos generales”.

Indica que “las autoridades y los criollos de la ciudad de Guatemala, temen muchísimo los sucesos de Sudamérica  y lo que sucede en Nueva España”.

“Le temen a la violencia, a los levantamientos, a las expresiones y sobre todo a las reivindicaciones que se dan, porque en Centroamérica vamos a copiar reivindicaciones y eslogan o estas expresiones de ¡no hay rey!, muere el mal gobierno, mueran los chapetones”, dijo.       

“La idea de las revueltas de Sudamérica si se enteran, recordemos que las noticias van a volar, y de una manera no inmediata, no identifican a Quito específicamente, sino se habla de Sudamérica”, manifestó Elizett Payne.

Jorge Enrique Elías, historiado colombiano, asimismo, indicó que “la noticia de la rebelión del 10 de agosto en Quito, en Nueva Granada llegó de dos maneras, la primera vía marítima a través de Guayaquil que es una ruta que desde el siglo XVI se mantuvo Guayabal-Panamá-Panamá-Portovelo-Portovelo-Cartagena”.

“Cuando se da lo de Quito llega a Guayaquil y en pocos meses ya en Cartagena producto de esa movilidad no solo de mercancía y carga que llegaba con todo eso, sino que al llegar la mercancía  llegaban también las noticias, pero en esas noticias venían las ideas “, dijo.

Elías, afirmó que “en el Caribe, Neogranadino se enteraron de manera muy rápida, por eso Cartagena fue la primera en instalar la Junta que fue autonomista, la noticia de Quito corrió. Se toma como ejemplo que si en Quito se pudo, realmente en la Nueva Granada se puede”.

“La segunda vía fue justamente por el norte de lo que sería la Audiencia de Quito, prueba de ello es que la segunda Junta en constituirse fue Santiago de Cali”.

“Vemos que en mayo se conforma la de Cartagena, que fue producto de la vía marítima y la segunda se da el 3 de julio en Santiago de Cali. Ya estando esa masificación desde Cali y Cartagena los dos frentes se fue internando hacia el territorio de la Nueva Granada, toda esta información hacia la constitución de Juntas y el 10 de  julio, se da la de Pamplona, que es en el interior y el 12 de julio sería en Socorro desde 1871 ya se había presentado la revolución de los comuneros por el alza de los impuestos cuando declaran ¡viva el rey y declaran el mal gobierno!”.      

“A Quito le ven como una insurrección y como un punto de partida para poder alcanzar un proceso emancipatorio mucho más amplio, sin embargo, no fue tomado como esa punta de lanza, había otros procesos que ligados y sumados iba a permitir desarrollar una idea mucho más fortificada, pero sí aportó bastante la sublevación de Quito de 1809 al proceso independentista de Nueva Granada”, concluyó.
 
A decir del historiador nacional Juan Paz y Miño,  “se supondría que el proceso revolucionario desembocaría tal vez en muerte y masacre, pero Quito empieza con una masacre, es decir, la definición esta por el hecho de la muerte de los próceres quiteños. Este hecho es el que marca la definición de Quito, ya no solo por su autonomía, sino por su independencia, por eso en 1812 está proclamado el estado libre de Quito”.

Además, señala que “es una revolución que es conocida en otros lugares y las define también”, dejando en claro la importancia que esto llego a tener a nivel de América Latina. Asimismo, apuntó que “en Centroamérica y hacia México no hay investigaciones claras, pero en Sudamérica, desde Caracas hasta Chile los sucesos de Quito han llegado no solo como noticias, sino que seguirán como la mecha que enciende la bomba que está explotando”.

En esa misma tónica, la reconocida historiadora centroamericana Elizet Payne Iglesias manifiesta que “los sucesos de Quito pudieron haber incluido en Centroamérica, el problema fue la represión que se dio en el interior de las ciudades, las noticias de la masacre posiblemente llegaron a Centroamérica pero no se expresan públicamente porque había un aparato represivo muy fuerte, pero ello no quiere decir que no significara nada”.

Por su parte, el colombiano Jorge Enrique Elías apunta que en su país “las noticias se filtraron y prueba de ello es que las revoluciones generadas posterior a las noticias es de condiciones populares, de pequeños artesanos y agricultores, de una condición popular que cansados de estas condiciones de impuestos y dominación, no cabía duda que querían instaurar un proceso de liberación”.  

Finalmente, el mismo Paz y Miño asegura que “si bien los sucesos de luchas anticoloniales finales ocurren en el siglo XX, los países coloniales, dependientes, subdesarrollados, como se decía antes, que estos países asuman conceptos universales para aplicarlos en sus condiciones y lograr transformaciones que anteceden en mucho a lo que esta aconteciendo en la propia Europa. Entonces, estamos en un proceso de gran significación internacional, que por el etnocentrismo de la historeografía, a veces no es visto como un proceso con sus características propias e independientes para la región”.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.